Blog Islas Canarias BLOG OFICIAL DE TURISMO
DE LAS ISLAS CANARIAS
www.holaislascanarias.com
Blog Islas Canarias BLOG OFICIAL DE TURISMO
DE LAS ISLAS CANARIAS
www.holaislascanarias.com

La Gomera, la isla tranquila


Destacamos
Mucho más que papagayos en Loro Parque
Redescubriendo las Dunas de Maspalomas en Gran Canaria
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Isla de Lobos: viaje dentro de un viaje
La Gomera en un fin de semana con peques
Lanzarote: isla de los colores, isla de contrastes
Las Cabocas: el agua siempre gana
La vieja en las Islas Canarias
El Médano, en Tenerife: cuna del deporte acuático
Agaete, mucho más que uno de los pueblos más divertidos de España
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
El Cotillo y el peor surfista de la historia
Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos
Puente de las Bolas, la historia escrita en piedra
Los Indianos y el barniz de la felicidad
Un día recorriendo el Valle de Güímar con peques
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
El Hierro a bocados
Fuerteventura y sus playas
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Siguiendo las chácaras y tambores de Chipude
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Garachico, un viaje en el tiempo
Un día completo en Mesa y López
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Fuerteventura en (es) Música
Cinco lugares que ver en Lanzarote con peques
La Gomera, la isla tranquila
5 motivos por los que visitar Fuerteventura con peques
Playas, ¿para qué las quiero?
El Charco del Palo, desnudos en las cristalinas aguas del Atlántico
Un paseo (y una boda) por Santa Cruz de La Palma
Descubriendo la ruta norte de La Gomera
Playa de Las Canteras: calidad de vida
Echentive: el pacto entre fuego y agua
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Una excursión entre islas
El Hierro: vinos Edición Limitada
Betancuria, el tiempo detenido
Viajamos a La Palma con nuestra peque, ¿nos acompañas?
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Volveremos a Alojera, en La Gomera
La Laguna en un día
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Castillos de Lanzarote: historias de piratas, corsarios y conquistadores
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Dunas de Corralejo, un encuentro con los cuatro elementos
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Punta Mujeres, un pequeño pueblo costero de Lanzarote
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Mirador de Abrante en La Gomera, una ventana al Atlántico
5 espacios naturales únicos en Tenerife
Ruta de brunch por Las Palmas de Gran Canaria, ¿te apuntas?
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
5 curiosidades sobre Fuerteventura que no podrás perderte
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
La Orotava, en Tenerife, ruta por la villa histórica
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
La antigua capital de Lanzarote, la Villa de Teguise
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
Viaje galáctico al techo de La Palma
Observatorio de Temisas, un paseo por el cielo canario
El Hierro, ruta de la cumbre a la costa
La Gomera infinita: del cielo a la marea
El Cotillo, las calas mágicas de Fuerteventura
Misterio y traición en el Valle del Riachuelo
5 fotografías de El Hierro con las que triunfarás en tus redes sociales
Tenerife por tierra, mar y aire: 3 experiencias inolvidables
Las Palmas de Gran Canaria a pedales
Palmas, budas y otros tesoros de La Gomera
Famara, en Lanzarote, el hogar del viento
La naturaleza virgen de Cofete y su misteriosa villa Winter
Qué hacer en El Hierro durante un fin de semana
Caldera de Taburiente, senderismo al corazón de La Palma
Las otras “playas” de Tenerife
Un día visitando los museos de Las Palmas de Gran Canaria
Tres propuestas para visitar San Sebastián de La Gomera
Parque Natural de Jandía, planeta perdido en Fuerteventura
10 razones para enamorarte del Charco de San Ginés, en Lanzarote
No te puedes ir de El Hierro sin…
Ruta por el corazón de Gran Canaria
La ruta del plátano en Tenerife
La leyenda de LagOmar en Lanzarote
Roque de los Muchachos, tocando el cielo palmero
La península de Jandía, la Fuerteventura más salvaje
En las entrañas del volcán de San Juan en La Palma
Lo mejor de La Gomera en un día
5 razones por las que visitar Lanzarote
Gran Canaria de interior. Paisajes llenos de historia
Paseando por uno de los mejores jardines botánicos de Canarias
Las 5 claves del “Acro Paraíso” herreño
Montaña sagrada de Tindaya, un lugar mágico en Fuerteventura
Playas de Lanzarote en invierno
www.holaislascanarias.com
anterior artículo
12 Sep 2016

La improvisada postal a nuestra llegada, desde el muelle de San Sebastián, enseña un pueblo tradicional aferrado a sus laderas sobre el mar. Miramos hacia la cumbre, nuestro camino se pierde entre curvas barranco arriba. Empezamos la ruta dispuestos a conocer, de un plumazo, las bondades del norte de La Gomera.

