Blog Islas Canarias BLOG OFICIAL DE TURISMO
DE LAS ISLAS CANARIAS
www.holaislascanarias.com
Blog Islas Canarias BLOG OFICIAL DE TURISMO
DE LAS ISLAS CANARIAS
www.holaislascanarias.com

No te puedes ir de El Hierro sin…


Destacamos
Mucho más que papagayos en Loro Parque
Redescubriendo las Dunas de Maspalomas en Gran Canaria
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Isla de Lobos: viaje dentro de un viaje
La Gomera en un fin de semana con peques
Lanzarote: isla de los colores, isla de contrastes
Las Cabocas: el agua siempre gana
La vieja en las Islas Canarias
El Médano, en Tenerife: cuna del deporte acuático
Agaete, mucho más que uno de los pueblos más divertidos de España
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
El Cotillo y el peor surfista de la historia
Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos
Puente de las Bolas, la historia escrita en piedra
Los Indianos y el barniz de la felicidad
Un día recorriendo el Valle de Güímar con peques
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
El Hierro a bocados
Fuerteventura y sus playas
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Siguiendo las chácaras y tambores de Chipude
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Garachico, un viaje en el tiempo
Un día completo en Mesa y López
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Fuerteventura en (es) Música
Cinco lugares que ver en Lanzarote con peques
La Gomera, la isla tranquila
5 motivos por los que visitar Fuerteventura con peques
Playas, ¿para qué las quiero?
El Charco del Palo, desnudos en las cristalinas aguas del Atlántico
Un paseo (y una boda) por Santa Cruz de La Palma
Descubriendo la ruta norte de La Gomera
Playa de Las Canteras: calidad de vida
Echentive: el pacto entre fuego y agua
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Una excursión entre islas
El Hierro: vinos Edición Limitada
Betancuria, el tiempo detenido
Viajamos a La Palma con nuestra peque, ¿nos acompañas?
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Volveremos a Alojera, en La Gomera
La Laguna en un día
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Castillos de Lanzarote: historias de piratas, corsarios y conquistadores
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Dunas de Corralejo, un encuentro con los cuatro elementos
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Punta Mujeres, un pequeño pueblo costero de Lanzarote
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Mirador de Abrante en La Gomera, una ventana al Atlántico
5 espacios naturales únicos en Tenerife
Ruta de brunch por Las Palmas de Gran Canaria, ¿te apuntas?
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
5 curiosidades sobre Fuerteventura que no podrás perderte
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
La Orotava, en Tenerife, ruta por la villa histórica
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
La antigua capital de Lanzarote, la Villa de Teguise
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
Viaje galáctico al techo de La Palma
Observatorio de Temisas, un paseo por el cielo canario
El Hierro, ruta de la cumbre a la costa
La Gomera infinita: del cielo a la marea
El Cotillo, las calas mágicas de Fuerteventura
Misterio y traición en el Valle del Riachuelo
5 fotografías de El Hierro con las que triunfarás en tus redes sociales
Tenerife por tierra, mar y aire: 3 experiencias inolvidables
Las Palmas de Gran Canaria a pedales
Palmas, budas y otros tesoros de La Gomera
Famara, en Lanzarote, el hogar del viento
La naturaleza virgen de Cofete y su misteriosa villa Winter
Qué hacer en El Hierro durante un fin de semana
Caldera de Taburiente, senderismo al corazón de La Palma
Las otras “playas” de Tenerife
Un día visitando los museos de Las Palmas de Gran Canaria
