Blog Islas Canarias BLOG OFICIAL DE TURISMO
DE LAS ISLAS CANARIAS
www.holaislascanarias.com
Blog Islas Canarias BLOG OFICIAL DE TURISMO
DE LAS ISLAS CANARIAS
www.holaislascanarias.com

Esquinzo en Fuerteventura: de obligado cumplimiento


Destacamos
Mucho más que papagayos en Loro Parque
Redescubriendo las Dunas de Maspalomas en Gran Canaria
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Isla de Lobos: viaje dentro de un viaje
La Gomera en un fin de semana con peques
Lanzarote: isla de los colores, isla de contrastes
Las Cabocas: el agua siempre gana
La vieja en las Islas Canarias
El Médano, en Tenerife: cuna del deporte acuático
Agaete, mucho más que uno de los pueblos más divertidos de España
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
El Cotillo y el peor surfista de la historia
Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos
Puente de las Bolas, la historia escrita en piedra
Los Indianos y el barniz de la felicidad
Un día recorriendo el Valle de Güímar con peques
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
El Hierro a bocados
Fuerteventura y sus playas
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Siguiendo las chácaras y tambores de Chipude
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Garachico, un viaje en el tiempo
Un día completo en Mesa y López
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Fuerteventura en (es) Música
Cinco lugares que ver en Lanzarote con peques
La Gomera, la isla tranquila
5 motivos por los que visitar Fuerteventura con peques
Playas, ¿para qué las quiero?
El Charco del Palo, desnudos en las cristalinas aguas del Atlántico
Un paseo (y una boda) por Santa Cruz de La Palma
Descubriendo la ruta norte de La Gomera
Playa de Las Canteras: calidad de vida
Echentive: el pacto entre fuego y agua
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Una excursión entre islas
El Hierro: vinos Edición Limitada
Betancuria, el tiempo detenido
Viajamos a La Palma con nuestra peque, ¿nos acompañas?
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Volveremos a Alojera, en La Gomera
La Laguna en un día
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Castillos de Lanzarote: historias de piratas, corsarios y conquistadores
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Dunas de Corralejo, un encuentro con los cuatro elementos
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Punta Mujeres, un pequeño pueblo costero de Lanzarote
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Mirador de Abrante en La Gomera, una ventana al Atlántico
5 espacios naturales únicos en Tenerife
Ruta de brunch por Las Palmas de Gran Canaria, ¿te apuntas?
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
5 curiosidades sobre Fuerteventura que no podrás perderte
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
La Orotava, en Tenerife, ruta por la villa histórica
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
La antigua capital de Lanzarote, la Villa de Teguise
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
Viaje galáctico al techo de La Palma
Observatorio de Temisas, un paseo por el cielo canario
El Hierro, ruta de la cumbre a la costa
La Gomera infinita: del cielo a la marea
El Cotillo, las calas mágicas de Fuerteventura