Tenemos en cuenta varias advertencias que insisten en lo peculiar de unas carreteras sinuosas, con largos trayectos. Unas rutas que, por otro lado, ofrecen vistas espectaculares que sin duda sirven para conocer la isla desde sus entrañas.

Camino a Agulo

La orografía está condicionada por la presencia de numerosos barrancos que arañan con fuerza el mapa insular. Sin quererlo, damos la mano a una aventura de calma, nos contagiamos por el silencio que reboza entre los límites verticales de La Gomera. Una isla que, en sí misma, es una paradoja. El lugar donde el vacío se reivindica y cobra fuerza para imponerse.

El Parque Nacional de Garajonay ocupa el centro mismo de la isla. Visto desde arriba, su masa frondosa de laurisilva ejerce en el mapa la fuerza de un puño que golpea el paisaje. El lugar desde el que parten hacia el Atlántico los innumerables barrancos que tanta personalidad le dan a La Gomera. Por eso, el paso por su entorno es inevitable si quieres desplazarte entre cualquiera de los distintos pueblos.

Llegando al norte

Una vez rodeamos la masa forestal de Garajonay, empieza el descenso desde la cumbre para alcanzar nuestra primera parada: Hermigua. El pueblo se ubica en un valle que presume de ostentar el “mejor clima del mundo”, tal y como reza el propio cartel que da la bienvenida al municipio. El paisaje es bastante escarpado, con laderas repletas de plantaciones locales (viñas, palmeras, cañas, plataneras, etcétera), todo un homenaje visual a la variedad de los productos gomeros.

La improvisada postal a nuestra llegada, desde el muelle de San Sebastián, enseña un pueblo tradicional aferrado a sus laderas sobre el mar. Miramos hacia la cumbre, nuestro camino se pierde entre curvas barranco arriba. Empezamos la ruta dispuestos a conocer, de un plumazo, las bondades del norte de La Gomera. Tenemos en cuenta varias advertencias que insisten en lo peculiar de unas carreteras sinuosas, con largos trayectos. Unas rutas que, por otro lado, ofrecen vistas espectaculares que sin duda sirven p

Hermigua se extiende a lo largo de la carretera general. Las casas siguen su curso hasta casi la misma costa. Nosotros paramos antes, más bien al principio, en una plaza antigua en torno a la cual se distribuye la iglesia y la antigua escuela. El rincón rinde homenaje a la arquitectura tradicional canaria, y bien merece la pena merodear un rato entre los rincones austeros que desde allí se adivinan. 

Plataneras en la costa de Hermigua

Retomamos la ruta rumbo a la siguiente parada prevista, el pueblo de Agulo. Entre ambos núcleos hay un punto clave cuyas vistas proyectan gran parte de la esencia del norte de la isla. Existe un mirador que permite disfrutar desde arriba de una extensión verde de plataneras que llegan hasta los callaos de la playa. En frente se exhibe la isla de Tenerife, quien parece dar la mano a su hermana menor. El resultado nos deja unas vistas memorables.

A Agulo se llega a través de una agradable carretera que bordea la costa. Al contrario que Hermigua, la disposición del pueblo se encierra en sí misma. Muestra unas callejuelas estrechas y la sensación de que efectivamente todo está muy junto. 

Vistas de Agulo

La calle principal del pueblo, la que lleva hasta la plaza de la iglesia, deja apenas el ancho de un vehículo convencional para su tránsito. Lo cierto es que el lugar vale la pena. Un entorno de calles adoquinadas y casas añejas que teletransportan a la infancia de nuestros abuelos canarios. Un entorno urbano donde el sosiego es la norma, enclavado además en un paisaje de ensueño: plataneras, el manto azul del Atlántico y a sus espaldas, arropándolo, un precipicio altivo copado por la que sería nuestra siguiente parada: el Mirador de Abrante.

Mirador de Abrante

Parada obligatoria, por cierto. Este mirador ofrece una plataforma de cristal con la que uno puede sentirse suspendido en el aire, en mitad del acantilado. El lugar mejora lo visto en Agulo. Desde aquí se erige el Teide imponente frente a todo el litoral del norte gomero. Un espectáculo visual que sin duda resulta de las mejores estampas que te deja La Gomera.

Rumbo al punto de partida

El camino de vuelta nos regala un paseo a través de la Laguna Grande, en pleno corazón de Garajonay. Aún sin tiempo para bajarnos y poder adentrarnos por uno de los tantos senderos que abundan en el Parque, el trayecto en coche por caminos tupidos de laurisilva milenaria nos deja la sensación de necesitar un día completo para conocer todo lo que ofrece el Parque Nacional. En cualquier caso, traspasar la arboleda no deja indiferente. Una muestra concisa pero igualmente válida de la riqueza natural de los montes canarios.

