ÚLTIMA HORA

Coronavirus (COVID-19) aquí

El Hierro

Ruta en coche por Valverde y San Andrés

Excursión por El Pinar, La Restinga y el Mar de las Calmas
Esta ruta en coche no solo permite comprobar lo variado que es El Hierro, sino que, al final, el Mar de las Calmas le da sentido a la fama de refugio de paz de la Isla. Con salida en Valverde, capital y referente comercial, la primera parada lleva a El Mocanal, población de gran tradición agrícola ideal para desayunar. Cerca, Guazaroca sorprende con sus casas pajizas, mientras que el cercano mirador de La Peña, obra de César Manrique, ofrece vistas impactantes de El Golfo y los roques de Salmor.
Vistas en coche de El Hierro, Hoya del Morcillo y baño en el sur
De esas vistas se pasa a las también impactantes del mirador de Jinama, en el pueblo agrícola de San Andrés. Cerca, el municipio de El Pinar le da sentido a su nombre con su bosque, con áreas recreativas como la Hoya del Morcillo. El descenso permite luego vistas inolvidables del cambio del oleaje del Mar de las Calmas. El verde se transforma en un paisaje árido y volcánico hasta la coqueta cala de Tacorón y La Restinga, mítico enclave del submarinismo e ideal para para acabar con un buen pescado y un baño.
Altitud máxima
1.230 m
Ruta km
58,2 km
Tiempo estimado
1 hora y 18 minutos
Tipo de camino
Con curvas
Mirador
Localidad
-

TENERIFE

TENERIFE

GRAN CANARIA

GRAN CANARIA

FUERTEVENTURA

FUERTEVENTURA

LANZAROTE

LANZAROTE

LA GRACIOSA

LA GRACIOSA

LA GOMERA

LA GOMERA

LA PALMA

LA PALMA

EL HIERRO

EL HIERRO
No te lo puedes perder
Imagen
Valverde
Título
Valverde

Capital y referente comercial y administrativo de El Hierro

La capital de El Hierro resulta ideal y habitual para comenzar cualquier ruta por la isla. Un territorio insular convertido desde junio de 2014 en autosuficiente energéticamente con cinco aerogeneradores y un sistema de caída de agua de mar que, a su vez, lo abastecerá por completo para el consumo humano. Todo un hito mundial sin precedentes en islas y exportable a continentes. Esta planta hidroeólica, con sus imponentes molinos, se deja ver a la izquierda desde diversos puntos de Valverde.

 Por lo demás, la localidad congrega la mayoría de centros administrativos claves, calles y casas con valor patrimonial, aparte de servir de referente comercial. Desayunar en sus numerosos bares y restaurantes se torna en una excelente decisión, si bien la ruta incluye otros sitios ideales para ello.

Imagen
El Mocanal
Título
El Mocanal

Un ejemplo prototípico de la actividad agrícola insular

Desde Valverde, se debe bajar por la carretera principal, que lleva al aeropuerto, pero coger pronto a la izquierda. Un enlace claramente definido y señalizado permite conectar con la carretera que atraviesa la parte alta de la zona norte, cuyo tráfico se ha incrementado considerablemente desde la apertura, hace unos años, del anhelado túnel que lleva al valle de El Golfo.

Esta vía muestra a derecha e izquierda cómo los herreños fueron adaptando sus casas a la orografía y a las costumbres agrícolas. En apenas un cuarto de hora o menos, se alcanza el núcleo de El Mocanal, perfecto también para desayunar si antes no se ha hecho. Los frutales y, sobre todo, la vid refuerzan la fama agraria de la zona que, eso sí, incluye uno de los pocos campos de fútbol de la isla, numerosos senderos y parajes dignos de un ratito de pausa.

Como alternativa si se tiene tiempo, a la derecha se puede tomar la carretera que baja hasta el Pozo de las Calcosas, poblado costero con casas de piedra y techos de paja construido por los pescadores para pasarse el verano junto a dos charcos, uno protegido del oleaje y otro abierto ideal con mar en calma. 

