Blog Islas Canarias BLOG OFICIAL DE TURISMO
DE LAS ISLAS CANARIAS
www.holaislascanarias.com
Blog Islas Canarias BLOG OFICIAL DE TURISMO
DE LAS ISLAS CANARIAS
www.holaislascanarias.com

Fuerteventura y sus playas


Destacamos
Mucho más que papagayos en Loro Parque
Redescubriendo las Dunas de Maspalomas en Gran Canaria
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Isla de Lobos: viaje dentro de un viaje
La Gomera en un fin de semana con peques
Lanzarote: isla de los colores, isla de contrastes
Las Cabocas: el agua siempre gana
La vieja en las Islas Canarias
El Médano, en Tenerife: cuna del deporte acuático
Agaete, mucho más que uno de los pueblos más divertidos de España
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
El Cotillo y el peor surfista de la historia
Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos
Puente de las Bolas, la historia escrita en piedra
Los Indianos y el barniz de la felicidad
Un día recorriendo el Valle de Güímar con peques
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
El Hierro a bocados
Fuerteventura y sus playas
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Siguiendo las chácaras y tambores de Chipude
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Garachico, un viaje en el tiempo
Un día completo en Mesa y López
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Fuerteventura en (es) Música
Cinco lugares que ver en Lanzarote con peques
La Gomera, la isla tranquila
5 motivos por los que visitar Fuerteventura con peques
Playas, ¿para qué las quiero?
El Charco del Palo, desnudos en las cristalinas aguas del Atlántico
Un paseo (y una boda) por Santa Cruz de La Palma
Descubriendo la ruta norte de La Gomera
Playa de Las Canteras: calidad de vida
Echentive: el pacto entre fuego y agua
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Una excursión entre islas
El Hierro: vinos Edición Limitada
Betancuria, el tiempo detenido
Viajamos a La Palma con nuestra peque, ¿nos acompañas?
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Volveremos a Alojera, en La Gomera
La Laguna en un día
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Castillos de Lanzarote: historias de piratas, corsarios y conquistadores
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Dunas de Corralejo, un encuentro con los cuatro elementos
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Punta Mujeres, un pequeño pueblo costero de Lanzarote
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Mirador de Abrante en La Gomera, una ventana al Atlántico
5 espacios naturales únicos en Tenerife
Ruta de brunch por Las Palmas de Gran Canaria, ¿te apuntas?
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
5 curiosidades sobre Fuerteventura que no podrás perderte
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
La Orotava, en Tenerife, ruta por la villa histórica
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
La antigua capital de Lanzarote, la Villa de Teguise
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
Viaje galáctico al techo de La Palma
Observatorio de Temisas, un paseo por el cielo canario
El Hierro, ruta de la cumbre a la costa
La Gomera infinita: del cielo a la marea
El Cotillo, las calas mágicas de Fuerteventura
Misterio y traición en el Valle del Riachuelo
5 fotografías de El Hierro con las que triunfarás en tus redes sociales
Tenerife por tierra, mar y aire: 3 experiencias inolvidables
Las Palmas de Gran Canaria a pedales
Palmas, budas y otros tesoros de La Gomera
Famara, en Lanzarote, el hogar del viento
La naturaleza virgen de Cofete y su misteriosa villa Winter
Qué hacer en El Hierro durante un fin de semana
Caldera de Taburiente, senderismo al corazón de La Palma
Las otras “playas” de Tenerife
Un día visitando los museos de Las Palmas de Gran Canaria
Tres propuestas para visitar San Sebastián de La Gomera
Parque Natural de Jandía, planeta perdido en Fuerteventura
10 razones para enamorarte del Charco de San Ginés, en Lanzarote
No te puedes ir de El Hierro sin…
Ruta por el corazón de Gran Canaria
La ruta del plátano en Tenerife
La leyenda de LagOmar en Lanzarote
Roque de los Muchachos, tocando el cielo palmero
La península de Jandía, la Fuerteventura más salvaje
En las entrañas del volcán de San Juan en La Palma
Lo mejor de La Gomera en un día
5 razones por las que visitar Lanzarote
Gran Canaria de interior. Paisajes llenos de historia
Paseando por uno de los mejores jardines botánicos de Canarias
Las 5 claves del “Acro Paraíso” herreño
Montaña sagrada de Tindaya, un lugar mágico en Fuerteventura
Playas de Lanzarote en invierno
Rambla de Castro: vergel norteño en Tenerife
10 curiosidades sobre el mirador de La Peña, en El Hierro
El Porís de Tijarafe: una terraza oculta sobre el Atlántico
Visitando los museos de Fuerteventura
Sabores de La Gomera, un recorrido gastronómico
Una ruta en bicicleta por La Graciosa
Maspalomas, en Gran Canaria, paisaje mágico y ocio inagotable
Paseo por Anaga, caminos con historia en Tenerife
De cero a mil en cinco kilómetros en El Hierro
Sinfonía de café y jardines en Los Llanos de Aridane
Cuatro platos imprescindibles si visitas Fuerteventura
La Gomera: isla de fiestas y tradiciones
Running en Lanzarote
Fataga y Las Tirajanas, en Gran Canaria, un paisaje de película
Historias, mitos y leyendas de los parques y jardines de Tenerife
10 razones para viajar a El Hierro
Echentive, la playa que surgió del calor
Playa del Viejo Rey, en Fuerteventura, un lugar para conectar con la naturaleza
La Gomera, isla de caminos
La presa de Mala, de camino al norte de Lanzarote
Agaete, una joya en el noroeste de Gran Canaria
Miradores del Teide, en Tenerife
La aplastante lógica del plátano
Dunas de Corralejo, colores y sensaciones únicas
El Cedro, corazón de La Gomera
www.holaislascanarias.com
anterior artículo
11 Jul 2016

