Blog Islas Canarias BLOG OFICIAL DE TURISMO
DE LAS ISLAS CANARIAS
www.holaislascanarias.com
Blog Islas Canarias BLOG OFICIAL DE TURISMO
DE LAS ISLAS CANARIAS
www.holaislascanarias.com

Betancuria, el tiempo detenido


Destacamos
Mucho más que papagayos en Loro Parque
Redescubriendo las Dunas de Maspalomas en Gran Canaria
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Isla de Lobos: viaje dentro de un viaje
La Gomera en un fin de semana con peques
Lanzarote: isla de los colores, isla de contrastes
Las Cabocas: el agua siempre gana
La vieja en las Islas Canarias
El Médano, en Tenerife: cuna del deporte acuático
Agaete, mucho más que uno de los pueblos más divertidos de España
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
El Cotillo y el peor surfista de la historia
Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos
Puente de las Bolas, la historia escrita en piedra
Los Indianos y el barniz de la felicidad
Un día recorriendo el Valle de Güímar con peques
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
El Hierro a bocados
Fuerteventura y sus playas
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Siguiendo las chácaras y tambores de Chipude
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Garachico, un viaje en el tiempo
Un día completo en Mesa y López
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Fuerteventura en (es) Música
Cinco lugares que ver en Lanzarote con peques
La Gomera, la isla tranquila
5 motivos por los que visitar Fuerteventura con peques
Playas, ¿para qué las quiero?
El Charco del Palo, desnudos en las cristalinas aguas del Atlántico
Un paseo (y una boda) por Santa Cruz de La Palma
Descubriendo la ruta norte de La Gomera
Playa de Las Canteras: calidad de vida
Echentive: el pacto entre fuego y agua
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Una excursión entre islas
El Hierro: vinos Edición Limitada
Betancuria, el tiempo detenido
Viajamos a La Palma con nuestra peque, ¿nos acompañas?
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Volveremos a Alojera, en La Gomera
La Laguna en un día
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Castillos de Lanzarote: historias de piratas, corsarios y conquistadores
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Dunas de Corralejo, un encuentro con los cuatro elementos
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Punta Mujeres, un pequeño pueblo costero de Lanzarote
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Mirador de Abrante en La Gomera, una ventana al Atlántico
5 espacios naturales únicos en Tenerife
Ruta de brunch por Las Palmas de Gran Canaria, ¿te apuntas?
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
5 curiosidades sobre Fuerteventura que no podrás perderte
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
La Orotava, en Tenerife, ruta por la villa histórica
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
La antigua capital de Lanzarote, la Villa de Teguise
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
Viaje galáctico al techo de La Palma
Observatorio de Temisas, un paseo por el cielo canario
El Hierro, ruta de la cumbre a la costa
La Gomera infinita: del cielo a la marea
El Cotillo, las calas mágicas de Fuerteventura
www.holaislascanarias.com
anterior artículo
07 Dic 2016

Si alguna vez te preocupó que el paso de los años haya podido influir en aquel recóndito lugar de las Islas Canarias que aún te queda por visitar, puedes estar tranquilo: hay lugares en los que el tiempo parece haberse detenido y su huella, si bien está presente, no es en absoluto marca indeleble...

Betancuria, primera capital del archipiélago canario, es uno de esos lugares. Para llegar hasta allí has de atravesar un paisaje dormido de viejas montañas, tranquilos barrancos y sinuosos caminos que te irán sumergiendo poco a poco en una especie de atmósfera serena en la que podrás empezar a apreciar el olor el viento, el silencio de las montañas o el color de los años...

Carretera de Betancuria

Serpenteando por las laderas de esas magníficas montañas, llegarás hasta el Mirador de Morro Velosa, desde donde podrás contemplar un paisaje excepcional, unos valles a mitad de camino entre el árido desierto y el desolado páramo.

Paisaje desde el mirador Morro Velosa

Sabes que no te has perdido porque la señal inequívoca de que estás llegando al lugar que buscas es la presencia inmensa de las dos estatuas de los aborígenes Guise y Ayose que vigilan la distancia y gobiernan el lugar.Pasar de largo es imposible, el irresistible atractivo de su descomunal tamaño te obliga a detenerte. Superada esta singular bienvenida que te transporta a los reinos prehispánicos de Maxorata y Jandía, puedes continuar tu viaje descendiendo poco a poco por la zigzagueante ruta hasta llegar a ese lugar donde las piedras forman parte de un paisaje urbano antiguo como si no existiera ninguna otra manera de poder existir.

Estatuas aborígenes Guize y Ayose

Llegados a este punto, ya es del todo innecesario el automóvil. A pie podrás recorrer este lugar y continuar un excepcional paseo por la historia.

Situada en la costa oeste de Fuerteventura, Betancuria fue antigua capital de la isla y primera capital de Canarias. Su nombre le viene dado por el normando Jean de Bethencourt, quien la fundó junto con Gadifer de la Salle en 1404. El valle de Betancuria fue el primer asentamiento de la isla y, junto al Rubicón en Lanzarote, una de las primeras ciudades fundadas por europeos en Canarias. Desde la conquista se convirtió en la capital de la isla y sede de órganos gubernativos, religiosos y administrativos como Cabildo, Juzgados, etc. Los edificios que albergaron tales menesteres aún siguen ahí, aunque algunos, como el convento franciscano de San Buenaventura, el primero de Canarias, esté hoy en ruinas.