Tres propuestas para visitar San Sebastián de La Gomera
Parque Natural de Jandía, planeta perdido en Fuerteventura
10 razones para enamorarte del Charco de San Ginés, en Lanzarote
No te puedes ir de El Hierro sin…
Ruta por el corazón de Gran Canaria
La ruta del plátano en Tenerife
La leyenda de LagOmar en Lanzarote
Roque de los Muchachos, tocando el cielo palmero
La península de Jandía, la Fuerteventura más salvaje
En las entrañas del volcán de San Juan en La Palma
Lo mejor de La Gomera en un día
5 razones por las que visitar Lanzarote
Gran Canaria de interior. Paisajes llenos de historia
Paseando por uno de los mejores jardines botánicos de Canarias
Las 5 claves del “Acro Paraíso” herreño
Montaña sagrada de Tindaya, un lugar mágico en Fuerteventura
Playas de Lanzarote en invierno
Rambla de Castro: vergel norteño en Tenerife
10 curiosidades sobre el mirador de La Peña, en El Hierro
El Porís de Tijarafe: una terraza oculta sobre el Atlántico
Visitando los museos de Fuerteventura
Sabores de La Gomera, un recorrido gastronómico
Una ruta en bicicleta por La Graciosa
Maspalomas, en Gran Canaria, paisaje mágico y ocio inagotable
Paseo por Anaga, caminos con historia en Tenerife
De cero a mil en cinco kilómetros en El Hierro
Sinfonía de café y jardines en Los Llanos de Aridane
Cuatro platos imprescindibles si visitas Fuerteventura
La Gomera: isla de fiestas y tradiciones
Running en Lanzarote
Fataga y Las Tirajanas, en Gran Canaria, un paisaje de película
Historias, mitos y leyendas de los parques y jardines de Tenerife
10 razones para viajar a El Hierro
Echentive, la playa que surgió del calor
Playa del Viejo Rey, en Fuerteventura, un lugar para conectar con la naturaleza
La Gomera, isla de caminos
La presa de Mala, de camino al norte de Lanzarote
Agaete, una joya en el noroeste de Gran Canaria
Miradores del Teide, en Tenerife
La aplastante lógica del plátano
Dunas de Corralejo, colores y sensaciones únicas
El Cedro, corazón de La Gomera
Una visita al mercado artesanal de Haría, en Lanzarote
Oeste de Gran Canaria, viaje a la costa perdida
El dulce encanto de la Isla Baja en Tenerife
Petroglifos de El Julan, El Hierro desconocido
Artículos
relacionados
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Las Cabocas: el agua siempre gana
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
Sendero del Bosque Encantado, magia en Tenerife
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
Viaje galáctico al techo de La Palma
Observatorio de Temisas, un paseo por el cielo canario
El Hierro, ruta de la cumbre a la costa
La Gomera infinita: del cielo a la marea
Misterio y traición en el Valle del Riachuelo
Palmas, budas y otros tesoros de La Gomera
La naturaleza virgen de Cofete y su misteriosa villa Winter
Caldera de Taburiente, senderismo al corazón de La Palma
Parque Natural de Jandía, planeta perdido en Fuerteventura
Ruta por el corazón de Gran Canaria
Roque de los Muchachos, tocando el cielo palmero
En las entrañas del volcán de San Juan en La Palma
Lo mejor de La Gomera en un día
Gran Canaria de interior. Paisajes llenos de historia
Las 5 claves del “Acro Paraíso” herreño
Montaña sagrada de Tindaya, un lugar mágico en Fuerteventura
La Gomera: Garajonay y sus rincones
Temisas, en Gran Canaria: el pueblo que siempre pinté de pequeño
Rambla de Castro: vergel norteño en Tenerife
10 curiosidades sobre el mirador de La Peña, en El Hierro
Una ruta en bicicleta por La Graciosa
Paseo por Anaga, caminos con historia en Tenerife
De cero a mil en cinco kilómetros en El Hierro
Running en Lanzarote
10 razones para viajar a El Hierro
La presa de Mala, de camino al norte de Lanzarote
Miradores del Teide, en Tenerife
Dunas de Corralejo, colores y sensaciones únicas
El Cedro, corazón de La Gomera
Petroglifos de El Julan, El Hierro desconocido
www.holaislascanarias.com
anterior artículo
04 Dic 2017

