Blog Islas Canarias BLOG OFICIAL DE TURISMO
DE LAS ISLAS CANARIAS
www.holaislascanarias.com
Blog Islas Canarias BLOG OFICIAL DE TURISMO
DE LAS ISLAS CANARIAS
www.holaislascanarias.com

Qué hacer en El Hierro durante un fin de semana


Destacamos
Mucho más que papagayos en Loro Parque
Redescubriendo las Dunas de Maspalomas en Gran Canaria
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Isla de Lobos: viaje dentro de un viaje
La Gomera en un fin de semana con peques
Lanzarote: isla de los colores, isla de contrastes
Las Cabocas: el agua siempre gana
La vieja en las Islas Canarias
El Médano, en Tenerife: cuna del deporte acuático
Agaete, mucho más que uno de los pueblos más divertidos de España
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
El Cotillo y el peor surfista de la historia
Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos
Puente de las Bolas, la historia escrita en piedra
Los Indianos y el barniz de la felicidad
Un día recorriendo el Valle de Güímar con peques
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
El Hierro a bocados
Fuerteventura y sus playas
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Siguiendo las chácaras y tambores de Chipude
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Garachico, un viaje en el tiempo
Un día completo en Mesa y López
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Fuerteventura en (es) Música
Cinco lugares que ver en Lanzarote con peques
La Gomera, la isla tranquila
5 motivos por los que visitar Fuerteventura con peques
Playas, ¿para qué las quiero?
El Charco del Palo, desnudos en las cristalinas aguas del Atlántico
Un paseo (y una boda) por Santa Cruz de La Palma
Descubriendo la ruta norte de La Gomera
Playa de Las Canteras: calidad de vida
Echentive: el pacto entre fuego y agua
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Una excursión entre islas
El Hierro: vinos Edición Limitada
Betancuria, el tiempo detenido
Viajamos a La Palma con nuestra peque, ¿nos acompañas?
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Volveremos a Alojera, en La Gomera
La Laguna en un día
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Castillos de Lanzarote: historias de piratas, corsarios y conquistadores
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Dunas de Corralejo, un encuentro con los cuatro elementos
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Punta Mujeres, un pequeño pueblo costero de Lanzarote
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Mirador de Abrante en La Gomera, una ventana al Atlántico
5 espacios naturales únicos en Tenerife
Ruta de brunch por Las Palmas de Gran Canaria, ¿te apuntas?
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
5 curiosidades sobre Fuerteventura que no podrás perderte
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
La Orotava, en Tenerife, ruta por la villa histórica
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
La antigua capital de Lanzarote, la Villa de Teguise
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
Viaje galáctico al techo de La Palma
Observatorio de Temisas, un paseo por el cielo canario
El Hierro, ruta de la cumbre a la costa
La Gomera infinita: del cielo a la marea
El Cotillo, las calas mágicas de Fuerteventura
Misterio y traición en el Valle del Riachuelo
5 fotografías de El Hierro con las que triunfarás en tus redes sociales
Tenerife por tierra, mar y aire: 3 experiencias inolvidables
Las Palmas de Gran Canaria a pedales
Palmas, budas y otros tesoros de La Gomera
Famara, en Lanzarote, el hogar del viento
La naturaleza virgen de Cofete y su misteriosa villa Winter
Qué hacer en El Hierro durante un fin de semana
Caldera de Taburiente, senderismo al corazón de La Palma
Las otras “playas” de Tenerife
Un día visitando los museos de Las Palmas de Gran Canaria
Tres propuestas para visitar San Sebastián de La Gomera
Parque Natural de Jandía, planeta perdido en Fuerteventura
10 razones para enamorarte del Charco de San Ginés, en Lanzarote
No te puedes ir de El Hierro sin…
Ruta por el corazón de Gran Canaria
La ruta del plátano en Tenerife
La leyenda de LagOmar en Lanzarote
Roque de los Muchachos, tocando el cielo palmero
La península de Jandía, la Fuerteventura más salvaje
En las entrañas del volcán de San Juan en La Palma
Lo mejor de La Gomera en un día
5 razones por las que visitar Lanzarote
Gran Canaria de interior. Paisajes llenos de historia
Paseando por uno de los mejores jardines botánicos de Canarias
Las 5 claves del “Acro Paraíso” herreño
Montaña sagrada de Tindaya, un lugar mágico en Fuerteventura
Playas de Lanzarote en invierno
www.holaislascanarias.com
anterior artículo
16 Oct 2017

