Blog Islas Canarias BLOG OFICIAL DE TURISMO
DE LAS ISLAS CANARIAS
www.holaislascanarias.com
Blog Islas Canarias BLOG OFICIAL DE TURISMO
DE LAS ISLAS CANARIAS
www.holaislascanarias.com

El Hierro a bocados


Destacamos
Mucho más que papagayos en Loro Parque
Redescubriendo las Dunas de Maspalomas en Gran Canaria
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Isla de Lobos: viaje dentro de un viaje
La Gomera en un fin de semana con peques
Lanzarote: isla de los colores, isla de contrastes
Las Cabocas: el agua siempre gana
La vieja en las Islas Canarias
El Médano, en Tenerife: cuna del deporte acuático
Agaete, mucho más que uno de los pueblos más divertidos de España
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
El Cotillo y el peor surfista de la historia
Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos
Puente de las Bolas, la historia escrita en piedra
Los Indianos y el barniz de la felicidad
Un día recorriendo el Valle de Güímar con peques
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
El Hierro a bocados
Fuerteventura y sus playas
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Siguiendo las chácaras y tambores de Chipude
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Garachico, un viaje en el tiempo
Un día completo en Mesa y López
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Fuerteventura en (es) Música
Cinco lugares que ver en Lanzarote con peques
La Gomera, la isla tranquila
5 motivos por los que visitar Fuerteventura con peques
Playas, ¿para qué las quiero?
El Charco del Palo, desnudos en las cristalinas aguas del Atlántico
Un paseo (y una boda) por Santa Cruz de La Palma
Descubriendo la ruta norte de La Gomera
Playa de Las Canteras: calidad de vida
Echentive: el pacto entre fuego y agua
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Una excursión entre islas
El Hierro: vinos Edición Limitada
Betancuria, el tiempo detenido
Viajamos a La Palma con nuestra peque, ¿nos acompañas?
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Volveremos a Alojera, en La Gomera
La Laguna en un día
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Castillos de Lanzarote: historias de piratas, corsarios y conquistadores
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Dunas de Corralejo, un encuentro con los cuatro elementos
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Punta Mujeres, un pequeño pueblo costero de Lanzarote
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Mirador de Abrante en La Gomera, una ventana al Atlántico
5 espacios naturales únicos en Tenerife
Ruta de brunch por Las Palmas de Gran Canaria, ¿te apuntas?
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
5 curiosidades sobre Fuerteventura que no podrás perderte
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
La Orotava, en Tenerife, ruta por la villa histórica
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
La antigua capital de Lanzarote, la Villa de Teguise
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
Viaje galáctico al techo de La Palma
Observatorio de Temisas, un paseo por el cielo canario
El Hierro, ruta de la cumbre a la costa
La Gomera infinita: del cielo a la marea
El Cotillo, las calas mágicas de Fuerteventura
Misterio y traición en el Valle del Riachuelo
5 fotografías de El Hierro con las que triunfarás en tus redes sociales
Tenerife por tierra, mar y aire: 3 experiencias inolvidables
Las Palmas de Gran Canaria a pedales
Palmas, budas y otros tesoros de La Gomera
Famara, en Lanzarote, el hogar del viento
La naturaleza virgen de Cofete y su misteriosa villa Winter
Qué hacer en El Hierro durante un fin de semana
Caldera de Taburiente, senderismo al corazón de La Palma
Las otras “playas” de Tenerife
Un día visitando los museos de Las Palmas de Gran Canaria
Tres propuestas para visitar San Sebastián de La Gomera
Parque Natural de Jandía, planeta perdido en Fuerteventura
10 razones para enamorarte del Charco de San Ginés, en Lanzarote
No te puedes ir de El Hierro sin…
Ruta por el corazón de Gran Canaria
La ruta del plátano en Tenerife
La leyenda de LagOmar en Lanzarote
Roque de los Muchachos, tocando el cielo palmero
La península de Jandía, la Fuerteventura más salvaje
En las entrañas del volcán de San Juan en La Palma
Lo mejor de La Gomera en un día
5 razones por las que visitar Lanzarote
Gran Canaria de interior. Paisajes llenos de historia
Paseando por uno de los mejores jardines botánicos de Canarias
Las 5 claves del “Acro Paraíso” herreño
Montaña sagrada de Tindaya, un lugar mágico en Fuerteventura
Playas de Lanzarote en invierno
Rambla de Castro: vergel norteño en Tenerife
10 curiosidades sobre el mirador de La Peña, en El Hierro
El Porís de Tijarafe: una terraza oculta sobre el Atlántico
Visitando los museos de Fuerteventura
Sabores de La Gomera, un recorrido gastronómico
Una ruta en bicicleta por La Graciosa
Maspalomas, en Gran Canaria, paisaje mágico y ocio inagotable
Paseo por Anaga, caminos con historia en Tenerife
De cero a mil en cinco kilómetros en El Hierro
Sinfonía de café y jardines en Los Llanos de Aridane
Cuatro platos imprescindibles si visitas Fuerteventura
La Gomera: isla de fiestas y tradiciones
Running en Lanzarote
Fataga y Las Tirajanas, en Gran Canaria, un paisaje de película
Historias, mitos y leyendas de los parques y jardines de Tenerife
10 razones para viajar a El Hierro
Echentive, la playa que surgió del calor
www.holaislascanarias.com
anterior artículo
04 Jul 2016

