Blog Islas Canarias BLOG OFICIAL DE TURISMO
DE LAS ISLAS CANARIAS
www.holaislascanarias.com
Blog Islas Canarias BLOG OFICIAL DE TURISMO
DE LAS ISLAS CANARIAS
www.holaislascanarias.com

La península de Jandía, la Fuerteventura más salvaje


Destacamos
Mucho más que papagayos en Loro Parque
Redescubriendo las Dunas de Maspalomas en Gran Canaria
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Isla de Lobos: viaje dentro de un viaje
La Gomera en un fin de semana con peques
Lanzarote: isla de los colores, isla de contrastes
Las Cabocas: el agua siempre gana
La vieja en las Islas Canarias
El Médano, en Tenerife: cuna del deporte acuático
Agaete, mucho más que uno de los pueblos más divertidos de España
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
El Cotillo y el peor surfista de la historia
Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos
Puente de las Bolas, la historia escrita en piedra
Los Indianos y el barniz de la felicidad
Un día recorriendo el Valle de Güímar con peques
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
El Hierro a bocados
Fuerteventura y sus playas
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Siguiendo las chácaras y tambores de Chipude
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Garachico, un viaje en el tiempo
Un día completo en Mesa y López
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Fuerteventura en (es) Música
Cinco lugares que ver en Lanzarote con peques
La Gomera, la isla tranquila
5 motivos por los que visitar Fuerteventura con peques
Playas, ¿para qué las quiero?
El Charco del Palo, desnudos en las cristalinas aguas del Atlántico
Un paseo (y una boda) por Santa Cruz de La Palma
Descubriendo la ruta norte de La Gomera
Playa de Las Canteras: calidad de vida
Echentive: el pacto entre fuego y agua
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Una excursión entre islas
El Hierro: vinos Edición Limitada
Betancuria, el tiempo detenido
Viajamos a La Palma con nuestra peque, ¿nos acompañas?
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Volveremos a Alojera, en La Gomera
La Laguna en un día
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Castillos de Lanzarote: historias de piratas, corsarios y conquistadores
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Dunas de Corralejo, un encuentro con los cuatro elementos
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Punta Mujeres, un pequeño pueblo costero de Lanzarote
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Mirador de Abrante en La Gomera, una ventana al Atlántico
5 espacios naturales únicos en Tenerife
Ruta de brunch por Las Palmas de Gran Canaria, ¿te apuntas?
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
5 curiosidades sobre Fuerteventura que no podrás perderte
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
La Orotava, en Tenerife, ruta por la villa histórica
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
La antigua capital de Lanzarote, la Villa de Teguise
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
Viaje galáctico al techo de La Palma
Observatorio de Temisas, un paseo por el cielo canario
El Hierro, ruta de la cumbre a la costa
La Gomera infinita: del cielo a la marea
El Cotillo, las calas mágicas de Fuerteventura
Misterio y traición en el Valle del Riachuelo
5 fotografías de El Hierro con las que triunfarás en tus redes sociales
Tenerife por tierra, mar y aire: 3 experiencias inolvidables
Las Palmas de Gran Canaria a pedales
Palmas, budas y otros tesoros de La Gomera
Famara, en Lanzarote, el hogar del viento
La naturaleza virgen de Cofete y su misteriosa villa Winter
Qué hacer en El Hierro durante un fin de semana
Caldera de Taburiente, senderismo al corazón de La Palma
Las otras “playas” de Tenerife
Un día visitando los museos de Las Palmas de Gran Canaria
Tres propuestas para visitar San Sebastián de La Gomera
Parque Natural de Jandía, planeta perdido en Fuerteventura
10 razones para enamorarte del Charco de San Ginés, en Lanzarote
No te puedes ir de El Hierro sin…
Ruta por el corazón de Gran Canaria
La ruta del plátano en Tenerife
La leyenda de LagOmar en Lanzarote
Roque de los Muchachos, tocando el cielo palmero
La península de Jandía, la Fuerteventura más salvaje
En las entrañas del volcán de San Juan en La Palma
Lo mejor de La Gomera en un día
5 razones por las que visitar Lanzarote
Gran Canaria de interior. Paisajes llenos de historia
Paseando por uno de los mejores jardines botánicos de Canarias
Las 5 claves del “Acro Paraíso” herreño
Montaña sagrada de Tindaya, un lugar mágico en Fuerteventura
Playas de Lanzarote en invierno
Rambla de Castro: vergel norteño en Tenerife
10 curiosidades sobre el mirador de La Peña, en El Hierro
El Porís de Tijarafe: una terraza oculta sobre el Atlántico
Visitando los museos de Fuerteventura
Sabores de La Gomera, un recorrido gastronómico
Una ruta en bicicleta por La Graciosa
Maspalomas, en Gran Canaria, paisaje mágico y ocio inagotable
Paseo por Anaga, caminos con historia en Tenerife
De cero a mil en cinco kilómetros en El Hierro
Sinfonía de café y jardines en Los Llanos de Aridane
Cuatro platos imprescindibles si visitas Fuerteventura
La Gomera: isla de fiestas y tradiciones
Running en Lanzarote
Fataga y Las Tirajanas, en Gran Canaria, un paisaje de película
Historias, mitos y leyendas de los parques y jardines de Tenerife
10 razones para viajar a El Hierro
Echentive, la playa que surgió del calor
Playa del Viejo Rey, en Fuerteventura, un lugar para conectar con la naturaleza
La Gomera, isla de caminos
La presa de Mala, de camino al norte de Lanzarote
Agaete, una joya en el noroeste de Gran Canaria
Miradores del Teide, en Tenerife
La aplastante lógica del plátano
Dunas de Corralejo, colores y sensaciones únicas
El Cedro, corazón de La Gomera
www.holaislascanarias.com
anterior artículo
08 Ene 2018

