ÚLTIMA HORA

Coronavirus (COVID-19) aquí

El increíble belén de arena de la playa de Las Canteras

Titular

Historia del curioso y popular belén de la capital grancanaria, ¿no te apetece verlo las próximas navidades?

Contenido

Las Canteras, en plena ciudad de Las Palmas de Gran Canaria, la capital de la isla, está considerada como una de las mejores playas urbanas de Europa. Sus encantos naturales son innegables: una larga lengua de arena dorada, aguas tranquilas gracias a una barrera volcánica, conocida como La Barra, que ejerce de rompeolas natural, y llenas de vida marina, ideal para practicar snorkel, además del clima agradable durante todo el año, con temperaturas que rondan, sin apenas oscilaciones, los 22-24 grados centígrados. Con el añadido de estar junto a una avenida en el corazón de la ciudad, con todos los servicios y llena de efervescencia gracias a sus comercios, bares y restaurantes. El lugar ideal para plantar un gigantesco belén de arena cuando llegan las Navidades, que aquí son ciertamente distintas: no llueve, hace buen tiempo, hay espacio y arena de sobra para montarlo… Mejor imposible.

Contenido

Por eso tiene tanto éxito. Más de 200.000 personas lo visitan cada año desde que se inaugura, a principios de diciembre, hasta que se cierra, tras la llegada de los Reyes Magos. El belén de la playa de Las Canteras, impulsado por el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, ocupa más de 1000 metros cuadrados cerca de la plaza de Saulo Torón, en la zona de La Puntilla. Para crear las diversas escenas que suelen representar, algunas de cinco metros de altura, se utilizan 2000 toneladas de arena, que con el agua y las manos de los artistas acaban convirtiéndose en obras efímeras que, sin embargo, quedan grabadas para siempre en la memoria de los visitantes.

Contenido

Con el paso de los años (la primera edición se celebró en 2006), ha ganado prestigio más allá de las Islas Canarias, y las obras que se presentan llevan la firma de afamados escultores internacionales. Por allí han dejado su huella cracks como los rusos Aleksei Rynak (que ha participado en más ediciones), Alexey Shcitov (escultor profesional que, como Rynak, trabaja principalmente la madera y la piedra), Aleksei Dyakov, Vadim Gryadov y Mikhail Fedotov; los italianos Leonardo Ugolini y Michela Ciappini; el belga Enguerrand David (convirtió su hobby en su principal ocupación y ha logrado importantes premios internacionales); la letona Sanita Ravina; el francés Benoît Dutherage (artista multidisciplinar que cambió su profesión de chef de alta cocina por las figuras de arena); los estadounidenses Sue McGrew y Kevin Crawford (residente en Australia, es una leyenda viva); los canadienses Karen Jean Fralich y Guy-Olivier Deveau (un licenciado en Arte y Filosofía con más de 15 años dedicados a la escultura en arena y hielo), y el canario Jonay Ruiz.

Contenido

Estos artistas suelen representar las escenas tradicionales de cualquier pesebre, como la Anunciación, el Nacimiento, la visita de los Reyes Magos al establo donde nació Jesús, las recreaciones de las aldeas y personajes tradicionales… Pero también suelen hacer guiños a paisajes de Gran Canaria, como el Roque Nublo y la Caldera de Tejeda, o a plantas endémicas de las islas.

Contenido

El belén de arena de la playa Las Canteras no solo tiene un motivo religioso y artístico. También se organiza con carácter benéfico: los donativos económicos y materiales que aportan los visitantes se entregan a comedores sociales de Las Palmas Gran Canaria. Las recaudaciones superan con creces los 20.000 euros año tras año y también se recogen miles de kilos de alimentos (3800 en la edición 2019-2020).

Contenido

Este belén cuenta con un atractivo añadido: no solo acogen visitas de escolares en sus horas lectivas, sino que se imparten talleres para que todos los miembros de la familia aprendan a modelar en arena. Una magnífica manera de implicar a padres e hijos en una divertida actividad conjunta. En cualquier caso, sea visitando el belén o participando en un taller, antes o después cualquiera puede darse un baño o tumbarse en una hamaca para tomar el sol en bañador ¡en plenas fiestas navideñas! Algo difícil, por no decir imposible, en cualquier otro lugar de Europa.