Arquitectura Betancuria

La que fuera sede del Obispado elevada al rango de Catedral, entronca su origen directamente con el Cisma de Occidente, allá por el año 1400. Adentrarse en él es recuperar la memoria de los primeros años de la conquista y asentamiento de los españoles en estos territorios de ultramar.

Apenas un poco más abajo entrarás de lleno en esa pequeña población (es el municipio menos poblado de las islas) que, en el devenir de la historia, fue arrasada por una invasión berberisca al mando del morato Arraéz, perdió el obispado y acabó perdiendo la capitalidad de la isla en favor de Puerto Cabras. Sin embargo, deambular por sus calles, declarado conjunto histórico en 1979, te resultará entrañable. Es uno de los escasos lugares del archipiélago donde la huella del hombre y la presencia siempre tan evidente del turismo apenas ha hecho mella.

Restos del antiguo convento

Quemada, arrasada y desvalijada, esta villa de señorío se volvió a levantar y actualmente el municipio de Betancuria está formado por los pueblos de Valle de Santa Inés, Vega de Río Palmas y la villa histórica de Betancuria, sede del Ayuntamiento y capital municipal. En la ermita de Vega de Río Palmas se encuentra la pequeña imagen de alabastro de Nuestra Señora de la Peña, patrona de Fuerteventura y venerada por todos los majoreros. La villa cuenta además con el Museo de Arte Sacro, el Museo Arqueológico y Etnográfico. Este paisaje está incluido en el Parque Rural de Betancuria, un emplazamiento natural de altísimo valor geológico que incluye el Monumento Natural de Ajuy, formado por las rocas más antiguas de Canarias, un viaje en el tiempo hasta el origen mismo de la formación del archipiélago.

Detalle del antiguo convento

Estos emplazamientos humanos en un valle interior alejado de la costa y rodeado de montañas se debieron a razones militares y estratégicas. Por un lado a su fertilidad, presencia de agua y riqueza vegetal y, por otro, a que esta ubicación ofrecía seguridad y permitía una mejor defensa ante posibles ataques piráticos.

En pocos lugares de estas islas podrás acercarte a la historia completa de la presencia humana como en este lugar, desde los aborígenes al turismo. La calma y el sosiego de sus pequeñas calles y sus antiguos caminos, además de la importancia y magnitud de las piezas arquitectónicas del entorno, te transportan a otros tiempos y te hablan de un pasado que sigue presente y que debemos conservar.

Apenas te hayas ido del lugar es probable que te invada una sensación de extrañeza, de empezar a echar en falta la tranquilidad de un entorno que te transporta a nuestros orígenes, a nuestra historia. Y querrás volver…

 

Deja tu comentario

comentarios

Destacamos
Mucho más que papagayos en Loro Parque
Redescubriendo las Dunas de Maspalomas en Gran Canaria
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Isla de Lobos: viaje dentro de un viaje
La Gomera en un fin de semana con peques
Lanzarote: isla de los colores, isla de contrastes
Las Cabocas: el agua siempre gana
La vieja en las Islas Canarias
El Médano, en Tenerife: cuna del deporte acuático
Agaete, mucho más que uno de los pueblos más divertidos de España
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
El Cotillo y el peor surfista de la historia
Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos
Puente de las Bolas, la historia escrita en piedra
Los Indianos y el barniz de la felicidad
Un día recorriendo el Valle de Güímar con peques
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
El Hierro a bocados
Fuerteventura y sus playas
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Siguiendo las chácaras y tambores de Chipude
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Garachico, un viaje en el tiempo
Un día completo en Mesa y López
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Fuerteventura en (es) Música
Cinco lugares que ver en Lanzarote con peques
La Gomera, la isla tranquila
5 motivos por los que visitar Fuerteventura con peques
Playas, ¿para qué las quiero?
El Charco del Palo, desnudos en las cristalinas aguas del Atlántico
Un paseo (y una boda) por Santa Cruz de La Palma
Descubriendo la ruta norte de La Gomera
Playa de Las Canteras: calidad de vida
Echentive: el pacto entre fuego y agua
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Una excursión entre islas
El Hierro: vinos Edición Limitada
Betancuria, el tiempo detenido
Viajamos a La Palma con nuestra peque, ¿nos acompañas?
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Volveremos a Alojera, en La Gomera
La Laguna en un día
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Castillos de Lanzarote: historias de piratas, corsarios y conquistadores
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Dunas de Corralejo, un encuentro con los cuatro elementos
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Punta Mujeres, un pequeño pueblo costero de Lanzarote
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Mirador de Abrante en La Gomera, una ventana al Atlántico
5 espacios naturales únicos en Tenerife
Ruta de brunch por Las Palmas de Gran Canaria, ¿te apuntas?
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
5 curiosidades sobre Fuerteventura que no podrás perderte
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
La Orotava, en Tenerife, ruta por la villa histórica
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
La antigua capital de Lanzarote, la Villa de Teguise
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
Viaje galáctico al techo de La Palma
Observatorio de Temisas, un paseo por el cielo canario
El Hierro, ruta de la cumbre a la costa
La Gomera infinita: del cielo a la marea
El Cotillo, las calas mágicas de Fuerteventura
www.holaislascanarias.com