Blog Islas Canarias BLOG OFICIAL DE TURISMO
DE LAS ISLAS CANARIAS
www.holaislascanarias.com
Blog Islas Canarias BLOG OFICIAL DE TURISMO
DE LAS ISLAS CANARIAS
www.holaislascanarias.com

Isla de Lobos: La piscina del Atlántico


Destacamos
Mucho más que papagayos en Loro Parque
Redescubriendo las Dunas de Maspalomas en Gran Canaria
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Isla de Lobos: viaje dentro de un viaje
La Gomera en un fin de semana con peques
Lanzarote: isla de los colores, isla de contrastes
Las Cabocas: el agua siempre gana
La vieja en las Islas Canarias
El Médano, en Tenerife: cuna del deporte acuático
Agaete, mucho más que uno de los pueblos más divertidos de España
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
El Cotillo y el peor surfista de la historia
Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos
Puente de las Bolas, la historia escrita en piedra
Los Indianos y el barniz de la felicidad
Un día recorriendo el Valle de Güímar con peques
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
El Hierro a bocados
Fuerteventura y sus playas
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Siguiendo las chácaras y tambores de Chipude
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Garachico, un viaje en el tiempo
Un día completo en Mesa y López
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Fuerteventura en (es) Música
Cinco lugares que ver en Lanzarote con peques
La Gomera, la isla tranquila
5 motivos por los que visitar Fuerteventura con peques
Playas, ¿para qué las quiero?
El Charco del Palo, desnudos en las cristalinas aguas del Atlántico
Un paseo (y una boda) por Santa Cruz de La Palma
Descubriendo la ruta norte de La Gomera
Playa de Las Canteras: calidad de vida
Echentive: el pacto entre fuego y agua
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Una excursión entre islas
El Hierro: vinos Edición Limitada
Betancuria, el tiempo detenido
Viajamos a La Palma con nuestra peque, ¿nos acompañas?
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Volveremos a Alojera, en La Gomera
La Laguna en un día
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Castillos de Lanzarote: historias de piratas, corsarios y conquistadores
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Dunas de Corralejo, un encuentro con los cuatro elementos
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Punta Mujeres, un pequeño pueblo costero de Lanzarote
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Mirador de Abrante en La Gomera, una ventana al Atlántico
5 espacios naturales únicos en Tenerife
Ruta de brunch por Las Palmas de Gran Canaria, ¿te apuntas?
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
5 curiosidades sobre Fuerteventura que no podrás perderte
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
La Orotava, en Tenerife, ruta por la villa histórica
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
La antigua capital de Lanzarote, la Villa de Teguise
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
Viaje galáctico al techo de La Palma
Observatorio de Temisas, un paseo por el cielo canario
El Hierro, ruta de la cumbre a la costa
La Gomera infinita: del cielo a la marea
El Cotillo, las calas mágicas de Fuerteventura
Misterio y traición en el Valle del Riachuelo
5 fotografías de El Hierro con las que triunfarás en tus redes sociales
Tenerife por tierra, mar y aire: 3 experiencias inolvidables
Las Palmas de Gran Canaria a pedales
Palmas, budas y otros tesoros de La Gomera
Famara, en Lanzarote, el hogar del viento
La naturaleza virgen de Cofete y su misteriosa villa Winter
Qué hacer en El Hierro durante un fin de semana
Caldera de Taburiente, senderismo al corazón de La Palma
Las otras “playas” de Tenerife
Un día visitando los museos de Las Palmas de Gran Canaria
Tres propuestas para visitar San Sebastián de La Gomera
Parque Natural de Jandía, planeta perdido en Fuerteventura
10 razones para enamorarte del Charco de San Ginés, en Lanzarote
No te puedes ir de El Hierro sin…
Ruta por el corazón de Gran Canaria
La ruta del plátano en Tenerife
La leyenda de LagOmar en Lanzarote
Roque de los Muchachos, tocando el cielo palmero
La península de Jandía, la Fuerteventura más salvaje
En las entrañas del volcán de San Juan en La Palma
Lo mejor de La Gomera en un día
5 razones por las que visitar Lanzarote
Gran Canaria de interior. Paisajes llenos de historia
Paseando por uno de los mejores jardines botánicos de Canarias
Las 5 claves del “Acro Paraíso” herreño
Montaña sagrada de Tindaya, un lugar mágico en Fuerteventura
Playas de Lanzarote en invierno
Rambla de Castro: vergel norteño en Tenerife
10 curiosidades sobre el mirador de La Peña, en El Hierro
El Porís de Tijarafe: una terraza oculta sobre el Atlántico
Visitando los museos de Fuerteventura
Sabores de La Gomera, un recorrido gastronómico
Una ruta en bicicleta por La Graciosa
Maspalomas, en Gran Canaria, paisaje mágico y ocio inagotable
Paseo por Anaga, caminos con historia en Tenerife
De cero a mil en cinco kilómetros en El Hierro
Sinfonía de café y jardines en Los Llanos de Aridane
Cuatro platos imprescindibles si visitas Fuerteventura
La Gomera: isla de fiestas y tradiciones
Running en Lanzarote
Fataga y Las Tirajanas, en Gran Canaria, un paisaje de película
Historias, mitos y leyendas de los parques y jardines de Tenerife
10 razones para viajar a El Hierro
Echentive, la playa que surgió del calor
Playa del Viejo Rey, en Fuerteventura, un lugar para conectar con la naturaleza
La Gomera, isla de caminos
La presa de Mala, de camino al norte de Lanzarote
Agaete, una joya en el noroeste de Gran Canaria
Miradores del Teide, en Tenerife
La aplastante lógica del plátano
Dunas de Corralejo, colores y sensaciones únicas
El Cedro, corazón de La Gomera
Una visita al mercado artesanal de Haría, en Lanzarote
Oeste de Gran Canaria, viaje a la costa perdida
El dulce encanto de la Isla Baja en Tenerife
Petroglifos de El Julan, El Hierro desconocido
Bejenao, el guardián sur de la Caldera de Taburiente
Ruta Betancuria, en Fuerteventura: donde todo comenzó
La Gomera, oro verde.
Las dunas de sal de las Salinas de Janubio en Lanzarote
Tejeda y Artenara, el corazón verde de Gran Canaria
Un día romántico en el Valle de La Orotava
Ruta por el nordeste de La Palma
Desde el Balcón de Femés
Ruta por la Costa de Acentejo en Tenerife: un paisaje protegido y casi desconocido
Tazacorte, Villa y Puerto de colores e historia de La Palma
Ruta entre volcanes en Lanzarote
Cinco atardeceres que no deberías perderte en El Hierro
De la cumbre a la costa en La Gomera
Los petroglifos mágicos de La Zarza
Isla de Lobos: La piscina del Atlántico
Ruta por las cervezas artesanales de Lanzarote
Arucas, una joya al norte de Gran Canaria
Un día en San Juan de la Rambla en Tenerife
El Hierro en todas las estaciones. “Primavera”
www.holaislascanarias.com
anterior artículo
11 Feb 2019

