ÚLTIMA HORA

Coronavirus (COVID-19) aquí

La isla del tesoro del trekking

Contenido

Alguien tararea bajo el agua de la ducha antes de cerrar el grifo y vestirse con pantalón corto y sandalias. En el suelo descansan la ropa de la excursión y las botas de trekking. La casa rural está cubierta por el cielo estrellado de La Gomera, al abrigo de los montes del Parque Nacional de Garajonay, que se distinguen por su silueta. El grupo acaba de llegar de realizar la ruta San Sebastián-Hermigua, y parte temprano a la mañana siguiente hacia El Cedro-Ermita de San Juan. Las predicciones meteorológicas para esta jornada invernal son de sol a mediodía y 23 grados de temperatura, con aviso de bruma por la tarde. Las luces se apagan poco después. El sueño llega pronto en esta isla mágica cuando la caminata pone en orden las prioridades de la vida. 

Contenido

La experiencia de trekking comenzó cinco días antes, tal vez una semana, el tiempo que se recomienda para descubrir y disfrutar de la cultura y la naturaleza de una isla que está integrada en el Sendero Europeo (E7) a través del sendero de las Islas Canarias (GR131). Además, posee otras rutas bien señalizadas, pero fuera de los caminos convencionales que hacen las delicias de los amantes de la aventura. En total, en La Gomera hay señalizados 59 senderos. Entre ellos, destacan 41 rutas lineales con dificultades diferentes y dos grandes rutas (GR) que atraviesan la isla. En la temporada alta de invierno, desde octubre a Semana Santa, las bajas temperaturas del continente empujan a elegir Canarias como el destino europeo de clima templado. Además, cuenta con la ventaja de ser español, lo que suprime mucha burocracia en el viaje. 

Así que antes de salir a la primera ruta de trekking, como siempre, el grupo de excursionistas revisa la mochila para asegurarse de que el equipamiento es el adecuado. “Calzado ajustado al tobillo, crema solar, agua, bastones, abrigo y un botiquín de primeros auxilios”, apunta Melanie Ebock, de la empresa Gomera Guide. “También es importante realizar el recorrido sobre el mapa para memorizarlo y, por supuesto, avisar a alguien de la zona de que vamos al monte”, agrega. Por delante, cinco municipios que recorrer (San Sebastián, Hermigua, Agulo, Vallehermoso, Valle Gran Rey y Alajeró), con hospedaje en casas rurales de la zona y un objetivo común:  descubrir el tesoro de La Gomera recorriendo sus senderos. 

De origen volcánico y con una superficie de 369 kilómetros cuadrados, esta isla posee un corazón elevado y cubierto por un bosque de hace muchos millones de años, el Parque Nacional de Garajonay, con más de una veintena de especies que se remontan a la Era Terciaria, por lo que es Patrimonio Mundial de la Humanidad desde 1986. Dada la altura del mismo, el Pico Garajonay posee 1.487 metros, toda esta isla mágica está surcada por profundos barrancos o degolladas y unida por hermosos valles, por lo que es Reserva de la Biosfera desde 2012. Su peculiar belleza implica que, para recorrerla a pie, hay que subir hasta la zona alta y volver a bajar, siempre con vistas al mar, siempre cerca de la montaña. 

Es fundamental llevar también en la mochila la predisposición de los cinco sentidos que es necesaria para encontrar cualquier tesoro: vista para sorprenderse, oídos para serenarse, olfato para respirar hasta suspirar, tacto que permite caricias y gusto para comprender que el camino se encuentra caminando. “Si escuchas el bosque te das cuenta —revela Enekoiz Rodríguez, de la empresa Ymaguara— por qué está respirando, está trabajando; con lo que, al final —asegura—, terminas caminando a ese ritmo, te sintonizas con lo que te rodea y estás en el momento”. Tras vivir en Madrid y Barcelona, regresó hace más de una década a La Gomera, su isla natal, “para poner en valor la memoria de quienes han habitado este territorio de agricultores heroicos, porque —señala— este paisaje de senderos, rutas y bancales existe gracias al esfuerzo de las personas”, concluye desde el mirador de Risquillos de Corvo, en Vallehermoso, con vistas de los roques guardianes y del Teide, en la isla vecina de Tenerife. De hecho, el espíritu del gomero, trabajador y emprendedor, supo sortear las limitaciones de su realidad paisajística creando senderos con sus manos y utilizando para comunicarse el lenguaje del silbo, declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad en 2009. 

Contenido

De esta forma, con los cinco sentidos y buena forma física, continúa la excursión en grupo por los senderos de La Gomera. La isla situada en medio del océano Atlántico devuelve con creces la aventura de dejarse llevar. “En el trekking se cumplen objetivos —reconoce Melanie Ebock—, porque te retas con caminatas de hasta seis horas para sentirte en armonía, y orgullosa de llegar al final del camino”, apostilla bien sujeta a los bastones, mientras desciende por el Roque de Agando, en San Sebastián, para dirigirse hacia la Degollada de Peraza. 

Así, entre el canto de los pájaros, el sendero acaba formando parte del excursionista que avanza sobre tierra verde, ante la mágica panorámica de La Palma, Tenerife y los roques, dentro de otro mundo, probablemente el suyo, al borde de los desfiladeros, pero sin perder el rumbo. 

Por eso se termina el día tarareando una melodía bajo la ducha, en perfecta armonía con la naturaleza que rodea y con el sueño fácil de buena salud. Al día siguiente, la aventura de trekking en La Gomera continuará y, cuando la intensidad y la belleza están al alcance de un paso tras otro, es mucho más fácil quedarse dormido, descansar y despertar para seguir caminando en busca del tesoro.