Blog Islas Canarias BLOG OFICIAL DE TURISMO
DE LAS ISLAS CANARIAS
www.holaislascanarias.com
Blog Islas Canarias BLOG OFICIAL DE TURISMO
DE LAS ISLAS CANARIAS
www.holaislascanarias.com

En las entrañas del volcán de San Juan en La Palma


Destacamos
Mucho más que papagayos en Loro Parque
Redescubriendo las Dunas de Maspalomas en Gran Canaria
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Isla de Lobos: viaje dentro de un viaje
La Gomera en un fin de semana con peques
Lanzarote: isla de los colores, isla de contrastes
Las Cabocas: el agua siempre gana
La vieja en las Islas Canarias
El Médano, en Tenerife: cuna del deporte acuático
Agaete, mucho más que uno de los pueblos más divertidos de España
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
El Cotillo y el peor surfista de la historia
Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos
Puente de las Bolas, la historia escrita en piedra
Los Indianos y el barniz de la felicidad
Un día recorriendo el Valle de Güímar con peques
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
El Hierro a bocados
Fuerteventura y sus playas
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Siguiendo las chácaras y tambores de Chipude
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Garachico, un viaje en el tiempo
Un día completo en Mesa y López
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Fuerteventura en (es) Música
Cinco lugares que ver en Lanzarote con peques
La Gomera, la isla tranquila
5 motivos por los que visitar Fuerteventura con peques
Playas, ¿para qué las quiero?
El Charco del Palo, desnudos en las cristalinas aguas del Atlántico
Un paseo (y una boda) por Santa Cruz de La Palma
Descubriendo la ruta norte de La Gomera
Playa de Las Canteras: calidad de vida
Echentive: el pacto entre fuego y agua
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Una excursión entre islas
El Hierro: vinos Edición Limitada
Betancuria, el tiempo detenido
Viajamos a La Palma con nuestra peque, ¿nos acompañas?
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Volveremos a Alojera, en La Gomera
La Laguna en un día
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Castillos de Lanzarote: historias de piratas, corsarios y conquistadores
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Dunas de Corralejo, un encuentro con los cuatro elementos
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Punta Mujeres, un pequeño pueblo costero de Lanzarote
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Mirador de Abrante en La Gomera, una ventana al Atlántico
5 espacios naturales únicos en Tenerife
Ruta de brunch por Las Palmas de Gran Canaria, ¿te apuntas?
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
5 curiosidades sobre Fuerteventura que no podrás perderte
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
La Orotava, en Tenerife, ruta por la villa histórica
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
La antigua capital de Lanzarote, la Villa de Teguise
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
Viaje galáctico al techo de La Palma
Observatorio de Temisas, un paseo por el cielo canario
El Hierro, ruta de la cumbre a la costa
La Gomera infinita: del cielo a la marea
El Cotillo, las calas mágicas de Fuerteventura
Misterio y traición en el Valle del Riachuelo
5 fotografías de El Hierro con las que triunfarás en tus redes sociales
Tenerife por tierra, mar y aire: 3 experiencias inolvidables
Las Palmas de Gran Canaria a pedales