Llegan las ansiadas vacaciones de verano. Tienes las maletas preparadas y los billetes comprados. Tu espejo es ese gran enemigo de las mañanas que te recuerda que ese tono de piel va necesitando algo de alegría. Pero nos da igual, el que se va de vacaciones eres tú y tu espejo es el que se quedará esperando tu vuelta bajo el oscuro silencio.

Da igual que viajes solo, con tu pareja, con tu mejor amigo, con tu familia, o con tu mascota. Fuerteventura y sus playas tienen un espacio reservado para ti y para quien tú quieras. Un lugar que respetará tu espacio personal. Si piensas o no será tu problema. Tendrás sol, arena fina y dorada y agua azul cielo. Cómo lo quieras usar y aprovechar será cuestión de tu gusto.

Fuerteventura es la gran playa de Canarias. Cuando recorremos cualquier lugar del mundo, estamos con un mapa y nos perdemos, es frustrante porque te encuentras en medio de la nada, sin saber a quién preguntar y  con la sensación de tiempo perdido. Si eso mismo te pasa en Fuerteventura, probablemente te encuentres en medio de una playa, seguramente enterita para ti, y desearás no querer ver a nadie para vivir ese momento en la soledad más placentera.

La isla tiene infinidad de escenarios. Playas según gustos y formas. Es más variado y rico que cualquier menú de cualquier restaurante con estrellas Michelín. Cuando mis amigos de la Península o del extranjero me preguntan adónde ir, siempre les respondo que depende. Cualquier opción será una experiencia dentro del viaje, pero según tus preferencias hay zonas en las que disfrutarás más cómodamente. Lo siento, pero Fuerteventura tiene más playas que tus días de vacaciones, así que si quieres descubrirlas todas deberás ir más veces. ¡Bendito problema!

Corralejo

Esta localidad del norte de Fuerteventura tiene algo y mucho de especial. Guarda la esencia de un pueblo típico costero canario con el toque turístico joven y surfero que ha encontrado en este lugar el sitio perfecto para la desconexión y el ocio. Es una zona tranquila, sin oleaje y con varias terrazas a pie de playa. Da para echarte un mojito mientras controlas a pocos metros a tus peques, y con la Isla de Lobos como telón de fondo.

Corralejo pueblo

En la zona noreste, a diez minutos en coche saliendo por la FV-1 dirección sur, tenemos las dunas de Corralejo, que conforman el Parque Natural. Son tres kilómetros de playas tranquilas con sus respectivas dunas. ¿Un plan? Durante el día, disfrutar de la playa y jugar, caminar o correr por sus infinitas orillas. Cuando empiece a caer el sol, las dunas son siempre un reclamo. Te engañarás diciendo que vas para que los pequeños se diviertan tirándose y haciendo la croqueta, pero es algo que cuando uno está de vacaciones, también lo quiere hacer.

Dunas de Corralejo

El Cotillo

El noroeste es uno de los lugares que siempre recomiendo. Lo tiene todo: gastronomía, oleaje, calma, deporte, playas, piscinas naturales y, sobre todo, espacio personal.

