ÚLTIMA HORA

Coronavirus (COVID-19) aquí

Naturaleza y tranquilidad en Teno

Un lugar de visita obligada en Tenerife para quienes buscan paz y armonía

Contenido

En este antiguo macizo volcánico que se extiende desde la costa hasta las cumbres nos vamos a sentir por momentos en el fin del mundo. Situado en el extremo noroeste de Tenerife, constituye un remanso de paz alejado del ajetreo de otros atractivos turísticos que ofrece la isla. Un recorrido por el Parque Rural de Teno es imprescindible para quienes buscan paz y armonía, imponentes paisajes silenciosos y unos momentos para conectar con la naturaleza tras el trajín propio de unas vacaciones en la siempre efervescente isla de Tenerife.
El Parque Rural de Teno comprende parte de los municipios de Buenavista del Norte, Los Silos, El Tanque y Santiago del Teide y abarca algo más de 8000 hectáreas. Hay numerosos motivos para perdernos por este espacio mágico, conocer sus paisajes, su arquitectura y sus gentes, y vivir la vida lentamente, lejos del mundanal ruido (aunque sea por unas horas).

Contenido

Los amantes de las estampas instagrameables se quedarán de piedra ante los acantilados de Los Gigantes, con desniveles que pueden llegar hasta los 600 metros. Es en la Punta de Teno desde donde mejor se aprecian, sobre todo junto al antiguo faro, un espectáculo al que además se unen preciosos atardeceres.

Contenido

Precisamente su mayor encanto es hallarse casi en medio de la nada, prácticamente desconectado –en el mejor de los sentidos– de la isla a la que pertenece. Esta singularidad se debe a una orografía compleja, ya que durante siglos Teno era una pequeña islita separada que posteriormente se unió a otras para formar lo que hoy es Tenerife. En la actualidad, sus habitantes repartidos en pequeños caseríos, como el de Masca, también de visita obligada, siguen llevando una vida apacible, dedicada a la agricultura y artesanía, y siguen viviendo relativamente aislados aun con la mejora de las comunicaciones.

Contenido

Los amantes de los deportes de montaña no van a dar abasto con la amplia oferta que encontramos en la zona. Senderismo para todos los niveles, escalada, descenso de barrancos, kayak y, por supuesto, buceo son algunas de las actividades que se pueden practicar. Por no hablar de las diferentes rutas ornitológicas, ya que estamos ante un prodigio de flora y fauna declarado Zona de Especial Protección para las Aves por la Unión Europea.

Contenido

Toda la zona es un despliegue de paisajes surcados por profundos y encajados barrancos -como el de Masca-, senderos de cuento, imponentes acantilados fruto de siglos y siglos de erosión... De hecho, en el Macizo de Teno se encuentran los materiales geológicos más antiguos de la isla, de hace unos siete millones de años. Sus intrincados valles, los numerosos barrancos, los paisajes rocosos que conviven con otros verdes y salvajes son una buena muestra del poder de estos procesos erosivos que actúan sin descanso a lo largo del tiempo modelando el pasaje.

Contenido

Parada obligada es el caserío de Masca, un impresionante conjunto de pequeñas viviendas construidas en el borde de un profundo barranco, que son una buena muestra de la arquitectura tradicional de Teno. Si tenemos tiempo y nos apetece recorrer la zona a pie y acabar la jornada con un chapuzón, una buena idea es caminar los 5,6 km que recorre el sendero de Masca, un derroche de belleza que nos hará bajar por el barranco que conduce a la playa del mismo nombre, una pequeña cala de arena con hermosas vistas al acantilado de Los Gigantes. Algunas de las casas típicas de la zona han sido rehabilitadas como alojamientos de turismo rural, de manera que podremos pernoctar en este pintoresco caserío y hacer una inmersión completa en un lugar que nos trasladará varias décadas en el tiempo.

Contenido

Los amantes de la vida natural van a pasarlo en grande en Teno. Aquí encontrarán una de las mayores y mejor conservadas formaciones de tabaibas y cardones de la isla, especies propias de los ambientes áridos de las cotas más bajas, cercanas a la costa. En contraposición, en las zonas más altas viven las especies de laurisilva, que requieren ambientes muy húmedos. Pero si la flora es diversa, la fauna no lo es menos. Teno ha sido declarado por la Unión Europea como Zona de Especial Protección para las Aves, además de ser uno de los dos únicos lugares del mundo donde vive el lagarto moteado, especie endémica de Tenerife.

Contenido

Es una de las actividades de los habitantes de estos pueblos, que se dedican fundamentalmente a la agricultura y ganadería, y que hasta hace apenas medio siglo vivían prácticamente de espaldas al resto de la isla dada las pésimas comunicaciones. Los sombreros, la cestería, la artesanía en madera, los tambores de piel de cabra –encontraremos rebaños de estos animales mientras conducimos por las sinuosas carreteras–, los cuchillos canarios o los bastones fabricados con hueso, son algunas de las piezas que realizan íntegramente a mano los artesanos de la zona.

Contenido

Hay numerosos enclaves en Teno que hechizan, desde el acantilado de Los Gigantes al caserío de Masca o la brutal belleza del Monte del Agua, pero, sin duda, la Punta de Teno es uno de los más impresionantes. Las vistas a sus aguas cristalinas y los recovecos volcánicos de sus acantilados, donde podremos darnos un baño, constituyen una maravillosa experiencia. Si nos da tiempo, también será inolvidable contemplar el atardecer desde el Faro de Teno.