Tres veces al año se nos da la oportunidad de salir a comernos “El Hierro a bocados”, en otras tantas Rutas de Tapas (una por municipio) que intento no perderme. Hace muy poquito ha sido la de El Pinar, y he aprovechado para disfrutar del sur de la isla.

Si bien es cierto que generalmente estas rutas duran alrededor de 10 días (de viernes a dos domingos más tarde), no sé cómo, yo siempre me las apaño para que se me eche el tiempo encima, así que el viernes antes de que terminasen decidí que había 13 buenas razones para visitar el fin de semana la zona sur de la isla durante los dos días siguientes, y disfrutar de la 5ª Ruta de Tapas, en la que participaban 13 establecimientos, con otras tantas tapas.

A través de ellas se puede hacer un repaso a la gastronomía canaria en general y a la herreña en particular, ya que los establecimientos participantes deben usar el menos un producto de El Hierro para darle forma a su tapa.

Tapa croquetas

Las tapas

Por supuesto uno de los ingredientes estrella fue el queso herreño, desde el tradicional elaborado con mezcla de leche de oveja, cabra y vaca en diferentes proporciones y ahumado, a los ecológicos, curados o con pimentón.

Tampoco faltó el pescado, presente en todas y cada una de las tapas de La Restinga, que para eso es un pueblo de costa. Y si hablamos de pescado en El Hierro, no podemos olvidar el peto, el atún o el barrilote. También la vieja, aunque en esta ocasión no apareció en ningún plato. Pude degustar pescado en todas las formas imaginables, frito, a la plancha, en pequeñas croquetas redondas imitando perlas en la concha de una almeja a modo de ostra, e incluso como tataki con sésamo sobre confitura de tomate, y presentado en una curiosa lata de atún.

Tapa pescado presentado en lata de atún

En cambio en El Pinar (la montaña), casi todas las tapas se elaboraron con carne, y digo casi porque fue aquí, en el pueblo de El Pinar, donde degusté la única tapa apta para veganos y que aportaba además un guiño a la cocina internacional con un tipo de pan árabe, con relleno de humita (especie de paté a base de millo muy típico en Argentina), manzanas al vino y cebolla caramelizada. Ya lo había comentado en otras ocasiones: al final desarrollamos la capacidad de convertir el territorio insular en un pequeño continente, y así en las zonas de interior, a 10 km de la costa, la gastronomía es la propia de los pueblos de montaña. Comidas más “fuertes” que suelen llevar como ingrediente principal carne de cabra o cordero, de res o de cochino, pero siempre adobada o acompañada de sabrosas salsas.  