Palmas, budas y otros tesoros de La Gomera
Famara, en Lanzarote, el hogar del viento
La naturaleza virgen de Cofete y su misteriosa villa Winter
Qué hacer en El Hierro durante un fin de semana
Caldera de Taburiente, senderismo al corazón de La Palma
Las otras “playas” de Tenerife
Un día visitando los museos de Las Palmas de Gran Canaria
Tres propuestas para visitar San Sebastián de La Gomera
Parque Natural de Jandía, planeta perdido en Fuerteventura
10 razones para enamorarte del Charco de San Ginés, en Lanzarote
No te puedes ir de El Hierro sin…
Ruta por el corazón de Gran Canaria
La ruta del plátano en Tenerife
La leyenda de LagOmar en Lanzarote
Roque de los Muchachos, tocando el cielo palmero
La península de Jandía, la Fuerteventura más salvaje
En las entrañas del volcán de San Juan en La Palma
Lo mejor de La Gomera en un día
5 razones por las que visitar Lanzarote
Gran Canaria de interior. Paisajes llenos de historia
Paseando por uno de los mejores jardines botánicos de Canarias
Las 5 claves del “Acro Paraíso” herreño
Montaña sagrada de Tindaya, un lugar mágico en Fuerteventura
Playas de Lanzarote en invierno
Rambla de Castro: vergel norteño en Tenerife
10 curiosidades sobre el mirador de La Peña, en El Hierro
El Porís de Tijarafe: una terraza oculta sobre el Atlántico
Visitando los museos de Fuerteventura
Sabores de La Gomera, un recorrido gastronómico
Una ruta en bicicleta por La Graciosa
Maspalomas, en Gran Canaria, paisaje mágico y ocio inagotable
Paseo por Anaga, caminos con historia en Tenerife
De cero a mil en cinco kilómetros en El Hierro
Sinfonía de café y jardines en Los Llanos de Aridane
Cuatro platos imprescindibles si visitas Fuerteventura
La Gomera: isla de fiestas y tradiciones
Running en Lanzarote
Fataga y Las Tirajanas, en Gran Canaria, un paisaje de película
Historias, mitos y leyendas de los parques y jardines de Tenerife
10 razones para viajar a El Hierro
Echentive, la playa que surgió del calor
Playa del Viejo Rey, en Fuerteventura, un lugar para conectar con la naturaleza
Artículos
relacionados
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Las Cabocas: el agua siempre gana
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
Sendero del Bosque Encantado, magia en Tenerife
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
Viaje galáctico al techo de La Palma
Observatorio de Temisas, un paseo por el cielo canario
El Hierro, ruta de la cumbre a la costa
La Gomera infinita: del cielo a la marea
Misterio y traición en el Valle del Riachuelo
Palmas, budas y otros tesoros de La Gomera
La naturaleza virgen de Cofete y su misteriosa villa Winter
Caldera de Taburiente, senderismo al corazón de La Palma
Parque Natural de Jandía, planeta perdido en Fuerteventura
No te puedes ir de El Hierro sin…
Ruta por el corazón de Gran Canaria
Roque de los Muchachos, tocando el cielo palmero
Lo mejor de La Gomera en un día
Gran Canaria de interior. Paisajes llenos de historia
Las 5 claves del “Acro Paraíso” herreño
Montaña sagrada de Tindaya, un lugar mágico en Fuerteventura
La Gomera: Garajonay y sus rincones
Temisas, en Gran Canaria: el pueblo que siempre pinté de pequeño
Rambla de Castro: vergel norteño en Tenerife
10 curiosidades sobre el mirador de La Peña, en El Hierro
Una ruta en bicicleta por La Graciosa
Paseo por Anaga, caminos con historia en Tenerife
De cero a mil en cinco kilómetros en El Hierro
Running en Lanzarote
10 razones para viajar a El Hierro
www.holaislascanarias.com
anterior artículo
15 Ene 2018

