ÚLTIMA HORA

Coronavirus (COVID-19) aquí

Gran Canaria

Parque Rural del Nublo

El mayor espacio natural de Gran Canaria
El Parque Rural del Nublo, el espacio natural más grande de la isla de Gran Canaria, atesora entre sus muchos valores naturales y culturales el principal símbolo de la isla, el monolito volcánico del roque Nublo. El parque abarca 26.000 hectáreas del occidente grancanario, cuenta con 30 pequeños núcleos de población y está reconocido como Reserva de la Biosfera por la Unesco. Su rico patrimonio natural incluye frescos bosques de pino canario en las cumbres y matorrales de plantas autóctonas desérticas en la desembocadura de sus barrancos.
Qué hacer en el Parque Rural del Nublo
Varias carreteras del norte y el oeste de la isla dan acceso al parque y sus miradores (roque Bentayga), sus merenderos (Llanos de la Pez), sus playas (Veneguera), sus zonas de acampada (presa de las Niñas), sus encantadores pueblos (Artenara) y su amplia oferta de alojamiento rural privado. El visitante podrá subir a la base del roque Nublo, probar el dulce bienmesabe de Tejeda y retratar la belleza de las grandes presas. Y en el centro de visitantes del roque Bentayga podrá elegir entre numerosos senderos, como el que lleva a la playa virgen de Güi Güi.
Altura
1.670 m
Interés de la flora
Centro de interpretación
Rutas de senderismo
Transporte público
Interés por la vida silvestre
Localidad
Tejeda

TENERIFE

TENERIFE

GRAN CANARIA

GRAN CANARIA

FUERTEVENTURA

FUERTEVENTURA

LANZAROTE

LANZAROTE

LA GRACIOSA

LA GRACIOSA

LA GOMERA

LA GOMERA

LA PALMA

LA PALMA

EL HIERRO

EL HIERRO
No te lo puedes perder
Imagen
El roque Nublo
Subtítulo
Parque Rural del Nublo
Título
El roque Nublo

Puesta de sol romántica a la sombra del Nublo

El Nublo es un monolito prismático de origen volcánico y unos 80 metros de alto, creado naturalmente por erosión del material circundante y situado en el techo y centro de la isla de Gran Canaria. Las tribus neolíticas que habitaban la isla hace más de 500 años consideraban la montaña que sostiene esta peña con forma de maza como un lugar sagrado. Para sus habitantes actuales, es un emblema de Gran Canaria y un rincón donde ver románticas puestas de sol sobre las boscosas y frescas cumbres de la isla.

A la base del roque, a 1.750 metros de altitud, se accede por un corto pero empinado sendero que parte de la carretera GC-600 y conecta el Nublo con sus dos pequeños roques satélite de formas caprichosa: El Fraile y La Rana. El ascenso por la tarde asegura excelentes puestas de sol sobre el mar de nubes, con Tenerife y el océano Atlántico de fondo. Un momento perfecto para recordar la evocadora canción del compositor canario Néstor Álamo: “Sombra del Nublo, riscales los de Tejeda, cadena de mis montañas, montañas las de mi tierra...”.

Imagen
Centro de visitantes del roque Bentayga
Subtítulo
Parque Rural del Nublo
Título
Centro de visitantes del roque Bentayga

Un museo junto a la roca sagrada de Tejeda

El centro de visitantes del Roque Bentayga es el mejor lugar para planificar y comenzar una visita al Parque Rural del Nublo. El personal de este moderno museo puede recomendar las mejores opciones para disfrutar del mayor espacio natural de Gran Canaria. Además, sus modernas y elegantes instalaciones desgranan la interesante historia natural y humana que rodea al roque Bentayga, un peñasco sostenido por una montaña casi piramidal y considerado sagrado por los antiguos canarios.

El centro está en la carretera GC-671, cerca de la población de Tejeda, en el centro de la isla. Tras aparcar, el visitante puede disfrutar del mirador del centro y su impresionante vista de la caldera de Tejeda y el roque Nublo. Una vez dentro, comienza un circuito muy interesante de exposiciones, paneles y un vídeo de ocho minutos. Al salir, un corto sendero asciende hacia el roque Bentayga y pasa por el ‘almogarén’, donde los antiguos canarios pudieron celebrar sus ritos religiosos.

Imagen
Ruta de las Presas
Subtítulo
Parque Rural del Nublo
Título
Ruta de las Presas

Senderismo de lagos artificiales en Gran Canaria

Se podría decir que Gran Canaria es una isla de embalses y que algunos de los mejores paisajes de la isla están asociados a estos lagos artificiales. De ahí que una de las visitas más populares dentro del Parque Rural del Nublo sea una ruta a pie que pasa por tres de las mayores presas de la isla, salvando impresionantes barrancos y pasando junto a bosquetes de palmeras y de pinos que presentan ante el visitante paisajes propios del mejor calendario de naturaleza.