Laguna Grande

En dirección hacia el muelle nos topamos con el Roque de Agando, que se erige altivo entre valles a ambos lados de la isla. Hacemos el último alto en el camino para sacar las fotos de rigor. De nuevo, sin quererlo, me vuelvo a rendir al paisaje. Me viene a la mente el famoso silbo gomero retumbando entre estas rocas, el isleño en su afán de superar los reveses de la geografía. ¿Existe mejor forma de acompasar este silencio tan arrollador?

Roque de Agando

Deja tu comentario

comentarios

Destacamos
Mucho más que papagayos en Loro Parque
Redescubriendo las Dunas de Maspalomas en Gran Canaria
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Isla de Lobos: viaje dentro de un viaje
La Gomera en un fin de semana con peques
Lanzarote: isla de los colores, isla de contrastes
Las Cabocas: el agua siempre gana
La vieja en las Islas Canarias
El Médano, en Tenerife: cuna del deporte acuático
Agaete, mucho más que uno de los pueblos más divertidos de España
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
El Cotillo y el peor surfista de la historia
Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos
Puente de las Bolas, la historia escrita en piedra
Los Indianos y el barniz de la felicidad
Un día recorriendo el Valle de Güímar con peques
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
El Hierro a bocados
Fuerteventura y sus playas
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Siguiendo las chácaras y tambores de Chipude
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Garachico, un viaje en el tiempo
Un día completo en Mesa y López
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Fuerteventura en (es) Música
Cinco lugares que ver en Lanzarote con peques
La Gomera, la isla tranquila
5 motivos por los que visitar Fuerteventura con peques
Playas, ¿para qué las quiero?
El Charco del Palo, desnudos en las cristalinas aguas del Atlántico
Un paseo (y una boda) por Santa Cruz de La Palma
Descubriendo la ruta norte de La Gomera
Playa de Las Canteras: calidad de vida
Echentive: el pacto entre fuego y agua
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Una excursión entre islas
El Hierro: vinos Edición Limitada
Betancuria, el tiempo detenido
Viajamos a La Palma con nuestra peque, ¿nos acompañas?
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Volveremos a Alojera, en La Gomera
La Laguna en un día
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Castillos de Lanzarote: historias de piratas, corsarios y conquistadores
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Dunas de Corralejo, un encuentro con los cuatro elementos
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Punta Mujeres, un pequeño pueblo costero de Lanzarote
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Mirador de Abrante en La Gomera, una ventana al Atlántico
5 espacios naturales únicos en Tenerife
Ruta de brunch por Las Palmas de Gran Canaria, ¿te apuntas?
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
5 curiosidades sobre Fuerteventura que no podrás perderte
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
La Orotava, en Tenerife, ruta por la villa histórica
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
La antigua capital de Lanzarote, la Villa de Teguise
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
Viaje galáctico al techo de La Palma
Observatorio de Temisas, un paseo por el cielo canario
El Hierro, ruta de la cumbre a la costa
La Gomera infinita: del cielo a la marea
El Cotillo, las calas mágicas de Fuerteventura
Misterio y traición en el Valle del Riachuelo
5 fotografías de El Hierro con las que triunfarás en tus redes sociales
Tenerife por tierra, mar y aire: 3 experiencias inolvidables
Las Palmas de Gran Canaria a pedales
Palmas, budas y otros tesoros de La Gomera
Famara, en Lanzarote, el hogar del viento
La naturaleza virgen de Cofete y su misteriosa villa Winter
Qué hacer en El Hierro durante un fin de semana
Caldera de Taburiente, senderismo al corazón de La Palma
Las otras “playas” de Tenerife
Un día visitando los museos de Las Palmas de Gran Canaria
Tres propuestas para visitar San Sebastián de La Gomera
Parque Natural de Jandía, planeta perdido en Fuerteventura
10 razones para enamorarte del Charco de San Ginés, en Lanzarote
No te puedes ir de El Hierro sin…
Ruta por el corazón de Gran Canaria
La ruta del plátano en Tenerife
La leyenda de LagOmar en Lanzarote
Roque de los Muchachos, tocando el cielo palmero
La península de Jandía, la Fuerteventura más salvaje
En las entrañas del volcán de San Juan en La Palma
Lo mejor de La Gomera en un día
5 razones por las que visitar Lanzarote
Gran Canaria de interior. Paisajes llenos de historia
Paseando por uno de los mejores jardines botánicos de Canarias
Las 5 claves del “Acro Paraíso” herreño
Montaña sagrada de Tindaya, un lugar mágico en Fuerteventura
Playas de Lanzarote en invierno
www.holaislascanarias.com