“En el año de San Juan – Del año 49 – Toda La Palma se mueve – Por la erupción de un volcán”. Así comienza la décima que cantaban mis abuelos. Fue esta erupción, la penúltima, la que edificó el corredor subterráneo natural que hoy llamamos Monumento Natural del Tubo Volcánico de Todoque.

Entrando a la Cueva de las Palomas, La Palma, Islas Canarias

Miles son los recuerdos deshilachados que guardo de mis visitas anteriores, a caballo entre la infancia y la adolescencia. En mi entorno cercano adentrarse en ella era una especie de rito de paso, por el que el más atrevido del grupo retaba a los demás. Todos mis contemporáneos, conviene decirlo, fuimos infractores, porque aquellas visitas estaban prohibidas. Pero en aquel entonces no existían ni controles ni infraestructuras, ni ninguna manera efectiva de sostener la prohibición.

Hoy, por fortuna, la cosa ha cambiado. Así que me fui encantado a comprobar el cambio.

En el exterior de la Cueva de las Palomas, La Palma, Islas Canarias

De cascos y milagros

La primera en la frente. Literalmente. Stefan, guía de La Palma Outdoor, nos recibe a la orilla de la carretera y nos anima a coger un casco de la fila que despliega sobre el muro. Mis compañeros de grupo, que son todos alemanes, empiezan a elegir y yo decido quedarme con el último.

Noto que las cinchas me quedan anormalmente justas, sobre todo en la barbilla. Pero como soy cabezón en el sentido más amplio de la palabra, tampoco le doy mayor importancia. Craso error: es un casco infantil. Stefan me lo comenta con la mayor de las diplomacias, mientras los alemanes se parten de risa. Sí, han leído bien: alemanes + risa. Imagínense la magnitud de mi ridículo para provocar una reacción tan exótica.

Pasarela de acceso a la Cueva de las Palomas, La Palma, Islas Canarias

Recuperado apenas de la vergüenza, avanzamos por una pasarela metálica que sobrevuela el campo de lavas como una serpiente gris. Mientras la cabalgamos, Stefan va apuntando las características principales de las pocas plantas que han logrado asentarse en un terreno tan joven: la nicotina del jabobo, las flores blancas del arrebol, el carácter pionero de las vinagreras.

No avanzamos mucho sin volver a detenernos. Nuestro guía nos pide entonces que giremos sobre nuestros pasos para enfrentarnos al recorrido del malpaís sobre el paisaje. Más que ver, intuimos la boca a media altura sobre el barrio de San Nicolás.

Impresiona pensar en el terror de los vecinos, que tras varias semanas de terremotos vieron cómo un río de roca fundida se les venía encima. Fue entonces cuando se produjo el milagro, que el párroco local atribuyó a la Virgen de Fátima. La lava se frenó y se bifurcó, lo que permitió salvar la mayor parte de las casas y la valiosa ermita del siglo XVIII. De ahí el monumento en forma de hornacina blanca que destaca sobre la parte alta del barrio.

Pasarela en la boca de entrada a la Cueva de las Palomas, La Palma, Islas Canarias

La boca de entrada

Crear un tubo volcánico no es sencillo. Para empezar, hace falta un chorro de lava muy fluida y caliente (tipo cordada o pahoe-hoe), que fluya a favor de la pendiente. Si encuentra un barranco u otra depresión longitudinal, el enfriamiento de sus laterales puede llegar a formar un techo, por el interior del cual sigue avanzando la erupción.

En el caso de la Cueva de las Palomas, el acceso se realiza por el hueco creado por el estallido de una burbuja de gas. Es lo que los geólogos llaman una boca de desgasificación, de las que hay en torno a una veintena en este malpaís. Como es lógico, la entrada se ha diseñado para aprovechar la mayor de ellas.

El recorrido es de ida y vuelta, a lo largo de unos 200 metros. Parece poco, pero el baile de sensaciones es suficiente como para sostener sin artificios una visita de dos horas.

Atentos a las explicaciones del guía, Cueva de las Palomas, La Palma, Islas Canarias

Stefan va apuntando y glosando las diferentes estructuras, que a nuestros ojos asemejan los caprichos de un arquitecto enloquecido. Hay enormes abultamientos laterales (provocados por otras burbujas que no llegaron a explotar) así como pasillos que se bifurcan por momentos y repisas que brotan juguetonas de la curvatura de las paredes.

La vida en las profundidades

A dos palmos de nuestras narices, las linternas revelan un mundo de gotas de roca fundida, como embriones de estalactita. Entre sus grietas descubrimos las raíces de las plantas que reconocimos en la superficie, que han llegado hasta aquí buscando humedad.

Raíces en el interior de la Cueva de las Palomas, La Palma, Islas Canarias

Hace fresco, pero menos que en el exterior, y escuchamos que este ambiente estable alberga también formas de vida animal. Son los troglobios, invertebrados ciegos y de largos apéndices que ralentizan su metabolismo para exprimir las motas de materia orgánica que aterrizan desde el exterior.

