Blog Islas Canarias BLOG OFICIAL DE TURISMO
DE LAS ISLAS CANARIAS
www.holaislascanarias.com
Blog Islas Canarias BLOG OFICIAL DE TURISMO
DE LAS ISLAS CANARIAS
www.holaislascanarias.com

Mucho más que papagayos en Loro Parque


Destacamos
Mucho más que papagayos en Loro Parque
Redescubriendo las Dunas de Maspalomas en Gran Canaria
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Isla de Lobos: viaje dentro de un viaje
La Gomera en un fin de semana con peques
Lanzarote: isla de los colores, isla de contrastes
Las Cabocas: el agua siempre gana
La vieja en las Islas Canarias
El Médano, en Tenerife: cuna del deporte acuático
Agaete, mucho más que uno de los pueblos más divertidos de España
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
El Cotillo y el peor surfista de la historia
Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos
Puente de las Bolas, la historia escrita en piedra
Los Indianos y el barniz de la felicidad
Un día recorriendo el Valle de Güímar con peques
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
El Hierro a bocados
Fuerteventura y sus playas
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Siguiendo las chácaras y tambores de Chipude
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Garachico, un viaje en el tiempo
Un día completo en Mesa y López
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Fuerteventura en (es) Música
Cinco lugares que ver en Lanzarote con peques
La Gomera, la isla tranquila
5 motivos por los que visitar Fuerteventura con peques
Playas, ¿para qué las quiero?
El Charco del Palo, desnudos en las cristalinas aguas del Atlántico
Un paseo (y una boda) por Santa Cruz de La Palma
Descubriendo la ruta norte de La Gomera
Playa de Las Canteras: calidad de vida
Echentive: el pacto entre fuego y agua
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Una excursión entre islas
El Hierro: vinos Edición Limitada
Betancuria, el tiempo detenido
Viajamos a La Palma con nuestra peque, ¿nos acompañas?
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Volveremos a Alojera, en La Gomera
La Laguna en un día
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Castillos de Lanzarote: historias de piratas, corsarios y conquistadores
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Dunas de Corralejo, un encuentro con los cuatro elementos
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Punta Mujeres, un pequeño pueblo costero de Lanzarote
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Mirador de Abrante en La Gomera, una ventana al Atlántico
5 espacios naturales únicos en Tenerife
Ruta de brunch por Las Palmas de Gran Canaria, ¿te apuntas?
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
5 curiosidades sobre Fuerteventura que no podrás perderte
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
La Orotava, en Tenerife, ruta por la villa histórica
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
La antigua capital de Lanzarote, la Villa de Teguise
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
Viaje galáctico al techo de La Palma
Observatorio de Temisas, un paseo por el cielo canario
El Hierro, ruta de la cumbre a la costa
La Gomera infinita: del cielo a la marea
El Cotillo, las calas mágicas de Fuerteventura
Misterio y traición en el Valle del Riachuelo
5 fotografías de El Hierro con las que triunfarás en tus redes sociales
Tenerife por tierra, mar y aire: 3 experiencias inolvidables
Las Palmas de Gran Canaria a pedales
Palmas, budas y otros tesoros de La Gomera
Famara, en Lanzarote, el hogar del viento
La naturaleza virgen de Cofete y su misteriosa villa Winter
Qué hacer en El Hierro durante un fin de semana
Caldera de Taburiente, senderismo al corazón de La Palma
Las otras “playas” de Tenerife
Un día visitando los museos de Las Palmas de Gran Canaria
Tres propuestas para visitar San Sebastián de La Gomera
Parque Natural de Jandía, planeta perdido en Fuerteventura
10 razones para enamorarte del Charco de San Ginés, en Lanzarote
No te puedes ir de El Hierro sin…
Ruta por el corazón de Gran Canaria
La ruta del plátano en Tenerife
La leyenda de LagOmar en Lanzarote
Roque de los Muchachos, tocando el cielo palmero
La península de Jandía, la Fuerteventura más salvaje
En las entrañas del volcán de San Juan en La Palma
Lo mejor de La Gomera en un día
5 razones por las que visitar Lanzarote
Gran Canaria de interior. Paisajes llenos de historia
Paseando por uno de los mejores jardines botánicos de Canarias
Las 5 claves del “Acro Paraíso” herreño
Montaña sagrada de Tindaya, un lugar mágico en Fuerteventura
Playas de Lanzarote en invierno
www.holaislascanarias.com
07 Mar 2016

No es un zoológico cualquiera porque su dueño tampoco lo es. Uno de los más importantes empresarios canarios de los últimos 50 años es alemán de nacimiento y huyó del comunismo al oeste con su familia en la niñez. Wolfgang Kiessling (Gera, 1937)  advirtió pronto su potente olfato comercial. Un negocio de vuelos chárter lo trajo a Puerto de la Cruz, en el norte de Tenerife. Allí abrió Loro Parque en 1972 siguiendo una reflexión de su padre: “¿Te has dado cuenta de que un loro vive 100 años y solo consume un puñado de pipas de girasol al día?”. 43 años después acumula decenas de premios. Para Kiessling, que vive en una casa en el propio recinto, uno es especial: la web de viajes TripAdvisor lo ha calificado como el zoológico número uno de Europa y el segundo más importante del planeta.

