Blog Islas Canarias BLOG OFICIAL DE TURISMO
DE LAS ISLAS CANARIAS
www.holaislascanarias.com
Blog Islas Canarias BLOG OFICIAL DE TURISMO
DE LAS ISLAS CANARIAS
www.holaislascanarias.com

Senderos de agua y "miel" en La Gomera


Destacamos
Mucho más que papagayos en Loro Parque
Redescubriendo las Dunas de Maspalomas en Gran Canaria
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Isla de Lobos: viaje dentro de un viaje
La Gomera en un fin de semana con peques
Lanzarote: isla de los colores, isla de contrastes
Las Cabocas: el agua siempre gana
La vieja en las Islas Canarias
El Médano, en Tenerife: cuna del deporte acuático
Agaete, mucho más que uno de los pueblos más divertidos de España
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
El Cotillo y el peor surfista de la historia
Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos
Puente de las Bolas, la historia escrita en piedra
Los Indianos y el barniz de la felicidad
Un día recorriendo el Valle de Güímar con peques
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
El Hierro a bocados
Fuerteventura y sus playas
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Siguiendo las chácaras y tambores de Chipude
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Garachico, un viaje en el tiempo
Un día completo en Mesa y López
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Fuerteventura en (es) Música
Cinco lugares que ver en Lanzarote con peques
La Gomera, la isla tranquila
5 motivos por los que visitar Fuerteventura con peques
Playas, ¿para qué las quiero?
El Charco del Palo, desnudos en las cristalinas aguas del Atlántico
Un paseo (y una boda) por Santa Cruz de La Palma
Descubriendo la ruta norte de La Gomera
Playa de Las Canteras: calidad de vida
Echentive: el pacto entre fuego y agua
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Una excursión entre islas
El Hierro: vinos Edición Limitada
Betancuria, el tiempo detenido
Viajamos a La Palma con nuestra peque, ¿nos acompañas?
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Volveremos a Alojera, en La Gomera
La Laguna en un día
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Castillos de Lanzarote: historias de piratas, corsarios y conquistadores
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Dunas de Corralejo, un encuentro con los cuatro elementos
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Punta Mujeres, un pequeño pueblo costero de Lanzarote
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Mirador de Abrante en La Gomera, una ventana al Atlántico
5 espacios naturales únicos en Tenerife
Ruta de brunch por Las Palmas de Gran Canaria, ¿te apuntas?
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
5 curiosidades sobre Fuerteventura que no podrás perderte
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
La Orotava, en Tenerife, ruta por la villa histórica
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
La antigua capital de Lanzarote, la Villa de Teguise
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
Viaje galáctico al techo de La Palma
Observatorio de Temisas, un paseo por el cielo canario
El Hierro, ruta de la cumbre a la costa
La Gomera infinita: del cielo a la marea
El Cotillo, las calas mágicas de Fuerteventura
www.holaislascanarias.com
anterior artículo
03 Jul 2017

La isla de La Gomera ejerce una permanente atracción. Nos invita a la visita, al relax, a la sorpresa, al descubrimiento. Tal vez por ello se la considera una isla mágica. Esta vez el deseo llegó en forma de recomendación de un amigo, de esos buenos, que acostumbra a escudriñar nuestros paisajes. Él me sugirió lugares llenos de agua, tierras fértiles y palmas dulces de las que se saca “miel”. Tenía que volver a la isla para conocer estos lugares.

Pueblo de Agulo, La Gomera, Islas Canarias

Amanece en Agulo. Este pequeño pueblo merece ser un gran comienzo de nuestra visita. Protegido por altos acantilados, Agulo se erige como uno de los grandes valores patrimoniales de La Gomera. Se trata de un núcleo con un casco histórico que, aunque de reducido tamaño, nos invita a pasear por sus calles empedradas y silenciosas. Presume de una sucesión de casas tradicionales bien conservadas, plazas e historias que llenan de interés cada rincón del pueblo. Es el lugar ideal para un buen desayuno que nos permita comenzar bien el día.

