Blog Islas Canarias BLOG OFICIAL DE TURISMO
DE LAS ISLAS CANARIAS
www.holaislascanarias.com
Blog Islas Canarias BLOG OFICIAL DE TURISMO
DE LAS ISLAS CANARIAS
www.holaislascanarias.com

5 motivos para enamorarte de El Hierro


Destacamos
Mucho más que papagayos en Loro Parque
Redescubriendo las Dunas de Maspalomas en Gran Canaria
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Isla de Lobos: viaje dentro de un viaje
La Gomera en un fin de semana con peques
Lanzarote: isla de los colores, isla de contrastes
Las Cabocas: el agua siempre gana
La vieja en las Islas Canarias
El Médano, en Tenerife: cuna del deporte acuático
Agaete, mucho más que uno de los pueblos más divertidos de España
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
El Cotillo y el peor surfista de la historia
Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos
Puente de las Bolas, la historia escrita en piedra
Los Indianos y el barniz de la felicidad
Un día recorriendo el Valle de Güímar con peques
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
El Hierro a bocados
Fuerteventura y sus playas
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Siguiendo las chácaras y tambores de Chipude
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Garachico, un viaje en el tiempo
Un día completo en Mesa y López
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Fuerteventura en (es) Música
Cinco lugares que ver en Lanzarote con peques
La Gomera, la isla tranquila
5 motivos por los que visitar Fuerteventura con peques
Playas, ¿para qué las quiero?
El Charco del Palo, desnudos en las cristalinas aguas del Atlántico
Un paseo (y una boda) por Santa Cruz de La Palma
Descubriendo la ruta norte de La Gomera
Playa de Las Canteras: calidad de vida
Echentive: el pacto entre fuego y agua
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Una excursión entre islas
El Hierro: vinos Edición Limitada
Betancuria, el tiempo detenido
Viajamos a La Palma con nuestra peque, ¿nos acompañas?
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Volveremos a Alojera, en La Gomera
La Laguna en un día
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Castillos de Lanzarote: historias de piratas, corsarios y conquistadores
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Dunas de Corralejo, un encuentro con los cuatro elementos
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Punta Mujeres, un pequeño pueblo costero de Lanzarote
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Mirador de Abrante en La Gomera, una ventana al Atlántico
5 espacios naturales únicos en Tenerife
Ruta de brunch por Las Palmas de Gran Canaria, ¿te apuntas?
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
5 curiosidades sobre Fuerteventura que no podrás perderte
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
La Orotava, en Tenerife, ruta por la villa histórica
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
La antigua capital de Lanzarote, la Villa de Teguise
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
Viaje galáctico al techo de La Palma
Observatorio de Temisas, un paseo por el cielo canario
El Hierro, ruta de la cumbre a la costa
La Gomera infinita: del cielo a la marea
El Cotillo, las calas mágicas de Fuerteventura
www.holaislascanarias.com
anterior artículo
01 May 2017

El Hierro tiene algo especial; algo que se queda grabado a fuego en tu corazón desde el primer momento que lo visitas y se convierte, ya de por vida, en ese lugar al que siempre quieres regresar.

Aquí encontrarás cinco motivos que harán que le rindas amor eterno a la Isla del Meridiano.

Sus atardeceres

Atardeceres hay muchos, pero ninguno como los que verás en El Hierro. Eso es así. Haz caso omiso a que corre sangre herreña por las venas de quien escribe estas líneas y que “la cabra siempre tira al monte”; han sido muchos los medios de reconocido prestigio que sitúan los atardeceres herreños entre los mejores del país.

Atardecer en El Hierro

“The Golden Hour”, bautizada así por unos amigos de tierras lejanas, convierte cada puesta de sol en una auténtica explosión de colores donde naranjas, rojos, amarillos y púrpuras dejan pasmados no sólo a viajeros que paran su mundo para inmortalizar esos instantes.

Si eres de los que buscan el sitio perfecto para sentirse envuelto por ese momento mágico, no dejes pasar la oportunidad de verlo desde uno de los lugares de parada obligatoria en la isla: el Hotel Punta Grande, el que fuera en su día el hotel más pequeño del mundo.

Sus senderos

Una isla pequeña en tamaño pero inmensa en belleza y riqueza paisajística sólo puede ser descubierta por el viajero de una manera: andando.

El Hierro ha recuperado sus caminos tradicionales para convertirlos en una extensa Red de Senderos perfectamente homologada conforme a la normativa internacional.

Los herreños han construido a lo largo de su historia auténticas obras de arte a través de veredas, atajos, calzadas y caminos naturales que han utilizado para desplazarse por todo el territorio insular.

Senderismo en El Hierro

Senderos que atraviesan bosques que parecen sacados de cuentos de hadas, paisajes lunares, zonas desérticas, verdes prados, caídas verticales de más de 1.000 metros de desnivel, un “Camino Real de La Virgen” y un sinfín de contrastes congregados en poco menos de 270 kilómetros cuadrados han hecho que El Hierro se convierta en los últimos años en un destino inigualable para la práctica de deportes de naturaleza entre los que se encuentra el senderismo. 

Sus playas

El Hierro es isla, y es mar. Con estos términos tan escuetos seguro que piensas en las típicas playas kilométricas de arena blanca con palmeras en sus orillas. Pero si te digo que todo es volcán en El Hierro y te hablo de una isla donde la lava se encuentra con el mar de la manera más caprichosa en una costa escarpada en su totalidad, entonces debes pensar de nuevo.

