Blog Islas Canarias BLOG OFICIAL DE TURISMO
DE LAS ISLAS CANARIAS
www.holaislascanarias.com
Blog Islas Canarias BLOG OFICIAL DE TURISMO
DE LAS ISLAS CANARIAS
www.holaislascanarias.com

Viajamos a La Palma con nuestra peque, ¿nos acompañas?


Destacamos
Mucho más que papagayos en Loro Parque
Redescubriendo las Dunas de Maspalomas en Gran Canaria
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Isla de Lobos: viaje dentro de un viaje
La Gomera en un fin de semana con peques
Lanzarote: isla de los colores, isla de contrastes
Las Cabocas: el agua siempre gana
La vieja en las Islas Canarias
El Médano, en Tenerife: cuna del deporte acuático
Agaete, mucho más que uno de los pueblos más divertidos de España
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
El Cotillo y el peor surfista de la historia
Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos
Puente de las Bolas, la historia escrita en piedra
Los Indianos y el barniz de la felicidad
Un día recorriendo el Valle de Güímar con peques
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
El Hierro a bocados
Fuerteventura y sus playas
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Siguiendo las chácaras y tambores de Chipude
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Garachico, un viaje en el tiempo
Un día completo en Mesa y López
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Fuerteventura en (es) Música
Cinco lugares que ver en Lanzarote con peques
La Gomera, la isla tranquila
5 motivos por los que visitar Fuerteventura con peques
Playas, ¿para qué las quiero?
El Charco del Palo, desnudos en las cristalinas aguas del Atlántico
Un paseo (y una boda) por Santa Cruz de La Palma
Descubriendo la ruta norte de La Gomera
Playa de Las Canteras: calidad de vida
Echentive: el pacto entre fuego y agua
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Una excursión entre islas
El Hierro: vinos Edición Limitada
Betancuria, el tiempo detenido
Viajamos a La Palma con nuestra peque, ¿nos acompañas?
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Volveremos a Alojera, en La Gomera
La Laguna en un día
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Castillos de Lanzarote: historias de piratas, corsarios y conquistadores
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Dunas de Corralejo, un encuentro con los cuatro elementos
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Punta Mujeres, un pequeño pueblo costero de Lanzarote
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Mirador de Abrante en La Gomera, una ventana al Atlántico
5 espacios naturales únicos en Tenerife
Ruta de brunch por Las Palmas de Gran Canaria, ¿te apuntas?
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
5 curiosidades sobre Fuerteventura que no podrás perderte
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
La Orotava, en Tenerife, ruta por la villa histórica
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
La antigua capital de Lanzarote, la Villa de Teguise
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
Viaje galáctico al techo de La Palma
Observatorio de Temisas, un paseo por el cielo canario
El Hierro, ruta de la cumbre a la costa
La Gomera infinita: del cielo a la marea
El Cotillo, las calas mágicas de Fuerteventura
www.holaislascanarias.com
anterior artículo
13 Dic 2016

Viajamos a La Palma con nuestra peque cuando tenía cinco años. Pasamos una semana estupenda, tranquila y llena de experiencias, que tres años después aún seguimos recordando.

Reserva de la Biosfera, La Palma es una isla verde y llena de contrastes al mismo tiempo. Puedes encontrar desde playas de arena negra donde pasar la mañana jugando, hasta uno de los montes más frondosos del archipiélago. Es relativamente pequeña, con carreteras bien señalizadas, por lo que se recorre fácilmente. Las distancias son cortas, lo que se agradece al trasladarse con niños pequeños, evitando el miedo a que mareen o a que nos pille la hora de la comida por el camino.

Nosotros decidimos dormir en Los Cancajos, muy cerca del aeropuerto. Se trata de un sitio pequeño y tranquilo con todos los servicios para pasar unos estupendos días de vacaciones, con un paseo junto a la costa de roca volcánica. Creo que nunca dejaré de sorprenderme ante este paisaje, a pesar de haber nacido sobre un volcán.

Vistas de la costa, La Palma

Cerca de Los Cancajos se encuentra la capital, Santa Cruz de La Palma. Nosotros la visitamos en un par de ocasiones y pudimos hacer algunas compras, cenar, jugar en algún parque público y sobre todo pasear. Recorrimos sus dos calles principales, en las que se levantan casas de fachadas espectaculares y hermosos balcones tradicionales canarios, como los que se encuentran en la Avenida Marítima que constituyen el mejor conjunto conservado de balcones en las Islas. Decorados con flores, son realmente un atractivo que no te puedes perder. 

Calles de Santa Cruz de la Palma

Las calles principales capitalinas llegan hasta la plaza donde está el Barco de la Virgen, lugar en el que se representa el espectáculo teatral dedicado a la Virgen de las Nieves el último domingo de la Semana Grande de las fiestas lustrales de la Bajada. Pero la tradición más emblemática de la Bajada de la Virgen es el baile de los Enanos, por lo que aprovechamos que nos encontramos con una estatua de uno de ellos para explicarle a nuestra hija la transformación mágica de la tradición palmera.

