ÚLTIMA HORA

Coronavirus (COVID-19) aquí

El Hierro

Ruta de la Llanía

Uno de los senderos más populares de El Hierro
Una cómoda caminata de dos horas es la mejor forma de descubrir los maravillosos contrastes que encierra El Hierro. El sendero de La Llanía, uno de los más populares de la isla, parte de Valverde, en el nordeste, para adentrarse en paisajes que resultan casi hechizantes. El Brezal, un bosque húmedo y tupido, conduce a caminos poblados de helechos que llevan a tierras más blandas y desnudas, y a las arenas negras de una de las calderas mejor conservadas de la isla, que precede al grandioso paisaje del Golfo. Son siete kilómetros de ida y vuelta con mucha magia y belleza.
Conocer la fuente de La Llanía y el valle del Golfo
Esta versión XL de la ruta, −mejor hacerla con unas buenas botas−, comienza en la fuente de La Llanía. Los imponentes brezos y caprichosos líquenes se abandonan al cruzar hacia la hoya del Morcillo; la laurisilva queda atrás, y la humedad también. Tras pasar por la fuente del Lomo se atraviesa una zona quemada, ahora en repoblación, hasta llegar a un mirador con fantásticas vistas a la espectacular caldera de la hoya de Fireba. Antes de que el valle del Golfo, con sus descomunales acantilados y roques de Salmor, ponga el broche final al sendero, hay que ver el bailadero de Las Brujas, un lugar con leyenda.
Longitud
7 km
Localidad
Valverde
Selección de archivos descargables
Archivos
Imagen Archivo
Título Fichero
Ruta de la Llanía
pdf

TENERIFE

TENERIFE

GRAN CANARIA

GRAN CANARIA

FUERTEVENTURA

FUERTEVENTURA

LANZAROTE

LANZAROTE

LA GRACIOSA

LA GRACIOSA

LA GOMERA

LA GOMERA

LA PALMA

LA PALMA

EL HIERRO

EL HIERRO
No te lo puedes perder
Imagen
El brezal
Subtítulo
Ruta de La Llanía, El Hierro
Título
El brezal

El sendero se interna en el bosque denominado El Brezal, paradójicamente con mayor presencia de fayas. La abundante pluviosidad, es el punto más lluvioso de la isla, hace que éstas adquieran gran envergadura. Primero encontramos un claro en el bosque, cuyo nombre es La Chapa Pablo. Atravesamos en este primer sector de la ruta un bosque tupido de laurisilva, con una bóveda vegetal cerrada; el ambiente es húmedo, con presencia abundante de líquenes y musgos.

Destaca especialmente la presencia de dos imponentes pinos canarios, que nos vienen a recordar que la presencia del fayal-brezal no deja de ser una anomalía en esta vertiente de orientación sur, debido al reboso de las nieblas cargadas de humedad desde el escarpe de El Golfo.

Imagen
Paseo de Los Helechos
Subtítulo
Ruta de La Llanía, El Hierro
Título
Paseo de Los Helechos

La ruta tuerce hacia el sur siguiendo el cauce de un incipiente barranquillo. La juventud geológica de El Hierro hace que la red de barrancos esté aún poco desarrollada. Destaca especialmente la presencia de los helechos en el margen del camino. La especie más abundante es el helecho común o helecho de águila.

Es una de las especies de helechos más común en la isla, sus frondas –nombre que reciben las hojas de los helechos- pueden llegara tener dos metros. Es un helecho que tolera la luz y algo de calor, por lo que lo encontramos en esta zona del bosque con menor humedad.

Imagen
Curva de las paredes
Subtítulo
Ruta de La Llanía, El Hierro
Título
Curva de las paredes

Cruzamos la carretera que lleva a la Hoya del Morcillo, la principal zona recreativa forestal de la isla. Seguimos en zona forestal, pero ha cambiado enormemente el tipo de bosque. La menor humedad hace que las fayas hayan dejado paso al brezo, menos exigente en cuanto a humedad y más resistente a la insolación y la sequía.

Imagen
Tablada Montaña La Fuente
Subtítulo
Ruta de La Llanía, El Hierro
Título
Tablada Montaña La Fuente

Este calvero de considerables dimensiones está en la base de la Montaña de la Fuente. La palabra tablada nos habla de la importancia de la ganadería en El Hierro, ya que es un término asociado al mundo pastoril. Tablada es un lugar donde se reúne el ganado, cuando está próximo a una población se asocia a los mataderos, y era un término utilizado en Andalucía.

Imagen
Fuente del Lomo
Subtítulo
Ruta de La Llanía, El Hierro
Título
Fuente del Lomo

Esta fuente pérdida en el monte es parte de la historia de la isla en una de sus épocas más duras, la posguerra española. Fue construida en los años 40 por el Mando Económico de Canarias, para ofrecer un abrevadero para el ganado. Además se construyó el aljibe, para el consumo humano, separando el uso ganadero del consumo de las personas. No está tan lejano en el tiempo, y no desde luego en la memoria de las personas mayores, los tiempos en que el agua llegaba en camiones a los aljibes de las casas o se iba a buscar a las fuentes con garrafas, a veces haciendo largas colas por la poco agua que manaba.

Imagen
Zona quemada
Subtítulo
Ruta de La Llanía, El Hierro
Título
Zona quemada

Un pavoroso incendio quemó en septiembre del año 2006 1.400 hectáreas del monte herreño. Este tramo del sendero de La Llanía cruza una zona que fue afectada de lleno por este fuego, que fue controlado en esta zona tras subir desde El Pinar. Es interesante comprobar como va evolucionando la vegetación, tanto por la recuperación de algunos pinos canarios jóvenes como por la reforestación de fayal-brezal que poco a poco va tomando cuerpo.