En el ajetreo diario, en medio de la vorágine cotidiana, mis ojos se quedaron clavados en una carpeta del escritorio de mi ordenador. No tenía nombre, pero intuí que estaba llena de buenos recuerdos, sol, arena, sabores, canciones y emociones. Se trataba de las fotografías de mi último viaje a Fuerteventura. Al abrirla me invadió una sensación explosiva de colores, mil texturas, calidez y música, y mi mente volvió a aquellos días.

Creo que, antes incluso de visitarla, ya amaba esta isla. Había depositado en ella todas las expectativas de descanso y disfrute, y mi viaje para conocerla las superó todas con creces.

La arena dorada y el azul turquesa del mar en Jandía, Fuerteventura, Islas Canarias

Llegamos a Fuerteventura sin planes. Tres amigas necesitadas de un descanso tras una temporada de duro trabajo. Solo queríamos descansar y disfrutar del sol y la playa, solo aspirábamos a dejarnos tentar por todo lo bueno que Fuerteventura nos pudiera ofrecer.

No fuimos muy lejos. Nada más llegar por barco al puerto buscamos un alojamiento en el mismo Morro Jable. Se trata de uno de los núcleos turísticos más importantes de Fuerteventura, así que la oferta de alojamientos turísticos es muy grande y de alta calidad. Nosotras elegimos un pequeño apartamento regentado por una pareja de señores del lugar, en la parte más antigua de la localidad.

Relax color turquesa

Me fascinó el primer contacto con la fina y blanca arena de la playa. El turquesa del agua y la calidez del sol auguraba una muy buena estancia. La rutina del baño de sol y el relax que nos producía parecía un premio.

Relax, sol y mar en las idílicas playas de Fuerteventura, Islas Canarias

Cada día después de una ducha y una buena hidratación de piel, bajábamos a cenar. Todas las noches disfrutábamos de estupendos repertorios de música en directo en sus terrazas. Junto al mar había una buena serie de restaurantes y pubs donde elegir. También tuvimos la suerte de disfrutar con actuaciones en la plaza del pueblo durante aquellos días, cantantes y verseadores nos deleitaron con la creatividad. Ya nos sentíamos un poco majoreras, que es el gentilicio de la isla.

Tras dos días de exclusivo descanso ya estábamos listas para disfrutar de todo lo que nos ofrecía la península de Jandía al completo, desde el istmo de La Pared hasta la Punta de Jandía.

Las montañas que hoy vemos en Jandía comprendían lo que antiguamente era una isla que terminó unida a Fuerteventura por el istmo arenoso de La Pared. Allí mismo, en La Pared, comenzó nuestro recorrido. Hoy en día nos encontramos una pequeña urbanización algo inhóspita, un restaurante muy concurrido y una excepcional playa que visitan las sociables e intrusas ardillas morunas. ¡No dejen frutos secos a la vista o aparecerán varias de estas ladronzuelas!

Acceso a una de las maravillosas playas de Fuerteventura, Islas Canarias

La cara más “salvaje” y animal de Jandía

Al día siguiente decidimos pasear por la playa de Sotavento, un arenal que deja sin respiración. Las nubes reflejadas en las tranquilas aguas traían juegos de luces excepcionales para mi cámara de fotos. La intensa actividad de deportes como el windsurf y kitesurf convivía con tranquilos paseos por la orilla del mar.

Me encantó escuchar a los pájaros al atardecer en un pequeño acantilado donde anidaban, me reunió con la cara más “salvaje” de Jandía. Los tranquilos días están salpicados con frecuentes encuentros con animales silvestres. Además de las mencionadas ardillas morunas, es habitual encontrar grupos de burros pastando en los parques urbanos... ¿dónde van a encontrar mejor hierba?