En la primera parte del acto del baile de los Enanos, los danzantes representan cualquier personaje (monjes, japoneses, marinos, astrónomos, peregrinos, viejos, estudiantes, frailes, dominicos, atenienses...), mientras bailan y cantan, variando la letra y la música en cada edición. Posteriormente, y como por arte de magia, los bailarines entran por una puerta y salen por otra, transformados en enanos en cuestión de segundos, al tiempo que inician un baile rápido al ritmo de la banda de música. Allí, junto a la imagen del enanito, jugamos un poco y disfrutamos de la sombra en la plaza, imaginando ese baile mágico.

Barco de la Virgen

Del norte de la isla destacamos dos lugares que nos gustaron mucho. Uno es el Charco Azul en San Andrés y Sauces. Es un sitio precioso con piscinas naturales, ideal para estar con nenes. Allí nos bañamos, descansamos y además disfrutamos de unas cervezas, helados y pescado fresco que te recomendamos especialmente.

Charco azul

El otro lugar es el Cubo de la Galga. Con la nena no podíamos hacer grandes rutas ni senderos, por lo que nos decidimos por este. Es un camino fácil pero lleno de frondosa naturaleza, con barbusanos enormes, pinos y vegetación de todo tipo. La Palma es la isla de los senderos y en todas las guías y webs que leí decían que la mejor manera de conocerla es a través de los senderos que la recorren.

Cubo de la Galga

De los sitios que visitamos en la zona sur destaco las Salinas y el Faro de Fuencaliente. En el interior del faro hay una pequeña exposición imitando el fondo marino. Junto al mismo y a uno de los lados se encuentra una playita a la que acuden los submarinistas, y al otro las salinas. Estas últimas ofrecen una experiencia única para conocer cómo se consigue sal del agua de mar, además todo transcurre entre malpaís y costa con lo que el paisaje es extraño y cautivador.

Salinas de Fuencaliente

En esta zona de Fuencaliente visitamos también el volcán de San Antonio, una visita que merece la pena por las impresionantes vistas y por la experiencia de pasear en el borde de un cráter tan reciente. En 1971 entró en erupción el volcán de Teneguía, cuya actividad permitió aumentar la superficie de la isla, ganando varias hectáreas al mar.

Por último, de la zona centro de la isla te recomiendo una visita a Puerto Naos, las playas de Tazacorte y por supuesto la majestuosa Caldera de Taburiente, uno de los cuatro Parques Nacionales que existen en las Islas Canarias. Si no te atreves a entrar a la Caldera, situada en el corazón de la isla, y hacer noche en casetas de campaña con los niños/as, cosa que no estaría nada mal, al menos puedes hacer como nosotros y subir el Mirador de la Cumbrecita para disfrutar de las magníficas vistas desde allí arriba y hacerte una idea de la inmensidad de esta joya de la naturaleza, con sus impresionantes paredes verticales y su frondoso bosque de pino canario.

Vistas desde el Mirador de la Cumbrecita

Con todo ello ¿te extraña que tres años después sigamos recordándola?

 

Deja tu comentario

comentarios

Destacamos
Mucho más que papagayos en Loro Parque
Redescubriendo las Dunas de Maspalomas en Gran Canaria
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Isla de Lobos: viaje dentro de un viaje
La Gomera en un fin de semana con peques
Lanzarote: isla de los colores, isla de contrastes
Las Cabocas: el agua siempre gana
La vieja en las Islas Canarias
El Médano, en Tenerife: cuna del deporte acuático
Agaete, mucho más que uno de los pueblos más divertidos de España
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
El Cotillo y el peor surfista de la historia
Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos
Puente de las Bolas, la historia escrita en piedra
Los Indianos y el barniz de la felicidad
Un día recorriendo el Valle de Güímar con peques
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
El Hierro a bocados
Fuerteventura y sus playas
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Siguiendo las chácaras y tambores de Chipude
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Garachico, un viaje en el tiempo
Un día completo en Mesa y López
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Fuerteventura en (es) Música
Cinco lugares que ver en Lanzarote con peques
La Gomera, la isla tranquila
5 motivos por los que visitar Fuerteventura con peques
Playas, ¿para qué las quiero?
El Charco del Palo, desnudos en las cristalinas aguas del Atlántico
Un paseo (y una boda) por Santa Cruz de La Palma
Descubriendo la ruta norte de La Gomera
Playa de Las Canteras: calidad de vida
Echentive: el pacto entre fuego y agua
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Una excursión entre islas
El Hierro: vinos Edición Limitada
Betancuria, el tiempo detenido
Viajamos a La Palma con nuestra peque, ¿nos acompañas?
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Volveremos a Alojera, en La Gomera
La Laguna en un día
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Castillos de Lanzarote: historias de piratas, corsarios y conquistadores
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Dunas de Corralejo, un encuentro con los cuatro elementos
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Punta Mujeres, un pequeño pueblo costero de Lanzarote
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Mirador de Abrante en La Gomera, una ventana al Atlántico
5 espacios naturales únicos en Tenerife
Ruta de brunch por Las Palmas de Gran Canaria, ¿te apuntas?
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
5 curiosidades sobre Fuerteventura que no podrás perderte
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
La Orotava, en Tenerife, ruta por la villa histórica
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
La antigua capital de Lanzarote, la Villa de Teguise
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
Viaje galáctico al techo de La Palma
Observatorio de Temisas, un paseo por el cielo canario
El Hierro, ruta de la cumbre a la costa
La Gomera infinita: del cielo a la marea
El Cotillo, las calas mágicas de Fuerteventura
www.holaislascanarias.com