Loro Parque es la mayor y más diversa reserva de papagayos del mundo. 150 especies y 4.000 ejemplares. Conviven con ellos en el recinto tiburones, gorilas, orcas, pingüinos, medusas, pirañas, mantas, suricatas, osos hormigueros, jaguares, panteras, perezosos, tigres albinos, chimpancés, titís, caimanes, perezosos y nutrias. De 13.000 ha pasado a 130.000 metros cuadrados. En cuatro décadas ha recibido más de 40 millones de visitantes.

papagayo

Wolfgang Kiessling inauguró en 1992 la entrada principal de Loro Parque, ambientada en Tailandia. Ese espacio es el mayor pueblo thai fuera de Asia. Los característicos tejados puntiagudos están decorados con pan de oro de 24 kilates. Las limitadas posibilidades para expandirse que tiene el zoo –insertado en el rocoso enclave costero de Punta Brava–, lo ha convertido el empresario en fortaleza. El conjunto es un abigarrado laberinto de subidas y bajadas, badenes y puentes entre exuberante vegetación. Aunque lo visites en prime time, siempre hallarás un banco solitario a la sombra donde disfrutar de un momento de relax.

El show de delfines arranca a la 11:00 horas con guacamayos sobrevolando el anfiteatro al son de “Imagine” de John Lennon. Es el primero de los cuatro que se ofrecen. El de las orcas impresiona por el tamaño de las protagonistas. El de leones marinos desconcierta en el momento en que el formidable macho sale del agua y escala las gradas mezclándose entre los niños. El público lo recibe entre flashes como una gran estrella. Pero para instinto cómico el de los loros, un clásico con guacamayos matemáticos rumbo al hospital o ejerciendo de bomberos.

Contratar la opción Discovery Tour permite conocer el parque desde su  backstage. El paseo se inicia por una de las nuevas instalaciones del recinto, Animal Embassy, inaugurada en el 2014. Sus ventanales muestran las fases de reproducción y cría de las aves que nacen aquí, desde el “Kindergarten” hasta que se valen como adultos. La estación de cría se creó en 1998. En el parque han nacido 20.500 loros. Animal Embassy termina en la zona dedicada a la Fundación Loro Parque, que impulsa programas de protección de animales en todo el mundo desde 1995.

primate

Operación triunfo de gorilas

El paseo por la zona de gorilas del Discovery Tour detalla la recuperación de estos simios de otros zoológicos donde habían quedado apartados en jaulas después de ser desplazados del grupo por el macho dominante. Uniéndoles en esta terraza con la cascada de 3.500 metros cuadrados decorada al más puro estilo africano, a los simios se les da una segunda posibilidad de repesca. Así pasó con León, gorila de llanura, que hoy vive en Brasil con una hembra nativa y otra inglesa. El macho que estaba condenado a vagar sin descendencia ya ha tenido crías en el país de la caipirinha. Un gorila vive entre 20 y 25 años en la naturaleza. En Loro Parque comen gofio y superan los 50.

Otro de los emblemas de Loro Parque es su pingüinario, Planet Penguin, considerado el mayor del mundo. Tres sistemas se alían para lograr el milagro de la recreación del hábitat: máquinas que producen seis toneladas de nieve diarias; un sofisticado sistema de depuración del agua y filtración del aire; y, finalmente, un sistema de iluminación que va graduando tonos e intensidades según estación y hora del día. Residen pingüinos peruanos, chilenos y antárticos de las especies Humboldt, rey, saltarrocas, barbijo, papúa y frailecillos.

Dejas atrás a las simpáticas aves vestidas con frac y te enfrentas a un enorme cilindro de ocho metros de alto poblado por 4.000 lubinas. Ahora que se filman tantas películas de Hollywood en las Islas Canarias, ¿qué impide que el interior de ese enorme tanque sea el lugar donde se descubra el primero de una serie de terribles asesinatos en un thriller ambientado en el recinto? El carácter hipnótico de los reflejos plateados de las lubinas se repite en Acquaviva, el espacio reservado a las medusas. La luz con que están decorados los cilindros se refleja en los filamentos de los animales flotantes, algunos casi invisibles. El visitante tiene la impresión de estar ante el primer salvapantallas vivo de su existencia.