Sobrevolamos Fuerteventura, y lo primero que nos llama la atención son sus inmensas costas de arena blanca y dorada. Parecen infinitas, tanto, que somos incapaces de ver el horizonte a través de la ventana de nuestro avión.

Laguna Muellito de Isla de Lobos, Fuerteventura, Islas Canarias

En Fuerteventura encontrarás playas para todos los gustos: para los amantes del deporte, para los que buscan la soledad, para los que salen del coche dejándose el bañador detrás con toda la intención, para los románticos, para los indecisos,  para los amantes de lo desconocido, para los amigos,  y para los que necesitan el azul turquesa de Isla de Lobos.  

Isla de Lobos

Esta pequeña joya llena de trozos de rocas volcánicas, arena blanca y mar azul cielo, se encuentra al noreste de Fuerteventura, a escasos dos kilómetros de distancia de Corralejo.  

Piratas, Romanos y Focas Monje – encargadas de dar nombre a este pequeño paraíso – habitaron en esta isla tiempo atrás. Hoy, este Parque Natural sigue manteniendo su esencia, un lugar para el que el tiempo no ha pasado.

La piscina del Atlántico

Cuando decidimos emprender cualquier viaje, por corto o largo que nos pueda parecer, llevamos con nosotros la expectativa de que supere lo que hemos vivido; que nos impresione, que nos envuelva, que nos sacuda, que nos hipnotice, que nos atrape y que nos enamore.

Son 15 minutos tan solo, es el tiempo que nos lleva desde un paraíso teñido de blanco y dorado a esta piscina natural en medio del Atlántico. El barco que nos lleva desde Corralejo hasta Isla de Lobos nos da una pincelada de lo que nos espera. Sus encantos aguardan hasta pisar tierra firme.

Vistas de la Playa de la Concha, Isla de Lobos, Fuerteventura, Islas Canarias

El aura que rodea esta isla es mágica. Basta caminar un poco para darte cuenta de sus encantos. La luz del sol intensifica sus colores, saca todo su brillo. La intensidad de los rayos, golpeando sobre la arena blanca del fondo marino, hace que el azul del mar sea único. Un azul turquesa como el de una piscina, salvo que el caprichoso color de esta isla lo ha creado la naturaleza.

