Blog Islas Canarias BLOG OFICIAL DE TURISMO
DE LAS ISLAS CANARIAS
www.holaislascanarias.com
Blog Islas Canarias BLOG OFICIAL DE TURISMO
DE LAS ISLAS CANARIAS
www.holaislascanarias.com

Sendero del Bosque Encantado, magia en Tenerife


Destacamos
Mucho más que papagayos en Loro Parque
Redescubriendo las Dunas de Maspalomas en Gran Canaria
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Isla de Lobos: viaje dentro de un viaje
La Gomera en un fin de semana con peques
Lanzarote: isla de los colores, isla de contrastes
Las Cabocas: el agua siempre gana
La vieja en las Islas Canarias
El Médano, en Tenerife: cuna del deporte acuático
Agaete, mucho más que uno de los pueblos más divertidos de España
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
El Cotillo y el peor surfista de la historia
Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos
Puente de las Bolas, la historia escrita en piedra
Los Indianos y el barniz de la felicidad
Un día recorriendo el Valle de Güímar con peques
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
El Hierro a bocados
Fuerteventura y sus playas
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Siguiendo las chácaras y tambores de Chipude
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Garachico, un viaje en el tiempo
Un día completo en Mesa y López
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Fuerteventura en (es) Música
Cinco lugares que ver en Lanzarote con peques
La Gomera, la isla tranquila
5 motivos por los que visitar Fuerteventura con peques
Playas, ¿para qué las quiero?
El Charco del Palo, desnudos en las cristalinas aguas del Atlántico
Un paseo (y una boda) por Santa Cruz de La Palma
Descubriendo la ruta norte de La Gomera
Playa de Las Canteras: calidad de vida
Echentive: el pacto entre fuego y agua
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Una excursión entre islas
El Hierro: vinos Edición Limitada
Betancuria, el tiempo detenido
Viajamos a La Palma con nuestra peque, ¿nos acompañas?
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Volveremos a Alojera, en La Gomera
La Laguna en un día
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Castillos de Lanzarote: historias de piratas, corsarios y conquistadores
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Dunas de Corralejo, un encuentro con los cuatro elementos
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Punta Mujeres, un pequeño pueblo costero de Lanzarote
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Mirador de Abrante en La Gomera, una ventana al Atlántico
5 espacios naturales únicos en Tenerife
Ruta de brunch por Las Palmas de Gran Canaria, ¿te apuntas?
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
5 curiosidades sobre Fuerteventura que no podrás perderte
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
La Orotava, en Tenerife, ruta por la villa histórica
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
La antigua capital de Lanzarote, la Villa de Teguise
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
Viaje galáctico al techo de La Palma
Observatorio de Temisas, un paseo por el cielo canario
El Hierro, ruta de la cumbre a la costa
La Gomera infinita: del cielo a la marea
El Cotillo, las calas mágicas de Fuerteventura
www.holaislascanarias.com
anterior artículo
26 Jun 2017

Soy amante de esta tierra, de eso no cabe duda, y no solo por mi actividad profesional (que también) sino porque cuanto más viajo por el mundo más me doy cuenta de los numerosos tesoros que tiene Tenerife. Deliciosa gastronomía, excelentes vinos, fiestas únicas, playas salvajes o rica naturaleza como la que encontramos en la Reserva Natural Integral del Pijaral, más conocida popularmente con el nombre de Bosque Encantado, en Anaga.

Bosque Encantado de Anaga, Tenerife

Hoy hablaré de turismo activo, ese que invita a salir y a fundirte con la naturaleza, ese que hace que vuelvas a la vida. En definitiva ese que te hace volver a conectar con la realidad y a renovar fuerzas de cara a la rutina diaria.

El Bosque Encantado en Tenerife, un lugar único

En el noreste de la isla, concretamente en el macizo de Anaga, encontramos esta Reserva Natural del Pijaral, una zona de incalculable valor además de una delicia para los sentidos.

En el interior de esta área protegida encontramos endemismos como la Plutonia lamarckii (una curiosa babosa con caparazón de caracol) o la Woodwardia radican, también conocida como píjara. Esta última es una especie de helecho de la que toma el nombre la zona (El Pijaral) debido a su abundancia.

Píjara, Bosque Encantado de Anaga, Tenerife

Con un bocadillo y una botella de agua en la mochila comienzo el sendero adentrándome en el misterioso bosque de laurisilva, un reducto vegetal de la Era Terciaria presente en muy pocos lugares del mundo y abundante en especies vegetales como el laurel, el tejo o los sauces canarios, entre otros. Sin embargo, más allá del valor ecológico, el lugar tiene un aura mágico, tenebroso podría decirse. La bruma lo invade todo, la misma que alimenta mis sueños de ver duendes y gnomos es imprescindible para la conservación del lugar. Todo luce verde, húmedo, precioso.

Sendero entre laurisilva, Bosque Encantado de Anaga, Tenerife

Paso a paso, foto a foto, me voy adentrando en un mundo diferente a aquel del que provengo. Los sonidos del bosque me llaman la atención, de manera que en poco tiempo he pasado del humo de los vehículos de la ciudad a las tinieblas de las nubes cargadas de humedad que provienen del Atlántico: benditos vientos alisios. Los llamativos colores de las vallas publicitarias las he cambiado por el verde del Bosque Encantado.

