Blog Islas Canarias BLOG OFICIAL DE TURISMO
DE LAS ISLAS CANARIAS
www.holaislascanarias.com
Blog Islas Canarias BLOG OFICIAL DE TURISMO
DE LAS ISLAS CANARIAS
www.holaislascanarias.com

Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos


Destacamos
Mucho más que papagayos en Loro Parque
Redescubriendo las Dunas de Maspalomas en Gran Canaria
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Isla de Lobos: viaje dentro de un viaje
La Gomera en un fin de semana con peques
Lanzarote: isla de los colores, isla de contrastes
Las Cabocas: el agua siempre gana
La vieja en las Islas Canarias
El Médano, en Tenerife: cuna del deporte acuático
Agaete, mucho más que uno de los pueblos más divertidos de España
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
El Cotillo y el peor surfista de la historia
Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos
Puente de las Bolas, la historia escrita en piedra
Los Indianos y el barniz de la felicidad
Un día recorriendo el Valle de Güímar con peques
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
El Hierro a bocados
Fuerteventura y sus playas
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Siguiendo las chácaras y tambores de Chipude
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Garachico, un viaje en el tiempo
Un día completo en Mesa y López
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Fuerteventura en (es) Música
Cinco lugares que ver en Lanzarote con peques
La Gomera, la isla tranquila
5 motivos por los que visitar Fuerteventura con peques
Playas, ¿para qué las quiero?
El Charco del Palo, desnudos en las cristalinas aguas del Atlántico
Un paseo (y una boda) por Santa Cruz de La Palma
Descubriendo la ruta norte de La Gomera
Playa de Las Canteras: calidad de vida
Echentive: el pacto entre fuego y agua
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Una excursión entre islas
El Hierro: vinos Edición Limitada
Betancuria, el tiempo detenido
Viajamos a La Palma con nuestra peque, ¿nos acompañas?
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Volveremos a Alojera, en La Gomera
La Laguna en un día
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Castillos de Lanzarote: historias de piratas, corsarios y conquistadores
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Dunas de Corralejo, un encuentro con los cuatro elementos
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Punta Mujeres, un pequeño pueblo costero de Lanzarote
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Mirador de Abrante en La Gomera, una ventana al Atlántico
5 espacios naturales únicos en Tenerife
Ruta de brunch por Las Palmas de Gran Canaria, ¿te apuntas?
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
5 curiosidades sobre Fuerteventura que no podrás perderte
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
La Orotava, en Tenerife, ruta por la villa histórica
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
La antigua capital de Lanzarote, la Villa de Teguise
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
Viaje galáctico al techo de La Palma
Observatorio de Temisas, un paseo por el cielo canario
El Hierro, ruta de la cumbre a la costa
La Gomera infinita: del cielo a la marea
El Cotillo, las calas mágicas de Fuerteventura
Misterio y traición en el Valle del Riachuelo
5 fotografías de El Hierro con las que triunfarás en tus redes sociales
Tenerife por tierra, mar y aire: 3 experiencias inolvidables
Las Palmas de Gran Canaria a pedales
Palmas, budas y otros tesoros de La Gomera
Famara, en Lanzarote, el hogar del viento
La naturaleza virgen de Cofete y su misteriosa villa Winter
Qué hacer en El Hierro durante un fin de semana
Caldera de Taburiente, senderismo al corazón de La Palma
Las otras “playas” de Tenerife
Un día visitando los museos de Las Palmas de Gran Canaria
Tres propuestas para visitar San Sebastián de La Gomera
Parque Natural de Jandía, planeta perdido en Fuerteventura
10 razones para enamorarte del Charco de San Ginés, en Lanzarote
No te puedes ir de El Hierro sin…
Ruta por el corazón de Gran Canaria
La ruta del plátano en Tenerife
La leyenda de LagOmar en Lanzarote
Roque de los Muchachos, tocando el cielo palmero
La península de Jandía, la Fuerteventura más salvaje
En las entrañas del volcán de San Juan en La Palma
Lo mejor de La Gomera en un día
5 razones por las que visitar Lanzarote
Gran Canaria de interior. Paisajes llenos de historia
Paseando por uno de los mejores jardines botánicos de Canarias
Las 5 claves del “Acro Paraíso” herreño
Montaña sagrada de Tindaya, un lugar mágico en Fuerteventura
Playas de Lanzarote en invierno
Artículos
relacionados
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Las Cabocas: el agua siempre gana
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
Sendero del Bosque Encantado, magia en Tenerife
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
Viaje galáctico al techo de La Palma
Observatorio de Temisas, un paseo por el cielo canario
El Hierro, ruta de la cumbre a la costa
La Gomera infinita: del cielo a la marea
Misterio y traición en el Valle del Riachuelo
Palmas, budas y otros tesoros de La Gomera
La naturaleza virgen de Cofete y su misteriosa villa Winter
Caldera de Taburiente, senderismo al corazón de La Palma
Parque Natural de Jandía, planeta perdido en Fuerteventura
No te puedes ir de El Hierro sin…
Ruta por el corazón de Gran Canaria
Roque de los Muchachos, tocando el cielo palmero
En las entrañas del volcán de San Juan en La Palma
Lo mejor de La Gomera en un día
Gran Canaria de interior. Paisajes llenos de historia
Las 5 claves del “Acro Paraíso” herreño
Montaña sagrada de Tindaya, un lugar mágico en Fuerteventura
La Gomera: Garajonay y sus rincones
www.holaislascanarias.com
anterior artículo
31 May 2016