Si me preguntan, nunca recomiendo a alguien que quiera visitar El Hierro hacerlo en menos de una semana. Esto para mí es inadmisible e inamovible ya que existe una verdad universal que prevalece por encima de todas las cosas: El Hierro no solo hay que verlo; también hay que vivirlo.

Recientemente he tenido la agradable visita de dos buenas amigas de la península que nunca habían estado en la isla y que, para fortuna mía, decidieron obsequiarme con un viaje exprés de un fin de semana… Ante esta situación, no me quedó más remedio que tragarme mis palabras y ponerme manos a la obra para diseñar una ruta de tres días que recorriese los principales encantos de El Hierro pero que, a la vez, las dejase con ganas de volver. 

Si tú también dispones únicamente de un fin de semana para escaparte y explorar la más pequeña de las Islas Canarias, échale un vistazo a esta breve guía que te he elaborado para que tu viaje a El Hierro sea lo más completo que puedas imaginar.

El primer baño de tu viaje, en la costa de Frontera

Al igual que el resto del archipiélago, El Hierro es un destino ideal para visitarlo en cualquier época del año ya que goza de un clima suave y agradable los 365 días del calendario. No obstante, en este post te voy a proponer una escapada para esos meses más calurosos ya que, personalmente, considero que la costa herreña y sus zonas de baño son uno de los principales atractivos turísticos de la isla.

La primera parada del viaje la haremos en Frontera. No es fácil explicarlo cuando uno siempre habla maravillas de su hogar, pero la imagen que te encuentras después de más de dos kilómetros de recorrido bajo la tenue luz del túnel de Los Roquillos es, sencillamente, sobrecogedora. Ante tus ojos el vertiginoso valle de El Golfo y, a tu derecha, el intenso azul Atlántico. Una imagen de paz, calma y tranquilidad que me hace sentir que ya estoy en casa.

Te advierto que, una vez pasado el túnel, no querrás ir hasta tu alojamiento a deshacer las maletas (créeme) porque acabas de dar con el lugar perfecto para pasar el resto del día: el pueblo de Las Puntas, el embarcadero de Punta Grande con el que fuera en su día el hotel más pequeño del mundo, unas extraordinarias vistas al borde del mar con los Roques de Salmor de fondo y una costa rocosa con espectaculares acantilados que esconden numerosos rincones para disfrutar de uno de los baños más placenteros de tu vida.

El Río, Los Sargos, La Laja o el popular Charco Azul. Tienes toda la costa de Frontera para elegir. Yo hoy te propongo pasar la tarde aquí, en las piscinas naturales de La Maceta, un enclave idílico de fácil acceso y perfectamente acondicionado para el baño.

Cuando cae el sol y baja la marea, un baño en las piscinas de La Maceta es la mejor opción, El Hierro, Islas Canarias

Después de tu baño inaugural no te vayas muy lejos porque en esta misma zona toca disfrutar de una de las mejores puestas de sol de la isla desde un lugar privilegiado: la terraza chill out del “Sunset La Maceta”, un lugar con especial encanto que ha sabido conjugar una singular gastronomía, novedosos cócteles y unas vistas de ensueño.

Piña colada y mojito de fresa, la combinación perfecta para refrescarte en el Sunset La Maceta, El Hierro, Islas Canarias

¡Ah! Y antes de irte a descansar no olvides pasarte por las recién estrenadas letras turísticas del municipio, situadas en la explanada de Punta Grande, y disfruta de una agradable noche bajo la luz de la luna.