La estampa es tan perfecta que antes de bañarte cogerás la cámara para mandarle fotos a tus amigos. Si lo haces, no serás el primero, pocas personas y lugares son tan fotogénicos como Isla de Lobos.

Playa de La Concha, Isla de Lobos, Fuerteventura, Islas Canarias

¿Puertito o Playa?

Así es, nuestra gran y única preocupación. Los dos lugares tienen un encanto sin igual. Sin viento, sin oleaje, con el agua tan limpia que no te deja esconder tus vergüenzas, y con una temperatura ideal del mar que hará que las arrugas de los dedos de tus manos indiquen el tiempo que llevas disfrutando de ese baño. Sin duda, es la isla mimada del Atlántico, nada perturbará la quietud del lugar.

Playa de la Concha, Isla de Lobos, Fuerteventura, Isla de Lobos

Pero para responder a este dilema de si ir a un sitio u otro, lo que recomendaría sería lo siguiente: si sabemos que nos vamos a quedar hasta bien entrada la tarde, lo primero que hay que hacer es ir dirección puertito y reservar mesa en el único restaurante que hay. Una vez hecho esto, podemos irnos a la playa de La Concha  y disfrutar del entorno y de nosotros. Las horas se te pasarán rápido, por eso, y sin que sirva de precedente, hay que mirar alguna vez la hora del reloj ¿para qué? para darte ese baño previo a la comida en ese pequeño rincón con tanto encanto. Comer pescadito frito, con el cuerpo revitalizado y el pelo semi-mojado, acompañado de una cervecita bien fría bien merece que, aunque estemos de vacaciones, miremos el reloj.

Puertito de Isla de Lobos, Fuerteventura, Islas Canarias

Tan importante es la espectacularidad de un lugar, como su riqueza histórica,  sus calles y rincones, o sus habitantes. Pero también buscamos que tenga buen rollo. Al fin y al cabo somos personas, y las sensaciones marcan nuestros gustos. Lo que se respira en Isla de Lobos es puro descanso. Parece que, sin darnos cuenta, en cuanto llegamos a esta isla leemos un cartel diciendo: silencio, lugar de baño.

Playa de La Concha, Isla de Lobos, Fuerteventura, Islas Canarias

Un pequeño lugar que siempre recordarás por lo coqueto, bonito, tranquilo, limpio y minimalista. Cuando lo visites, entenderás… “y para los que necesitan el azul turquesa de Isla de Lobos”.

