La pequeña pero imponente red de museos de Fuerteventura

Fuerteventura is an ideal place to combine nature, relaxation, and culture

Contenido

Fuerteventura es más que playas paradisiacas, olas, surf y pueblecitos encantadores. Si bien es cierto que esta isla destaca por su maravillosa costa, sin olvidar la fascinante austeridad de los paisajes del interior, también lo es que los viajeros ávidos de cultura van a disfrutar de lo lindo en Fuerteventura. La isla dispone de una interesante red de museos que nos permitirá combinar naturaleza, relax y cultura. Experiencias que nos dejarán con ganas de regresar y de conocer muchas más cosas sobre este pequeño paraíso.

Contenido

Este espacio ubicado en el pequeño pueblo pesquero de Las Salinas del Carmen (a escasos 2 km de Caleta de Fuste) ocupa unas antiguas salinas, inauguradas en 1910. Su visita, muy didáctica, permite conocer de primera mano cómo se obtiene la sal del océano a través de una completa visita guiada a unas auténticas salinas. Cuenta con un agradable restaurante y con una tienda en la que adquirir este excelente producto. Ideal para visitar en familia. Barrio Las Salinas, 2 (Antigua).

Contenido

Una de las maravillas que más nos va a fascinar de Fuerteventura son esos pescados fresquísimos que podremos degustar junto al mar casi en cualquier lugar de la costa. Para conocer a fondo la historia de amor entre la isla y el mar, es conveniente acercarse al Faro del Tostón que acoge este museo destinado a difundir el arte de la pesca majorera. Esta actividad tradicional permite conocer mejor la historia de Fuerteventura, y es un buen ejemplo de explotación sostenible de los recursos naturales. El entorno del faro, en el pueblo pesquero de El Cotillo, tiene un valor ecológico incalculable. Calle del Faro (El Cotillo).

Contenido

Miguel de Unamuno fue desterrado a Fuerteventura por Primo de Rivera en 1924, y de marzo a julio ocupó esta pintoresca casa ubicada en Puerto del Rosario, la capital de la isla. Al parecer, don Miguel se enamoró de inmediato de Fuerteventura y enseguida hizo amistad con algunos isleños con los que se reunía en tertulias. En esta casa-museo podremos ver cómo vivía el escritor y leer algunos de sus textos que cuelgan en las paredes. Virgen del Rosario, 11 (Puerto del Rosario).

Contenido

Vale la pena dedicar una mañana a visitar el pueblecito de Betancuria, uno de los rincones con más encanto de la isla, y hacer una parada en este museo. Aquí encontraremos dos salas dedicadas a material arqueológico de diversa índole y otra a objetos etnográficos que nos desvelan las primeras expediciones de europeos a Canarias, conocer los recursos naturales de la isla y la cultura de los «mahos» o «majos», los antiguos pobladores de Fuerteventura. Alcalde Carmelo Silvera, 7 (Betancuria).

Contenido

Antigua es otro de esos pueblos que vale la pena visitar en un recorrido por Fuerteventura, un lugar que fue residencia de algunas familias burguesas que se dedicaron a cultivar y exportar cereales a otras islas. Rodeado de un hermoso jardín, este molino de viento del siglo XVIII, que en la actualidad acoge el Museo del Queso de Fuerteventura, es un buen ejemplo de ese legado. Cuenta con salas de exposiciones y ofrece diferentes actividades culturales, además de una tienda de artesanía. Antigua (pueblo).

Contenido

Los molinos de viento son una parte fundamental del paisaje de Fuerteventura, y en este lugar ubicado en Tiscamanita se podrá visitar uno de ellos para conocer al detalle desde el cultivo del gofio (producto típico de las Islas Canarias, obtenido tras el tueste y molienda del trigo o el maíz, que durante años ha alimentado, y sigue alimentando, a los habitantes de la isla) a la molienda o las tahonas. Es una actividad divertida y didáctica a partes iguales, ideal para hacer con niños. De la Cruz, 11 (Tiscamanita).

Contenido

Siempre es un buen momento para trasladarnos en el tiempo –algo que, de por sí, ya ocurre cuando llegamos a la siempre interesante Fuerteventura– y visitar esta casa-museo que perteneció en su día al doctor Mena, hábil cirujano y uno de los personajes ilustres de Fuerteventura, y posteriormente a sus herederos, hasta que en 1999 la adquirió el Cabildo. Aquí no falta ni un detalle de lo que fue una casa rural acomodada, de considerables dimensiones, incluidos los objetos personales del doctor. Virgen del Rosario, 11 (Puerto del Rosario).

Contenido

En este peculiar museo vivo, situado cerca del pueblo de Tefir, el visitante podrá ver cómo trabajan en sus diferentes oficios los artesanos de la isla. Aquí conoceremos la vida de los antiguos gremios hasta hace pocos años, gracias a siete casas rehabilitadas que ejemplifican los diferentes estilos arquitectónicos de Fuerteventura, desde la sencilla casa campesina hasta una casa señorial. Un recorrido por la historia reciente que incluye, además, animales como cabras, burros o camellos. Tefía.

Contenido

Antes de iniciar la exploración del extraordinario paisaje del istmo de Jandía, en el sur de la isla, conviene hacer una parada en este centro donde entenderemos mejor los valores de uno de los espacios naturales más importantes de Fuerteventura a través de fotografías, vídeos y paneles explicativos. Punta de Jandía.

Contenido

Este yacimiento arqueológico cuya ocupación se remonta a los aborígenes de Fuerteventura, los «mahos» o «majos», se encuentra en el valle de Pozo Negro y ocupa una superficie de 1200 metros cuadrados en los que se distribuyen más de un centenar de construcciones y una zona de exposición para conocer cómo fue la vida en el poblado a lo largo de los siglos. Valle de Pozo Negro (Antigua).