Misterio y traición en el Valle del Riachuelo
5 fotografías de El Hierro con las que triunfarás en tus redes sociales
Tenerife por tierra, mar y aire: 3 experiencias inolvidables
Las Palmas de Gran Canaria a pedales
Palmas, budas y otros tesoros de La Gomera
Famara, en Lanzarote, el hogar del viento
La naturaleza virgen de Cofete y su misteriosa villa Winter
Qué hacer en El Hierro durante un fin de semana
Caldera de Taburiente, senderismo al corazón de La Palma
Las otras “playas” de Tenerife
Un día visitando los museos de Las Palmas de Gran Canaria
Tres propuestas para visitar San Sebastián de La Gomera
Parque Natural de Jandía, planeta perdido en Fuerteventura
10 razones para enamorarte del Charco de San Ginés, en Lanzarote
No te puedes ir de El Hierro sin…
Ruta por el corazón de Gran Canaria
La ruta del plátano en Tenerife
La leyenda de LagOmar en Lanzarote
Roque de los Muchachos, tocando el cielo palmero
La península de Jandía, la Fuerteventura más salvaje
En las entrañas del volcán de San Juan en La Palma
Lo mejor de La Gomera en un día
5 razones por las que visitar Lanzarote
Gran Canaria de interior. Paisajes llenos de historia
Paseando por uno de los mejores jardines botánicos de Canarias
Las 5 claves del “Acro Paraíso” herreño
Montaña sagrada de Tindaya, un lugar mágico en Fuerteventura
Playas de Lanzarote en invierno
Rambla de Castro: vergel norteño en Tenerife
10 curiosidades sobre el mirador de La Peña, en El Hierro
El Porís de Tijarafe: una terraza oculta sobre el Atlántico
Visitando los museos de Fuerteventura
Sabores de La Gomera, un recorrido gastronómico
Una ruta en bicicleta por La Graciosa
Maspalomas, en Gran Canaria, paisaje mágico y ocio inagotable
Paseo por Anaga, caminos con historia en Tenerife
De cero a mil en cinco kilómetros en El Hierro
Sinfonía de café y jardines en Los Llanos de Aridane
Cuatro platos imprescindibles si visitas Fuerteventura
La Gomera: isla de fiestas y tradiciones
Running en Lanzarote
Fataga y Las Tirajanas, en Gran Canaria, un paisaje de película
Historias, mitos y leyendas de los parques y jardines de Tenerife
10 razones para viajar a El Hierro
Echentive, la playa que surgió del calor
Playa del Viejo Rey, en Fuerteventura, un lugar para conectar con la naturaleza
La Gomera, isla de caminos
La presa de Mala, de camino al norte de Lanzarote
Agaete, una joya en el noroeste de Gran Canaria
Miradores del Teide, en Tenerife
La aplastante lógica del plátano
Dunas de Corralejo, colores y sensaciones únicas
El Cedro, corazón de La Gomera
Una visita al mercado artesanal de Haría, en Lanzarote
Oeste de Gran Canaria, viaje a la costa perdida
El dulce encanto de la Isla Baja en Tenerife
Petroglifos de El Julan, El Hierro desconocido
Bejenao, el guardián sur de la Caldera de Taburiente
Ruta Betancuria, en Fuerteventura: donde todo comenzó
La Gomera, oro verde.
Las dunas de sal de las Salinas de Janubio en Lanzarote
Tejeda y Artenara, el corazón verde de Gran Canaria
Un día romántico en el Valle de La Orotava
Ruta por el nordeste de La Palma
Desde el Balcón de Femés
Ruta por la Costa de Acentejo en Tenerife: un paisaje protegido y casi desconocido
Tazacorte, Villa y Puerto de colores e historia de La Palma
Ruta entre volcanes en Lanzarote
Cinco atardeceres que no deberías perderte en El Hierro
De la cumbre a la costa en La Gomera