Aquí, el orden de las cosas no altera el producto. Por una parte tenemos la zona norte más tranquila con las playas de La Concha, Los Lagos y muchas pequeñas piscinas naturales. Es ideal si vas con la familia porque esas piscinas se forman con entradas de agua del Atlántico. No, no pienses que son piscinas al uso, son literalmente naturales. Lo bueno es que el agua siempre llega a la altura de las rodillas, por lo que es ideal para que los niños empiecen a conocer el mar sin que les impresione su oleaje.

Piscinas naturales de Cotillo

Por otra parte, tenemos El Aljibe de la Cueva. Es una playa que impone cuando se llega. Los kilómetros de costa y arena dorada son directamente proporcionales con las ganas de disfrutar que se tiene cuando la ves por primera vez. Es una playa con algo de oleaje, por lo que es una de las preferidas y elegidas por las escuelas de surf para que la gente disfrute de un día de surf y de kitesurf. Es una experiencia completamente recomendable.

Playa El Aljibe - Cotillo

De cualquier manera, decidas ir al norte de El Cotillo o al sur, debes acabar el día comiendo pescado fresco en el pueblo. Hay bastante terrazas con vistas y los atardeceres, por esa parte de la isla, son espectaculares.

Sotavento

Nueve kilómetros de playas. Sí, y si haces ida y vuelta es casi la distancia de una media maratón. Así que te da para pensar qué quieres hacer a lo largo de toda esa distancia. Esta es su carta de presentación. Entre sus playas encontrarás Playa Barca, Risco del Paso, Playa el Mirador, Playa de los Canarios y Playa de Malnombre. La estampa más característica de esa zona es la barra de arena que se forma a unos 100-300 metros de la orilla y que forma una laguna natural donde la gente aprovecha para hacer windsurf, kiteboard o simplemente sacarse fotos en este lugar único.

Playas de Sotavento

¿Con cuál quedarme? Probablemente con todas. Cada una tiene su aquel. Es cierto, que, por ejemplo, Risco del Paso y Playa Barca es una zona que por sus fuertes vientos se ha convertido en cuna de multitud de eventos deportivos de windsurf y kitesurf. Por lo que sería un lugar más para ver y disfrutar o hacer deporte que para tirarte en la arena.

Pero por el contrario, en la Playa el Mirador, en esta zona, tenemos una playa salvaje, sin servicios, sin gente, sin deporte y sin viento. Así que ideal para ti y para quien tú quieras. Eso sí, lleva agua, algo de comida y fruta para que los sonidos de tu barriga no perturben la tranquilidad del lugar.

Cofete

Qué decir de este lugar. Es salvaje, enorme, único, impresionante. Es naturaleza en estado puro. Desde el principio hasta el final. La relativa dificultad que tiene para llegar a ella hace que sea prácticamente virgen. Mejor un 4x4 para atravesar el camino irregular de tierra y piedras de casi una hora pero, al llegar, ¡voilà!, doce kilómetros de playa. Sinceramente, las veces que he ido me suelo sentar en la orilla del mar y ver y escuchar cómo las olas rompen delante de mí. Podría decir que es de las pocas playas en las que podría volverme sin bañarme. ¿Cómo puede ser eso? Porque la contemplas como un entorno natural y eso hace que tu mente se dé por satisfecha por lo que está viviendo.

Playa de Cofete

Ahora, cuando vuelvas a casa, piensa en el espejo. Tendrás ganas de verle, y cuando te mires, recordarás que debes volver para seguir conociendo las playas que te faltan.

 