No es la primera vez que lo digo; existe una verdad universal que prevalece por encima de todas las cosas y es la siguiente: “El Hierro no solo hay que verlo, también hay que vivirlo”.

Un viaje a la isla de El Hierro es una aventura que siempre genera sensaciones increíbles a todo aquel que la visita, pero viajar hasta aquí es “algo más”. Es mucho más que ver un sitio, porque quien viene a El Hierro lo siente y también lo disfruta.

Estoy segura de que en algún momento de tu vida has redactado esa lista en la que incluyes una serie de lugares que visitar, de comidas que probar, de personas que conocer y de experiencias que vivir. Pues bien, deshazte de ella porque más allá de plantar un árbol, escribir un libro o conocer a Beyoncé, existen momentos únicos que solo podrás vivir aquí y que deberás experimentar, al menos, una vez en la vida. 

Ver un atardecer en el faro del Fin del Mundo

“Faros hay muchos, al igual que atardeceres”, pensarás. Pero terminar el día en el lugar donde antiguamente acababa el mundo conocido es un privilegio y un auténtico regalo para los sentidos. 

Atardecer en el Faro de Orchilla, uno de los mejores del país, El Hierro, Islas Canarias

Justo antes de que la isla se desplome en vertical hacia el Atlántico, en el último escalón de piedra volcánica se apoya el Faro de Orchilla. Más allá, el azul infinito donde se esconde el sol cada tarde y ante ti, la inmensidad y lejanía de saber que estás en el último confín de la existencia, principio y fin de todo; la última tierra conocida en el mundo antes del descubrimiento de América.  

Por eso no extraña que los blogs de viajes especializados más prestigiosos del panorama nacional lo hayan catalogado como uno los mejores lugares del país para observar un atardecer, porque apreciar la grandiosidad de la naturaleza rodeados de absoluta paz con el sol pintado de naranjas intensos, es una imagen que permanecerá en tu recuerdo grabado para siempre.

Sumergirte en uno de los mejores fondos del planeta

Viajar hasta uno de los principales destinos de buceo del continente y no sumergirte en sus fondos es como pedirte un plato de papas arrugadas y que te las traigan sin mojo… sabes que algo está fallando.

La localidad de La Restinga se convierte cada año en lugar de peregrinaje de numerosos amantes del buceo que llegan a la isla atraídos por el privilegio de sumergirse en una Reserva Marina, por la claridad de sus aguas, sus impresionantes contrastes, la posibilidad de encontrarse con numerosas especies y por el atractivo de la erupción de un volcán submarino que se quedó a escasos metros de la superficie.

Por ello es mi deber darte hoy la mejor de las noticias; no hace falta que seas un buceador experimentado para vivir la experiencia única de sumergirse en la calma absoluta de los fondos herreños.

La Restinga se ha consolidado como paraíso del buceo, El Hierro, Islas Canarias

La Restinga es hoy un referente gracias a que la isla apostó hace más de veinte años por promocionar la belleza de sus fondos. Aquí opera casi la totalidad de los centros de buceo donde podrás contratar un “bautizo” para hacer tus primeros pinitos bajo el agua.

He de reconocer que esta no era mi primera vez pero sí la tercera y última oportunidad que le daba al mundo submarino antes de convertirme en una persona de secano de por vida, así que lo aposté todo “all in” y no pude haberme llevado mejor premio.

Para bucear solo necesitas tener confianza, relajarte y disfrutar, y por fin lo pude comprobar gracias a los chicos del Centro de Buceo El Bajón, cuyo nombre hace referencia a la inmersión estrella de la isla.

Elegí a Joseba y a su equipo para plasmar este artículo porque son gente joven, emprendedora, con muchas inquietudes y ganas de seguir creciendo. No me equivoqué y únicamente tengo palabras de agradecimiento para ellos. No solo destacan en la calidad de sus instalaciones y equipos sino que te terminan de conquistar por su trato familiar y cercano y, sobre todo, por su buen hacer; piensan siempre en tu comodidad y logran transmitirte la serenidad necesaria para que tu experiencia en uno de los mejores fondos marinos del mundo sea única y desees repetir una y otra vez.

Las aguas cristalinas de El Hierro permiten una visibilidad de más de 40 metros, Islas Canarias

Bucear es paz, tranquilidad y mucha belleza. Son unos minutos en los que tu cerebro se ocupa de respirar, mantener un equilibro diferente al habitual y observar. La sensación de ingravidez es maravillosa. La libertad para moverte te hace parecer que vuelas de la manera menos estilosa posible, pero te da igual porque lo estás disfrutando. Es una sensación que no se puede experimentar de otra forma.

