ÚLTIMA HORA

Coronavirus (COVID-19) aquí

Tenerife

Ruta en coche por el noreste de Tenerife: Santa Cruz, La Laguna y Candelaria

Excursión en coche por Santa Cruz, La Laguna, Anaga y Candelaria
El área metropolitana de Tenerife asombra por sus contrastes. Las joyas arquitectónicas y enclaves históricos conviven con montes de laurisilva milenarios, pueblos pesqueros, un puerto de relieve mundial, zonas de compras, playas, catedrales y áreas de puro volcán. Con salida desde La Laguna, la única ciudad Patrimonio de la Humanidad de Canarias, esta ruta en coche sube primero a Anaga, la parte geológica más antigua de la Isla, rociada de entrañables caseríos y con la magia de la laurisilva, compuesta por endemismos y que justifica por si sola la excursión.
Ruta con playas, cascos históricos, montes y zonas de compras
Desde Anaga, la magia continúa con las vistas al océano en la bajada a San Andrés y la playa de Las Teresitas, ideal para bañarse antes de comer un buen pescado en algún restaurante. Luego, y siempre con la vista del espectacular auditorio obra de Calatrava, la vía llega a la Plaza de España y la comercial calle Castillo. Hacia el sur, Candelaria resulta una parada obligada por albergar a la virgen Patrona de Canarias. La ruta acaba en el Puertito de Güímar, perfecto para volver a comer o tomar una copa junto a playas y vistas del malpaís, formación volcánica sin huellas humanas.
Altitud máxima
990 m
Ruta km
66,3 km
Tiempo estimado
90 minutos
Tipo de camino
Con curvas
Mirador
Localidad
-

TENERIFE

TENERIFE

GRAN CANARIA

GRAN CANARIA

FUERTEVENTURA

FUERTEVENTURA

LANZAROTE

LANZAROTE

LA GRACIOSA

LA GRACIOSA

LA GOMERA

LA GOMERA

LA PALMA

LA PALMA

EL HIERRO

EL HIERRO
No te lo puedes perder
Imagen
La Laguna.
Título
La Laguna.

Una ciudad Patrimonio de la Humanidad ideal para desayunar

Una excursión en coche que parta de una ciudad Patrimonio de la Humanidad ya tiene interés sobrante. La Laguna resulta ideal para desayunar en alguna calle peatonal y en sus múltiples tascas y restaurantes del casco histórico, sobre todo en el entorno de la Catedral, del ayuntamiento y plaza del Adelantado, así como de la iglesia de La Concepción.

Las calles que componen la parte más céntrica, marcadas por su estructura cuadrangular, alegran la vista con numerosos edificios de valor patrimonial, fachadas espectaculares, rincones verdes donde sentarse y una amplia oferta gastronómica antes de disfrutar de una excursión sorprendente por el área metropolitana y los municipios del Sudeste tinerfeño.

Imagen
Parque Rural de Anaga
Título
Parque Rural de Anaga

Un monte casi encantado con vistas inolvidables de la isla

Desde el casco lagunero, el coche ha de dirigirse hacia el Valle de Las Mercedes, todo un referente de la agricultura lagunera, principalmente de cereales y frutales. Al llegar a una rotonda que enlaza con el pueblo de Tegueste y la costa Noroeste, se debe girar a la derecha y conocer ya la carretera que sube al Parque Rural de Anaga. Este paraje, con un total de 14.418,7 hectáreas, ocupa partes de tres municipios y es uno de los reductos mejor conservados de la laurisilva característica del Archipiélago canario. Un bosque muy antiguo, frondoso y con gran capacidad para retener  agua que parece más propio de un cuento de gnomos o elfos que de una isla atlántica bañada de sol.

En su sorprendente interior se suceden los enlaces asfaltados y los senderos para recorridos a pie hasta los diferentes y atractivos caseríos del parque, aunque la ruta incluye dos paradas. La primera, en el mirador del Pico del Inglés, con impresionantes vistas de la dorsal de la isla, el Teide, del propio parque y los roques de Anaga, de Gran Canaria, de buena parte del casco de La Laguna y del litoral y puerto de Santa Cruz, donde sobresale el auditorio obra de Calatrava.

La segunda parada se hará en El Bailadero, pequeña población muy célebre por las comidas típicas que ofrecen sus restaurantes, principalmente los pucheros canarios y el escaldón. El primero es una selección de lo mejor de la verdura isleña con carne de res y el segundo sale de amasar con agua la harina isleña conocida como gofio, generalmente de millo, trigo o cebada, hasta lograr una masa con muchos nutrientes que se come, normalmente, con carne de res salpicada y cebolla. Algo muy recomendable para asumir el resto del día con fuerza.

Sobre el nombre de este caserío existen dos hipótesis, una que alude a un ritual aborigen para propiciar la lluvia haciendo balar al ganado, sobre todo cabras y ovejas, y otro relacionado con las brujas que, supuestamente, subían hasta la zona para reunirse, hacer aquelarres y bailar en torno a una hoguera. Más allá de la parte gastronómica y los mitos o raíces etimológicas reales, el lugar ofrece también vistas muy atractivas de San Cruz.