Cobran especial importancia la presentación y los nombres de los platos. ¿Qué puedo decir de los nombres? Que la denominación de las tapas elegida por los restaurantes para su pequeña muestra gastronómica daban ganas de no perdérselas: “Batata Beach”, “Humita”, “Sensación Pandorga”, “Lasaña Primavera”, “Barcaza de El Refugio” “Perlas Marinas”…  ¿Y de la presentación?, sin duda me quedo con una lasaña recortada a modo de flor con tallo de espárrago y hoja de hierba huerto, las “perlas” o la “falsa lata de atún”… ¡Imaginación al poder!

Tapa lasaña

Y aunque ningún establecimiento optó por la nota dulce, no puedo dejar de pensar… ¿Qué postre hubiésemos podido ver en una ruta de tapas en El Hierro? Pues por supuesto alguna variante de quesadilla, dulce estrella de la isla, que es una especie de magdalena a la que se le añade queso al hacer la mezcla, matalahúva y con una base de algo parecido al hojaldre en lugar de papel. También podríamos encontrar quesillo, que es un postre parecido al flan de huevo, pero ¡ojo! no se dejen engañar por el nombre, ya que entre los ingredientes no se encuentra el queso. O mousse de gofio, de higos (por supuesto de El Pinar), o de mora (sin duda de Echedo), de esas moras que les aseguro que son las mejores del mundo. Otra opción pudiera ser el “queso de almendras”, que debe su nombre a la forma del molde, ya que no tiene más ingredientes que almendra y azúcar. Bueno, bueno, bueno, voy a dejar ya de pensar en postres (que las posibilidades son muchas y noto que empiezo a salivar más rápido de lo usual) para volver a la realidad salada…

Continúo, pues, con las tapas. Mejor dicho, con el acompañamiento, y es que no se me ocurre nada mejor que cualquiera de los vinos de El Hierro: blancos secos y afrutados, tintos, dulces… hay gran variedad donde elegir, y los maridajes son infinitos, vamos a olvidarnos de aquello tan típico de “blancos para pescado y tintos para la carne”. Pero no voy a extenderme con los vinos ahora, que bien merecen un post, ¿no creen? Me lo dejo por aquí apuntado para otro momento ;)

Fin de la “gastro-ruta”

Y como ya me conocen, también saben que sin el mar no soy nadie, y que viviendo en este territorio, en el que no pierdo el océano de vista ni un solo segundo, les cuento que entre tapa y tapa me dio tiempo a un baño en la playa de La Restinga, y otro en la Cala de Tacorón, y es que con el verano tan cerca como lo tenía, tiraba el “sabor a salitre”, se imponía también un “Bocado de mar”.

La Restinga

Y ya ensalitrada, con la barriga llena y, como consecuencia, el corazón contento, tocaba terminar el fin de semana depositando mi puntuación de cada tapa en la urna, por si además me tocase un premio.

Vuelta a casa, ya saben, con buen sabor de tapas, y con esa sensación, de que los fines de semana son cortos, y de que, además, a medida que avanza el domingo, pasan las horas muchísimo más rápido. Eso sí, también con la seguridad de que con la llegada del lunes se ralentizará el tiempo que tardan en discurrir las horas hasta que el viernes por la tarde comience de nuevo el segundero del reloj su “sprint de fin de semana”.

Participando en el sorteo "Ruta de tapas"

 

