¿Qué hacer en diciembre en las Islas Canarias?

Titular

El último mes del año merece vivirse de la mejor forma, con una despedida por todo lo alto. Diciembre en las Islas Canarias está marcado por una Navidad más cálida de lo habitual, con 22º C de media, celebraciones en terrazas al aire libre, 8 horas de sol al día, conciertos bajo las estrellas y, cómo no, algún bañito en la playa. Quizás no son las Navidades más típicas, ¿pero por qué no empezar una nueva tradición?

Contenido

Ir de vacaciones en invierno no significa renunciar al sol. En pleno mes de diciembre, en vez de muñecos de nieve, el viajero podrá encontrar un impresionante belén de arena en una de las mejores playas urbanas de Europa, la de Las Canteras (Gran Canaria). En Tenerife la opción es asistir al tradicional concierto de la noche de Navidad, al aire libre y junto al mar. Una velada mágica que se ha convertido en todo un clásico de estas fiestas.

 

Contenido

En las Islas Canarias el impuesto sobre el consumo es solo de un 7%, una tasa mucho más baja que la del resto de Europa. Por eso es recomendable aprovechar las vacaciones de Navidad para hacer las compras al mejor precio en las zonas comerciales de las islas o en algún mercadillo al aire libre –numerosos en las capitales gracias al buen clima–, donde se pueden adquirir regalos y recuerdos especiales: piezas artesanas, especialidades canarias, bisutería o complementos diferentes y originales.

 

Contenido

Viajar en diciembre a las Islas Canarias significa poder saborear los dulces y postres típicos de cada zona, de cada isla. Y sin duda, la más popular y la que no puede faltar en la mesa de Navidad es la trucha rellena de batata amarilla, sin olvidar el queso herreño de almendras, los cagajones de batata de Gran Canaria, los alfajores gomeros, mantecados de vino, almendrados palmeros y el turrón casero, de mucha tradición en algunas islas.

Contenido

Las Islas Canarias son uno de los mejores lugares para disfrutar, a mediados de diciembre, de las Gemínidas, una de las lluvias de estrellas más brillantes del año. Para verlas no se necesita ningún telescopio, ya que pueden observarse a simple vista. Basta con situarse en un lugar oscuro, fijar la mirada en una zona del cielo y mantenerla unos minutos para detectarlas. Y si puedes hacerlo desde una de las tres reservas Starlight protegidas de la contaminación lumínica, La Palma, Fuerteventura o la cumbre de Tenerife, mucho mejor.