Recorrido en el interior de la Cueva de las Palomas, La Palma, Islas Canarias

En nuestra visita no descubrimos ninguno, pero sí los restos óseos de las palomas que perecieron en su interior y que dan nombre a la cueva. Algunas de las bocas han sido cubiertas con redes finísimas, que evitan que colonicen de nuevo la zona visitable. Pero no se han marchado muy lejos: a menudo se las ve revolotear por el campo de lavas, despegando desde otras grietas huérfanas.

Aventura y final

El último tramo es el único que exige algo más de nosotros, puesto que aumenta ligeramente el nivel de dificultad. Hay que agacharse un poco, pero ni la oscuridad llega a ser opresiva ni el trazado exige tampoco grandes piruetas. Además, es una zona voluntaria, aunque todos decidimos participar.

Exterior de la Cueva de las Palomas con el faro al fondo, La Palma, Islas Canarias

Una escalera nos devuelve por unos instantes al exterior, antes de iniciar un retorno sin pausas hasta el punto de partida. Mientras me acostumbro de nuevo a la oscuridad, en los instantes finales del trayecto, pienso en lo mucho que hemos ganado desde mis visitas furtivas.

Vuelvo del Hades después de haber aprendido unas cuantas cosas y la experiencia seguirá mejorando en el futuro cercano. En unos meses se abrirá el Centro de Visitantes, que entre otras ventajas permitirá extender la visita a la vecina Cueva del Vidrio. Más servicios y posibilidades sin restar a la interpretación y a la aventura. Mejor, mucho mejor así.

Pasarela en el inicio del recorrido, Cueva de las Palomas, La Palma, Islas Canarias