Verde laurisilva en Meriga

Presa Meriga, La Gomera, Islas Canarias 

Salimos de Agulo por la carretera general hacia Vallehermoso. Tomamos el desvío a la altura del barrio de Las Rosas para dirigirnos a los dominios del Parque Nacional de Garajonay. El barranco donde se asienta La Palmita se nos antoja como reducto de antiguos medios de vida, salpicado de bancales, frutales y flores hasta el mismo borde del bosque de laurisilva. Allí comienza un corto sendero que nos lleva a la presa de Meriga. Unos minutos andando bajo la umbría cúpula forestal y, al llegar a un claro, la naturaleza se nos muestra como un espectáculo de los que deja sin palabras. Una gran cantidad de agua abre hueco entre árboles ancestrales recreando un espacio más propio de una estampa amazónica que de nuestras tierras canarias.

Barrio de Las Rosas, La Gomera, Islas Canarias

Seguimos la ruta, nos queda mucho por ver. Al retornar hacia la carretera general nos paramos en el barrio de La Rosas, un pequeño y disperso conjunto de casas vigiladas por una enorme presa. El agua protagoniza el paisaje y da cobijo a gran cantidad de patos, cisnes y demás aves acuáticas.

La humedad se vuelve constante y permite que este paisaje torne a un verde intenso. Nos han contado que esta zona es muy conocida por sus buenos restaurantes de carne asada, pero es temprano y nos conformamos con degustar unos cuantos rosquetes de manteca, típicos de la repostería tradicional de la isla, al borde de la laguna.

Rosquetes de manteca, típicos de La Gomera, Islas Canarias

Y, ¡oh sorpresa!, una vez más nos vuelve a pasar... a lo lejos, como un recuerdo del pasado, escuchamos chácaras y tambores. Hemos coincidido con la salida de la patrona de su iglesia, Santa Rosa de Lima. Los fieles bailan, cantan y elevan los ritmos mientras llevan a su santa a hombros atravesando el también tradicional arco elaborado con frutas, verduras y flores. Sí, nos vuelve a ocurrir, siempre que visitamos La Gomera nos sorprende alguna celebración. Parece que la isla y sus habitantes nos quisieran agasajar con la riqueza ancestral de su acervo cultural.

Romería en La Gomera, Islas Canarias

Vallehermoso y sus secretos de agua

Volvemos a la carretera general y seguimos nuestro camino. Paramos para fotografiar el paraje de palmeras y caseríos de Tamargada. Cada nuevo barranco, cada nueva curva nos muestra una imagen única. Antes de llegar a Vallehermoso nos desviamos hacia una presa con nombre sugerente: La Encantadora.

Presa La Encantadora, La Gomera, Islas Canarias

Esta parte de la isla refleja, como otras muchas en La Gomera, el modo en el que han vivido sus gentes. Todo el norte está plagado de valles frescos llenos de vegetación y han sido transformados a lo largo de los siglos, llenándolos de bancales para aprovechar todos sus recursos.

La Encantadora está rodeada de una enorme riqueza agrícola, palmeras, molinos de gofio en su barranco y nieblas que traen los alisios a sus altos.

Un alto en el camino para disfrutar del silencio de los paisajes de La Gomera, Islas Canarias

Es asombroso comprobar lo bien que sienta el silencio del lugar. Este silencio sólo es roto por las aves, un cercano hilo de agua y cencerros de cabras a lo lejos. El paisaje sobrecoge, se nos presenta como una simbiosis perfecta entre la naturaleza y la vivencia humana. Todos los elementos que lo componen cumplen una misión y se integran para crear algunos de los paisajes más asombrosos de Canarias. Los bosques de brezo y hayas, los bancales cultivados y la arquitectura tradicional crean una unión perfecta a la vez que frágil.

