Blog Islas Canarias BLOG OFICIAL DE TURISMO
DE LAS ISLAS CANARIAS
www.holaislascanarias.com
Blog Islas Canarias BLOG OFICIAL DE TURISMO
DE LAS ISLAS CANARIAS
www.holaislascanarias.com

La Orotava, en Tenerife, ruta por la villa histórica


Destacamos
Mucho más que papagayos en Loro Parque
Redescubriendo las Dunas de Maspalomas en Gran Canaria
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Isla de Lobos: viaje dentro de un viaje
La Gomera en un fin de semana con peques
Lanzarote: isla de los colores, isla de contrastes
Las Cabocas: el agua siempre gana
La vieja en las Islas Canarias
El Médano, en Tenerife: cuna del deporte acuático
Agaete, mucho más que uno de los pueblos más divertidos de España
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
El Cotillo y el peor surfista de la historia
Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos
Puente de las Bolas, la historia escrita en piedra
Los Indianos y el barniz de la felicidad
Un día recorriendo el Valle de Güímar con peques
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
El Hierro a bocados
Fuerteventura y sus playas
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Siguiendo las chácaras y tambores de Chipude
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Garachico, un viaje en el tiempo
Un día completo en Mesa y López
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Fuerteventura en (es) Música
Cinco lugares que ver en Lanzarote con peques
La Gomera, la isla tranquila
5 motivos por los que visitar Fuerteventura con peques
Playas, ¿para qué las quiero?
El Charco del Palo, desnudos en las cristalinas aguas del Atlántico
Un paseo (y una boda) por Santa Cruz de La Palma
Descubriendo la ruta norte de La Gomera
Playa de Las Canteras: calidad de vida
Echentive: el pacto entre fuego y agua
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Una excursión entre islas
El Hierro: vinos Edición Limitada
Betancuria, el tiempo detenido
Viajamos a La Palma con nuestra peque, ¿nos acompañas?
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Volveremos a Alojera, en La Gomera
La Laguna en un día
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Castillos de Lanzarote: historias de piratas, corsarios y conquistadores
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Dunas de Corralejo, un encuentro con los cuatro elementos
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Punta Mujeres, un pequeño pueblo costero de Lanzarote
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Mirador de Abrante en La Gomera, una ventana al Atlántico
5 espacios naturales únicos en Tenerife
Ruta de brunch por Las Palmas de Gran Canaria, ¿te apuntas?
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
5 curiosidades sobre Fuerteventura que no podrás perderte
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
La Orotava, en Tenerife, ruta por la villa histórica
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
La antigua capital de Lanzarote, la Villa de Teguise
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
www.holaislascanarias.com
anterior artículo
22 May 2017

La Villa de La Orotava es, sin duda alguna, una de las paradas obligadas en cualquier visita a la isla de Tenerife. Y no solo porque puedes disfrutar de un baño en la playa del Bollullo y caminar entre coladas de lava en el Parque Nacional del Teide en un mismo día, sino también por su riqueza cultural, gastronómica e histórica.

Sin embargo, no me he querido volver loca, abarcar demasiado e ir con prisas no ayuda a conocer un lugar en profundidad. Sé de buena tinta que lo mejor es dejarse llevar con tranquilidad calle arriba y calle abajo disfrutando de cada uno de los peculiares rincones que la Villa de La Orotava ofrece, siempre con el imponente Teide mirándome fijamente.

Jardin Botánico, La Orotava, Tenerife

Y hablando del Teide, aprovecho y comienzo el paseo dejándome caer por el moderno Centro de Visitantes Telesforo Bravo, gracias al cual me voy haciendo una idea de cómo era la isla a través de los ojos de aquellos ilustres viajeros que, mucho antes que yo, recorrieron esta zona de Tenerife. La visita es breve pero intensa. A primera hora de la mañana no hay demasiada gente, así que aprovecho para hablar con el personal a cargo del centro: risas, charlas y me doy cuenta de que se me han ido más de 30 minutos. Aquello de que un desconocido es solo un amigo por conocer cobra más sentido que nunca.

Callejeando por La Orotava, Tenerife

He de seguir camino hacia el Museo de Artesanía Iberoamericana, mi siguiente parada. Para ello reemprendo la ruta paseando entre jardines y, cómo no, me topo con una cafetería en la que es inevitable hacer un alto para tomar un rosquete artesanal acompañado de un “barraquito”, es decir, un café con leche condensada y natural, un trocito de corteza de limón, un poquito de canela y de licor. Un clásico en Tenerife.

El día está tan agradable y el ambiente es tan acogedor en La Orotava que me siento como en casa, pero como sé que el museo está literalmente a la vuelta de la esquina, no me demoro en continuar con la marcha.

Liceo, La Orotava, Tenerife

Museo de Artesanía Iberoamericana de La Orotava

Empezaré por la valoración final de la visita diciendo que fue realmente impresionante, y no solo por las muestras de artesanía que guarda sino también por el ambiente, por la tranquilidad únicamente rota por el repicar de las campanas que marcan las 12 de la mañana, por ese cielo tan azul…, es todo tan bucólico que dan ganas de quedarse un buen rato.