El Río en El Hierro

Las zonas de baño de la costa herreña se caracterizan por ser, en su mayoría, charcos o piscinas naturales donde penetra el mar sin que la mano del hombre apenas haya intervenido.

La Maceta, El Charco Azul, Charco Los Sargos, El Río, La Laja, el Charco Manso o el Pozo de Las Calcosas son algunas de las opciones que te propongo para que a partir de ahora tengas un concepto de “playa” mucho más amplio.

Aquí podrás disfrutar de aguas cristalinas, temperaturas que rara vez bajan de los 20 grados a lo largo de todo el año, de una de las reservas marinas más importantes de España y de los mejores fondos marinos del mundo.

Sus vistas panorámicas

El Hierro se contempla mejor desde lo alto. La isla cuenta con numerosos lugares privilegiados desde donde podrás divisar espectaculares panorámicas y singulares perspectivas que son el mejor hilo conductor para conocer nuestra tierra. 

Panorámica del Valle de El Golfo, El Hierro

Y es que somos número uno en miradores de vértigo. Aquí, en cualquiera de sus balcones naturales, rodeados por abruptos acantilados que alcanzan más de 1.000 m de altura, podrás comprobar con tus propios ojos que El Hierro es una “isla vertical”.

Desde los miradores de La Peña, Jinama, Bascos, Dos Hermanas o Malpaso podrás avistar desde diversos puntos de vista una espectacular hendidura de 15 kilómetros de ancho y hasta 1.500 metros de profundidad, consecuencia de un acontecimiento prehistórico sobrecogedor: el gigantesco deslizamiento de tierra que hace milenios creó el Valle de El Golfo

Sus gentes

Una de las mayores riquezas que atesora El Hierro es su gente.

El ritmo pausado al que ha avanzado la isla ha marcado el carácter de sus habitantes. El herreño es noble, amable, calmado. Aquí siempre se saluda. Prácticamente nos conocemos todos y es muy común que, para ubicarte, te saquen parentesco por tus padres o abuelos. 

La Rambla, El Hierro

La isla entera es un paraíso de tranquilidad y sus gentes desbordan hospitalidad. El herreño ha sabido trasladar al foráneo ese peculiar calor tan característico que ya se ha convertido en nuestro sello de identidad.

Te animo a venir a El Hierro y conversar con nuestros mayores, siempre dispuestos a relatar la historia vivida; ellos son la mejor y más completa guía que existe ahora mismo de la isla.

Panorámica del Valle de El Golfo, El Hierro

Decía el periodista José Ribagorda en uno de sus artículos que tenía una “conexión casi espiritual con El Hierro” porque una parte de él siempre se queda aquí después de diez años viniendo a la isla todos los veranos.

Quizás sea ese el único riesgo que corras cuando descubras El Hierro, que te plantees quedarte a vivir aquí. Pero puedes estar tranquilo, vivirás muy bien.

Deja tu comentario

comentarios

Destacamos
Mucho más que papagayos en Loro Parque
Redescubriendo las Dunas de Maspalomas en Gran Canaria
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Isla de Lobos: viaje dentro de un viaje
La Gomera en un fin de semana con peques
Lanzarote: isla de los colores, isla de contrastes
Las Cabocas: el agua siempre gana
La vieja en las Islas Canarias
El Médano, en Tenerife: cuna del deporte acuático
Agaete, mucho más que uno de los pueblos más divertidos de España
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
El Cotillo y el peor surfista de la historia
Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos
Puente de las Bolas, la historia escrita en piedra
Los Indianos y el barniz de la felicidad
Un día recorriendo el Valle de Güímar con peques
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
El Hierro a bocados
Fuerteventura y sus playas
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Siguiendo las chácaras y tambores de Chipude
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Garachico, un viaje en el tiempo
Un día completo en Mesa y López
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Fuerteventura en (es) Música
Cinco lugares que ver en Lanzarote con peques
La Gomera, la isla tranquila
5 motivos por los que visitar Fuerteventura con peques
Playas, ¿para qué las quiero?
El Charco del Palo, desnudos en las cristalinas aguas del Atlántico
Un paseo (y una boda) por Santa Cruz de La Palma
Descubriendo la ruta norte de La Gomera
Playa de Las Canteras: calidad de vida
Echentive: el pacto entre fuego y agua
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Una excursión entre islas
El Hierro: vinos Edición Limitada
Betancuria, el tiempo detenido
Viajamos a La Palma con nuestra peque, ¿nos acompañas?
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Volveremos a Alojera, en La Gomera
La Laguna en un día
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Castillos de Lanzarote: historias de piratas, corsarios y conquistadores
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Dunas de Corralejo, un encuentro con los cuatro elementos
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Punta Mujeres, un pequeño pueblo costero de Lanzarote
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Mirador de Abrante en La Gomera, una ventana al Atlántico
5 espacios naturales únicos en Tenerife
Ruta de brunch por Las Palmas de Gran Canaria, ¿te apuntas?
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
5 curiosidades sobre Fuerteventura que no podrás perderte
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
La Orotava, en Tenerife, ruta por la villa histórica
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
La antigua capital de Lanzarote, la Villa de Teguise
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
Viaje galáctico al techo de La Palma
Observatorio de Temisas, un paseo por el cielo canario
El Hierro, ruta de la cumbre a la costa
La Gomera infinita: del cielo a la marea
El Cotillo, las calas mágicas de Fuerteventura
www.holaislascanarias.com