Deja tu comentario

comentarios

Destacamos
Mucho más que papagayos en Loro Parque
Redescubriendo las Dunas de Maspalomas en Gran Canaria
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Isla de Lobos: viaje dentro de un viaje
La Gomera en un fin de semana con peques
Lanzarote: isla de los colores, isla de contrastes
Las Cabocas: el agua siempre gana
La vieja en las Islas Canarias
El Médano, en Tenerife: cuna del deporte acuático
Agaete, mucho más que uno de los pueblos más divertidos de España
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
El Cotillo y el peor surfista de la historia
Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos
Puente de las Bolas, la historia escrita en piedra
Los Indianos y el barniz de la felicidad
Un día recorriendo el Valle de Güímar con peques
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
El Hierro a bocados
Fuerteventura y sus playas
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Siguiendo las chácaras y tambores de Chipude
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Garachico, un viaje en el tiempo
Un día completo en Mesa y López
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Fuerteventura en (es) Música
Cinco lugares que ver en Lanzarote con peques
La Gomera, la isla tranquila
5 motivos por los que visitar Fuerteventura con peques
Playas, ¿para qué las quiero?
El Charco del Palo, desnudos en las cristalinas aguas del Atlántico
Un paseo (y una boda) por Santa Cruz de La Palma
Descubriendo la ruta norte de La Gomera
Playa de Las Canteras: calidad de vida
Echentive: el pacto entre fuego y agua
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Una excursión entre islas
El Hierro: vinos Edición Limitada
Betancuria, el tiempo detenido
Viajamos a La Palma con nuestra peque, ¿nos acompañas?
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Volveremos a Alojera, en La Gomera
La Laguna en un día
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Castillos de Lanzarote: historias de piratas, corsarios y conquistadores
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Dunas de Corralejo, un encuentro con los cuatro elementos
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Punta Mujeres, un pequeño pueblo costero de Lanzarote
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Mirador de Abrante en La Gomera, una ventana al Atlántico
5 espacios naturales únicos en Tenerife
Ruta de brunch por Las Palmas de Gran Canaria, ¿te apuntas?
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
5 curiosidades sobre Fuerteventura que no podrás perderte
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
La Orotava, en Tenerife, ruta por la villa histórica
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
La antigua capital de Lanzarote, la Villa de Teguise
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
Viaje galáctico al techo de La Palma
Observatorio de Temisas, un paseo por el cielo canario
El Hierro, ruta de la cumbre a la costa
La Gomera infinita: del cielo a la marea
El Cotillo, las calas mágicas de Fuerteventura
Misterio y traición en el Valle del Riachuelo
5 fotografías de El Hierro con las que triunfarás en tus redes sociales
Tenerife por tierra, mar y aire: 3 experiencias inolvidables
Las Palmas de Gran Canaria a pedales
Palmas, budas y otros tesoros de La Gomera
Famara, en Lanzarote, el hogar del viento
La naturaleza virgen de Cofete y su misteriosa villa Winter
Qué hacer en El Hierro durante un fin de semana
Caldera de Taburiente, senderismo al corazón de La Palma
Las otras “playas” de Tenerife
Un día visitando los museos de Las Palmas de Gran Canaria
Tres propuestas para visitar San Sebastián de La Gomera
Parque Natural de Jandía, planeta perdido en Fuerteventura
10 razones para enamorarte del Charco de San Ginés, en Lanzarote
No te puedes ir de El Hierro sin…
Ruta por el corazón de Gran Canaria
La ruta del plátano en Tenerife
La leyenda de LagOmar en Lanzarote
Roque de los Muchachos, tocando el cielo palmero
La península de Jandía, la Fuerteventura más salvaje
En las entrañas del volcán de San Juan en La Palma
Lo mejor de La Gomera en un día
5 razones por las que visitar Lanzarote
Gran Canaria de interior. Paisajes llenos de historia
Paseando por uno de los mejores jardines botánicos de Canarias
Las 5 claves del “Acro Paraíso” herreño
Montaña sagrada de Tindaya, un lugar mágico en Fuerteventura
Playas de Lanzarote en invierno
Rambla de Castro: vergel norteño en Tenerife
10 curiosidades sobre el mirador de La Peña, en El Hierro
El Porís de Tijarafe: una terraza oculta sobre el Atlántico
Visitando los museos de Fuerteventura
Sabores de La Gomera, un recorrido gastronómico
Una ruta en bicicleta por La Graciosa
Maspalomas, en Gran Canaria, paisaje mágico y ocio inagotable
Paseo por Anaga, caminos con historia en Tenerife
De cero a mil en cinco kilómetros en El Hierro
Sinfonía de café y jardines en Los Llanos de Aridane
Cuatro platos imprescindibles si visitas Fuerteventura
La Gomera: isla de fiestas y tradiciones
Running en Lanzarote
Fataga y Las Tirajanas, en Gran Canaria, un paisaje de película
Historias, mitos y leyendas de los parques y jardines de Tenerife
10 razones para viajar a El Hierro
Echentive, la playa que surgió del calor
Playa del Viejo Rey, en Fuerteventura, un lugar para conectar con la naturaleza
Artículos
relacionados
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Las Cabocas: el agua siempre gana
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
Sendero del Bosque Encantado, magia en Tenerife
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
Viaje galáctico al techo de La Palma
Observatorio de Temisas, un paseo por el cielo canario
El Hierro, ruta de la cumbre a la costa
La Gomera infinita: del cielo a la marea
Misterio y traición en el Valle del Riachuelo
Palmas, budas y otros tesoros de La Gomera
La naturaleza virgen de Cofete y su misteriosa villa Winter
Caldera de Taburiente, senderismo al corazón de La Palma
Parque Natural de Jandía, planeta perdido en Fuerteventura
No te puedes ir de El Hierro sin…
Ruta por el corazón de Gran Canaria
Roque de los Muchachos, tocando el cielo palmero
Lo mejor de La Gomera en un día
Gran Canaria de interior. Paisajes llenos de historia
Las 5 claves del “Acro Paraíso” herreño
Montaña sagrada de Tindaya, un lugar mágico en Fuerteventura
La Gomera: Garajonay y sus rincones
Temisas, en Gran Canaria: el pueblo que siempre pinté de pequeño
Rambla de Castro: vergel norteño en Tenerife
10 curiosidades sobre el mirador de La Peña, en El Hierro
Una ruta en bicicleta por La Graciosa
Paseo por Anaga, caminos con historia en Tenerife
De cero a mil en cinco kilómetros en El Hierro
Running en Lanzarote
10 razones para viajar a El Hierro
www.holaislascanarias.com