Imagen
Guazaroca-Mirador de la Peña
Título
Guazaroca-Mirador de la Peña

De casas pajizas a una impactante vista del valle de El Golfo

Desde El Mocanal a Guazaroca, el entorno varía muy poco. En escasos minutos, y tras atravesar o pasar muy cerca de la pequeña población de Erese, pues existen varias alternativas que no distorsionan o alejan la ruta, se alcanza Guazaroca. Un poblado muy atractivo por sus características casas de techo de paja, generalmente de cereales como el trigo o la cebada.

Los atractivos se incrementan hasta niveles de sorpresa e impresión en el cercano mirador de La Peña. Todo un referente de la oferta de miradores de El Hierro que, además, incluye un restaurante y diversas salas protegidas del viento. Lo demás se resume muy fácil: una de las vistas más impactantes de la isla muestra el valle de El Golfo en su esplendor e impactantes dimensiones si se atiende a que se trata de una isla pequeña en comparación con otras. La gran extensión de la cuenca, con sus casas rociadas, su cordillera, la escarpada costa y el azul Atlántico dan trabajo a los amantes de la fotografía. Los célebres roques de Salmor, otrora refugio de los lagartos gigantes de la isla, obligan a girar el cuello a la derecha y a seguir usando la cámara.

Este equipamiento y sus jardines tienen, además, la inconfundible y marcadora firma del artista lanzaroteño César Manrique. Como solía hacer, utilizó la piedra del lugar, los salones espaciosos con cristaleras y una estructura perfectamente encajada en el entorno para mimetizar al máximo uno de los miradores más bellos de las Islas Canarias. De dos plantas, el tiempo pasa sigiloso en este inmueble acogedor y agradable. 

Imagen
San Andrés, Garoé  y mirador de Jinama
Título
San Andrés, Garoé y mirador de Jinama

Enormes prados, árbol sagrado para el agua y más vistas de El Golfo

Desde el mirador de La Peña, la carretera sigue en ascenso hacia la parte central y la dorsal de El Hierro. Durante unos veinte minutos, apenas se divisan construcciones humanas y el verde se despliega en terrenos cultivados, monte bajo y prados de cereales. Así se llega a San Andrés, otra localidad agrícola y ganadera en la que no debe sorprender que, pese a los 900 metros de altura y la relativa lejanía del mar, las gaviotas se alimenten en grupo en las extensiones de paja y centeno.

Como los núcleos previos o cercanos, como Isora, San Andrés cuenta con una amplia oferta de turismo rural y ejemplos típicos de pequeñas explotaciones agrarias y ganaderas. Si algún rincón destaca entre sus dominios es, sin duda, la zona del árbol Garoé. Una bella especie que no se da en otros sitios, que presenta numerosas y anchas hojas y que, desde la etapa aborigen, se relacionó con el agua, recurso que siempre ha escaseado en la isla. Por eso, se convirtió en árbol sagrado y se ha mantenido como uno de los símbolos insulares, lo que lo confirma como una visita casi obligada.

En esta parte, aunque volviendo a la cordillera de El Golfo, el mirador de Jinama (1.230 metros de altura) ofrece otras vistas espectaculares del valle, si bien más frontales. Desde este mirador resulta más fácil divisar los cultivos de piñas, viña y plátanos del municipio de Frontera, algunos bajo los típicos invernaderos. Dicha localidad riega de casas su territorio, aunque se ha sabido evitar el urbanismo depredador en una Isla Reserva Mundial de la Biosfera. El imponente Atlántico y la laurisilva de la cordillera, mezclados con el negro volcánico del Noroeste, dan una paleta de colores muy atractiva en un mirador desde el que se puede bajar hasta el valle por un sendero que lleva el mismo nombre.                 

Desde aquí, la vía sigue la línea más alta de la isla y acaba adentrándose en el pinar de un municipio recientemente independizado que responde precisamente a ese nombre.

