Retiros rurales para teletrabajar en las Islas Canarias

Para algunos, alejarse de las grandes urbes y conectar con la naturaleza contribuye positivamente a su productividad.


Vivir (y trabajar) de cara al océano Atlántico es el sueño de la gran mayoría, aunque existe una tendencia creciente por parte de teletrabajadores y visitantes de establecerse en zonas tranquilas fuera de los tradicionales núcleos turísticos. Más allá del sol y la playa, las islas cuentan con opciones muy interesantes para poder disfrutar del medio rural como una alternativa 100% viable para los trabajadores en remoto.

Contenido

El turismo rural es una práctica extendida, incluso entre los propios habitantes de las Islas Canarias, quienes viajan a islas vecinas para descubrir la riqueza de paisajes y variedad de ecosistemas del archipiélago canario. Existe, por ello, una amplia oferta de casas rurales en entornos naturales maravillosos que se alquilan por días, semanas y también temporadas más largas.

Las construcciones campesinas típicas canarias se reconocen por su arquitectura simple pero robusta, su cubierta de tejas y la utilización de piedra a la vista y de madera, especialmente de pino canario.

Imagen
Casona de Yaiza
Casona de Yaiza
Contenido

Uno de los aspectos más valorados de las casas rurales son las vistas. Las hay asomándose a imponentes barrancos, otras buscan el refugio del bosque o el palmeral, y también nos encontramos con lugares desde los que contemplar el paisaje volcánico y árido, tan mágico y característico de las islas orientales. 

Contenido

Existe un tipo de alojamiento singular muy frecuente en las zonas rurales, llamado casa-cueva, cuya tradición se remonta a épocas trogloditas. Construcciones de cuevas artificiales excavadas sobre toba volcánica por parte de los primeros pobladores de las islas. Alojarse en una casa-cueva hoy en día es acercarse al mundo aborigen canario sin prescindir de ninguna comodidad, pues por lo general suelen ser espaciosas y estar totalmente equipadas. Además, con la particularidad de que las cuevas son frescas en verano y mantienen muy bien el calor en invierno.

Las casas-cueva de Artenara, una localidad del centro de la isla de Gran Canaria, pertenecen a uno de los asentamientos más extensos y mejor conservados de la isla. Algunas de ellas han sido reconvertidas en viviendas vacacionales.

Contenido

Es una tendencia global: los trabajadores remotos se convierten en protagonistas de la repoblación de  aquellos lugares destinados tradicionalmente a las vacaciones (pueblos, pedanías…) o con un futuro abocado a la despoblación.

Contenido
Contenido

Una de las principales barreras para teletrabajar desde los entornos rurales es no disponer de una buena conexión a Internet, una herramienta imprescindible en el día a día de un trabajador remoto. Las Islas Canarias cuentan actualmente con una de las mejores bandas anchas de toda Europa, una ventaja competitiva que posiciona al archipiélago como un lugar de referencia para teletrabajar. 

Incluso en la mayor parte de las zonas rurales de las islas es posible disfrutar de una buena conexión gracias a los satélites que ofrecen conectividad de calidad desde cualquier punto del archipiélago.

Contenido

Teletrabajar desde el medio rural en las islas tiene múltiples ventajas:

Contenido

Con un 40% de las islas como espacio protegido y 7 reservas de la Biosfera, las Islas Canarias cuentan con uno de los ecosistemas naturales más valiosos del mundo, donde poder encontrar paz y tranquilidad en contacto pleno con la naturaleza.

Un pequeño paraíso en mitad del océano Atlántico con increíbles paisajes por descubrir en su interior. Un archipiélago que abarca 4 parques nacionales: el Parque Nacional de Timanfaya (en Lanzarote), el Parque Nacional del Teide (en la isla de Tenerife), la Caldera de Taburiente (en La Palma) o el Parque Nacional de Garajonay (en La Gomera), además de bosques milenarios y pueblos llenos de encanto.

Contenido

Integrarse con el entorno

Socializar e integrarse con el entorno y la población local es algo muy valorado por los trabajadores en remoto. La personalidad de los isleños es por norma general amable y acogedora, quizás aún más en los medios rurales, donde el contacto es más genuino, permitiendo generar importantes lazos y aprender de la sabiduría y de los valores de sus habitantes.

Generar un impacto positivo

Porque teletrabajar desde un pueblo beneficia a todos: genera un impacto muy positivo para sus vecinos, que ven cómo se revitalizan los espacios mejorando sus ingresos y desarrollando nuevas formas de subsistencia para zonas habitualmente despobladas, contribuyendo así a minimizar la brecha entre los entornos rurales y urbanos. Un intercambio donde todos ganan.

Vivir una experiencia 

Vivir y trabajar en un entorno rural permite a los trabajadores remotos salir de la rutina y encontrar un ambiente relajado y tranquilo lejos de las grandes ciudades. Conectar con la naturaleza, encontrar un mayor equilibrio entre trabajo y ocio o pasar un tiempo en un entorno diferente les ofrece la oportunidad de vivir una experiencia única. 

Las zonas rurales suponen una alternativa real para el futuro del teletrabajo. Una opción sostenible a la despoblación, donde se plantea un nuevo escenario en el que es posible construir espacios colaborativos en lugares inesperados, generando conexiones más auténticas con los actores locales y disfrutando de las ventajas de teletrabajar desde un entorno natural mientras se genera un impacto muy positivo en los pueblos y entornos rurales.