Blog Islas Canarias BLOG OFICIAL DE TURISMO
DE LAS ISLAS CANARIAS
www.holaislascanarias.com
Blog Islas Canarias BLOG OFICIAL DE TURISMO
DE LAS ISLAS CANARIAS
www.holaislascanarias.com

Gran Canaria de interior. Paisajes llenos de historia


Destacamos
Mucho más que papagayos en Loro Parque
Redescubriendo las Dunas de Maspalomas en Gran Canaria
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Isla de Lobos: viaje dentro de un viaje
La Gomera en un fin de semana con peques
Lanzarote: isla de los colores, isla de contrastes
Las Cabocas: el agua siempre gana
La vieja en las Islas Canarias
El Médano, en Tenerife: cuna del deporte acuático
Agaete, mucho más que uno de los pueblos más divertidos de España
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
El Cotillo y el peor surfista de la historia
Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos
Puente de las Bolas, la historia escrita en piedra
Los Indianos y el barniz de la felicidad
Un día recorriendo el Valle de Güímar con peques
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
El Hierro a bocados
Fuerteventura y sus playas
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Siguiendo las chácaras y tambores de Chipude
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Garachico, un viaje en el tiempo
Un día completo en Mesa y López
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Fuerteventura en (es) Música
Cinco lugares que ver en Lanzarote con peques
La Gomera, la isla tranquila
5 motivos por los que visitar Fuerteventura con peques
Playas, ¿para qué las quiero?
El Charco del Palo, desnudos en las cristalinas aguas del Atlántico
Un paseo (y una boda) por Santa Cruz de La Palma
Descubriendo la ruta norte de La Gomera
Playa de Las Canteras: calidad de vida
Echentive: el pacto entre fuego y agua
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Una excursión entre islas
El Hierro: vinos Edición Limitada
Betancuria, el tiempo detenido
Viajamos a La Palma con nuestra peque, ¿nos acompañas?
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Volveremos a Alojera, en La Gomera
La Laguna en un día
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Castillos de Lanzarote: historias de piratas, corsarios y conquistadores
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Dunas de Corralejo, un encuentro con los cuatro elementos
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Punta Mujeres, un pequeño pueblo costero de Lanzarote
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Mirador de Abrante en La Gomera, una ventana al Atlántico
5 espacios naturales únicos en Tenerife
Ruta de brunch por Las Palmas de Gran Canaria, ¿te apuntas?
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
5 curiosidades sobre Fuerteventura que no podrás perderte
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
La Orotava, en Tenerife, ruta por la villa histórica
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
La antigua capital de Lanzarote, la Villa de Teguise
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
Viaje galáctico al techo de La Palma
Observatorio de Temisas, un paseo por el cielo canario
El Hierro, ruta de la cumbre a la costa
La Gomera infinita: del cielo a la marea
El Cotillo, las calas mágicas de Fuerteventura
Misterio y traición en el Valle del Riachuelo
5 fotografías de El Hierro con las que triunfarás en tus redes sociales
Tenerife por tierra, mar y aire: 3 experiencias inolvidables
Las Palmas de Gran Canaria a pedales
Palmas, budas y otros tesoros de La Gomera
Famara, en Lanzarote, el hogar del viento
La naturaleza virgen de Cofete y su misteriosa villa Winter
Qué hacer en El Hierro durante un fin de semana
Caldera de Taburiente, senderismo al corazón de La Palma
Las otras “playas” de Tenerife
Un día visitando los museos de Las Palmas de Gran Canaria
Tres propuestas para visitar San Sebastián de La Gomera
Parque Natural de Jandía, planeta perdido en Fuerteventura
10 razones para enamorarte del Charco de San Ginés, en Lanzarote
No te puedes ir de El Hierro sin…
Ruta por el corazón de Gran Canaria
La ruta del plátano en Tenerife
La leyenda de LagOmar en Lanzarote
Roque de los Muchachos, tocando el cielo palmero
La península de Jandía, la Fuerteventura más salvaje
En las entrañas del volcán de San Juan en La Palma
Lo mejor de La Gomera en un día
5 razones por las que visitar Lanzarote
Gran Canaria de interior. Paisajes llenos de historia
Paseando por uno de los mejores jardines botánicos de Canarias
Las 5 claves del “Acro Paraíso” herreño
Montaña sagrada de Tindaya, un lugar mágico en Fuerteventura
Playas de Lanzarote en invierno
Rambla de Castro: vergel norteño en Tenerife
10 curiosidades sobre el mirador de La Peña, en El Hierro
El Porís de Tijarafe: una terraza oculta sobre el Atlántico
Visitando los museos de Fuerteventura
Sabores de La Gomera, un recorrido gastronómico
Una ruta en bicicleta por La Graciosa
Maspalomas, en Gran Canaria, paisaje mágico y ocio inagotable
Paseo por Anaga, caminos con historia en Tenerife
De cero a mil en cinco kilómetros en El Hierro
Sinfonía de café y jardines en Los Llanos de Aridane
Cuatro platos imprescindibles si visitas Fuerteventura
La Gomera: isla de fiestas y tradiciones
Running en Lanzarote
Fataga y Las Tirajanas, en Gran Canaria, un paisaje de película
Historias, mitos y leyendas de los parques y jardines de Tenerife
10 razones para viajar a El Hierro
Echentive, la playa que surgió del calor
Artículos
relacionados
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Las Cabocas: el agua siempre gana
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
Sendero del Bosque Encantado, magia en Tenerife
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
Viaje galáctico al techo de La Palma
Observatorio de Temisas, un paseo por el cielo canario
El Hierro, ruta de la cumbre a la costa
La Gomera infinita: del cielo a la marea
Misterio y traición en el Valle del Riachuelo
Palmas, budas y otros tesoros de La Gomera
La naturaleza virgen de Cofete y su misteriosa villa Winter
Caldera de Taburiente, senderismo al corazón de La Palma
Parque Natural de Jandía, planeta perdido en Fuerteventura
No te puedes ir de El Hierro sin…
Ruta por el corazón de Gran Canaria
Roque de los Muchachos, tocando el cielo palmero
En las entrañas del volcán de San Juan en La Palma
Lo mejor de La Gomera en un día
Las 5 claves del “Acro Paraíso” herreño
Montaña sagrada de Tindaya, un lugar mágico en Fuerteventura
La Gomera: Garajonay y sus rincones
Temisas, en Gran Canaria: el pueblo que siempre pinté de pequeño
Rambla de Castro: vergel norteño en Tenerife
10 curiosidades sobre el mirador de La Peña, en El Hierro
Una ruta en bicicleta por La Graciosa
Paseo por Anaga, caminos con historia en Tenerife
De cero a mil en cinco kilómetros en El Hierro
Running en Lanzarote
10 razones para viajar a El Hierro
www.holaislascanarias.com
anterior artículo
05 Feb 2018