Los cinco sentidos nos sirven para conocer y relacionarnos con nuestro entorno. Los usamos en nuestro día a día, pero en una rutina caótica que hace que nos olvidemos de la importancia que cobra para que nuestro cerebro sienta placer. Si queremos que nuestros sentidos se queden con nosotros debemos darle algo a cambio. La solución es fácil y está más cerca de lo que creemos: concretamente a 50 minutos en barco desde el sur de Tenerife o a 30 minutos en avión. El Parque Nacional de Garajonay, en La Gomera, hará que conectes con la naturaleza. La brisa fresca de los montes, el verde de su entorno y la limpieza de su aire despertará tus sentidos como cuando eras niño.

Arroyo de El Cedro

Parque Nacional de Garajonay

El auténtico pulmón de la isla colombina, un manto verde que ocupa un diez por ciento de la superficie de La Gomera. Tras este Patrimonio de la Humanidad se esconde un tesoro natural: un gran bosque de laurisilva conformado por diferentes especies vegetales que se alimentan de la humedad procedente del casi omnipresente mar de nubes. Gracias a la singularidad del Parque, hay hasta veinte especies diferentes de árboles, pero dependiendo de la vertiente (norte o sur) encontraremos distintos tipos de bosque. El fayal-brezal, donde la humedad es menor, formado por el palo blanco, el brezo y la faya. En los valles más húmedos encontraremos viñátigos y tiles, que pueden alcanzar hasta los 35 metros de altura. Y en las laderas húmedas están presenten otras especies como el laurel (o loro), la faya y el acebiño.

El escenario es mágico, misterioso y especial. Parece un decorado de cualquier película de Tim Burton, pero este ha costado mucho más tiempo en hacerse. Los troncos de los árboles se enredan como si se estuvieran conociendo. Aunque la realidad cuenta que lo que buscan es la luz natural que los alimente; en este caso, la naturaleza marca el camino y tú la sigues. Prepara la cámara, coge dos baterías y olvídate de lo que una vez conociste como “hora”. Es momento de dejarte llevar, y que los árboles te cuenten su historia.

Ruta Raso de la Bruma y Risquillos del Corgo

Rutas de los sentidos

Lo ideal es recorrer el Parque en varios días. Hay infinidad de senderos y rutas, un laberinto de cientos de kilómetros que recorren los cuatro ejes cardinales de la isla. Pero si tienes tan sólo un día, lo mejor es ir a las rutas clave, de poca duración y poco exigentes y alternarlo con el coche, puesto que las rutas están alejadas entre sí.

Qué mejor anfitrión y guía se pude tener que un compañero de fatigas estudiantil como es Enekoiz (Ymaguara). Gomero de nacimiento, se conoce cada rincón de la isla. Respira y traduce por ella. Es de esas personas con las que da gusto conocer un lugar. Me prometió que sería un recorrido de los sentidos y, sin duda, es un hombre de palabra.

Las Mimbreras y la ermita de Lourdes

Esta combinación de dos senderos (números 9 y 2) resultó ser más que un aperitivo. Entramos directamente en las entrañas del Garajonay. Cuando te bajas del coche, tus sentidos se ponen en alerta y el bosque de laurisilva te da la bienvenida. Estamos en un lugar al que el sol apenas llega. Y en el que la tranquilidad te da una bofetada advirtiéndote de que esto existe. Viñátigos y tiles son los amos del lugar. Te acompañan en toda la ruta. Durante todo este camino se ven unas pequeñas semillas negras que sueltan los viñátigos, un manjar para pequeños roedores pero que, al ser muy tóxicas, cuando las muerden tienen un efecto que hace que se emborrachen, un estado que facilita que sus presas se pongan las botas. Por este fondo del valle discurre el arroyo de El Cedro, donde el agua baja tan lentamente que, entre la quietud del lugar y el sonido de la corriente, hace que vivamos en una siesta eterna.