Esta ruta circular de 15 kilómetros y dificultad baja pasa por las presas de Chira, Soria y Cueva de las Niñas, dos de las cuales están incluidas en el Parque Rural del Nublo, en cabeceras de sendos barrancos del sur de la isla. El punto de salida es el propio muro de contención de Chira y una de las paradas más bellas es la catarata del Caidero de Soria. Conviene posponer la excursión si ha llovido copiosamente en las semanas previas o si el parte meteorológico anuncia precipitaciones.

Imagen
Productos tradicionales
Subtítulo
Parque Rural del Nublo
Título
Productos tradicionales

Sentir la tradición del Parque Rural del Nublo

Los escasos asentamientos del Parque Rural del Nublo, en Gran Canaria, aún atesoran tradiciones fascinantes y productos deliciosos. La primera parada en una ruta de tradiciones es la población de Tejeda, en el centro de la isla, donde las almendras locales se usan en sus famosos mazapanes y bienmesabe. En su Centro de Plantas Medicinales se pueden aprender antiguos trucos de salud y en su mercadillo diario, comprar dulces y frutas de temporada.

La siguiente parada es la localidad occidental de Artenara, donde hacen un fantástico potaje con millo y papas locales, y donde una de las últimas cabañas ovinas trashumantes produce la leche para un queso excelente. En dos pueblos cercanos a Artenara perviven sendos oficios singulares: en las casas cuevas de Acusa se hacen escobas con hojas de palmera y en el Centro Locero de Lugarejos se hace alfarería al estilo prehispánico: sin torno y sin horno.

Imagen
Flora autóctona
Subtítulo
Parque Rural del Nublo
Título
Flora autóctona

Un continente botánico en miniatura

La flora de las Islas Canarias es una fantástica anomalía a nivel mundial, conservada gracias al aislamiento geográfico y la protección de su territorio. Un ejemplo de esta protección es el Parque Rural del Nublo. En su interior aparecen unos 308 tipos de plantas y hongos, de los cuales 51 solo viven de forma natural en las Islas Canarias, y uno solamente se encuentra en el parque. Además, su orografía, que abarca de cumbre a costa, alberga una enorme variedad de hábitats.

Cerca de la Cruz de Tejeda (1.949 metros de altitud), punto más alto del parque y de la isla, encontramos bosques de pino canario de refrescante sombra. Bajando por los barrancos podemos ver sauces en el cauce y tapices de plantas agarradas a la roca en los riscos. También divisamos algunos ejemplares de almácigos y palmeras autóctonos. Y más abajo, donde el calor aprieta, nos rodean matorrales de plantas desérticas como las tabaibas y los cardones. En resumen, un continente botánico en miniatura.

Imagen
Red de senderos del Roque Nublo
Subtítulo
Parque Rural del Nublo
Título
Red de senderos del Roque Nublo

Subir a la Cruz de las Nieves y descender a la playa de Güi Güi

Las 26.000 hectáreas del Parque Rural del Nublo, en Gran Canaria, están surcadas por senderos de todas las longitudes, pendientes y dificultades. La estrella de todos ellos es el ascenso al propio roque Nublo. Sin embargo, otros importantes hitos pueden alcanzarse a golpe de bota, como el punto más alto de la isla, el pico de Las Nieves (en cota 1.949), situado a 3,7 kilómetros de la excelente zona de acampada de los Llanos de la Pez, en el montañoso centro de la isla.

Otro sendero popular, pero de dificultad moderada y 12 kilómetros (ida y vuelta), es el que parte del pueblito de Tasartico, desciende entre matorrales de frondosas tabaibas y cardones y llega a la playa virgen de Güi Güi, en la costa oeste de la isla. Otro sendero de similar longitud une las cimas de la Cruz de Tejeda y la Cruz de María por el filo de una cordillera que separa vertientes norte y sur, y donde los vientos alisios suelen soplar arrastrando las nubes a la altura del caminante.

- Nunca dejes residuos de ningún tipo en el entorno, incluidas las colillas. Los restos de comida contribuyen a la proliferación de roedores y gatos asilvestrados que suponen una grave amenaza para la fauna.
- Respeta a los animales, no los molestes ni los alimentes. Si ves algún ejemplar herido, puedes avisar en el teléfono de emergencias 112. Tampoco arranques flores o plantas.
- No recojas ni te lleves piedras o cualquier otro elemento del medio natural. Tampoco lo modifiques amontonándolas para realizar las tristemente famosas “torres”.
- No camines por espacios no permitidos y respeta la señalización de los senderos. Salirse de los caminos habilitados provoca daños en el entorno y además puede ser peligroso para ti y para quienes te acompañan.
- No enciendas fuego fuera de las zonas permitidas y ten especial cuidado en los meses de verano.
- Procura no alterar la tranquilidad del entorno con ruidos excesivos (música alta, gritos...).
2
10
9 13
262
10045