Cierto es que Gran Canaria es conocida por sus cálidas playas sureñas y por su capital de amplia oferta cultural y de ocio, pero hay ocasiones en las que hay que mirar al interior para encontrarse con el alma de la isla. Gran Canaria oculta en sus medianías algunos de los lugares más espectaculares de Canarias y siempre es un placer encontrar una excusa para visitarlas.

Era una hora tan temprana que no sabía si era tarde en la noche o pronto en la mañana. Debía llegar a tal hora a nuestro punto de encuentro que no había oportunidad de desayunar. Mi apetito mañanero y yo pusimos rumbo a Artenara.

Risco Caído, Artenara, Gran Canaria, Islas Canarias

Ni siquiera las primeras luces habían aparecido cuando llegué a la plaza del pueblo. El silencio era intenso y solo se atrevía a romperlo la brisa fría que me recordaba que estábamos en el pueblo más alto de Gran Canaria. Esperaba junto a mi coche mientras crecía mi ilusión ante el plan del día: visita guiada al yacimiento arqueológico de Risco Caído para ver amanecer y conocer los alrededores.

La verdad es que poco podía ver del pueblo entre la oscuridad de la aurora y la niebla que corría diligente entre calles y plazas. Aun siendo de madrugada, una amable joven nos abrió su pequeña tienda para ofrecernos un café, que fue de agradecer. Productos típicos y locales adornaban las pequeñas estanterías del lugar. Mientras agarraba la taza con ambas manos para calentar mis dedos iba conociendo uno a uno a aquel grupo de desconocidos que se habían reunido de amanecida en los altos de Gran Canaria. Una vez hechas las presentaciones nos tocaba salir hacia a la zona de Risco Caído.