Aún recuerdo cuando de pequeña mis padres me llevaban de excursión para palpar y respirar ese característico olor a monte. En el Bosque Encantado lo hago, se abren mis pulmones y respiro vida. El sendero del Bosque Encantado bordea ligeramente el Roque de Anambro, una antigua chimenea volcánica que se erige hasta los 815 metros sobre el nivel del mar. Desde aquí puedo asomarme para ver parte de la costa del macizo de Anaga. Las vistas a lo largo del sendero prometen ser espectaculares.

Roque de Anambro, Bosque Encantado de Anaga, Tenerife

Sin embargo, la felicidad alimenta el alma pero no así el cuerpo que, tras una hora y media de caminata, está pidiendo algo de alimento y una pequeña parada. He de reemprender el camino hasta mi restaurante particular. Hoy comeré con algunas de las mejores vistas de la isla de Tenerife. Toda la costa de Anaga se abre como una gran ventana ante mis ojos. Además, hoy tengo la mejor de las compañías, unos pequeños y curiosos pinzones que revolotean pidiendo algo de mi alimento.

Pinzón, Bosque Encantado de Anaga, Tenerife

Sendero circular del Bosque Encantado

El mirador de Cabeza de Tejo es un balcón al Atlántico en el que coincido con algunos senderistas más. Hasta el Bosque Encantado no son tantos los visitantes que llegan, lo cual hace que el lugar tenga un especial atractivo. Nos saludamos, compartimos charlas y cada uno continúa camino en una dirección diferente. Es curioso cómo al encontrarnos en plena naturaleza con otras personas siempre nos saludamos, ¿será que conectamos mejor que en las ciudades?

Si la primera parte del recorrido fue por un estrecho sendero, es a partir del mirador cuando ante mí se abre una ancha pista forestal. Las piernas apenas notan el cansancio, lo cual habla a las claras de lo fácil y accesible que es este sendero tan recomendable. De repente, me topo con la reina del lugar, la píjara. Se trata de un helecho cuyos frondes llegan a medir metro y medio de longitud, una auténtica maravilla vegetal presente en pocos lugares del mundo.

Apenas me he dado cuenta, pero una brisa hace que el bosque de laurisilva parezca moverse, aunque bien podría decirse que respira. Quién sabe, tal vez sean los duendes del Bosque Encantado quienes estén jugando conmigo.

El regreso hasta donde he estacionado el coche es coser y cantar. La jornada se me ha ido volando con esto de pasear por un bosque tan enigmático. He tardado poco más de tres horas en completarlo, ha sido sencillo y muy placentero.

Bosque Encantado de Anaga, Tenerife

A la vuelta aprovecho las buenas condiciones climatológicas para hacer la última parada en el mirador de la Cruz del Carmen. Desde aquí me despido de este rincón de la isla de Tenerife antes de volver a casa. Ha sido un día estupendo y seguro que volveré para seguir descubriendo y disfrutando de más senderos.

Refugio de pastores, Bosque Encantado de Anaga, Tenerife

Deja tu comentario

comentarios

Destacamos
Mucho más que papagayos en Loro Parque
Redescubriendo las Dunas de Maspalomas en Gran Canaria
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Isla de Lobos: viaje dentro de un viaje
La Gomera en un fin de semana con peques
Lanzarote: isla de los colores, isla de contrastes
Las Cabocas: el agua siempre gana
La vieja en las Islas Canarias
El Médano, en Tenerife: cuna del deporte acuático
Agaete, mucho más que uno de los pueblos más divertidos de España
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
El Cotillo y el peor surfista de la historia
Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos
Puente de las Bolas, la historia escrita en piedra
Los Indianos y el barniz de la felicidad
Un día recorriendo el Valle de Güímar con peques
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
El Hierro a bocados
Fuerteventura y sus playas
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Siguiendo las chácaras y tambores de Chipude
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Garachico, un viaje en el tiempo
Un día completo en Mesa y López
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Fuerteventura en (es) Música
Cinco lugares que ver en Lanzarote con peques
La Gomera, la isla tranquila
5 motivos por los que visitar Fuerteventura con peques
Playas, ¿para qué las quiero?
El Charco del Palo, desnudos en las cristalinas aguas del Atlántico
Un paseo (y una boda) por Santa Cruz de La Palma
Descubriendo la ruta norte de La Gomera
Playa de Las Canteras: calidad de vida
Echentive: el pacto entre fuego y agua
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Una excursión entre islas
El Hierro: vinos Edición Limitada
Betancuria, el tiempo detenido
Viajamos a La Palma con nuestra peque, ¿nos acompañas?
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Volveremos a Alojera, en La Gomera
La Laguna en un día
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Castillos de Lanzarote: historias de piratas, corsarios y conquistadores
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Dunas de Corralejo, un encuentro con los cuatro elementos
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Punta Mujeres, un pequeño pueblo costero de Lanzarote
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Mirador de Abrante en La Gomera, una ventana al Atlántico
5 espacios naturales únicos en Tenerife
Ruta de brunch por Las Palmas de Gran Canaria, ¿te apuntas?
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
5 curiosidades sobre Fuerteventura que no podrás perderte
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
La Orotava, en Tenerife, ruta por la villa histórica
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
La antigua capital de Lanzarote, la Villa de Teguise
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
Viaje galáctico al techo de La Palma
Observatorio de Temisas, un paseo por el cielo canario
El Hierro, ruta de la cumbre a la costa
La Gomera infinita: del cielo a la marea
El Cotillo, las calas mágicas de Fuerteventura
www.holaislascanarias.com