¿Cuál es la única isla habitada de Europa sin asfalto?

Así vive el pueblo que eligió la bicicleta por preservar su paisaje

Sin autopistas, sin ruido, sin polución. Lo que para la mayoría puede parecer una utopía, en La Graciosa es perfectamente natural. En la más pequeña de las Islas Canarias se vive a otro ritmo, pero porque así lo exige la naturaleza. Volcanes de colores, fondos marinos de postal, pequeñas playas de ensueño y una cercanía que con asfalto podría correr el riesgo de ser pasada por alto.

Imagen
Caleta de Sebo_0209 1
Caleta de Sebo_0209 1
Contenido

Si el paraíso existe, sus coordenadas podrían ser 29°15′07″N 13°30′29″O. Aquí se encuentra La Graciosa, la octava maravilla del archipiélago canario. Un remanso de paz de 29 kilómetros cuadrados que es en su totalidad un Parque Natural. Para llegar hasta aquí solo existe un camino, y es desde la vecina Lanzarote. Desde la localidad costera de Órzola salen a diario pequeñas embarcaciones hacia este tesoro escondido. Recorrer los siete kilómetros que separan ambas costas es como viajar en el tiempo, aunque cuesta decidir si a un pasado donde todo era más sencillo o hacia un futuro mejor.

Contenido

Contenido

La Graciosa forma parte de una Reserva Natural Integral de gran valor desde el punto medioambiental, el Archipiélago Chinijo. Esta zona, que también incluye los islotes de Alegranza, Montaña Clara, Roque del Este y Roque del Oeste, así como una parte de la zona norte de Lanzarote, cuenta con auténticas maravillas.

Imagen
PH7389 1
PH7389 1
Contenido

No toda la belleza está en tierra. Los más de 700 kilómetros cuadrados que abarcan las aguas del Archipiélago Chinijo forman la mayor reserva marina de toda la Unión Europea. Con varias Zonas de Especial Protección para las Aves (ZEPA), aquí es fácil ver aves marinas como el halcón Eleonora o el águila pescadora. Y si nos sumergimos un poco, aparece un mágico entorno con más de 228 tipos de peces y la mayor diversidad de algas de todas las Islas Canarias. Un auténtico paisaje bajo el mar del que también disfrutan diferentes especies de delfines, rorcuales, calderones, orcas y cachalotes, especialmente en sus épocas de migración.