Burros silvestres, Jandía, Fuerteventura, Islas Canarias

El ganado caprino y bovino pasta libremente por toda la península en estado semisalvaje y solo se reúne de vez en cuando con las tradicionales “apañadas”. Estas se realizan para comprobar el estado de los animales o para marcar a las crías. Definitivamente me dieron una muy buena razón para volver a Fuerteventura: quiero observar y vivir una de estas tradicionales apañadas.

Cabra majorera en estado semisalvaje, Fuerteventura, Islas Canarias

La belleza salvaje de Cofete

Pero la gran estrella de Jandía, la protagonista absoluta de su belleza, es Cofete. No es fácil llegar a la playa y poblado de Cofete. Una pedregosa pista invita a recorrer despacio el árido paisaje que lleva de sotavento a barlovento. Una guagua muy particular, preparada para este tipo de caminos, hace el recorrido regularmente. Ya desde el mirador de la Degollada Agua Oveja se divisa la playa en todo su esplendor. Casi 14 kilómetros de playa virgen vigilada por las montañas más altas de Fuerteventura y protegidas del turismo masivo por su difícil acceso y su declaración de Parque Natural. Un paraíso para los amantes de la naturaleza en estado puro.

La sensación de libertad, inmensidad y profunda belleza de la playa de Cofete debería ser experimentada  por lo menos una vez en la vida. El impacto que produce en el espíritu del visitante es solo comparable a la cantidad de historias que envuelven el lugar. La belleza de Cofete se completa con los retazos de historia y las anécdotas con las que cualquiera se puede encontrar.

Señalización de acceso a Cofete, Fuerteventura, Islas Canarias

Aparcamos junto a los pocos vehículos que llegan hasta allí, al lado de un pequeño cementerio zarandeado por la arena que parece tragárselo. ¿Qué puede haber más pintoresco que un cementerio a pie de playa? Cuentan que la singularidad de su emplazamiento se debe a que la playa era la única zona de Cofete que no tenía dueño, que pertenecía al pueblo y, por tanto, a falta de una iglesia cercana, era el único lugar donde podían ser enterrados los habitantes del poblado.

Toda la península de Jandía era terreno particular. Tras la conquista, sus dueños fueron los marqueses de Lanzarote y condes de Santa Coloma. En 1941, el ingeniero alemán Gustav Winter adquiere la “Dehesa de Cofete” y construye una de las obras más singulares y misteriosas de Fuerteventura: la Casa Winter. Vimos esta extraña mansión por fuera y exploramos sus alrededores, con pena porque justamente en esos días no se encontraban los actuales residentes, que habitualmente dejan visitar el interior de la casa. Allí conversamos sobre la infinidad de historias y leyendas que envuelven la Casa Winter.

Villa Winter, Fuerteventura, Islas Canarias

Tanta leyenda nos abrió el apetito y buscamos en las escasas casas del poblado un lugar donde comer un buen pescado. Sorprendente que en aquel lugar tan aislado, sin servicios de luz y agua, nos juntáramos unos cuantos visitantes para disfrutar que tan rica comida. Volvimos contentas por aquel pedregoso y polvoriento camino.

De regreso de Cofete, Fuerteventura, Islas Canarias

Nos tocaba despedirnos del paisaje extremo y sugerente de Jandía. Era mi primera vez en Fuerteventura y no me defraudó. A veces una isla, un ambiente, un tiempo, tiene un efecto casi terapéutico que coloca todo en su sitio, tal y como lo hace un fisio con los músculos del cuerpo. Los recuerdos del sol, el salitre, el ambiente musical, los paisajes vitalistas y el cariño de la gente estarán contenidos para siempre en aquella carpeta del escritorio de mi ordenador, pero yo volveré irremediablemente para crear nuevos recuerdos.

