Blog Islas Canarias BLOG OFICIAL DE TURISMO
DE LAS ISLAS CANARIAS
www.holaislascanarias.com
Blog Islas Canarias BLOG OFICIAL DE TURISMO
DE LAS ISLAS CANARIAS
www.holaislascanarias.com

Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas


Destacamos
Mucho más que papagayos en Loro Parque
Redescubriendo las Dunas de Maspalomas en Gran Canaria
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Isla de Lobos: viaje dentro de un viaje
La Gomera en un fin de semana con peques
Lanzarote: isla de los colores, isla de contrastes
Las Cabocas: el agua siempre gana
La vieja en las Islas Canarias
El Médano, en Tenerife: cuna del deporte acuático
Agaete, mucho más que uno de los pueblos más divertidos de España
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
El Cotillo y el peor surfista de la historia
Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos
Puente de las Bolas, la historia escrita en piedra
Los Indianos y el barniz de la felicidad
Un día recorriendo el Valle de Güímar con peques
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
El Hierro a bocados
Fuerteventura y sus playas
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Siguiendo las chácaras y tambores de Chipude
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Garachico, un viaje en el tiempo
Un día completo en Mesa y López
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Fuerteventura en (es) Música
Cinco lugares que ver en Lanzarote con peques
La Gomera, la isla tranquila
5 motivos por los que visitar Fuerteventura con peques
Playas, ¿para qué las quiero?
El Charco del Palo, desnudos en las cristalinas aguas del Atlántico
Un paseo (y una boda) por Santa Cruz de La Palma
Descubriendo la ruta norte de La Gomera
Playa de Las Canteras: calidad de vida
Echentive: el pacto entre fuego y agua
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Una excursión entre islas
El Hierro: vinos Edición Limitada
Betancuria, el tiempo detenido
Viajamos a La Palma con nuestra peque, ¿nos acompañas?
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Volveremos a Alojera, en La Gomera
La Laguna en un día
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Castillos de Lanzarote: historias de piratas, corsarios y conquistadores
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Dunas de Corralejo, un encuentro con los cuatro elementos
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Punta Mujeres, un pequeño pueblo costero de Lanzarote
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Mirador de Abrante en La Gomera, una ventana al Atlántico
5 espacios naturales únicos en Tenerife
Ruta de brunch por Las Palmas de Gran Canaria, ¿te apuntas?
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
5 curiosidades sobre Fuerteventura que no podrás perderte
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
La Orotava, en Tenerife, ruta por la villa histórica
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
La antigua capital de Lanzarote, la Villa de Teguise
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
www.holaislascanarias.com
anterior artículo
17 Jul 2017

Sí, Fuerteventura tiene algunas de las mejores playas de Canarias sin duda, pero no por eso hay que olvidarse del centro de la isla. Desde la histórica Betancuria a la sagrada montaña de Tindaya, pasando por un lugar de peregrinación como la Vega del Río Palmas, la zona montañosa de este paraíso también tiene muchísimo de lo que disfrutar.

Parque Rural de Betancuria, Fuerteventura, Islas Canarias

Hay que ponerse al volante, salir de la costa y adentrarse en esas peñas, no muy altas pero siempre presentes, para descubrir la autenticidad de la Fuerteventura antigua. La de aborígenes y conquistadores que dejaron allí lugares sagrados.

Precisamente Antigua se llama una de las primeras poblaciones que aparece en el interior viajando desde la capital o desde el aeropuerto. Desde su pequeña plaza, rebosante del pacífico espíritu rural de la isla y custodiada por las dos torres de la iglesia, ya se atisba la zona montañosa tras la que se esconde ese corazón que hicieron latir aborígenes y conquistadores.

Desde su tranquilidad, esa tan genuina de los pueblos canarios, comienza la ruta de carreteras sinuosas que nos lleva a ver desde arriba la extensión de la segunda isla más grande del archipiélago canario. Toca seguir los carteles rumbo a Betancuria, primer vestigio hispánico en estos lares, y hacer una parada obligada en el mirador de Morro Velosa.

Entrada al municipio de Betancuria, Fuerteventura, Islas Canarias 

Ya sea subiendo al que seguramente sea uno de los restaurantes con mejores vistas de la isla, o simplemente haciendo un alto en la carretera en un mirador que seguro llamará la atención, custodiado por dos altas estatuas. Las figuras de dos aborígenes miran al horizonte, y merece seguir su mirada, pues la casi infinita, seca y árida de Fuerteventura se abre ante nosotros: esa belleza desértica difícil de explicar.

Estatuas de aborígenes, Morro Velosa, Fuerteventura, Islas Canarias 

El Morro Velosa hace también las veces de puerta de entrada al Parque Rural de Betancuria. Región histórica y escondida en lo más profundo de la isla. Bajando desde allí pronto avistaremos la que en su día fue la capital, protegida por la orografía de los ataques desde el mar. Lo que hoy se asemeja a un pequeño y acogedor pueblo olvidado de los hoteles o las grandes masificaciones turísticas, rebosa en realidad historia por los cuatro costados.