Risco Caído, Artenara, Gran Canaria, Islas Canarias

La luz del amanecer en Risco Caído

Nos recogió un micro y en poco menos de media hora estábamos en nuestro destino. Aunque todo el conjunto resulta muy interesante, la cueva número 6 es la más significativa del yacimiento. Tiene planta circular y forma una cúpula.

Interior de la cueva, Risco Caído, Artenara, Gran Canaria, Islas Canarias

A unos cuatro metros de altura se abre un orificio por donde penetra la luz solar. De repente nos encontramos todos mirando arriba, observando cómo un haz de luz del amanecer recorría deprisa la cueva horadada, iluminando una a una las señales y símbolos de la pared. Vivimos todos un momento de embrujo, de conexión directa con el culto astral de los aborígenes canarios.

Sin perder detalle del haz de luz, Risco Caído, Artenara, Gran Canaria, Islas Canarias

He de reconocer que tuvimos suerte con nuestro guía. Era capaz de expresar de forma magistral su pasión por el yacimiento, el pueblo de Artenara y la cultura en general. Sin duda hizo que aquella no fuera una visita más para los asistentes, la hizo realmente especial.

El micro nos recogió en Barranco Hondo donde pudimos conocer las viviendas trogloditas de la zona y apreciar Risco Caído desde el lado opuesto del barranco. Allí encontramos un pequeño museo etnográfico que las prisas por volver a nuestra hora no nos permitieron conocer. Sin duda nos quedó patente el vasto patrimonio troglodita de la isla de Gran Canaria.

Viviendas trogloditas de Barranco Hondo, Artenara, Gran Canaria, Islas Canarias

Artenara, un lugar entre rocas

Al regreso, Artenara me regaló un día esplendido y tiempo suficiente para pasear por sus calles y visitar sus rincones. El pueblo debe su nombre al topónimo original, voz de origen amazigh (bereber) cuya traducción es “lugar escondido entre rocas”. Una definición ajustada, ya que hasta los años 30 del siglo XX prácticamente todas las viviendas se situaban en cuevas. Una historia de vida campesina y épocas difíciles dan aroma histórico al centro del pueblo.

Deambulé hasta sentarme a descansar junto a la escultura de Miguel de Unamuno, quien describía acertadamente los paisajes de la zona como “tempestad petrificada”. Me recomendaron, para continuar, otra visita obligada: el Museo Etnográfico de las Casas Cueva de Artenara. Un pequeño museo situado en cuevas que efectivamente fueron usadas como vivienda. Muy bien ambientado y con cientos de objetos antiguos recuperados del olvido y mostrados al visitante para mantenerlos en la memoria. Diferentes estancias escenifican el estilo de vida de la época, las costumbres y los oficios. El cuidado con el que lo mantienen y muestran los propios habitantes de Artenara solo puede ser fruto de un gran amor a la identidad local.

Museo Casas Cueva, Artenara, Gran Canaria, Islas Canarias

Desde el mismo patio del museo divisaba una de las mejores escenas de la isla con el roque Bentayga en todo su esplendor. Realmente quería conocer el místico roque, pero me corría prisa visitar el gran icono de la silueta grancanaria, el Roque Nublo. Me permití dejar para otro momento la visita al Bentayga y al pueblo de Tejeda. Una tarea pendiente, una maravillosa excusa para volver a Gran Canaria.

El Bentayga desde Artenara, Gran Canaria, Islas Canarias

El Roque Nublo es un monolito de piedra basáltica que se levanta 80 metros sobre su base y algo más de 1.800 metros sobre el nivel del mar, lo que lo convierte en uno de los mayores roques del mundo. Es, además, un lugar inigualable para la observación de las estrellas y la luna. Con un paseo de 1,5 km alcancé el roque y todas las formaciones rocosas de los alrededores, a las que a lo largo del tiempo se le ha ido dotando de significado animado: el Fraile, la Rana... Desde allí, como en toda la zona interior de Gran Canaria, pude disfrutar de maravillosas vistas. Entre ellas, una de las mejores perspectivas de Tenerife y el Teide que he observado nunca, asomándose orgullosamente sobre las nubes.