La costa salvaje de la península de Jandía, Fuerteventura, Islas Canarias

Deja tu comentario

comentarios

Destacamos
Mucho más que papagayos en Loro Parque
Redescubriendo las Dunas de Maspalomas en Gran Canaria
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Isla de Lobos: viaje dentro de un viaje
La Gomera en un fin de semana con peques
Lanzarote: isla de los colores, isla de contrastes
Las Cabocas: el agua siempre gana
La vieja en las Islas Canarias
El Médano, en Tenerife: cuna del deporte acuático
Agaete, mucho más que uno de los pueblos más divertidos de España
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
El Cotillo y el peor surfista de la historia
Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos
Puente de las Bolas, la historia escrita en piedra
Los Indianos y el barniz de la felicidad
Un día recorriendo el Valle de Güímar con peques
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
El Hierro a bocados
Fuerteventura y sus playas
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Siguiendo las chácaras y tambores de Chipude
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Garachico, un viaje en el tiempo
Un día completo en Mesa y López
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Fuerteventura en (es) Música
Cinco lugares que ver en Lanzarote con peques
La Gomera, la isla tranquila
5 motivos por los que visitar Fuerteventura con peques
Playas, ¿para qué las quiero?
El Charco del Palo, desnudos en las cristalinas aguas del Atlántico
Un paseo (y una boda) por Santa Cruz de La Palma
Descubriendo la ruta norte de La Gomera
Playa de Las Canteras: calidad de vida
Echentive: el pacto entre fuego y agua
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Una excursión entre islas
El Hierro: vinos Edición Limitada
Betancuria, el tiempo detenido
Viajamos a La Palma con nuestra peque, ¿nos acompañas?
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Volveremos a Alojera, en La Gomera
La Laguna en un día
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Castillos de Lanzarote: historias de piratas, corsarios y conquistadores
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Dunas de Corralejo, un encuentro con los cuatro elementos
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Punta Mujeres, un pequeño pueblo costero de Lanzarote
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Mirador de Abrante en La Gomera, una ventana al Atlántico
5 espacios naturales únicos en Tenerife
Ruta de brunch por Las Palmas de Gran Canaria, ¿te apuntas?
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
5 curiosidades sobre Fuerteventura que no podrás perderte
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
La Orotava, en Tenerife, ruta por la villa histórica
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
La antigua capital de Lanzarote, la Villa de Teguise
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
Viaje galáctico al techo de La Palma
Observatorio de Temisas, un paseo por el cielo canario
El Hierro, ruta de la cumbre a la costa
La Gomera infinita: del cielo a la marea
El Cotillo, las calas mágicas de Fuerteventura
Misterio y traición en el Valle del Riachuelo
5 fotografías de El Hierro con las que triunfarás en tus redes sociales
Tenerife por tierra, mar y aire: 3 experiencias inolvidables
Las Palmas de Gran Canaria a pedales
Palmas, budas y otros tesoros de La Gomera
Famara, en Lanzarote, el hogar del viento
La naturaleza virgen de Cofete y su misteriosa villa Winter
Qué hacer en El Hierro durante un fin de semana
Caldera de Taburiente, senderismo al corazón de La Palma
Las otras “playas” de Tenerife
Un día visitando los museos de Las Palmas de Gran Canaria
Tres propuestas para visitar San Sebastián de La Gomera
Parque Natural de Jandía, planeta perdido en Fuerteventura
10 razones para enamorarte del Charco de San Ginés, en Lanzarote
No te puedes ir de El Hierro sin…
Ruta por el corazón de Gran Canaria
La ruta del plátano en Tenerife
La leyenda de LagOmar en Lanzarote
Roque de los Muchachos, tocando el cielo palmero
La península de Jandía, la Fuerteventura más salvaje
En las entrañas del volcán de San Juan en La Palma
Lo mejor de La Gomera en un día
5 razones por las que visitar Lanzarote
Gran Canaria de interior. Paisajes llenos de historia
Paseando por uno de los mejores jardines botánicos de Canarias
Las 5 claves del “Acro Paraíso” herreño
Montaña sagrada de Tindaya, un lugar mágico en Fuerteventura
Playas de Lanzarote en invierno
Rambla de Castro: vergel norteño en Tenerife
10 curiosidades sobre el mirador de La Peña, en El Hierro
El Porís de Tijarafe: una terraza oculta sobre el Atlántico
Visitando los museos de Fuerteventura
Sabores de La Gomera, un recorrido gastronómico
Una ruta en bicicleta por La Graciosa
Maspalomas, en Gran Canaria, paisaje mágico y ocio inagotable
Paseo por Anaga, caminos con historia en Tenerife
De cero a mil en cinco kilómetros en El Hierro
Sinfonía de café y jardines en Los Llanos de Aridane
Cuatro platos imprescindibles si visitas Fuerteventura
La Gomera: isla de fiestas y tradiciones
Running en Lanzarote
Fataga y Las Tirajanas, en Gran Canaria, un paisaje de película
Historias, mitos y leyendas de los parques y jardines de Tenerife
10 razones para viajar a El Hierro
Echentive, la playa que surgió del calor
Playa del Viejo Rey, en Fuerteventura, un lugar para conectar con la naturaleza
La Gomera, isla de caminos
La presa de Mala, de camino al norte de Lanzarote
Agaete, una joya en el noroeste de Gran Canaria
Miradores del Teide, en Tenerife
La aplastante lógica del plátano
Dunas de Corralejo, colores y sensaciones únicas
El Cedro, corazón de La Gomera
www.holaislascanarias.com