Imagen
Hoya del Morcillo y El Pinar
Título
Hoya del Morcillo y El Pinar

Parque recreativo y bello pueblo con patrimonio histórico

Antes de llegar a El Pinar, la vía lleva a la zona recreativa de Hoya del Morcillo. Un lugar perfecto para descansar y comer algo si se ha previsto avituallarse durante el camino con comida propia. Tal es así, que se trata de la única área de la isla en la que está permitido acampar. Los pinos cercanos permiten conocer con detalle uno de los pocos árboles en el mundo que se regenera pese a sufrir un incendio, algo entendible si se tiene en cuenta que, durante las erupciones volcánicas en distintas etapas de la formación de las islas, ya había pinos que, con el tiempo,  seguían brotando tras el paso de la lava. Las mesas y sillas  son ideales para una necesaria pausa.

En muy poca distancia, El Pinar da sentido al principal pulmón verde de la isla. Esta localidad, de rico patrimonio y turismo rural, sirve de excelente paso hacia La Punta de La Restinga y el Mar de las Calmas. Sus bares, restaurantes, casas rurales y aspecto tradicional refuerzan el respeto al medio ambiente del municipio, dado que el 80% de su territorio está protegido. El cercano mirador de Las Playas y la riqueza volcánica de su descenso hasta la costa redondean un lugar de parada obligada.  

Imagen
Cala de Tacorón, Mar de las Calmas y La Restinga
Título
Cala de Tacorón, Mar de las Calmas y La Restinga

Una playita de ensueño y un referente mundial del submarinismo

La excursión no puede acabar mejor. El descenso desde El Pinar hacia La Punta de La Restinga, la zona Sur por excelencia en El Hierro, ofrece vistas impactantes del Atlántico, sobre todo por el cambio radical del oleaje que se da en una amplia franja conocida como mar de las calmas. El sol intensifica su calor mientras el verde anterior se va tornando en un paisaje cada vez más seco, árido y volcánico, aunque no menos bello.

A medida que se baja y se va acercando ese mar absolutamente quieto, aumentan las ganas de bañarse. Unas ansias que se pueden saciar a pocos minutos del destino si se toma un pequeño enlace a la derecha que lleva hasta la coqueta Cala de Tacorón. De fina arena rubia, esta pequeña playa justifica de sobra la ruta realizada por el contraste de su arena con el azul oceánico y el negro volcánico del Suroeste de la Isla, casi inaccesible y deshabitado. Las piscinas naturales cercanas, el bar y las vistas de las coladas volcánicas y acantilados anexos merecen más que un ratito.

A pocos minutos, la localidad de La Restinga tiene fama mundial para los submarinistas por la riqueza del fondo marino. Además, un baño en su pequeña playa, en el puerto o en algún entrante cercano sirve de antesala perfecta para acabar la excursión con un buen pescado en los distintos restaurantes. 

Sostenibilidad
Sostenibilidad
- Nunca dejes residuos de ningún tipo en el entorno, incluidas las colillas. Los restos de comida contribuyen a la proliferación de roedores y gatos asilvestrados que suponen una grave amenaza para la fauna.
- Utiliza las papeleras y, en la medida de lo posible, deposita los residuos previamente separados en su contenedor correspondiente.
- No arrojes al mar objetos ni residuos de ningún tipo.
- Respeta a los animales, no los molestes ni los alimentes. Si ves algún ejemplar herido, puedes avisar en el teléfono de emergencias 112. Tampoco arranques flores o plantas.
- No recojas ni te lleves piedras o cualquier otro elemento del medio natural. Tampoco lo modifiques amontonándolas para realizar las tristemente famosas “torres”.
- En espacios naturales y miradores, no salgas de los senderos ni de los espacios habilitados para tránsito de personas.
- Respeta el patrimonio histórico y cultural del lugar, así como el mobiliario público y los elementos disponibles para los visitantes como los paneles informativos o los telescopios y prismáticos.
- Conduce de manera prudente y responsable.
Visualiza la ruta de este sendero
7
9
14 10
262
10045