Vistas del Teide desde el Roque Nublo, Gran Canaria, Islas Canarias

La belleza singular de Fataga

Caía la tarde y ya tocaba dirigirme a mi destino, Fataga. Con ese motivo tuve oportunidad de pasar por Tunte, topónimo aborigen con el que se denominaba lo que hoy en día es la cabecera del municipio de San Bartolomé de Tirajana. Como era habitual en la época, el asentamiento castellano se realizaba sobre el poblado aborigen preexistente. Tanto Tunte como Fataga ofrecen paisajes de enormes barrancos de singular belleza, la belleza monumental característica del interior de la isla.

Señales hacia Tunte y Fataga, Gran Canaria, Islas Canarias

Ya era la noche la que empezaba a caer y me sentía cansada y satisfecha a partes iguales. Tras una relajante ducha me rendí ante las vistas que me ofrecía el pequeño caserío de Fataga.  Sus calles empredradas, su arquitectura tradicional, su silencio, entregan al visitante una atmósfera única para el descanso y la desconexión.

Allí sentada leí alguno de los pasajes que el mismísimo Julio Verne escribió sobre Artenara en su obra “Agencia Thompson y Cía”, novela en la que habla de Gran Canaria. “No podía pensarse en pasar la noche en Artenara, pues la hospitalidad de aquellos trogloditas hubiera sido necesariamente muy rudimentaria. Impúsose una hora de marcha todavía y hacia las seis pudieron echar pie a tierra definitivamente en Tejeda, pequeña villa a que ha dado su nombre de Caldera”.

¿Sería aquella una invitación velada a visitar pronto el pueblo de Tejeda? Sea como fuere, recogí el guante para pensar con ilusión en nuevos planes de visita a Gran Canaria.

Mientras tanto, sentarme a ver cómo el sol de iba ocultando tras las casitas iluminadas de Fataga parecía el broche perfecto a un día de ruta mucho más excepcional de lo esperado.