Las letras de La Frontera se han convertido en poco tiempo en un reclamo turístico, incluso de noche, El Hierro, Islas Canarias

Valverde, un balcón al Atlántico

El segundo día nos vamos de ruta hacia la costa noreste perteneciente al municipio de Valverde, pero antes hacemos un alto en el camino para visitar el lugar que fue venerado por los bimbaches, antiguos pobladores de la isla.

Un árbol que en el pasado abastecía a toda una isla, El Hierro, Islas Canarias

El Garoé, el árbol sagrado, es un claro ejemplo de la lucha que mantuvieron los aborígenes herreños para conseguir un suministro constante de agua cuando no existía ningún depósito potable en la isla. Este árbol era su única fuente de abastecimiento gracias a que el agua que se condensaba de las nubes manaba de sus hojas y era depositada en albercas o charcas donde hombres y animales saciaban su sed.

El Garoé, el árbol sagrado de los bimbaches, El Hierro, Islas Canarias

Siguiendo con la ruta, no es casualidad que Valverde se haya construido en las alturas ya que cuenta en su costa con dos enclaves idílicos que completan el mosaico de atractivos de la única capital de Canarias que está alejada del mar.

La piscina natural de enormes dimensiones de aguas tranquilas de El Tamaduste y las de agua salada de La Caleta son las dos zonas de baño más aclamadas por los habitantes de la Villa.

Desde lo alto del mirador del Tamaduste divisas uno de los pueblos con más encanto de la isla, El Hierro, Islas Canarias

Las piscinas de agua salada de La Caleta es el lugar perfecto para disfrutar del baño con toda la familia, El Hierro, Islas Canarias

Los últimos coletazos del día los empleamos para acercarnos a la zona de Las Playas donde se emplaza el imponente Roque de La Bonanza y el remoto Parador Nacional de Turismo.

Justo aquí termina el camino. Toca dar la vuelta y volver por donde has venido pero no sin antes entrar a tomarte un exquisito “barraquito” mientras disfrutas de la paz del lugar.

En el Parador de El Hierro sentirás la paz y la tranquilidad como nunca antes la habías sentido, El Hierro, Islas Canarias

Al calor de los volcanes

Tu último día en la isla y apenas unas horas para disfrutarla… ¿Cuál es el plan? Nos vamos a La Restinga y almorzamos allí. Esta vez, nos trasladamos hasta el sur en el municipio más joven de Canarias, El Pinar.

Los paisajes que bajan hasta el Mar de Las Calmas atesoran todos los atractivos que caracterizan al paraíso herreño: bosques, volcanes y mar infinito. Si hay algo que destacar de El Hierro es la sensación de estar en un continente en miniatura debido a su gran variedad de climas y paisajes. En esta ocasión, a medida que nos vamos aproximando a La Restinga podemos observar cómo domina de manera absoluta el paisaje volcánico de Los Lajiales herreños, de formas retorcidas y rocambolescas, propias de paisajes espaciales.

Los lajiales de La Restinga recuerdan al viajero que en El Hierro vivimos al calor de los volcanes, Islas Canarias

Una vez llegamos a La Restinga no podemos dejar pasar la oportunidad de darnos un baño en la primera playa de El Hierro que ha obtenido bandera azul gracias a que cuenta con todos los servicios e infraestructuras necesarios para obtener este distintivo.

Y como tras el baño necesitaremos reponer fuerzas para el viaje de vuelta, nada mejor que degustar un buen pescado fresco en uno de los pueblos de tradición pesquera más importantes de la isla.

El sur de la isla es un referente gastronómico en cuanto a pescado fresco, El Hierro, Islas Canarias

Sí, ya sé lo que vas a decir. Que me he dejado muchas cosas por nombrar. Tienes toda la razón pero ¿quién enseña todos sus encantos en la primera cita?...

Debes volver, eso sin duda.