La recomendación no puede ser otra que parar el coche y perderse dejando el reloj aparte. Caminar sobre sus adoquines, sentir su silencio, aprender de su historia. Lugares como el Museo Arqueológico y Etnográfico, la iglesia de Santa María o los restos del Convento Franciscano, el primero que se construyó en la isla.

Betancuria, capital histórica

Pueblo de Betancuria, Fuerteventura, Islas Canarias

Pasear por las pequeñas calles de Betancuria es hacerlo por 500 años de historia. Fundada en el siglo XV, es uno de esos lugares a marcar en todo mapa del que quiera aprender de la historia del archipiélago. La demostración de que en este paraíso de arenas blancas y aguas cristalinas queda espacio para el valor cultural, para dejar por unas horas el frescor del mar y adentrarse en el interior.

No acaba aquí la ruta por la zona más rural y profunda. Siguiendo la carretera, a través de un valle que mezcla el marrón de la tierra majorera con el verde de las palmeras que se reparten junto a la vía, aparece la Vega del Río Palmas. Lugar de peregrinación, pues cada septiembre miles de peregrinos acuden desde todos los puntos de la isla a rendir tributo y tradición a la patrona de Fuerteventura: la Virgen de la Peña.

Montañas de Betancuria, Fuerteventura, Islas Canarias

Vega del Río Palmas, lugar de peregrinación

La Vega del Río Palmas es con toda probabilidad uno de los puntos más aislados y remotos. Unas pocas casas, una pequeña iglesia, un único bar… la definición de la tranquilidad rural entre el blanco de sus paredes y la sombra de las palmeras. Buen lugar para bajarse de nuevo del coche, para dejarse cautivar por el silencio. Parece que aquí se hubiera parado el tiempo e, incluso el viento, siempre presente en una isla a la que da nombre, dejara de sonar.

Aquí podría concluir la ruta, pero para quien guste de la carretera y quiera seguir conociendo las profundidades de este pedazo de tierra, hay más. Subiendo de nuevo por el que seguramente sea el camino más estrecho y enrevesado de toda la red insular. Circulando entre acantilados hasta el mirador del Risco de Las Peñas.

Iglesia en Vega del Río Palmas, Fuerteventura, Islas Canarias 

Esta es la puerta de salida, así como el Lomo Velosa fue la de entrada. Situados en una de la cimas más altas de una isla que apenas supera los 800 metros en su máximo es buen momento para cerrar un viaje por lo rural. En estas alturas ha vuelto el viento, con los cuervos volando bajo nuestros pies. Aquí se vuelve a ver el mar, ese que quedó sorprendentemente olvidado entre montañas. Aquí comenzará de nuevo la Fuerteventura de las aguas cristalinas, pero nunca se debe olvidar que el corazón de la isla tiene latidos rurales, y se esconde entre estas montañas.

Vega del Río Palmas, Fuerteventura, Islas Canarias

Deja tu comentario

comentarios

Destacamos
Mucho más que papagayos en Loro Parque
Redescubriendo las Dunas de Maspalomas en Gran Canaria
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Isla de Lobos: viaje dentro de un viaje
La Gomera en un fin de semana con peques
Lanzarote: isla de los colores, isla de contrastes
Las Cabocas: el agua siempre gana
La vieja en las Islas Canarias
El Médano, en Tenerife: cuna del deporte acuático
Agaete, mucho más que uno de los pueblos más divertidos de España
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
El Cotillo y el peor surfista de la historia
Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos
Puente de las Bolas, la historia escrita en piedra
Los Indianos y el barniz de la felicidad
Un día recorriendo el Valle de Güímar con peques
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
El Hierro a bocados
Fuerteventura y sus playas
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Siguiendo las chácaras y tambores de Chipude
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Garachico, un viaje en el tiempo
Un día completo en Mesa y López
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Fuerteventura en (es) Música
Cinco lugares que ver en Lanzarote con peques
La Gomera, la isla tranquila
5 motivos por los que visitar Fuerteventura con peques
Playas, ¿para qué las quiero?
El Charco del Palo, desnudos en las cristalinas aguas del Atlántico
Un paseo (y una boda) por Santa Cruz de La Palma
Descubriendo la ruta norte de La Gomera
Playa de Las Canteras: calidad de vida
Echentive: el pacto entre fuego y agua
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Una excursión entre islas
El Hierro: vinos Edición Limitada
Betancuria, el tiempo detenido
Viajamos a La Palma con nuestra peque, ¿nos acompañas?
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Volveremos a Alojera, en La Gomera
La Laguna en un día
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Castillos de Lanzarote: historias de piratas, corsarios y conquistadores
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Dunas de Corralejo, un encuentro con los cuatro elementos
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Punta Mujeres, un pequeño pueblo costero de Lanzarote
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Mirador de Abrante en La Gomera, una ventana al Atlántico
5 espacios naturales únicos en Tenerife
Ruta de brunch por Las Palmas de Gran Canaria, ¿te apuntas?
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
5 curiosidades sobre Fuerteventura que no podrás perderte
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
La Orotava, en Tenerife, ruta por la villa histórica
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
La antigua capital de Lanzarote, la Villa de Teguise
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
www.holaislascanarias.com