Imagen
San Andrés y Las Teresitas
Título
San Andrés y Las Teresitas

Playa perfecta para toda la familia y pescados frescos de calidad 

De un monte casi encantado y muy verde al océano más azul. La bajada desde El Bailadero hasta el pueblo pesquero de San Andrés y la playa de Las Teresitas ofrece vistas espectaculares durante la sucesión de curvas por un macizo escarpado y árido, con un sol habitual y un Atlántico que invita al baño desde arriba.

Al llegar a San Andrés, la parada se hace obligada. Bien porque no se ha comido antes y se desea disfrutar de un buen pescado en los muchos restaurantes especializados o porque simplemente las ganas de un chapuzón en el mar se hacen irresistibles, hay que estacionar el coche en algunas de las vías del pueblo.

La rubia y profusa arena de Las Teresitas también invita a poner los pies en ella cuanto antes. Una playa de 1.300 metros de largo con múltiples servicios, protegida por un dique que la convierte en muy familiar y un paisaje árido que contrasta con la capital, Santa Cruz, el lugar lo tiene todo para que disfrute de un buen rato antes de continuar la ruta. Las cantinas de la parte superior resultan ideales para refrescarse, comer y volver al coche como nuevo.  

Imagen
Candelaria
Título
Candelaria

Una villa costera con la basílica y Patrona de Canarias envueltas en una leyenda

Tras dejar atrás el casco de Santa Cruz, la autopista del sur tiene como primera gran parada, casi ritual para muchos residentes, la localidad costera de Candelaria. Un pueblo que acoge la famosa basílica y la Virgen de Candelaria, Patrona de Canarias. Esta imagen es venerada por infinidad de isleños y su origen está relacionado con una leyenda guanche. Un mito relatado en 1574 por el religioso e historiador español Fray Alonso de Espinosa, quien sostiene que la talla se le apareció a los aborígenes guanches en las playas de esta zona antes de la conquista (en torno a 1390) tras caer desde algún barco. Esta imagen se considera la primera e impulsora de la advocación existente hacia la virgen de Candelaria en el mundo, sobre todo en América y gracias a la inmigración de canarios.

Aparte de la imagen, la imponente basílica, con una impresionante torre, hace que las miradas se vayan hacia ella casi desde la autopista. A escasos metros del mar y de la cueva donde los guanches cobijaron la virgen, la basílica remata una plaza muy espaciosa y de mucha vida diurna. Una plaza a la que se llega por un pequeño paseo peatonal rociado de tiendas y restaurantes en una localidad que, además, oferta varias y reformadas playas en la zona de Punta Larga, un puerto deportivo privado y otro pesquero, así como una gran tradición de vínculo al mar y sus frutos. Por ello, y por si no se disfrutó de un pescado en San Andrés, aquí existe una segunda y magnífica oportunidad.    

Imagen
Puertito de Güímar
Título
Puertito de Güímar

Zona ideal para bañarse junto a un malpaís y tomar una copa

La ruta termina en el cercano Puertito de Güímar, referente costero de la localidad del mismo nombre. En apenas diez minutos, y por la citada autopista del sur, se llega a un enclave con una amplia oferta gastronómica y hasta cuatro playas de distinto tamaño.

Antes, desde la autopista se podrá divisar de cerca y a la izquierda la montaña del Socorro, muy importante para los residentes por la famosa bajada de la virgen del Socorro, procesión que congrega a miles de personas.

Para bajar al Puertito de Güímar, solo hay que tomar el enlace a la derecha que lleva al casco o al litoral. En este caso, se debe girar inmediatamente a la izquierda y, en apenas tres minutos, tratar de aparcar en el Puertito. Un lugar en el que resulta muy agradable pasear junto al mar. Además, hay un refugio pesquero que gestiona la cofradía de pescadores de Candelaria y un puerto deportivo y club náutico al final.

El sitio también permite contemplar el famoso malpaís volcánico situado junto a la citada montaña. Aunque ideal también para comer pecado si no se ha saciado aún el hambre, el Puertito de Güímar es una parada perfecta y final en la que descansar de la jornada con una buena cerveza, o un refresco 

- Nunca dejes residuos de ningún tipo en el entorno, incluidas las colillas. Los restos de comida contribuyen a la proliferación de roedores y gatos asilvestrados que suponen una grave amenaza para la fauna.
- Utiliza las papeleras y, en la medida de lo posible, deposita los residuos previamente separados en su contenedor correspondiente.
- No arrojes al mar objetos ni residuos de ningún tipo.
- Respeta a los animales, no los molestes ni los alimentes. Si ves algún ejemplar herido, puedes avisar en el teléfono de emergencias 112. Tampoco arranques flores o plantas.
- No recojas ni te lleves piedras o cualquier otro elemento del medio natural. Tampoco lo modifiques amontonándolas para realizar las tristemente famosas “torres”.
- En espacios naturales y miradores, no salgas de los senderos ni de los espacios habilitados para tránsito de personas.
- Respeta el patrimonio histórico y cultural del lugar, así como el mobiliario público y los elementos disponibles para los visitantes como los paneles informativos o los telescopios y prismáticos.
- Conduce de manera prudente y responsable.
Visualiza la ruta de este sendero
1
9
14 10
262
10045