Ocaso en Fataga, Gran Canaria, Islas Canarias

Deja tu comentario

comentarios

Destacamos
Mucho más que papagayos en Loro Parque
Redescubriendo las Dunas de Maspalomas en Gran Canaria
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Isla de Lobos: viaje dentro de un viaje
La Gomera en un fin de semana con peques
Lanzarote: isla de los colores, isla de contrastes
Las Cabocas: el agua siempre gana
La vieja en las Islas Canarias
El Médano, en Tenerife: cuna del deporte acuático
Agaete, mucho más que uno de los pueblos más divertidos de España
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
El Cotillo y el peor surfista de la historia
Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos
Puente de las Bolas, la historia escrita en piedra
Los Indianos y el barniz de la felicidad
Un día recorriendo el Valle de Güímar con peques
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
El Hierro a bocados
Fuerteventura y sus playas
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Siguiendo las chácaras y tambores de Chipude
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Garachico, un viaje en el tiempo
Un día completo en Mesa y López
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Fuerteventura en (es) Música
Cinco lugares que ver en Lanzarote con peques
La Gomera, la isla tranquila
5 motivos por los que visitar Fuerteventura con peques
Playas, ¿para qué las quiero?
El Charco del Palo, desnudos en las cristalinas aguas del Atlántico
Un paseo (y una boda) por Santa Cruz de La Palma
Descubriendo la ruta norte de La Gomera
Playa de Las Canteras: calidad de vida
Echentive: el pacto entre fuego y agua
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Una excursión entre islas
El Hierro: vinos Edición Limitada
Betancuria, el tiempo detenido
Viajamos a La Palma con nuestra peque, ¿nos acompañas?
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Volveremos a Alojera, en La Gomera
La Laguna en un día
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Castillos de Lanzarote: historias de piratas, corsarios y conquistadores
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Dunas de Corralejo, un encuentro con los cuatro elementos
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Punta Mujeres, un pequeño pueblo costero de Lanzarote
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Mirador de Abrante en La Gomera, una ventana al Atlántico
5 espacios naturales únicos en Tenerife
Ruta de brunch por Las Palmas de Gran Canaria, ¿te apuntas?
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
5 curiosidades sobre Fuerteventura que no podrás perderte
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
La Orotava, en Tenerife, ruta por la villa histórica
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
La antigua capital de Lanzarote, la Villa de Teguise
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
Viaje galáctico al techo de La Palma
Observatorio de Temisas, un paseo por el cielo canario
El Hierro, ruta de la cumbre a la costa
La Gomera infinita: del cielo a la marea
El Cotillo, las calas mágicas de Fuerteventura
Misterio y traición en el Valle del Riachuelo
5 fotografías de El Hierro con las que triunfarás en tus redes sociales
Tenerife por tierra, mar y aire: 3 experiencias inolvidables
Las Palmas de Gran Canaria a pedales
Palmas, budas y otros tesoros de La Gomera
Famara, en Lanzarote, el hogar del viento
La naturaleza virgen de Cofete y su misteriosa villa Winter
Qué hacer en El Hierro durante un fin de semana
Caldera de Taburiente, senderismo al corazón de La Palma
Las otras “playas” de Tenerife
Un día visitando los museos de Las Palmas de Gran Canaria
Tres propuestas para visitar San Sebastián de La Gomera
Parque Natural de Jandía, planeta perdido en Fuerteventura
10 razones para enamorarte del Charco de San Ginés, en Lanzarote
No te puedes ir de El Hierro sin…
Ruta por el corazón de Gran Canaria
La ruta del plátano en Tenerife
La leyenda de LagOmar en Lanzarote
Roque de los Muchachos, tocando el cielo palmero
La península de Jandía, la Fuerteventura más salvaje
En las entrañas del volcán de San Juan en La Palma
Lo mejor de La Gomera en un día
5 razones por las que visitar Lanzarote
Gran Canaria de interior. Paisajes llenos de historia
Paseando por uno de los mejores jardines botánicos de Canarias
Las 5 claves del “Acro Paraíso” herreño
Montaña sagrada de Tindaya, un lugar mágico en Fuerteventura
Playas de Lanzarote en invierno
Rambla de Castro: vergel norteño en Tenerife
10 curiosidades sobre el mirador de La Peña, en El Hierro
El Porís de Tijarafe: una terraza oculta sobre el Atlántico
Visitando los museos de Fuerteventura
Sabores de La Gomera, un recorrido gastronómico
Una ruta en bicicleta por La Graciosa
Maspalomas, en Gran Canaria, paisaje mágico y ocio inagotable
Paseo por Anaga, caminos con historia en Tenerife
De cero a mil en cinco kilómetros en El Hierro
Sinfonía de café y jardines en Los Llanos de Aridane
Cuatro platos imprescindibles si visitas Fuerteventura
La Gomera: isla de fiestas y tradiciones
Running en Lanzarote
Fataga y Las Tirajanas, en Gran Canaria, un paisaje de película
Historias, mitos y leyendas de los parques y jardines de Tenerife
10 razones para viajar a El Hierro
Echentive, la playa que surgió del calor
Artículos
relacionados
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Las Cabocas: el agua siempre gana
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
Sendero del Bosque Encantado, magia en Tenerife
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
Viaje galáctico al techo de La Palma
Observatorio de Temisas, un paseo por el cielo canario
El Hierro, ruta de la cumbre a la costa
La Gomera infinita: del cielo a la marea
Misterio y traición en el Valle del Riachuelo
Palmas, budas y otros tesoros de La Gomera
La naturaleza virgen de Cofete y su misteriosa villa Winter
Caldera de Taburiente, senderismo al corazón de La Palma
Parque Natural de Jandía, planeta perdido en Fuerteventura
No te puedes ir de El Hierro sin…
Ruta por el corazón de Gran Canaria
Roque de los Muchachos, tocando el cielo palmero
En las entrañas del volcán de San Juan en La Palma
Lo mejor de La Gomera en un día
Las 5 claves del “Acro Paraíso” herreño
Montaña sagrada de Tindaya, un lugar mágico en Fuerteventura
La Gomera: Garajonay y sus rincones
Temisas, en Gran Canaria: el pueblo que siempre pinté de pequeño
Rambla de Castro: vergel norteño en Tenerife
10 curiosidades sobre el mirador de La Peña, en El Hierro
Una ruta en bicicleta por La Graciosa
Paseo por Anaga, caminos con historia en Tenerife
De cero a mil en cinco kilómetros en El Hierro
Running en Lanzarote
10 razones para viajar a El Hierro
www.holaislascanarias.com