Tal vez me entiendas mejor si digo que el museo ocupa lo que antes era el convento de San Benito Abad. Un convento restaurado y convertido en museo que me lleva al continente americano sin salir de Tenerife. Lo mejor, sin duda, la Sala de la Roseta en la que quedé maravillada con esta forma de encaje con aguja. ¡Es impresionante!

Kiosco, La Orotava, Tenerife

Molino de Gofio

Podría afirmar que el recorrido es esencialmente sensorial, pues a unos pocos metros del museo el olfato es el que me guía hasta mi próxima parada. Un olor a distintos cereales tostados que no alcanzo a distinguir marca el ambiente hasta un molino de gofio cercano.

Aquí es don Manuel quien me explica los pormenores de la trilla y de cómo antaño el molino era propulsado por el agua mientras que ahora se hace con energía eléctrica. Degusto con sorpresa las nuevas barritas de “gofio” (cereal molido) que han comenzado a comercializar. Muy ricas, sí señor.

Molino de gofio, La Orotava, Tenerife

Paseando por casonas históricas

Sigo en un continuo sube y baja por calles adoquinadas y poco transitadas a esta hora del día. El hambre aprieta pero aún tengo que visitar algunas casonas históricas como Casa Lercaro, donde me regocijo contemplando su impresionante fachada y su bello jardín interior. Si lo llego a saber hubiera esperado a este rincón para tomarme el café, pues el ambiente invita a sentarse a disfrutar del momento.

Continúo hacia las archiconocidas Casa de los Balcones y Casa del Turista, desde donde obtengo unas magníficas vistas de parte del valle de La Orotava. Entre muestras de artesanía y alfombras de arena volcánica procedente del Parque Nacional del Teide y realizadas a mano, es decir puñadito a puñadito, paso un rato bastante agradable. No hay nada como adentrarte en la idiosincracia de un lugar para conocerlo mejor.

Casa de los Balcones, La Orotava, Tenerife

Jardines Victoria

Mi visita casi llega a su fin, pero es imposible dejar atrás algunos de los lugares de la villa como el imponente edificio del Ayuntamiento, la hijuela del Jardín Botánico o uno de los miradores más bellos, los Jardines Victoria. Las vistas desde aquí son alucinantes. Decido subirme a lo alto, en donde se encuentra el Mausoleo de Diego Ponte para disfrutar de una vista panorámica de los jardines, el Atlántico y el Teide. Hablando de calma, aquí es donde la he encontrado. Respiro profundamente mientras admiro el cuadro que tengo ante mí.

Cuando el calor ya comienza a apretar me dirijo al Liceo Taoro, entro en la iglesia de San Agustín y finalizo la mañana en uno de los restaurantes de la plaza de la Constitución dispuesta a disfrutar de una buena comida. Me decido por un queso asado con mojos (salsas canarias algo picantes) y unos huevos estrellados acompañados de una copa de vino blanco “del país”, de La Orotava. ¿Qué más puedo pedir?

Jardines Victoria, La Orotava, Tenerife

Deja tu comentario

comentarios

Destacamos
Mucho más que papagayos en Loro Parque
Redescubriendo las Dunas de Maspalomas en Gran Canaria
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Isla de Lobos: viaje dentro de un viaje
La Gomera en un fin de semana con peques
Lanzarote: isla de los colores, isla de contrastes
Las Cabocas: el agua siempre gana
La vieja en las Islas Canarias
El Médano, en Tenerife: cuna del deporte acuático
Agaete, mucho más que uno de los pueblos más divertidos de España
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
El Cotillo y el peor surfista de la historia
Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos
Puente de las Bolas, la historia escrita en piedra
Los Indianos y el barniz de la felicidad
Un día recorriendo el Valle de Güímar con peques
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
El Hierro a bocados
Fuerteventura y sus playas
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Siguiendo las chácaras y tambores de Chipude
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Garachico, un viaje en el tiempo
Un día completo en Mesa y López
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Fuerteventura en (es) Música
Cinco lugares que ver en Lanzarote con peques
La Gomera, la isla tranquila
5 motivos por los que visitar Fuerteventura con peques
Playas, ¿para qué las quiero?
El Charco del Palo, desnudos en las cristalinas aguas del Atlántico
Un paseo (y una boda) por Santa Cruz de La Palma
Descubriendo la ruta norte de La Gomera
Playa de Las Canteras: calidad de vida
Echentive: el pacto entre fuego y agua
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Una excursión entre islas
El Hierro: vinos Edición Limitada
Betancuria, el tiempo detenido
Viajamos a La Palma con nuestra peque, ¿nos acompañas?
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Volveremos a Alojera, en La Gomera
La Laguna en un día
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Castillos de Lanzarote: historias de piratas, corsarios y conquistadores
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Dunas de Corralejo, un encuentro con los cuatro elementos
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Punta Mujeres, un pequeño pueblo costero de Lanzarote
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Mirador de Abrante en La Gomera, una ventana al Atlántico
5 espacios naturales únicos en Tenerife
Ruta de brunch por Las Palmas de Gran Canaria, ¿te apuntas?
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
5 curiosidades sobre Fuerteventura que no podrás perderte
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
La Orotava, en Tenerife, ruta por la villa histórica
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
La antigua capital de Lanzarote, la Villa de Teguise
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
www.holaislascanarias.com