Blog Islas Canarias BLOG OFICIAL DE TURISMO
DE LAS ISLAS CANARIAS
www.holaislascanarias.com
Blog Islas Canarias BLOG OFICIAL DE TURISMO
DE LAS ISLAS CANARIAS
www.holaislascanarias.com

Cinco lugares que ver en Lanzarote con peques


Destacamos
Mucho más que papagayos en Loro Parque
Redescubriendo las Dunas de Maspalomas en Gran Canaria
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Isla de Lobos: viaje dentro de un viaje
La Gomera en un fin de semana con peques
Lanzarote: isla de los colores, isla de contrastes
Las Cabocas: el agua siempre gana
La vieja en las Islas Canarias
El Médano, en Tenerife: cuna del deporte acuático
Agaete, mucho más que uno de los pueblos más divertidos de España
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
El Cotillo y el peor surfista de la historia
Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos
Puente de las Bolas, la historia escrita en piedra
Los Indianos y el barniz de la felicidad
Un día recorriendo el Valle de Güímar con peques
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
El Hierro a bocados
Fuerteventura y sus playas
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Siguiendo las chácaras y tambores de Chipude
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Garachico, un viaje en el tiempo
Un día completo en Mesa y López
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Fuerteventura en (es) Música
Cinco lugares que ver en Lanzarote con peques
La Gomera, la isla tranquila
5 motivos por los que visitar Fuerteventura con peques
Playas, ¿para qué las quiero?
El Charco del Palo, desnudos en las cristalinas aguas del Atlántico
Un paseo (y una boda) por Santa Cruz de La Palma
Descubriendo la ruta norte de La Gomera
Playa de Las Canteras: calidad de vida
Echentive: el pacto entre fuego y agua
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Una excursión entre islas
El Hierro: vinos Edición Limitada
Betancuria, el tiempo detenido
Viajamos a La Palma con nuestra peque, ¿nos acompañas?
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Volveremos a Alojera, en La Gomera
La Laguna en un día
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Castillos de Lanzarote: historias de piratas, corsarios y conquistadores
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Dunas de Corralejo, un encuentro con los cuatro elementos
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Punta Mujeres, un pequeño pueblo costero de Lanzarote
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Mirador de Abrante en La Gomera, una ventana al Atlántico
5 espacios naturales únicos en Tenerife
Ruta de brunch por Las Palmas de Gran Canaria, ¿te apuntas?
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
5 curiosidades sobre Fuerteventura que no podrás perderte
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
La Orotava, en Tenerife, ruta por la villa histórica
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
La antigua capital de Lanzarote, la Villa de Teguise
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
Viaje galáctico al techo de La Palma
Observatorio de Temisas, un paseo por el cielo canario
El Hierro, ruta de la cumbre a la costa
La Gomera infinita: del cielo a la marea
El Cotillo, las calas mágicas de Fuerteventura
Misterio y traición en el Valle del Riachuelo
5 fotografías de El Hierro con las que triunfarás en tus redes sociales
Tenerife por tierra, mar y aire: 3 experiencias inolvidables
Las Palmas de Gran Canaria a pedales
Palmas, budas y otros tesoros de La Gomera
Famara, en Lanzarote, el hogar del viento
La naturaleza virgen de Cofete y su misteriosa villa Winter
Qué hacer en El Hierro durante un fin de semana
Caldera de Taburiente, senderismo al corazón de La Palma
Las otras “playas” de Tenerife
Un día visitando los museos de Las Palmas de Gran Canaria
Tres propuestas para visitar San Sebastián de La Gomera
Parque Natural de Jandía, planeta perdido en Fuerteventura
10 razones para enamorarte del Charco de San Ginés, en Lanzarote
No te puedes ir de El Hierro sin…
Ruta por el corazón de Gran Canaria
La ruta del plátano en Tenerife
La leyenda de LagOmar en Lanzarote
Roque de los Muchachos, tocando el cielo palmero
La península de Jandía, la Fuerteventura más salvaje
En las entrañas del volcán de San Juan en La Palma
Lo mejor de La Gomera en un día
5 razones por las que visitar Lanzarote
Gran Canaria de interior. Paisajes llenos de historia
Paseando por uno de los mejores jardines botánicos de Canarias
Las 5 claves del “Acro Paraíso” herreño
Montaña sagrada de Tindaya, un lugar mágico en Fuerteventura
Playas de Lanzarote en invierno
www.holaislascanarias.com
anterior artículo
05 Sep 2016