Los petroglifos mágicos de La Zarza
El paisaje lunar de Tenerife
Isla de Lobos: La piscina del Atlántico
Ruta por las cervezas artesanales de Lanzarote
Arucas, una joya al norte de Gran Canaria
Un día en San Juan de la Rambla en Tenerife
El Hierro en todas las estaciones. “Primavera”
Avistamiento de cetáceos en el mar de La Gomera
El Time, al encuentro del mar
Agüimes y Guayadeque, entrando al corazón de Gran Canaria
La magia de las alfombras de La Orotava en Tenerife
Ruta por los faros de Fuerteventura
La Graciosa; di hola a la despreocupación
Ruta costa oeste de Gran Canaria. Esa gran desconocida
Senderos de El Hierro. “Ruta del Agua”
De Playa Nueva a El Charcón
Historias que cuentan los nombres de La Gomera
Los 7 faros de Tenerife
Museos de Lanzarote
Esculturas y parques de Santa Cruz
Nogales, playa de vértigo y magia en La Palma
Ruta Teguise - Famara: Los años no pasan
Un paseo por Puerto del Rosario
Ruta El Golfo - Papagayo: la sal de la vida
Siguiendo al sol: playas y piscinas naturales de La Gomera
Barranco Jurado
Una vuelta al Islote de Lobos
5 lugares en Lanzarote donde ver el atardecer
Un paseo por las Salinas de Fuencaliente
5 razones por las que visitar Fuerteventura
Museos y tapas por Santa Cruz de Tenerife
Ruta por el norte de Fuerteventura
El Hierro en un Sendero
Esquinzo en Fuerteventura: de obligado cumplimiento
Santa Cruz, de fortaleza a fortaleza
5 pequeños pueblos que no te puedes perder en Lanzarote
El Hierro en un día (Parte I)
La Montaña - Casa Efigenia
Calas escondidas al sur de Gran Canaria
El Hierro en un día (Parte II)
Artículos
relacionados
Redescubriendo las Dunas de Maspalomas en Gran Canaria
Isla de Lobos: viaje dentro de un viaje
Los Indianos y el barniz de la felicidad
Un día recorriendo el Valle de Güímar con peques
Fuerteventura y sus playas
Fuerteventura en (es) Música
Playas de Anaga: espacio de libertad
Playas, ¿para qué las quiero?
El Charco del Palo, desnudos en las cristalinas aguas del Atlántico
Playa de Las Canteras: calidad de vida
Echentive: el pacto entre fuego y agua
Dunas de Corralejo, un encuentro con los cuatro elementos
Punta Mujeres, un pequeño pueblo costero de Lanzarote
3 rincones con encanto en El Hierro
El Cotillo, las calas mágicas de Fuerteventura
Famara, en Lanzarote, el hogar del viento
Las otras “playas” de Tenerife
La península de Jandía, la Fuerteventura más salvaje
Playas de Lanzarote en invierno
El Porís de Tijarafe: una terraza oculta sobre el Atlántico
Maspalomas, en Gran Canaria, paisaje mágico y ocio inagotable
Echentive, la playa que surgió del calor
Playa del Viejo Rey, en Fuerteventura, un lugar para conectar con la naturaleza
Tazacorte, Villa y Puerto de colores e historia de La Palma
Isla de Lobos: La piscina del Atlántico
Avistamiento de cetáceos en el mar de La Gomera
Ruta por los faros de Fuerteventura
La Graciosa; di hola a la despreocupación
Ruta costa oeste de Gran Canaria. Esa gran desconocida
De Playa Nueva a El Charcón
Los 7 faros de Tenerife
Nogales, playa de vértigo y magia en La Palma
Ruta Teguise - Famara: Los años no pasan
Ruta El Golfo - Papagayo: la sal de la vida
Siguiendo al sol: playas y piscinas naturales de La Gomera
Calas escondidas al sur de Gran Canaria
www.holaislascanarias.com
anterior artículo
23 Sep 2019

