Blog Islas Canarias BLOG OFICIAL DE TURISMO
DE LAS ISLAS CANARIAS
www.holaislascanarias.com
Blog Islas Canarias BLOG OFICIAL DE TURISMO
DE LAS ISLAS CANARIAS
www.holaislascanarias.com

Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava


Destacamos
Mucho más que papagayos en Loro Parque
Redescubriendo las Dunas de Maspalomas en Gran Canaria
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Isla de Lobos: viaje dentro de un viaje
La Gomera en un fin de semana con peques
Lanzarote: isla de los colores, isla de contrastes
Las Cabocas: el agua siempre gana
La vieja en las Islas Canarias
El Médano, en Tenerife: cuna del deporte acuático
Agaete, mucho más que uno de los pueblos más divertidos de España
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
El Cotillo y el peor surfista de la historia
Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos
Puente de las Bolas, la historia escrita en piedra
Los Indianos y el barniz de la felicidad
Un día recorriendo el Valle de Güímar con peques
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
El Hierro a bocados
Fuerteventura y sus playas
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Siguiendo las chácaras y tambores de Chipude
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Garachico, un viaje en el tiempo
Un día completo en Mesa y López
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Fuerteventura en (es) Música
Cinco lugares que ver en Lanzarote con peques
La Gomera, la isla tranquila
5 motivos por los que visitar Fuerteventura con peques
Playas, ¿para qué las quiero?
El Charco del Palo, desnudos en las cristalinas aguas del Atlántico
Un paseo (y una boda) por Santa Cruz de La Palma
Descubriendo la ruta norte de La Gomera
Playa de Las Canteras: calidad de vida
Echentive: el pacto entre fuego y agua
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Una excursión entre islas
El Hierro: vinos Edición Limitada
Betancuria, el tiempo detenido
Viajamos a La Palma con nuestra peque, ¿nos acompañas?
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Volveremos a Alojera, en La Gomera
La Laguna en un día
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Castillos de Lanzarote: historias de piratas, corsarios y conquistadores
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Dunas de Corralejo, un encuentro con los cuatro elementos
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Punta Mujeres, un pequeño pueblo costero de Lanzarote
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Mirador de Abrante en La Gomera, una ventana al Atlántico
5 espacios naturales únicos en Tenerife
Ruta de brunch por Las Palmas de Gran Canaria, ¿te apuntas?
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
5 curiosidades sobre Fuerteventura que no podrás perderte
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
La Orotava, en Tenerife, ruta por la villa histórica
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
La antigua capital de Lanzarote, la Villa de Teguise
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
www.holaislascanarias.com
anterior artículo
03 Abr 2017

Si alguna vez soñaste con explorar nuevos mundos estás de enhorabuena. En la isla de Lanzarote esto es posible gracias al sendero de Caldera Blanca, un camino que discurre entre coladas de lava procedentes de la erupción del volcán Timanfaya producida entre 1730 y 1736 que, además, ha sido la de mayor duración registrada en las Islas Canarias.

Sendero de Caldera blanca

Mi día amanecía espléndido para caminar: nubes ocasionales, brisa fresca del mar y temperatura primaveral. Así llegué al inicio del sendero localizado justo a las puertas del pequeño pueblo de Mancha Blanca, situado en el límite del Parque Nacional de Timanfaya.

Hacia Caldera Blanca, un nuevo mundo

Según me voy acercando al punto de partida diviso mi objetivo. Hoy quiero llegar hasta lo alto del volcán Caldera Blanca, pues tengo entendido que posee un enorme cráter digno de ser admirado, así que lo mejor es acercarme y explorarlo en primera persona.

Señales

El sendero que conduce al volcán serpentea entre coladas de lava. En estos compases iniciales me siento como la protagonista de una película de ciencia ficción ambientada en un planeta lejano. Metro a metro esta sensación va en aumento, pues en un momento dado miro a mi alrededor y solo veo campos inmensos de malpaís, coladas de lava solidificadas y con aristas tan afiladas que lo mejor es mantenerme dentro del sendero marcado.

Camino

La soledad es absoluta. Ningún animal, ningún tipo de vegetación más allá de los líquenes que tratan de sobrevivir refugiándose de las duras condiciones ambientales. De pronto, un cartel informativo capta mi curiosidad mostrándome un poco más sobre lo que estoy viendo; me habla del lugar que piso, de los líquenes, del volcán al que me dirijo… En definitiva, me da nociones para interpretar lo que me rodea.

Caldereta

En no pocas ocasiones lo único que oigo son mis pisadas. Sin embargo, si me detengo, es mi propia respiración la que acompaña el silencio del lugar. ¿No te parece bonito? Hoy en día, escuchar el silencio no es tan fácil, aquí es posible, doy fe.

En las entrañas del volcán La Caldereta

Al rato llego a la que será mi primera parada de la mañana, un volcán más pequeño pero que me impresiona sobremanera. El volcán La Caldereta posee un cráter de 300 metros casi perfectamente circular y puedo acceder a su interior no sin antes sentir un leve cosquilleo en el estómago ¿Y si entra en erupción y me pilla dentro? Dudas fruto de una película de Hollywood más que de la realidad.