Creo que Lanzarote es una de las islas más bonitas del archipiélago canario. Bueno, para ser justos, no sé si es la más bonita -y aunque ciertamente es preciosa-, pero lo que más impresiona es encontrar un paisaje tan diferente con respecto a las demás. Por lo tanto, puedo testificar que la comparación de los paisajes entre islas es lo que me parece realmente alucinante.

Dicho esto, afirmo que Lanzarote es un “imprescindible” para visitar con o sin peques. De hecho, allí fue nuestro primer viaje al comenzar la ruta por las islas con la peque.

Yo ya conocía la “Isla de los volcanes” y sabía que era una apuesta segura para ir con la niña chiquita. Su paisaje ofrece atractivos muy chulos para que los niños y niñas puedan entretenerse al mismo tiempo que los mayores.

Te contaré aquí los 5 lugares de Lanzarote que no te puedes perder, los mismos que debes visitar aunque vayas sin niños. Con un añadido: te contaré cómo fue la visita desde la mirada de la peque de la casa, que los visitó con 4 añitos.

1º. El Parque Nacional de Timanfaya o “el palacio de la princesa aborigen”

Lo primero que visitamos de la isla fue el Parque Nacional de Timanfaya, que representa una muestra del volcanismo reciente e histórico acogiendo un gran número de formaciones geológicas que lo hacen único. No obstante, para nosotros Timanfaya era una princesa aborigen que, junto a su amiga Yaiza, había construido un gran palacio de volcanes y lava.

Una vez en el interior del Parque hicimos el recorrido en el autobús habilitado para ver de cerca los volcanes, las formaciones de lava y el espectáculo impresionante que significa pasear sobre un volcán y encontrarte realmente transportado hasta un paisaje de otro planeta.

La niña pasó el recorrido identificando las formas y espacios de aquel maravilloso palacio y escuchando la narración, que con una voz en off ponen en la guagua y nos explica a lo largo de todo el recorrido cómo se formó dicho espectáculo.

Al acabar la excursión nos paramos a ver el géiser que allí se forma. Para nosotros era una especie de ducha de la princesa Timanfaya a quien no le gusta el agua fría. En realidad, el fenómeno es fruto del calor que permanece bajo tierra y demuestra que el volcán sigue vivo.

Geiser en Timanfaya, Lanzarote

2º. Los Jameos del Agua o “la  cueva del tesoro”

Lo segundo que visitamos en Lanzarote fue los Jameos del Agua. Encontrarás mucha información sobre este mágico lugar que, al igual que la Cueva de los Verdes, se localiza en el interior de un túnel volcánico. Los Jameos se encuentran situados cerca de la costa y la existencia de un lago interior constituye una formación geológica espectacular.

Convertida en sala de conciertos por el genial artista lanzaroteño César Manrique, y ahora centro de arte, cultura y turismo, para nosotros los Jameos del Agua fueron, durante nuestra visita, la cueva del tesoro. La visitamos buscando pequeñas joyas que nadie más encontraba. Bajamos por sus pasadizos intentando encontrar pistas: las flores, las piedras, los recovecos… todo nos servía como huellas de posibles tesoros ocultos en aquella maravillosa gruta volcánica.

Jameos del Agua, Lanzarote

Una vez dentro encontramos uno de los tesoros más preciados: los cangrejos ciegos que se hallan en el lago interior de la cueva. La oscuridad de la gruta provoca que estos cangrejitos sean, además de ciegos, de color blanco y de apenas un centímetro de longitud, por lo que este raro espécimen es único en el mundo. Conocidos también como "jameitos" son el símbolo de los Jameos del Agua y a la peque le fascinó verlos así de chiquitines.

Viendo cangrejos ciegos, Jameos del Agua, Lanzarote

Desde allí seguimos la aventura en el museo, el restaurante, el auditorio, etc. Todos los espacios, además de ser espectaculares desde el punto de vista adulto, fueron mágicos para la peque en su búsqueda de pequeñas recompensas.