Esta ruta acaba desembocando en la ermita de Lourdes, la cual se construyó gracias a una señora inglesa llamada Florence Stephan Parry. Doña Florencia, como se la conocía, ejerció como institutriz, y fue en 1935 cuando consiguió levantar la ermita en medio del monte de El Cedro, dedicada a la advocación de Nuestra Señora de Lourdes. Aunque doña Florencia murió en 1964, la fiesta de El Cedro se ha convertido en un referente en la isla de La Gomera por su carácter festivo, religioso y social. Son muchas las familias que se concentran en este lugar cada año, acompañadas de chácaras y tambores. Es un día muy especial.

Ermita de Lourdes

Antes de irnos a comer, mi amigo me dijo que me iba a llevar a un lugar pero con la condición de que fuera a ciegas. Quería darme una sorpresa. Se trataba del conocido “Mirador Morro de Agando”. Sin duda, uno de los miradores más espectaculares en los que he estado, un auténtico regalo para nuestras retinas. Nos ofrecía las vistas del Parque Nacional de Garajonay, el Monumento de los Roques, la Reserva Natural Integral de Benchijigua y la isla de Tenerife al frente. Aunque el protagonismo se lo lleva el Roque de Agando, un espectacular roque de origen volcánico que se ha convertido en el pequeño Machu Picchu de Canarias.

Mirador Morro de Agando

Las Hayas

Me hubiera quedado hasta el anochecer pero quedaban dos paradas más. La primera era para reencontrarme con el gusto de probar algo tradicional, y qué mejor lugar que Casa Efigenia en Las Hayas; un sitio tan mítico como su dueña. Su menú tiene literalmente más años que yo. Por diez euros incluye pan con almogrote, ensalada de fruta, puchero de verduras, escaldón de gofio vegetariano y postre, agua o vino. Aseguro que da para reponer fuerzas. En pocos lugares he comido tan sumamente sano como lo he hecho estos días en La Gomera. Efigenia siempre pasa por las mesas para hablar con los comensales y tiene miles de historias por compartir; sin duda, es una señora entrañable.

Por aquí han pasado desde programas de televisión, hasta la canciller alemana Angela Merkel. Todos quieren comer su menú, todos quieren hablar y conocer a Efigenia. Su almogrote se ha convertido en el souvenir de muchos visitantes. Puede que no dure toda la vida como un llavero, pero el recuerdo del sabor sí que lo hará.

Casa Efigenia

Raso de la Bruma y Risquillos de Corgo

Como broche final, nos esperaba una ruta de película, un bosque encantado, el sendero número 12. Es un paseo que fascina y atrapa desde el primer momento. La vegetación aumenta su intensidad y frondosidad. Los árboles se retuercen como si estuvieran bailando entre sí, es la búsqueda de la luz que los lleva adoptar esas increíbles formas. La humedad es tan elevada en ese punto que los troncos están recubiertos de musgo y líquenes. Estamos en la vertiente norte, y la acción de los alisios consigue que la lluvia condensada pueda crear esta estampa mágica. Cierra los ojos, tócalos y redescubre el tacto que las nuevas tecnologías te han hecho olvidar.

El sendero te lleva a derecha e izquierda, los árboles te protegen. Es aquí donde se ubica el mirador de Risquillos de Corgo. Nada que te pueda describir hace justicia a la inmensidad que invade tu vista. Veía parte del Parque, Vallehermoso y el mar a lo lejos. Saqué fotos, muchas, pero las borraba porque no quería enseñar algo que no reflejaba la realidad, mi realidad. Es en este punto, en el que sabes que necesitas esa sensación más a menudo.

Hoy me volvía a reencontrar con mis sentidos, o ellos conmigo. Sin duda, después de esta jornada, todos nos volvemos a casa más felices.

