¿Dónde se produce el único café de España?

La curiosa historia de cómo un cambio de cultivo cambió el destino de un pueblo

El mejor café no solo viene de Brasil, Colombia, Indonesia o Etiopía. Aunque parezca mentira, a miles de kilómetros de estos cultivos, en una pequeña villa costera del sur de Europa, crece libre uno de los granos más selectos del mundo. El Valle de Agaete mantiene hoy el poso de lo que fue una rica fuente de prosperidad para las Islas Canarias, pero que se fue diluyendo con el paso de los siglos hasta casi desaparecer. Esta es su historia.

Contenido

Agaete es la última población productora de café de las Islas Canarias. Una tradición que nació en 1788 con la llegada a Tenerife de este grano, junto a otras semillas y plantas venidas de otros continentes. Así se creó el Jardín de Aclimatación de la Orotava. Aquí, el cafeto encontró en el clima subtropical del archipiélago el hábitat perfecto para crecer, convirtiéndolo rápidamente en uno de los cultivos favoritos de los agricultores del archipiélago a lo largo del siglo XIX.

Contenido

Sin embargo, entre 1930 y 1940, los cultivos empezaron a desaparecer. Lo que antaño fueron hectáreas de campos quedó reducido a este pequeño reducto situado al noreste de Gran Canaria. No podemos decir quién eligió a quién, pero la variedad Arabica Typica, una de las más antiguas y prácticamente desaparecida a día de hoy, encontró en este valle lleno de naranjos el hogar perfecto para refinar sus matices más ácidos y afrutados. Aquí, el café es cuidado con mimo. Su fruto crece libre, es recolectado a mano y sus semillas no son lavadas previamente para preservar todo su sabor. ¿El resultado? Una selección de café tremendamente aromático y complejo con un suave regusto amargo tremendamente característico que ha hecho florecer de nuevo la economía de la zona.

Contenido

Aunque en España se sirven aproximadamente 14.000 millones de cafés al año, probar el del Valle de Agaete puede convertirse en una tarea cuanto menos compleja si no sabemos cómo. Los pocos kilos producidos y la irregularidad de las cosechas lo convierten en una rara avis en la mayoría de cafeterías y supermercados. La forma más sencilla de degustarlo es buscar en centros especializados o adentrarse en el mismo valle hasta encontrar la Finca La Laja, un auténtico paraíso para los cafeteros.

Imagen
playaagaetepuertoPH21882 2
playaagaetepuertoPH21882 2
Contenido

Cualquiera podría pensar que con el café termina todo el atractivo de esta población, pero en sus 45,5 km2 cabe absolutamente de todo. Un parque arqueológico, un huerto de flores, imponentes playas de agua cristalina, piscinas naturales de origen volcánico como Las Salinas, rutas de trekking, fiestas populares, unas vistas privilegiadas del Roque Partido y un pintoresco casco histórico. Por si fuera poco, la costa de Agaete también es conocida localmente por sus platos de pescado tremendamente fresco.

Contenido

No podemos abandonar esta genuina población sin parar un momento en el Parque Natural de Tamadaba, una de las zonas del archipiélago menos alteradas por la mano del hombre y catalogada por la UNESCO como Reserva de la Biosfera. Sus 7.500 hectáreas abrazan tanto cumbres como costas y son el hogar del mayor pinar de Gran Canaria.

Contenido

Situado en una planicie a 1.000 m de altitud, este denso bosque es el lugar perfecto para organizar una excursión. Los senderos que nos llevan hasta él, aptos para todo tipo de piernas, van descubriendo paisajes escarpados en los que la naturaleza desafía al viento desde hace siglos. Aquí encontramos el Roque Faneque, un macizo de 1.008 metros de altura que cae sobre el mar y que es considerado uno de los acantilados activos más altos del mundo.