En El Hierro hay mucho por descubrir tanto fuera como dentro del agua así que, si te apetece salir de la “rutina viajera”, esta es una de las mejores experiencias que probarás nunca, créeme.  

Darte un baño en las aguas cristalinas del Charco Azul

El paraíso tiene en El Hierro una sucursal de lo más estimulante y el Charco Azul es el lugar indicado para disfrutarlo.

Las costas escarpadas de El Hierro dan lugar a numerosas formaciones que se esconden bajo los acantilados como el Charco Azul, Islas Canarias

En medio de abruptos y escarpados acantilados que han sido moldeados por la fuerza del Atlántico, se esconde uno de los rincones más insólitos e impactantes que verás en mucho tiempo.

Se trata de una pequeña piscina natural cuyo nombre hace honor al azul turquesa de sus aguas y su principal encanto reside en que está situada en el interior de una cueva de lava volcánica. Sin duda, uno de los imprescindibles de la isla que por ningún motivo debes obviar.

Volar en parapente sobre la gran depresión del Valle de El Golfo

Decía una amiga que para empaparse de un lugar hay que verlo desde todas las perspectivas posibles así que, “como no es lo mismo contarlo que vivirlo”, no podía hablarte de la que será una de las mejores experiencias de tu vida sin tan siquiera haberlo intentado.

Despegue en parapente desde Dos Hermanas, a 1.200 metros de altitud, El Hierro, Islas Canarias

Te adelanto que antes de despegar a 1.200 metros de altitud querrás abortar el plan y huir lo más lejos posible, pero pasarán apenas unos segundos desde que te lanzas a correr por la pendiente hasta el momento en el que tus pies se elevan del suelo para que tu corazón vuelva a palpitar como de costumbre. Apenas unos segundos para encontrarte cómodamente volando sobre el mar de nubes del Valle de El Golfo y sentirte como si estuvieses delante del televisor viendo una película en 3D.

Sobrevolar el Valle de El Golfo en parapente es una de las mejores experiencias que puedes practicar en El Hierro, Islas Canarias 

Ya en tierra, y aún con las piernas temblando de la emoción, intentas buscar adjetivos que relaten lo que acababa de ocurrir allí arriba pero sin éxito. Es entonces cuando recibes la mejor definición de la mano de uno de nuestros veteranos que llevan más de veinte años volando en el paraíso herreño: “Tu cerebro acaba de resetear todos los sentimientos y sensaciones que traes aprendidos porque no has conocido experiencia igual”.

No sientes miedo, no sientes pánico, no sientes vértigo. Lo que acabas de sentir no lo has sentido en la vida, pero te ha gustado, y mucho.

Y es que la sensación de volar en parapente no puede haber sido más placentera después de hacerlo en uno de los mejores lugares del mundo y junto a uno de los mejores pilotos. Se trata de Renán Morales (Parapente El Hierro), piloto de parapente acrobático, miembro de la selección nacional y componente del equipo Canarias Acro Team.

Apreciar el mirador de La Peña desde el aire en el parapente es un regalo para los sentidos, El Hierro, Islas Canarias

Puede que te resulte curioso que también me refiera a El Hierro como “el mejor lugar del mundo para volar en parapente”, pero si la élite mundial del parapente acrobático (es decir, los mejores del mundo) lo certifican cada año que llegan atraídos por las increíbles condiciones que se dan en la isla para entrenar durante horas las piruetas más top del momento, yo no sé tú pero yo les hago caso.

Así que si en tus planes está viajar a nuestro “Acro Paraíso”, aprovecha ese momento en el que tu energía está al máximo y lánzate a la aventura.

Preparar un buen banquete con sus productos típicos

Los amantes de la buena comida y los productos de calidad encontrarán en El Hierro un auténtico paraíso gastronómico a base de productos de la tierra donde el tiempo parecerá detenerse para poder disfrutarlo intensamente.