Playa Esquinzo, Fuerteventura, Islas Canarias

Hay lugares que sin tener nada, lo tienen todo. En el noroeste de Fuerteventura,  el asfalto deja paso a un manto de tierra y piedras. La incertidumbre de la nada que tenemos delante puede que nos haga dudar si dar media vuelta porque creemos que nuestro objetivo no puede ser por ahí. No hay nadie. Estamos solos.

Cuando viajamos, nos hemos acostumbrado a seguir a las multitudes. La marea te lleva por inercia a todos y cada uno de los sitios que has leído o visto en internet. Sabes que al llegar no serás el primero pero tampoco el último. Eso es lo que menos importa. Buscas un pequeño hueco, te haces fuerte para aguantar la batida de empujones de los que luchan por lo mismo que tú. Sonríes rápidamente y ya tienes tu foto. Tienes unos cuantos minutos para darte la vuelta y pensar lo bonito que es, pero tampoco mucho porque debes seguir el itinerario de las multitudes.

Aunque aquí no tengamos hordas de personas a las que seguir, las reglas de la naturaleza se entienden solas. EL castillo de El Tostón nos da la bienvenida a su territorio. Aquel que cuidaba y se protegía de piratas. La carretera, al ser de tierra y piedras, debemos ir con cuidado con el coche. Hay un camino más ancho que ejerce de principal y del que derivan las desviaciones a Piedra Playa, La Escalera y Esquinzo. Justamente en ese orden. Además, hay pequeños carteles que indican la distancia para llegar a ellas. No se preocupen que no estarán tan solos, el azul del océano nos acompañará durante todo el recorrido.

Playa Esquinzo, Fuerteventura, Islas Canarias

Cotillo

Es uno de los pueblos más especiales de Fuerteventura. Lo tiene todo y para todos los públicos. No hace distinción. Para las familias con niños aún muy pequeños, tenemos Los Charcos: una serie de playas comunicadas entre sí que forman lagunas naturales, donde el agua no les llegará nunca por encima de las rodillas. Tenemos restaurantes donde poder comer pescado fresco. Para las parejas, jóvenes, nudistas, y deportistas, tenemos varios tesoros de obligada visita.

Piedra Playa, La Escalera y Esquinzo. Primas hermanas. Tres joyas de arena blanca que se integran perfectamente en el paisaje seco de esta parte de la isla. Todas tienen algo en común: no las verás a simple vista desde el coche. Deberás desviarte del camino principal para ir por los que están más pegados a la costa.

Paseando por Piedra Playa, Fuerteventura, Islas Canarias

Piedra Playa es la primera que nos encontramos. Es la más concurrida de las tres, y la más grande también. Es la preferida por las escuelas de surf para llevar a los más nóveles. Según las condiciones que se dan en esta playa, es normal ver a los surfistas de mitad a la derecha y a los windsurfistas o kitesurfistas en la mitad izquierda. Parejas, familias, mascotas, deportistas y siesteros. Su encanto está en que la disfrutamos todos. Es un caos controlado en todo momento. Hay sitio de sobra para que el espacio personal se respete tanto fuera del agua como dentro. Y eso es siempre de agradecer.

Piedra Playa, Fuerteventura, Islas Canarias

Un poco más hacia el sur está la Playa del Águila o La Escalera - como la conoce la gente local -. Es la menos concurrida de las tres. Quizás se debe a un acceso no tan sencillo como en las otras. Con sus 800 metros de largo, es estupenda para pasear. Da igual la temporada, en esta playa puedes estar perfectamente solo o, como malo, compartiéndola con un par de personas más. Son las cosas que se desconocen de Fuerteventura. Tenemos a dos, tres o cuatro horas en avión, un paraíso que nos espera para desconectar, relajarnos y disfrutar. Que huye de las aglomeraciones. Hecha para las personas. Sin estridencias ni purpurina a su alrededor. Tal cual llegó a este mundo. Y así es como queremos que se quede.

Playa La Escalera, Fuerteventura, Islas Canarias

Esquinzo

Esta playa tiene la esencia de las dos anteriores. Es la más pequeña (300 metros), la más singular, y la más alejada. Tiene una cara canalla porque si las condiciones son favorables, es normal ver surferos. Pero es a su vez, un lugar muy tranquilo. Siempre que vengo, me da esa envidia sana de ver a los surfistas disfrutar de las olas en un entorno como este. No voy a negar que es una de esas espinas que tengo clavadas. Y cada vez que vengo a Fuerteventura lo intento, créanme, pero he asumido que se me da mejor mirar desde la orilla a los que lo practican.