Deja tu comentario

comentarios

Destacamos
Mucho más que papagayos en Loro Parque
Redescubriendo las Dunas de Maspalomas en Gran Canaria
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Isla de Lobos: viaje dentro de un viaje
La Gomera en un fin de semana con peques
Lanzarote: isla de los colores, isla de contrastes
Las Cabocas: el agua siempre gana
La vieja en las Islas Canarias
El Médano, en Tenerife: cuna del deporte acuático
Agaete, mucho más que uno de los pueblos más divertidos de España
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
El Cotillo y el peor surfista de la historia
Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos
Puente de las Bolas, la historia escrita en piedra
Los Indianos y el barniz de la felicidad
Un día recorriendo el Valle de Güímar con peques
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
El Hierro a bocados
Fuerteventura y sus playas
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Siguiendo las chácaras y tambores de Chipude
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Garachico, un viaje en el tiempo
Un día completo en Mesa y López
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Fuerteventura en (es) Música
Cinco lugares que ver en Lanzarote con peques
La Gomera, la isla tranquila
5 motivos por los que visitar Fuerteventura con peques
Playas, ¿para qué las quiero?
El Charco del Palo, desnudos en las cristalinas aguas del Atlántico
Un paseo (y una boda) por Santa Cruz de La Palma
Descubriendo la ruta norte de La Gomera
Playa de Las Canteras: calidad de vida
Echentive: el pacto entre fuego y agua
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Una excursión entre islas
El Hierro: vinos Edición Limitada
Betancuria, el tiempo detenido
Viajamos a La Palma con nuestra peque, ¿nos acompañas?
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Volveremos a Alojera, en La Gomera
La Laguna en un día
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Castillos de Lanzarote: historias de piratas, corsarios y conquistadores
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Dunas de Corralejo, un encuentro con los cuatro elementos
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Punta Mujeres, un pequeño pueblo costero de Lanzarote
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Mirador de Abrante en La Gomera, una ventana al Atlántico
5 espacios naturales únicos en Tenerife
Ruta de brunch por Las Palmas de Gran Canaria, ¿te apuntas?
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
5 curiosidades sobre Fuerteventura que no podrás perderte
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
La Orotava, en Tenerife, ruta por la villa histórica
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
La antigua capital de Lanzarote, la Villa de Teguise
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
Viaje galáctico al techo de La Palma
Observatorio de Temisas, un paseo por el cielo canario
El Hierro, ruta de la cumbre a la costa
La Gomera infinita: del cielo a la marea
El Cotillo, las calas mágicas de Fuerteventura
Misterio y traición en el Valle del Riachuelo
5 fotografías de El Hierro con las que triunfarás en tus redes sociales
Tenerife por tierra, mar y aire: 3 experiencias inolvidables
Las Palmas de Gran Canaria a pedales
Palmas, budas y otros tesoros de La Gomera
Famara, en Lanzarote, el hogar del viento
La naturaleza virgen de Cofete y su misteriosa villa Winter
Qué hacer en El Hierro durante un fin de semana
Caldera de Taburiente, senderismo al corazón de La Palma
Las otras “playas” de Tenerife
Un día visitando los museos de Las Palmas de Gran Canaria
Tres propuestas para visitar San Sebastián de La Gomera
Parque Natural de Jandía, planeta perdido en Fuerteventura
10 razones para enamorarte del Charco de San Ginés, en Lanzarote
No te puedes ir de El Hierro sin…
Ruta por el corazón de Gran Canaria
La ruta del plátano en Tenerife
La leyenda de LagOmar en Lanzarote
Roque de los Muchachos, tocando el cielo palmero
La península de Jandía, la Fuerteventura más salvaje
En las entrañas del volcán de San Juan en La Palma
Lo mejor de La Gomera en un día
5 razones por las que visitar Lanzarote
Gran Canaria de interior. Paisajes llenos de historia
Paseando por uno de los mejores jardines botánicos de Canarias
Las 5 claves del “Acro Paraíso” herreño
Montaña sagrada de Tindaya, un lugar mágico en Fuerteventura
Playas de Lanzarote en invierno
Rambla de Castro: vergel norteño en Tenerife
10 curiosidades sobre el mirador de La Peña, en El Hierro
El Porís de Tijarafe: una terraza oculta sobre el Atlántico
Visitando los museos de Fuerteventura
Sabores de La Gomera, un recorrido gastronómico
Una ruta en bicicleta por La Graciosa
Maspalomas, en Gran Canaria, paisaje mágico y ocio inagotable
Paseo por Anaga, caminos con historia en Tenerife
De cero a mil en cinco kilómetros en El Hierro
Sinfonía de café y jardines en Los Llanos de Aridane
Cuatro platos imprescindibles si visitas Fuerteventura
La Gomera: isla de fiestas y tradiciones
Running en Lanzarote
Fataga y Las Tirajanas, en Gran Canaria, un paisaje de película
Historias, mitos y leyendas de los parques y jardines de Tenerife
10 razones para viajar a El Hierro
Echentive, la playa que surgió del calor
Playa del Viejo Rey, en Fuerteventura, un lugar para conectar con la naturaleza
La Gomera, isla de caminos
La presa de Mala, de camino al norte de Lanzarote
Agaete, una joya en el noroeste de Gran Canaria
Miradores del Teide, en Tenerife
La aplastante lógica del plátano
Dunas de Corralejo, colores y sensaciones únicas
El Cedro, corazón de La Gomera
Una visita al mercado artesanal de Haría, en Lanzarote
Oeste de Gran Canaria, viaje a la costa perdida
El dulce encanto de la Isla Baja en Tenerife
Petroglifos de El Julan, El Hierro desconocido
Bejenao, el guardián sur de la Caldera de Taburiente
Ruta Betancuria, en Fuerteventura: donde todo comenzó
La Gomera, oro verde.
Las dunas de sal de las Salinas de Janubio en Lanzarote
Tejeda y Artenara, el corazón verde de Gran Canaria
Un día romántico en el Valle de La Orotava
Ruta por el nordeste de La Palma
Desde el Balcón de Femés
Ruta por la Costa de Acentejo en Tenerife: un paisaje protegido y casi desconocido
Tazacorte, Villa y Puerto de colores e historia de La Palma
Ruta entre volcanes en Lanzarote
Cinco atardeceres que no deberías perderte en El Hierro
De la cumbre a la costa en La Gomera
Los petroglifos mágicos de La Zarza
Isla de Lobos: La piscina del Atlántico
Ruta por las cervezas artesanales de Lanzarote
Arucas, una joya al norte de Gran Canaria
Un día en San Juan de la Rambla en Tenerife
El Hierro en todas las estaciones. “Primavera”
www.holaislascanarias.com