Deja tu comentario

comentarios

Destacamos
Mucho más que papagayos en Loro Parque
Redescubriendo las Dunas de Maspalomas en Gran Canaria
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Isla de Lobos: viaje dentro de un viaje
La Gomera en un fin de semana con peques
Lanzarote: isla de los colores, isla de contrastes
Las Cabocas: el agua siempre gana
La vieja en las Islas Canarias
El Médano, en Tenerife: cuna del deporte acuático
Agaete, mucho más que uno de los pueblos más divertidos de España
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
El Cotillo y el peor surfista de la historia
Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos
Puente de las Bolas, la historia escrita en piedra
Los Indianos y el barniz de la felicidad
Un día recorriendo el Valle de Güímar con peques
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
El Hierro a bocados
Fuerteventura y sus playas
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Siguiendo las chácaras y tambores de Chipude
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Garachico, un viaje en el tiempo
Un día completo en Mesa y López
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Fuerteventura en (es) Música
Cinco lugares que ver en Lanzarote con peques
La Gomera, la isla tranquila
5 motivos por los que visitar Fuerteventura con peques
Playas, ¿para qué las quiero?
El Charco del Palo, desnudos en las cristalinas aguas del Atlántico
Un paseo (y una boda) por Santa Cruz de La Palma
Descubriendo la ruta norte de La Gomera
Playa de Las Canteras: calidad de vida
Echentive: el pacto entre fuego y agua
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Una excursión entre islas
El Hierro: vinos Edición Limitada
Betancuria, el tiempo detenido
Viajamos a La Palma con nuestra peque, ¿nos acompañas?
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Volveremos a Alojera, en La Gomera
La Laguna en un día
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Castillos de Lanzarote: historias de piratas, corsarios y conquistadores
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Dunas de Corralejo, un encuentro con los cuatro elementos
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Punta Mujeres, un pequeño pueblo costero de Lanzarote
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Mirador de Abrante en La Gomera, una ventana al Atlántico
5 espacios naturales únicos en Tenerife
Ruta de brunch por Las Palmas de Gran Canaria, ¿te apuntas?
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
5 curiosidades sobre Fuerteventura que no podrás perderte
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
La Orotava, en Tenerife, ruta por la villa histórica
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
La antigua capital de Lanzarote, la Villa de Teguise
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
Viaje galáctico al techo de La Palma
Observatorio de Temisas, un paseo por el cielo canario
El Hierro, ruta de la cumbre a la costa
La Gomera infinita: del cielo a la marea
El Cotillo, las calas mágicas de Fuerteventura
Misterio y traición en el Valle del Riachuelo
5 fotografías de El Hierro con las que triunfarás en tus redes sociales
Tenerife por tierra, mar y aire: 3 experiencias inolvidables
Las Palmas de Gran Canaria a pedales
Palmas, budas y otros tesoros de La Gomera
Famara, en Lanzarote, el hogar del viento
La naturaleza virgen de Cofete y su misteriosa villa Winter
Qué hacer en El Hierro durante un fin de semana
Caldera de Taburiente, senderismo al corazón de La Palma
Las otras “playas” de Tenerife
Un día visitando los museos de Las Palmas de Gran Canaria
Tres propuestas para visitar San Sebastián de La Gomera
Parque Natural de Jandía, planeta perdido en Fuerteventura
10 razones para enamorarte del Charco de San Ginés, en Lanzarote
No te puedes ir de El Hierro sin…
Ruta por el corazón de Gran Canaria
La ruta del plátano en Tenerife
La leyenda de LagOmar en Lanzarote
Roque de los Muchachos, tocando el cielo palmero
La península de Jandía, la Fuerteventura más salvaje
En las entrañas del volcán de San Juan en La Palma
Lo mejor de La Gomera en un día
5 razones por las que visitar Lanzarote
Gran Canaria de interior. Paisajes llenos de historia
Paseando por uno de los mejores jardines botánicos de Canarias
Las 5 claves del “Acro Paraíso” herreño
Montaña sagrada de Tindaya, un lugar mágico en Fuerteventura
Playas de Lanzarote en invierno
www.holaislascanarias.com