Surfista en Playa Esquinzo. Fuerteventura, Islas Canarias

Sí recomiendo que tanto esta playa, como las anteriores, se visiten cuando la marea está empezando a bajar porque es como mejor se disfrutan. También es recomendable llevar agua y algunas piezas de fruta o comida si se piensa pasar el día porque no hay absolutamente nada alrededor.

Siempre que visito esta playa es como si de alguna manera viajara al pasado. Crema, cholas, bermudas, gafas de sol y toalla. Eran mis imprescindibles de un día de playa. De un día de completa desconexión. El móvil ni era necesario ni se le esperaba. Las horas se pasaban rápido entre baño, siesta, jugar a las palas y baño. Era un preciado bucle que se paraba hasta caer el sol. Era una rutina que hacía con gusto todos los días de mi verano. Con nada lo tenía todo. Y ese todo era la felicidad, que no es cuestión menor.

Paseando en El Enquinzo, Fuerteventura, Islas Canarias

Debemos recuperar esos días, esas vacaciones. Saber que no todo son empujones, carreras y selfie rápido para nuestras redes sociales. Necesitamos disfrutar de nosotros con cuestiones básicas. Les aseguro que cada vez que vengo, no veo ni una mala cara. Porque convivimos con aspectos tan básicos que nos lleva a una  despreocupación infinita. Y ese debe ser patrimonio del ser humano. Por ello, lugares como este, son de obligado cumplimiento.