Piscina, Jameos del Agua, Lanzarote

3º. El Charco de San Ginés en Arrecife o “los castillos de piratas”

El tercer lugar que te recomendamos si vas a pasar unos días en Lanzarote con tus peques es Arrecife y su charco. Se trata de un precioso y acogedor charco natural ubicado en el casco antiguo de Arrecife, justo al lado de la iglesia de San Ginés. El Charco de San Ginés es todo un emblema para Lanzarote, que añade encanto a la capital y gracia para los más chicos.

Además, no puedes dejar pasar la oportunidad de visitar sus alrededores, como el barrio de La Puntilla, pasear por sus callejuelas llenas de parques infantiles y, por último, atravesar el peculiar puente, conocido como el Puente de las Bolas, declarado Bien de Interés Cultural junto al castillo. Se erigió durante el siglo XVI sobre el conocido como Islote del Castillo, con la intención de proteger la isla de los continuos ataques piratas. Hoy acoge un museo arqueológico y sirve de expositor del material militar que se utilizó en el pasado. Para nosotros fue un precioso paseo en el que nos convertimos en piratas y corsarias con castillos auténticos.

Charco de San Ginés, Lanzarote

4º. El Jardín de Cactus o “las flores del desierto”

Cuando llegamos al Jardín de Cactus nos encontramos con los sinuosos senderos empedrados y escalinatas llenas de zonas ajardinadas con impresionantes cactus. En los 5.000 m2 de este centro turístico encontramos alrededor de 7.200 ejemplares de más de 1.100 especies distintas de cactus originarios de lugares tan dispares como Perú, Méjico, Chile, Estados Unidos, Kenia, Tanzania, Madagascar, Marruecos y Canarias.

Allí le explicamos a la peque cómo es el desierto y por qué los cactus son las flores y la vegetación propia del mismo. Recorrimos el gran jardín leyendo los letreros e imaginando los sitios de origen de cada ejemplar.

El jardín lo corona un precioso molino de viento perfectamente restaurado que se puede visitar y fue genial para explicar a la nena las propiedades del viento y el funcionamiento de los molinos.

El jardín fue de las últimas obras de César Manrique quien, una vez más, demostró un sentido especial para combinar y crear arte a partir de recursos naturales, guardando entre sí una perfecta armonía.

Jardín de Cactus, Lanzarote

5º. La Casa Museo de César Manrique o “el mundo de los colores”

Por último, y antes de marcharnos de la isla, visitamos la casa museo de César Manrique. Junto a la princesa Timanfaya y Yaiza, César nos había acompañado en toda nuestra ruta y no podíamos saltarnos la visita a su casa museo. La verdad es que nos encantó.

Nada más entrar le contamos a la peque la importancia de los colores en la obra de César y nos pasamos la visita buscando colores diferentes y combinaciones que nos hicieran especial gracia. Así visitamos las estancias de la residencia y un mundo de pertenencias personales, utensilios, objetos y piezas artesanales en los que el pintor trabajó y pasó los años finales de su vida.

A través de dos patios que recorren toda la casa descubrimos un espacio caracterizado por el diseño exquisito y el buen gusto, en una vivienda que acoge perfectamente la generosa vegetación exterior e interior.

Pudimos ver su taller, aislado de la vivienda, donde se muestra el escenario original en el que pintaba diariamente, rodeado de pigmentos, mesas con dibujos, caballetes y cuadros inacabados.

Casa Museo de César Manrique, Lanzarote
Los tres disfrutamos de una experiencia única en un tranquilo entorno. Un mundo verdaderamente singular que nos permitió conocer al artista, hablar de arte, repensar los colores y sus combinaciones y relajarnos tras tanto ajetreo por la isla.

Exterior Casa Museo de César Manrique, Lanzarote

Lanzarote tiene muchas cosas más que visitar, entre otras sus exuberantes playas, pero sobre ir a la playa con peques no creo que haya mucho nuevo que descubrir. Todos sabemos que esa es una aventura asegurada.

Ahora te invito a que copies estas ideas y te animes a hacer un recorrido por la isla, renombrando los sitios tal y como hicimos nosotros para acercarlos a la mirada de tus peques.