Imagen
Hoya de Fireba
Subtítulo
Ruta de La Llanía, El Hierro
Título
Hoya de Fireba

La Hoya de Fireba es una espectacular caldera explosiva, que se corresponde con el período intermedio de la historia volcánica de la isla. Es además la caldera mejor conservada de la isla, ya que sólo hay tres de esta tipología. La caldera está en el centro del vértice de las tres dorsales que dan forma de estrella irregular a la isla. Este espectacular cráter tiene 259 metros de diámetro interior y una profundidad de 110 metros. Su fondo de ceniza volcánica es plano.

Acceder a su interior es un momento mágico, ya que el interior de la Caldera mantiene un halo de naturalidad y silencio, solo roto por el sobrevuelo de las aves. La cara sur de la caldera recibe el influjo de los alisios que sobrepasan el escarpe de El Golfo, lo que ha permitido la aparición de un fayal brezal, mientras que la cara norte permanece casi desnuda de vegetación. En el fondo de la caldera, una pequeña zona fue utilizada antiguamente para cultivar papas de secano, gracias a un sendero hoy recuperado que permitía acceder al interior del cráter.

Imagen
Mirador de la Hoya de Fireba
Subtítulo
Ruta de La Llanía, El Hierro
Título
Mirador de la Hoya de Fireba

Este mirador se encuentra en el extremo sur del borde de la Caldera, justo sobre la zona en que se depositaron las cenizas volcánicas expulsadas por el volcán, el lapillo, conocido en las islas como picón. A la izquierda del mirador está el pico de Fireba, que en los días húmedos muestra un peculiar contraste cromático. Desde el mirador podemos tener los días claro una excelente vista de otras islas como La Gomera y Tenerife. Precisamente por este borde sur de la caldera, donde se asienta el mirador, transita el camino de la Virgen, en su largo recorrido entre la Dehesa y Valverde. La Hoya de Fireba se encuentra entre las rayas de La Llanía y La Mareta, los puntos donde la Virgen en su tránsito es pasada de un pueblo a otro. En La LLanía, El Golfo cede la virgen a El Pinar, para luego recibirla en La Mareta el pueblo de Isora.

Imagen
El bailadero de las Brujas
Subtítulo
Ruta de La Llanía, El Hierro
Título
El bailadero de las Brujas

Este pequeño llano que antes de la repoblación fue un calvero en el monte ha estado unido en las creencias populares a las brujas.Tradicionalmente se decía que en este sitio no crecían los árboles porque en ellos bailaban las brujas. Las prácticas mágicas estuvieron muy arraigadas en el subconsciente de los herreños y los canarios en general. Los lugares donde bailaban las brujas se denominan bailaderos.

Y hay en todas las islas, aunque también se atribuye este nombre a los sitios donde los aborígenes dejaban sin comida al ganado para que balase pidiendo lluvia a los dioses.

Y de ahí vendría el nombre de baladero que acabaría al mezclarse con estas prácticas brujeriles en “bailadero”.

Imagen
Mirador de La Llanía
Subtítulo
Ruta de La Llanía, El Hierro
Título
Mirador de La Llanía

Este mirador es un excelente balcón natural sobre El Golfo. En primer término, vemos las estribaciones con la laurisilva que se retrepa por las paredes producto de un enorme deslizamiento que condujo al fondo del mar una enorme porción de la isla. El Golfo es producto de un desmantelamiento gravitacional, ya que la excesiva altura de la isla provocó una inestabilidad que acabó con un desplome gigantesco. Por ello vemos los descomunales acantilados, en algunos lugares prácticamente verticales como los riscos de Tibataje, que tienen su continuidad en el mar en los Roques de Salmor.

A nuestra izquierda vemos una zona con menos pendiente, es el volcán Tanganasoga, uno de los que contribuyeron a rellenar la depresión formada por el deslizamiento que ha dado lugar a la zona baja de El Golfo.

Imagen
Brezo de La Llanía
Subtítulo
Ruta de La Llanía, El Hierro
Título
Brezo de La Llanía

Este brezo es una muestra de la importancia de la lluvia horizontal, mediante la captación del agua de las neblinas que impulsan los vientos alisios. Como sucede con el Garoé, las ramas y hojas de este brezo condensan y precipitan las gotas de las nieblas. El cementado del suelo evita que el agua se filtre al subsuelo y permite llenar un aljibe situado al pie del árbol.

Esta agua captada ingeniosamente es la que alimenta la Fuente de La Llanía, punto de partida y ahora de llegada de esta ruta por el borde norte de la meseta de Nisdafe. A pesar de su pequeño tamaño, mantiene con agua todo el año a las “nueva fuente” de La Llanía, al punto que hay vecinos que la llevan en garrafas para sus casas.

Sostenibilidad
Sostenibilidad
- Nunca dejes residuos de ningún tipo en el entorno, incluidas las colillas. Los restos de comida contribuyen a la proliferación de roedores y gatos asilvestrados que suponen una grave amenaza para la fauna.
- Respeta a los animales, no los molestes ni los alimentes. Si ves algún ejemplar herido, puedes avisar en el teléfono de emergencias 112. Tampoco arranques flores o plantas.
- No recojas ni te lleves piedras o cualquier otro elemento del medio natural. Tampoco lo modifiques amontonándolas para realizar las tristemente famosas “torres”.
- Respeta la señalización de los senderos. Salirse de los caminos habilitados provoca daños en el entorno y además puede ser peligroso para ti y para quienes te acompañan.
- Es más seguro llevar a tu mascota con correa.
- Procura no alterar la tranquilidad del entorno con ruidos excesivos (música alta, gritos...).
7
10
13
262
10045