Deja tu comentario

comentarios

Destacamos
Mucho más que papagayos en Loro Parque
Redescubriendo las Dunas de Maspalomas en Gran Canaria
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Isla de Lobos: viaje dentro de un viaje
La Gomera en un fin de semana con peques
Lanzarote: isla de los colores, isla de contrastes
Las Cabocas: el agua siempre gana
La vieja en las Islas Canarias
El Médano, en Tenerife: cuna del deporte acuático
Agaete, mucho más que uno de los pueblos más divertidos de España
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
El Cotillo y el peor surfista de la historia
Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos
Puente de las Bolas, la historia escrita en piedra
Los Indianos y el barniz de la felicidad
Un día recorriendo el Valle de Güímar con peques
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
El Hierro a bocados
Fuerteventura y sus playas
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Siguiendo las chácaras y tambores de Chipude
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Garachico, un viaje en el tiempo
Un día completo en Mesa y López
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Fuerteventura en (es) Música
Cinco lugares que ver en Lanzarote con peques
La Gomera, la isla tranquila
5 motivos por los que visitar Fuerteventura con peques
Playas, ¿para qué las quiero?
El Charco del Palo, desnudos en las cristalinas aguas del Atlántico
Un paseo (y una boda) por Santa Cruz de La Palma
Descubriendo la ruta norte de La Gomera
Playa de Las Canteras: calidad de vida
Echentive: el pacto entre fuego y agua
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Una excursión entre islas
El Hierro: vinos Edición Limitada
Betancuria, el tiempo detenido
Viajamos a La Palma con nuestra peque, ¿nos acompañas?
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Volveremos a Alojera, en La Gomera
La Laguna en un día
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Castillos de Lanzarote: historias de piratas, corsarios y conquistadores
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Dunas de Corralejo, un encuentro con los cuatro elementos
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Punta Mujeres, un pequeño pueblo costero de Lanzarote
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Mirador de Abrante en La Gomera, una ventana al Atlántico
5 espacios naturales únicos en Tenerife
Ruta de brunch por Las Palmas de Gran Canaria, ¿te apuntas?
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
5 curiosidades sobre Fuerteventura que no podrás perderte
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
La Orotava, en Tenerife, ruta por la villa histórica
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
La antigua capital de Lanzarote, la Villa de Teguise
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
Viaje galáctico al techo de La Palma
Observatorio de Temisas, un paseo por el cielo canario
El Hierro, ruta de la cumbre a la costa
La Gomera infinita: del cielo a la marea
El Cotillo, las calas mágicas de Fuerteventura
Misterio y traición en el Valle del Riachuelo
5 fotografías de El Hierro con las que triunfarás en tus redes sociales
Tenerife por tierra, mar y aire: 3 experiencias inolvidables
Las Palmas de Gran Canaria a pedales
Palmas, budas y otros tesoros de La Gomera
Famara, en Lanzarote, el hogar del viento
La naturaleza virgen de Cofete y su misteriosa villa Winter
Qué hacer en El Hierro durante un fin de semana
Caldera de Taburiente, senderismo al corazón de La Palma
Las otras “playas” de Tenerife
Un día visitando los museos de Las Palmas de Gran Canaria
Tres propuestas para visitar San Sebastián de La Gomera
Parque Natural de Jandía, planeta perdido en Fuerteventura
10 razones para enamorarte del Charco de San Ginés, en Lanzarote
No te puedes ir de El Hierro sin…
Ruta por el corazón de Gran Canaria
La ruta del plátano en Tenerife
La leyenda de LagOmar en Lanzarote
Roque de los Muchachos, tocando el cielo palmero
La península de Jandía, la Fuerteventura más salvaje
En las entrañas del volcán de San Juan en La Palma
Lo mejor de La Gomera en un día
5 razones por las que visitar Lanzarote
Gran Canaria de interior. Paisajes llenos de historia
Paseando por uno de los mejores jardines botánicos de Canarias
Las 5 claves del “Acro Paraíso” herreño
Montaña sagrada de Tindaya, un lugar mágico en Fuerteventura
Playas de Lanzarote en invierno
Rambla de Castro: vergel norteño en Tenerife
10 curiosidades sobre el mirador de La Peña, en El Hierro
El Porís de Tijarafe: una terraza oculta sobre el Atlántico
Visitando los museos de Fuerteventura
Sabores de La Gomera, un recorrido gastronómico
Una ruta en bicicleta por La Graciosa
Maspalomas, en Gran Canaria, paisaje mágico y ocio inagotable
Paseo por Anaga, caminos con historia en Tenerife