Sabores inconfundibles como el de una vieja guisada con papas arrugadas o un plato de camarones en La Restinga. Una tapa de queso herreño ahumado con mojo y con un excelente vino herreño con D.O. o, incluso, el famoso “vino de pata” elaborado de manera artesanal, un poco de piña tropical para endulzar tus mañanas y de postre una quesadilla, el tesoro gastronómico mejor cuidado generación tras generación. 

Los productos típicos de El Hierro darán sabor a tu viaje, Islas Canarias

Recuerda dejar algo de hueco en tu maleta para que puedas llevarte a casa una buena selección de los mejores productos y así la vuelta a la realidad no será tan dura mientras planeas tu viaje de regreso. 

Y es que no hay nada como vivir de primera mano las mejores experiencias que ofrece cada lugar porque son esas experiencias que nunca se olvidan las que darán ese sabor especial a tu viaje.

Ahora saca la lista. ¿A qué esperas para empezar a tachar?

Deja tu comentario

comentarios

Destacamos
Mucho más que papagayos en Loro Parque
Redescubriendo las Dunas de Maspalomas en Gran Canaria
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Isla de Lobos: viaje dentro de un viaje
La Gomera en un fin de semana con peques
Lanzarote: isla de los colores, isla de contrastes
Las Cabocas: el agua siempre gana
La vieja en las Islas Canarias
El Médano, en Tenerife: cuna del deporte acuático
Agaete, mucho más que uno de los pueblos más divertidos de España
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
El Cotillo y el peor surfista de la historia
Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos
Puente de las Bolas, la historia escrita en piedra
Los Indianos y el barniz de la felicidad
Un día recorriendo el Valle de Güímar con peques
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
El Hierro a bocados
Fuerteventura y sus playas
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Siguiendo las chácaras y tambores de Chipude
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Garachico, un viaje en el tiempo
Un día completo en Mesa y López
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Fuerteventura en (es) Música
Cinco lugares que ver en Lanzarote con peques
La Gomera, la isla tranquila
5 motivos por los que visitar Fuerteventura con peques
Playas, ¿para qué las quiero?
El Charco del Palo, desnudos en las cristalinas aguas del Atlántico
Un paseo (y una boda) por Santa Cruz de La Palma
Descubriendo la ruta norte de La Gomera
Playa de Las Canteras: calidad de vida
Echentive: el pacto entre fuego y agua
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Una excursión entre islas
El Hierro: vinos Edición Limitada
Betancuria, el tiempo detenido
Viajamos a La Palma con nuestra peque, ¿nos acompañas?
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Volveremos a Alojera, en La Gomera
La Laguna en un día
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Castillos de Lanzarote: historias de piratas, corsarios y conquistadores
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Dunas de Corralejo, un encuentro con los cuatro elementos
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Punta Mujeres, un pequeño pueblo costero de Lanzarote
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Mirador de Abrante en La Gomera, una ventana al Atlántico
5 espacios naturales únicos en Tenerife
Ruta de brunch por Las Palmas de Gran Canaria, ¿te apuntas?
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
5 curiosidades sobre Fuerteventura que no podrás perderte
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
La Orotava, en Tenerife, ruta por la villa histórica
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
La antigua capital de Lanzarote, la Villa de Teguise
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
Viaje galáctico al techo de La Palma
Observatorio de Temisas, un paseo por el cielo canario
El Hierro, ruta de la cumbre a la costa
La Gomera infinita: del cielo a la marea
El Cotillo, las calas mágicas de Fuerteventura
Misterio y traición en el Valle del Riachuelo
5 fotografías de El Hierro con las que triunfarás en tus redes sociales
Tenerife por tierra, mar y aire: 3 experiencias inolvidables