Deja tu comentario

comentarios

Destacamos
Mucho más que papagayos en Loro Parque
Redescubriendo las Dunas de Maspalomas en Gran Canaria
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Isla de Lobos: viaje dentro de un viaje
La Gomera en un fin de semana con peques
Lanzarote: isla de los colores, isla de contrastes
Las Cabocas: el agua siempre gana
La vieja en las Islas Canarias
El Médano, en Tenerife: cuna del deporte acuático
Agaete, mucho más que uno de los pueblos más divertidos de España
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
El Cotillo y el peor surfista de la historia
Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos
Puente de las Bolas, la historia escrita en piedra
Los Indianos y el barniz de la felicidad
Un día recorriendo el Valle de Güímar con peques
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
El Hierro a bocados
Fuerteventura y sus playas
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Siguiendo las chácaras y tambores de Chipude
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Garachico, un viaje en el tiempo
Un día completo en Mesa y López
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Fuerteventura en (es) Música
Cinco lugares que ver en Lanzarote con peques
La Gomera, la isla tranquila
5 motivos por los que visitar Fuerteventura con peques
Playas, ¿para qué las quiero?
El Charco del Palo, desnudos en las cristalinas aguas del Atlántico
Un paseo (y una boda) por Santa Cruz de La Palma
Descubriendo la ruta norte de La Gomera
Playa de Las Canteras: calidad de vida
Echentive: el pacto entre fuego y agua
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Una excursión entre islas
El Hierro: vinos Edición Limitada
Betancuria, el tiempo detenido
Viajamos a La Palma con nuestra peque, ¿nos acompañas?
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Volveremos a Alojera, en La Gomera
La Laguna en un día
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Castillos de Lanzarote: historias de piratas, corsarios y conquistadores
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Dunas de Corralejo, un encuentro con los cuatro elementos
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Punta Mujeres, un pequeño pueblo costero de Lanzarote
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Mirador de Abrante en La Gomera, una ventana al Atlántico
5 espacios naturales únicos en Tenerife
Ruta de brunch por Las Palmas de Gran Canaria, ¿te apuntas?
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
5 curiosidades sobre Fuerteventura que no podrás perderte
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
La Orotava, en Tenerife, ruta por la villa histórica
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
La antigua capital de Lanzarote, la Villa de Teguise
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
Viaje galáctico al techo de La Palma
Observatorio de Temisas, un paseo por el cielo canario
El Hierro, ruta de la cumbre a la costa
La Gomera infinita: del cielo a la marea
El Cotillo, las calas mágicas de Fuerteventura
Misterio y traición en el Valle del Riachuelo
5 fotografías de El Hierro con las que triunfarás en tus redes sociales
Tenerife por tierra, mar y aire: 3 experiencias inolvidables
Las Palmas de Gran Canaria a pedales
Palmas, budas y otros tesoros de La Gomera
Famara, en Lanzarote, el hogar del viento
La naturaleza virgen de Cofete y su misteriosa villa Winter
Qué hacer en El Hierro durante un fin de semana
Caldera de Taburiente, senderismo al corazón de La Palma
Las otras “playas” de Tenerife
Un día visitando los museos de Las Palmas de Gran Canaria
Tres propuestas para visitar San Sebastián de La Gomera
Parque Natural de Jandía, planeta perdido en Fuerteventura
10 razones para enamorarte del Charco de San Ginés, en Lanzarote
No te puedes ir de El Hierro sin…
Ruta por el corazón de Gran Canaria
La ruta del plátano en Tenerife
La leyenda de LagOmar en Lanzarote
Roque de los Muchachos, tocando el cielo palmero
La península de Jandía, la Fuerteventura más salvaje
En las entrañas del volcán de San Juan en La Palma
Lo mejor de La Gomera en un día
5 razones por las que visitar Lanzarote
Gran Canaria de interior. Paisajes llenos de historia
Paseando por uno de los mejores jardines botánicos de Canarias
Las 5 claves del “Acro Paraíso” herreño
Montaña sagrada de Tindaya, un lugar mágico en Fuerteventura
Playas de Lanzarote en invierno
www.holaislascanarias.com