De cero a mil en cinco kilómetros en El Hierro
Sinfonía de café y jardines en Los Llanos de Aridane
Cuatro platos imprescindibles si visitas Fuerteventura
La Gomera: isla de fiestas y tradiciones
Running en Lanzarote
Fataga y Las Tirajanas, en Gran Canaria, un paisaje de película
Historias, mitos y leyendas de los parques y jardines de Tenerife
10 razones para viajar a El Hierro
Echentive, la playa que surgió del calor
Playa del Viejo Rey, en Fuerteventura, un lugar para conectar con la naturaleza
La Gomera, isla de caminos
La presa de Mala, de camino al norte de Lanzarote
Agaete, una joya en el noroeste de Gran Canaria
Miradores del Teide, en Tenerife
La aplastante lógica del plátano
Dunas de Corralejo, colores y sensaciones únicas
El Cedro, corazón de La Gomera
Una visita al mercado artesanal de Haría, en Lanzarote
Oeste de Gran Canaria, viaje a la costa perdida
El dulce encanto de la Isla Baja en Tenerife
Petroglifos de El Julan, El Hierro desconocido
Bejenao, el guardián sur de la Caldera de Taburiente
Ruta Betancuria, en Fuerteventura: donde todo comenzó
La Gomera, oro verde.
Las dunas de sal de las Salinas de Janubio en Lanzarote
Tejeda y Artenara, el corazón verde de Gran Canaria
Un día romántico en el Valle de La Orotava
Ruta por el nordeste de La Palma
Desde el Balcón de Femés
Ruta por la Costa de Acentejo en Tenerife: un paisaje protegido y casi desconocido
Tazacorte, Villa y Puerto de colores e historia de La Palma
Ruta entre volcanes en Lanzarote
Cinco atardeceres que no deberías perderte en El Hierro
De la cumbre a la costa en La Gomera
Los petroglifos mágicos de La Zarza
El paisaje lunar de Tenerife
Isla de Lobos: La piscina del Atlántico
Ruta por las cervezas artesanales de Lanzarote
Arucas, una joya al norte de Gran Canaria
Un día en San Juan de la Rambla en Tenerife
El Hierro en todas las estaciones. “Primavera”
Avistamiento de cetáceos en el mar de La Gomera
El Time, al encuentro del mar
Agüimes y Guayadeque, entrando al corazón de Gran Canaria
La magia de las alfombras de La Orotava en Tenerife
Ruta por los faros de Fuerteventura
La Graciosa; di hola a la despreocupación
Ruta costa oeste de Gran Canaria. Esa gran desconocida
Senderos de El Hierro. “Ruta del Agua”
De Playa Nueva a El Charcón
Historias que cuentan los nombres de La Gomera
Los 7 faros de Tenerife
Museos de Lanzarote
Esculturas y parques de Santa Cruz
Nogales, playa de vértigo y magia en La Palma
Ruta Teguise - Famara: Los años no pasan
Un paseo por Puerto del Rosario
Ruta El Golfo - Papagayo: la sal de la vida
Siguiendo al sol: playas y piscinas naturales de La Gomera
Barranco Jurado
Una vuelta al Islote de Lobos
5 lugares en Lanzarote donde ver el atardecer
Un paseo por las Salinas de Fuencaliente
5 razones por las que visitar Fuerteventura
Museos y tapas por Santa Cruz de Tenerife
Ruta por el norte de Fuerteventura
El Hierro en un Sendero
Esquinzo en Fuerteventura: de obligado cumplimiento
Santa Cruz, de fortaleza a fortaleza
5 pequeños pueblos que no te puedes perder en Lanzarote
El Hierro en un día (Parte I)
La Montaña - Casa Efigenia
Calas escondidas al sur de Gran Canaria
El Hierro en un día (Parte II)
Artículos
relacionados
Redescubriendo las Dunas de Maspalomas en Gran Canaria
Isla de Lobos: viaje dentro de un viaje
Los Indianos y el barniz de la felicidad
Un día recorriendo el Valle de Güímar con peques
Fuerteventura y sus playas
Fuerteventura en (es) Música
Playas de Anaga: espacio de libertad
Playas, ¿para qué las quiero?
El Charco del Palo, desnudos en las cristalinas aguas del Atlántico
Playa de Las Canteras: calidad de vida
Echentive: el pacto entre fuego y agua
Dunas de Corralejo, un encuentro con los cuatro elementos
Punta Mujeres, un pequeño pueblo costero de Lanzarote
3 rincones con encanto en El Hierro
El Cotillo, las calas mágicas de Fuerteventura
Famara, en Lanzarote, el hogar del viento
Las otras “playas” de Tenerife
La península de Jandía, la Fuerteventura más salvaje
Playas de Lanzarote en invierno
El Porís de Tijarafe: una terraza oculta sobre el Atlántico
Maspalomas, en Gran Canaria, paisaje mágico y ocio inagotable
Echentive, la playa que surgió del calor
Playa del Viejo Rey, en Fuerteventura, un lugar para conectar con la naturaleza
Tazacorte, Villa y Puerto de colores e historia de La Palma
Isla de Lobos: La piscina del Atlántico
Avistamiento de cetáceos en el mar de La Gomera
Ruta por los faros de Fuerteventura
La Graciosa; di hola a la despreocupación
Ruta costa oeste de Gran Canaria. Esa gran desconocida
De Playa Nueva a El Charcón
Los 7 faros de Tenerife
Nogales, playa de vértigo y magia en La Palma
Ruta Teguise - Famara: Los años no pasan
Ruta El Golfo - Papagayo: la sal de la vida
Siguiendo al sol: playas y piscinas naturales de La Gomera
Calas escondidas al sur de Gran Canaria
www.holaislascanarias.com