“Miel” de palma, sabor gomero

En dirección hacia uno de los lugares de elaboración de la “miel” de palma en La Gomera, Islas Canarias

Mientras caminamos barranco arriba es fácil observar palmeras preparadas para la obtención del guarapo, la savia de la palmera o palma, como se le denomina en La Gomera. Otro secreto que los gomeros han sabido guardar y conservar a lo largo del tiempo. Nos encontramos palmeras con cortes en sus pencas superiores listas para el proceso. Sobre todo es gente joven la que trepa tronco arriba para realizar estos cortes. Tras unos días, el guarapo subirá y comenzará a brotar. Este valioso jugo se recogerá pacientemente para luego calentar al fuego durante horas hasta que adquiera las características que todos reconocemos en la “miel” de palma.

Contemplando el paisaje gomero, La Gomera, Islas Canarias

Nos vamos de La Gomera, nos despedimos de la isla a través de los cristales del barco. Desayunando en sus salones, en silencio, reflexionando sobre todo lo que hemos vivido, vamos elucubrando cuándo será nuestra próxima visita. Las nubes, los montes, las nieblas y los paisajes gomeros nos acompañarán durante el tiempo que tardemos en regresar.

En el barco de regreso de La Gomera, Islas Canarias

Deja tu comentario

comentarios

Destacamos
Mucho más que papagayos en Loro Parque
Redescubriendo las Dunas de Maspalomas en Gran Canaria
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Isla de Lobos: viaje dentro de un viaje
La Gomera en un fin de semana con peques
Lanzarote: isla de los colores, isla de contrastes
Las Cabocas: el agua siempre gana
La vieja en las Islas Canarias
El Médano, en Tenerife: cuna del deporte acuático
Agaete, mucho más que uno de los pueblos más divertidos de España
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
El Cotillo y el peor surfista de la historia
Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos
Puente de las Bolas, la historia escrita en piedra
Los Indianos y el barniz de la felicidad
Un día recorriendo el Valle de Güímar con peques
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
El Hierro a bocados
Fuerteventura y sus playas
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Siguiendo las chácaras y tambores de Chipude
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Garachico, un viaje en el tiempo
Un día completo en Mesa y López
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Fuerteventura en (es) Música
Cinco lugares que ver en Lanzarote con peques
La Gomera, la isla tranquila
5 motivos por los que visitar Fuerteventura con peques
Playas, ¿para qué las quiero?
El Charco del Palo, desnudos en las cristalinas aguas del Atlántico
Un paseo (y una boda) por Santa Cruz de La Palma
Descubriendo la ruta norte de La Gomera
Playa de Las Canteras: calidad de vida
Echentive: el pacto entre fuego y agua
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Una excursión entre islas
El Hierro: vinos Edición Limitada
Betancuria, el tiempo detenido
Viajamos a La Palma con nuestra peque, ¿nos acompañas?
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Volveremos a Alojera, en La Gomera
La Laguna en un día
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Castillos de Lanzarote: historias de piratas, corsarios y conquistadores
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Dunas de Corralejo, un encuentro con los cuatro elementos
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Punta Mujeres, un pequeño pueblo costero de Lanzarote
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Mirador de Abrante en La Gomera, una ventana al Atlántico
5 espacios naturales únicos en Tenerife
Ruta de brunch por Las Palmas de Gran Canaria, ¿te apuntas?
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
5 curiosidades sobre Fuerteventura que no podrás perderte
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
La Orotava, en Tenerife, ruta por la villa histórica
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
La antigua capital de Lanzarote, la Villa de Teguise
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
Viaje galáctico al techo de La Palma
Observatorio de Temisas, un paseo por el cielo canario
El Hierro, ruta de la cumbre a la costa
La Gomera infinita: del cielo a la marea
El Cotillo, las calas mágicas de Fuerteventura
www.holaislascanarias.com