Las Palmas de Gran Canaria a pedales
Palmas, budas y otros tesoros de La Gomera
Famara, en Lanzarote, el hogar del viento
La naturaleza virgen de Cofete y su misteriosa villa Winter
Qué hacer en El Hierro durante un fin de semana
Caldera de Taburiente, senderismo al corazón de La Palma
Las otras “playas” de Tenerife
Un día visitando los museos de Las Palmas de Gran Canaria
Tres propuestas para visitar San Sebastián de La Gomera
Parque Natural de Jandía, planeta perdido en Fuerteventura
10 razones para enamorarte del Charco de San Ginés, en Lanzarote
No te puedes ir de El Hierro sin…
Ruta por el corazón de Gran Canaria
La ruta del plátano en Tenerife
La leyenda de LagOmar en Lanzarote
Roque de los Muchachos, tocando el cielo palmero
La península de Jandía, la Fuerteventura más salvaje
En las entrañas del volcán de San Juan en La Palma
Lo mejor de La Gomera en un día
5 razones por las que visitar Lanzarote
Gran Canaria de interior. Paisajes llenos de historia
Paseando por uno de los mejores jardines botánicos de Canarias
Las 5 claves del “Acro Paraíso” herreño
Montaña sagrada de Tindaya, un lugar mágico en Fuerteventura
Playas de Lanzarote en invierno
Rambla de Castro: vergel norteño en Tenerife
10 curiosidades sobre el mirador de La Peña, en El Hierro
El Porís de Tijarafe: una terraza oculta sobre el Atlántico
Visitando los museos de Fuerteventura
Sabores de La Gomera, un recorrido gastronómico
Una ruta en bicicleta por La Graciosa
Maspalomas, en Gran Canaria, paisaje mágico y ocio inagotable
Paseo por Anaga, caminos con historia en Tenerife
De cero a mil en cinco kilómetros en El Hierro
Sinfonía de café y jardines en Los Llanos de Aridane
Cuatro platos imprescindibles si visitas Fuerteventura
La Gomera: isla de fiestas y tradiciones
Running en Lanzarote
Fataga y Las Tirajanas, en Gran Canaria, un paisaje de película
Historias, mitos y leyendas de los parques y jardines de Tenerife
10 razones para viajar a El Hierro
Echentive, la playa que surgió del calor
Playa del Viejo Rey, en Fuerteventura, un lugar para conectar con la naturaleza
La Gomera, isla de caminos
La presa de Mala, de camino al norte de Lanzarote
Agaete, una joya en el noroeste de Gran Canaria
Miradores del Teide, en Tenerife
La aplastante lógica del plátano
Dunas de Corralejo, colores y sensaciones únicas
El Cedro, corazón de La Gomera
Una visita al mercado artesanal de Haría, en Lanzarote
Oeste de Gran Canaria, viaje a la costa perdida
El dulce encanto de la Isla Baja en Tenerife
Petroglifos de El Julan, El Hierro desconocido
Artículos
relacionados
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Las Cabocas: el agua siempre gana
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
Sendero del Bosque Encantado, magia en Tenerife
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
Viaje galáctico al techo de La Palma
Observatorio de Temisas, un paseo por el cielo canario
El Hierro, ruta de la cumbre a la costa
La Gomera infinita: del cielo a la marea
Misterio y traición en el Valle del Riachuelo
Palmas, budas y otros tesoros de La Gomera
La naturaleza virgen de Cofete y su misteriosa villa Winter
Caldera de Taburiente, senderismo al corazón de La Palma
Parque Natural de Jandía, planeta perdido en Fuerteventura
Ruta por el corazón de Gran Canaria
Roque de los Muchachos, tocando el cielo palmero
En las entrañas del volcán de San Juan en La Palma
Lo mejor de La Gomera en un día
Gran Canaria de interior. Paisajes llenos de historia
Las 5 claves del “Acro Paraíso” herreño
Montaña sagrada de Tindaya, un lugar mágico en Fuerteventura
La Gomera: Garajonay y sus rincones
Temisas, en Gran Canaria: el pueblo que siempre pinté de pequeño
Rambla de Castro: vergel norteño en Tenerife
10 curiosidades sobre el mirador de La Peña, en El Hierro
Una ruta en bicicleta por La Graciosa
Paseo por Anaga, caminos con historia en Tenerife
De cero a mil en cinco kilómetros en El Hierro
Running en Lanzarote
10 razones para viajar a El Hierro
La presa de Mala, de camino al norte de Lanzarote
Miradores del Teide, en Tenerife
Dunas de Corralejo, colores y sensaciones únicas
El Cedro, corazón de La Gomera
Petroglifos de El Julan, El Hierro desconocido
www.holaislascanarias.com