Raso de la Bruma y Risquillos del Corgo

Deja tu comentario

comentarios

Destacamos
Mucho más que papagayos en Loro Parque
Redescubriendo las Dunas de Maspalomas en Gran Canaria
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Isla de Lobos: viaje dentro de un viaje
La Gomera en un fin de semana con peques
Lanzarote: isla de los colores, isla de contrastes
Las Cabocas: el agua siempre gana
La vieja en las Islas Canarias
El Médano, en Tenerife: cuna del deporte acuático
Agaete, mucho más que uno de los pueblos más divertidos de España
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
El Cotillo y el peor surfista de la historia
Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos
Puente de las Bolas, la historia escrita en piedra
Los Indianos y el barniz de la felicidad
Un día recorriendo el Valle de Güímar con peques
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
El Hierro a bocados
Fuerteventura y sus playas
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Siguiendo las chácaras y tambores de Chipude
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Garachico, un viaje en el tiempo
Un día completo en Mesa y López
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Fuerteventura en (es) Música
Cinco lugares que ver en Lanzarote con peques
La Gomera, la isla tranquila
5 motivos por los que visitar Fuerteventura con peques
Playas, ¿para qué las quiero?
El Charco del Palo, desnudos en las cristalinas aguas del Atlántico
Un paseo (y una boda) por Santa Cruz de La Palma
Descubriendo la ruta norte de La Gomera
Playa de Las Canteras: calidad de vida
Echentive: el pacto entre fuego y agua
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Una excursión entre islas
El Hierro: vinos Edición Limitada
Betancuria, el tiempo detenido
Viajamos a La Palma con nuestra peque, ¿nos acompañas?
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Volveremos a Alojera, en La Gomera
La Laguna en un día
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Castillos de Lanzarote: historias de piratas, corsarios y conquistadores
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Dunas de Corralejo, un encuentro con los cuatro elementos
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Punta Mujeres, un pequeño pueblo costero de Lanzarote
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Mirador de Abrante en La Gomera, una ventana al Atlántico
5 espacios naturales únicos en Tenerife
Ruta de brunch por Las Palmas de Gran Canaria, ¿te apuntas?
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
5 curiosidades sobre Fuerteventura que no podrás perderte
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
La Orotava, en Tenerife, ruta por la villa histórica
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
La antigua capital de Lanzarote, la Villa de Teguise
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
Viaje galáctico al techo de La Palma
Observatorio de Temisas, un paseo por el cielo canario
El Hierro, ruta de la cumbre a la costa
La Gomera infinita: del cielo a la marea
El Cotillo, las calas mágicas de Fuerteventura
Misterio y traición en el Valle del Riachuelo
5 fotografías de El Hierro con las que triunfarás en tus redes sociales
Tenerife por tierra, mar y aire: 3 experiencias inolvidables
Las Palmas de Gran Canaria a pedales
Palmas, budas y otros tesoros de La Gomera
Famara, en Lanzarote, el hogar del viento
La naturaleza virgen de Cofete y su misteriosa villa Winter
Qué hacer en El Hierro durante un fin de semana
Caldera de Taburiente, senderismo al corazón de La Palma
Las otras “playas” de Tenerife
Un día visitando los museos de Las Palmas de Gran Canaria
Tres propuestas para visitar San Sebastián de La Gomera
Parque Natural de Jandía, planeta perdido en Fuerteventura
10 razones para enamorarte del Charco de San Ginés, en Lanzarote
No te puedes ir de El Hierro sin…
Ruta por el corazón de Gran Canaria
La ruta del plátano en Tenerife
La leyenda de LagOmar en Lanzarote
Roque de los Muchachos, tocando el cielo palmero
La península de Jandía, la Fuerteventura más salvaje
En las entrañas del volcán de San Juan en La Palma
Lo mejor de La Gomera en un día
5 razones por las que visitar Lanzarote
Gran Canaria de interior. Paisajes llenos de historia
Paseando por uno de los mejores jardines botánicos de Canarias
Las 5 claves del “Acro Paraíso” herreño
Montaña sagrada de Tindaya, un lugar mágico en Fuerteventura
Playas de Lanzarote en invierno
Artículos
relacionados
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Las Cabocas: el agua siempre gana
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
Sendero del Bosque Encantado, magia en Tenerife
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
Viaje galáctico al techo de La Palma
Observatorio de Temisas, un paseo por el cielo canario
El Hierro, ruta de la cumbre a la costa
La Gomera infinita: del cielo a la marea
Misterio y traición en el Valle del Riachuelo
Palmas, budas y otros tesoros de La Gomera
La naturaleza virgen de Cofete y su misteriosa villa Winter
Caldera de Taburiente, senderismo al corazón de La Palma
Parque Natural de Jandía, planeta perdido en Fuerteventura
No te puedes ir de El Hierro sin…
Ruta por el corazón de Gran Canaria
Roque de los Muchachos, tocando el cielo palmero
En las entrañas del volcán de San Juan en La Palma
Lo mejor de La Gomera en un día
Gran Canaria de interior. Paisajes llenos de historia
Las 5 claves del “Acro Paraíso” herreño
Montaña sagrada de Tindaya, un lugar mágico en Fuerteventura
La Gomera: Garajonay y sus rincones
www.holaislascanarias.com