No obstante, me habían asegurado que su hermano mayor, Caldera Blanca, realmente vale la pena, así que no me demoro demasiado en el descanso. Al poco de reemprender la marcha, coincido con algunos senderistas que vienen de visitar el volcán. Los saludo y charlamos durante unos minutos, aunque consigo no preguntar nada sobre el lugar del que vienen, no quiero que la magia se pierda en un santiamén.

Ascenso

Unas decenas de metros más adelante y ya me encuentro en la misma falda del volcán. Este se eleva suavemente ante mí, pero aun así me siento pequeña, vulnerable, en manos de la naturaleza, como prefieras describirlo pero me siento distinta.

Caldera Blanca a vista de pájaro

Comienza el sendero cuesta arriba. Un paso, y otro, y otro y así durante 15 minutos a lo sumo. Mis piernas apenas han notado el cansancio y esto es, sin duda, producto de mis ganas por asomarme al cráter de Caldera Blanca.

Siendo sincera, me da cosa asomarme no sea que las expectativas creadas hayan sido demasiado altas. Tímidamente doy los últimos pasos y cuando al fin llego… ¡buum! Lo más impresionante que he visto en mucho tiempo. Mis ojos no consiguen abarcar tanto en tan poco tiempo. Frente a mí se abre una gran caldera volcánica de ¡1.200 metros de diámetro!, por la que en un momento dado emanó la lava. Impresionante o increíble, ambas palabras se quedan cortas para describir lo que estoy presenciando.

Crater

Alcanzo a dar unos pasos más hacia el borde, no demasiados por pura prudencia, y veo el fondo de la caldera allá a lo lejos. Estoy a unos 500 metros de altitud y aún puedo ganar unos metros más a sabiendas de que desde el punto más alto conseguiré las mejores perspectivas para la foto, esa foto con la que voy a “empapelar” todas mis redes sociales para que mis amigos de fuera sepan por qué deben venir a Lanzarote.

Cumbre

Diez minutos después ya estoy en lo más alto. A un lado diviso las Montañas del Fuego, al otro Montaña Blanca y su gran cráter de increíbles dimensiones. A lo lejos, Caleta de Famara y la pequeña isla de La Graciosa que se asoma tímidamente. Ya tienes una razón más para visitar Lanzarote. Este día se escapa de lo habitual, te lleva, como a mí, a descubrir y a sentir la magia que, sin duda alguna, tiene esta isla.

 Vistas

 

Deja tu comentario

comentarios

Destacamos
Mucho más que papagayos en Loro Parque
Redescubriendo las Dunas de Maspalomas en Gran Canaria
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Isla de Lobos: viaje dentro de un viaje
La Gomera en un fin de semana con peques
Lanzarote: isla de los colores, isla de contrastes
Las Cabocas: el agua siempre gana
La vieja en las Islas Canarias
El Médano, en Tenerife: cuna del deporte acuático
Agaete, mucho más que uno de los pueblos más divertidos de España
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
El Cotillo y el peor surfista de la historia
Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos
Puente de las Bolas, la historia escrita en piedra
Los Indianos y el barniz de la felicidad
Un día recorriendo el Valle de Güímar con peques
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
El Hierro a bocados
Fuerteventura y sus playas
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Siguiendo las chácaras y tambores de Chipude
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Garachico, un viaje en el tiempo
Un día completo en Mesa y López
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Fuerteventura en (es) Música
Cinco lugares que ver en Lanzarote con peques
La Gomera, la isla tranquila
5 motivos por los que visitar Fuerteventura con peques
Playas, ¿para qué las quiero?
El Charco del Palo, desnudos en las cristalinas aguas del Atlántico
Un paseo (y una boda) por Santa Cruz de La Palma
Descubriendo la ruta norte de La Gomera
Playa de Las Canteras: calidad de vida
Echentive: el pacto entre fuego y agua
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Una excursión entre islas
El Hierro: vinos Edición Limitada
Betancuria, el tiempo detenido
Viajamos a La Palma con nuestra peque, ¿nos acompañas?
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Volveremos a Alojera, en La Gomera
La Laguna en un día
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Castillos de Lanzarote: historias de piratas, corsarios y conquistadores
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Dunas de Corralejo, un encuentro con los cuatro elementos
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Punta Mujeres, un pequeño pueblo costero de Lanzarote
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Mirador de Abrante en La Gomera, una ventana al Atlántico
5 espacios naturales únicos en Tenerife
Ruta de brunch por Las Palmas de Gran Canaria, ¿te apuntas?
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
5 curiosidades sobre Fuerteventura que no podrás perderte
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
La Orotava, en Tenerife, ruta por la villa histórica
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
La antigua capital de Lanzarote, la Villa de Teguise
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
www.holaislascanarias.com