Deja tu comentario

comentarios

Destacamos
Mucho más que papagayos en Loro Parque
Redescubriendo las Dunas de Maspalomas en Gran Canaria
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Isla de Lobos: viaje dentro de un viaje
La Gomera en un fin de semana con peques
Lanzarote: isla de los colores, isla de contrastes
Las Cabocas: el agua siempre gana
La vieja en las Islas Canarias
El Médano, en Tenerife: cuna del deporte acuático
Agaete, mucho más que uno de los pueblos más divertidos de España
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
El Cotillo y el peor surfista de la historia
Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos
Puente de las Bolas, la historia escrita en piedra
Los Indianos y el barniz de la felicidad
Un día recorriendo el Valle de Güímar con peques
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
El Hierro a bocados
Fuerteventura y sus playas
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Siguiendo las chácaras y tambores de Chipude
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Garachico, un viaje en el tiempo
Un día completo en Mesa y López
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Fuerteventura en (es) Música
Cinco lugares que ver en Lanzarote con peques
La Gomera, la isla tranquila
5 motivos por los que visitar Fuerteventura con peques
Playas, ¿para qué las quiero?
El Charco del Palo, desnudos en las cristalinas aguas del Atlántico
Un paseo (y una boda) por Santa Cruz de La Palma
Descubriendo la ruta norte de La Gomera
Playa de Las Canteras: calidad de vida
Echentive: el pacto entre fuego y agua
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Una excursión entre islas
El Hierro: vinos Edición Limitada
Betancuria, el tiempo detenido
Viajamos a La Palma con nuestra peque, ¿nos acompañas?
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Volveremos a Alojera, en La Gomera
La Laguna en un día
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Castillos de Lanzarote: historias de piratas, corsarios y conquistadores
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Dunas de Corralejo, un encuentro con los cuatro elementos
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Punta Mujeres, un pequeño pueblo costero de Lanzarote
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Mirador de Abrante en La Gomera, una ventana al Atlántico
5 espacios naturales únicos en Tenerife
Ruta de brunch por Las Palmas de Gran Canaria, ¿te apuntas?
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
5 curiosidades sobre Fuerteventura que no podrás perderte
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
La Orotava, en Tenerife, ruta por la villa histórica
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
La antigua capital de Lanzarote, la Villa de Teguise
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
Viaje galáctico al techo de La Palma
Observatorio de Temisas, un paseo por el cielo canario
El Hierro, ruta de la cumbre a la costa
La Gomera infinita: del cielo a la marea
El Cotillo, las calas mágicas de Fuerteventura
Misterio y traición en el Valle del Riachuelo
5 fotografías de El Hierro con las que triunfarás en tus redes sociales
Tenerife por tierra, mar y aire: 3 experiencias inolvidables
Las Palmas de Gran Canaria a pedales
Palmas, budas y otros tesoros de La Gomera
Famara, en Lanzarote, el hogar del viento
La naturaleza virgen de Cofete y su misteriosa villa Winter
Qué hacer en El Hierro durante un fin de semana
Caldera de Taburiente, senderismo al corazón de La Palma
Las otras “playas” de Tenerife
Un día visitando los museos de Las Palmas de Gran Canaria
Tres propuestas para visitar San Sebastián de La Gomera
Parque Natural de Jandía, planeta perdido en Fuerteventura
10 razones para enamorarte del Charco de San Ginés, en Lanzarote
No te puedes ir de El Hierro sin…
Ruta por el corazón de Gran Canaria
La ruta del plátano en Tenerife
La leyenda de LagOmar en Lanzarote
Roque de los Muchachos, tocando el cielo palmero
La península de Jandía, la Fuerteventura más salvaje
En las entrañas del volcán de San Juan en La Palma
Lo mejor de La Gomera en un día
5 razones por las que visitar Lanzarote
Gran Canaria de interior. Paisajes llenos de historia
Paseando por uno de los mejores jardines botánicos de Canarias
Las 5 claves del “Acro Paraíso” herreño
Montaña sagrada de Tindaya, un lugar mágico en Fuerteventura
Playas de Lanzarote en invierno
Rambla de Castro: vergel norteño en Tenerife
10 curiosidades sobre el mirador de La Peña, en El Hierro
El Porís de Tijarafe: una terraza oculta sobre el Atlántico
Visitando los museos de Fuerteventura
Sabores de La Gomera, un recorrido gastronómico
Una ruta en bicicleta por La Graciosa
Maspalomas, en Gran Canaria, paisaje mágico y ocio inagotable
Paseo por Anaga, caminos con historia en Tenerife
De cero a mil en cinco kilómetros en El Hierro
Sinfonía de café y jardines en Los Llanos de Aridane
Cuatro platos imprescindibles si visitas Fuerteventura
La Gomera: isla de fiestas y tradiciones
Running en Lanzarote
Fataga y Las Tirajanas, en Gran Canaria, un paisaje de película
Historias, mitos y leyendas de los parques y jardines de Tenerife
10 razones para viajar a El Hierro
Echentive, la playa que surgió del calor
Playa del Viejo Rey, en Fuerteventura, un lugar para conectar con la naturaleza
La Gomera, isla de caminos
La presa de Mala, de camino al norte de Lanzarote
Agaete, una joya en el noroeste de Gran Canaria
Miradores del Teide, en Tenerife
La aplastante lógica del plátano
Dunas de Corralejo, colores y sensaciones únicas
El Cedro, corazón de La Gomera
www.holaislascanarias.com