peces

Pero cada visitante disfruta Loro Parque según sus preferencias y estado de ánimo. Cada estancia es diferente. Lo mismo puedes pasar diez minutos viendo a las nutrias quererse a dentelladas, que tener un clímax romántico con tu pareja en el Orquidiario entre los más de 115 ejemplares de 8 variedades presentes. U observar el porte desgarbado de un oso hormiguero en paseo matutino. O quedarte absorto con la soberbia espalda plateada del gorila israelita Aladdin, de 218 kilos, esperando a que la mole gire el cuello y mire con gesto intimidatorio al turista que lo fotografía. Por eso, nada para mí como Katandra Treetops, el aviario inaugurado en 2007. Es un espacio de 27.000 metros cuadrados donde viven en semilibertad las centenares de aves exóticas que lo pueblan, todas de Australia y el sudeste asiático. Una escalera colgante se interna entre las copas de los árboles y permite al visitante mirar cara a cara al pájaro. Por momentos te sientes el ornitólogo que siempre quisiste ser, esperando el momento en que la hermosa ave multicolor te mire para fotografiarla en la pose perfecta.

Deja tu comentario

comentarios

Destacamos
Mucho más que papagayos en Loro Parque
Redescubriendo las Dunas de Maspalomas en Gran Canaria
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Isla de Lobos: viaje dentro de un viaje
La Gomera en un fin de semana con peques
Lanzarote: isla de los colores, isla de contrastes
Las Cabocas: el agua siempre gana
La vieja en las Islas Canarias
El Médano, en Tenerife: cuna del deporte acuático
Agaete, mucho más que uno de los pueblos más divertidos de España
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
El Cotillo y el peor surfista de la historia
Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos
Puente de las Bolas, la historia escrita en piedra
Los Indianos y el barniz de la felicidad
Un día recorriendo el Valle de Güímar con peques
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
El Hierro a bocados
Fuerteventura y sus playas
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Siguiendo las chácaras y tambores de Chipude
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Garachico, un viaje en el tiempo
Un día completo en Mesa y López
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Fuerteventura en (es) Música
Cinco lugares que ver en Lanzarote con peques
La Gomera, la isla tranquila
5 motivos por los que visitar Fuerteventura con peques
Playas, ¿para qué las quiero?
El Charco del Palo, desnudos en las cristalinas aguas del Atlántico
Un paseo (y una boda) por Santa Cruz de La Palma
Descubriendo la ruta norte de La Gomera
Playa de Las Canteras: calidad de vida
Echentive: el pacto entre fuego y agua
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Una excursión entre islas
El Hierro: vinos Edición Limitada
Betancuria, el tiempo detenido
Viajamos a La Palma con nuestra peque, ¿nos acompañas?
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Volveremos a Alojera, en La Gomera
La Laguna en un día
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Castillos de Lanzarote: historias de piratas, corsarios y conquistadores
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Dunas de Corralejo, un encuentro con los cuatro elementos
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Punta Mujeres, un pequeño pueblo costero de Lanzarote
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Mirador de Abrante en La Gomera, una ventana al Atlántico
5 espacios naturales únicos en Tenerife
Ruta de brunch por Las Palmas de Gran Canaria, ¿te apuntas?
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
5 curiosidades sobre Fuerteventura que no podrás perderte
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
La Orotava, en Tenerife, ruta por la villa histórica
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
La antigua capital de Lanzarote, la Villa de Teguise
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
Viaje galáctico al techo de La Palma
Observatorio de Temisas, un paseo por el cielo canario
El Hierro, ruta de la cumbre a la costa
La Gomera infinita: del cielo a la marea
El Cotillo, las calas mágicas de Fuerteventura
Misterio y traición en el Valle del Riachuelo
5 fotografías de El Hierro con las que triunfarás en tus redes sociales
Tenerife por tierra, mar y aire: 3 experiencias inolvidables
Las Palmas de Gran Canaria a pedales
Palmas, budas y otros tesoros de La Gomera
Famara, en Lanzarote, el hogar del viento
La naturaleza virgen de Cofete y su misteriosa villa Winter
Qué hacer en El Hierro durante un fin de semana
Caldera de Taburiente, senderismo al corazón de La Palma
Las otras “playas” de Tenerife
Un día visitando los museos de Las Palmas de Gran Canaria
Tres propuestas para visitar San Sebastián de La Gomera
Parque Natural de Jandía, planeta perdido en Fuerteventura
10 razones para enamorarte del Charco de San Ginés, en Lanzarote
No te puedes ir de El Hierro sin…
Ruta por el corazón de Gran Canaria
La ruta del plátano en Tenerife
La leyenda de LagOmar en Lanzarote
Roque de los Muchachos, tocando el cielo palmero
La península de Jandía, la Fuerteventura más salvaje
En las entrañas del volcán de San Juan en La Palma
Lo mejor de La Gomera en un día
5 razones por las que visitar Lanzarote
Gran Canaria de interior. Paisajes llenos de historia
Paseando por uno de los mejores jardines botánicos de Canarias
Las 5 claves del “Acro Paraíso” herreño
Montaña sagrada de Tindaya, un lugar mágico en Fuerteventura
Playas de Lanzarote en invierno
www.holaislascanarias.com