Deja tu comentario

comentarios

Destacamos
Mucho más que papagayos en Loro Parque
Redescubriendo las Dunas de Maspalomas en Gran Canaria
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Isla de Lobos: viaje dentro de un viaje
La Gomera en un fin de semana con peques
Lanzarote: isla de los colores, isla de contrastes
Las Cabocas: el agua siempre gana
La vieja en las Islas Canarias
El Médano, en Tenerife: cuna del deporte acuático
Agaete, mucho más que uno de los pueblos más divertidos de España
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
El Cotillo y el peor surfista de la historia
Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos
Puente de las Bolas, la historia escrita en piedra
Los Indianos y el barniz de la felicidad
Un día recorriendo el Valle de Güímar con peques
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
El Hierro a bocados
Fuerteventura y sus playas
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Siguiendo las chácaras y tambores de Chipude
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Garachico, un viaje en el tiempo
Un día completo en Mesa y López
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Fuerteventura en (es) Música
Cinco lugares que ver en Lanzarote con peques
La Gomera, la isla tranquila
5 motivos por los que visitar Fuerteventura con peques
Playas, ¿para qué las quiero?
El Charco del Palo, desnudos en las cristalinas aguas del Atlántico
Un paseo (y una boda) por Santa Cruz de La Palma
Descubriendo la ruta norte de La Gomera
Playa de Las Canteras: calidad de vida
Echentive: el pacto entre fuego y agua
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Una excursión entre islas
El Hierro: vinos Edición Limitada
Betancuria, el tiempo detenido
Viajamos a La Palma con nuestra peque, ¿nos acompañas?
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Volveremos a Alojera, en La Gomera
La Laguna en un día
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Castillos de Lanzarote: historias de piratas, corsarios y conquistadores
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Dunas de Corralejo, un encuentro con los cuatro elementos
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Punta Mujeres, un pequeño pueblo costero de Lanzarote
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Mirador de Abrante en La Gomera, una ventana al Atlántico
5 espacios naturales únicos en Tenerife
Ruta de brunch por Las Palmas de Gran Canaria, ¿te apuntas?
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
5 curiosidades sobre Fuerteventura que no podrás perderte
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
La Orotava, en Tenerife, ruta por la villa histórica
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
La antigua capital de Lanzarote, la Villa de Teguise
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
Viaje galáctico al techo de La Palma
Observatorio de Temisas, un paseo por el cielo canario
El Hierro, ruta de la cumbre a la costa
La Gomera infinita: del cielo a la marea
El Cotillo, las calas mágicas de Fuerteventura
Misterio y traición en el Valle del Riachuelo
5 fotografías de El Hierro con las que triunfarás en tus redes sociales
Tenerife por tierra, mar y aire: 3 experiencias inolvidables
Las Palmas de Gran Canaria a pedales
Palmas, budas y otros tesoros de La Gomera
Famara, en Lanzarote, el hogar del viento
La naturaleza virgen de Cofete y su misteriosa villa Winter
Qué hacer en El Hierro durante un fin de semana
Caldera de Taburiente, senderismo al corazón de La Palma
Las otras “playas” de Tenerife
Un día visitando los museos de Las Palmas de Gran Canaria
Tres propuestas para visitar San Sebastián de La Gomera
Parque Natural de Jandía, planeta perdido en Fuerteventura
10 razones para enamorarte del Charco de San Ginés, en Lanzarote
No te puedes ir de El Hierro sin…
Ruta por el corazón de Gran Canaria
La ruta del plátano en Tenerife
La leyenda de LagOmar en Lanzarote
Roque de los Muchachos, tocando el cielo palmero
La península de Jandía, la Fuerteventura más salvaje
En las entrañas del volcán de San Juan en La Palma
Lo mejor de La Gomera en un día
5 razones por las que visitar Lanzarote
Gran Canaria de interior. Paisajes llenos de historia
Paseando por uno de los mejores jardines botánicos de Canarias
Las 5 claves del “Acro Paraíso” herreño
Montaña sagrada de Tindaya, un lugar mágico en Fuerteventura
Playas de Lanzarote en invierno
Rambla de Castro: vergel norteño en Tenerife
10 curiosidades sobre el mirador de La Peña, en El Hierro
El Porís de Tijarafe: una terraza oculta sobre el Atlántico
Visitando los museos de Fuerteventura
Sabores de La Gomera, un recorrido gastronómico
Una ruta en bicicleta por La Graciosa
Maspalomas, en Gran Canaria, paisaje mágico y ocio inagotable
Paseo por Anaga, caminos con historia en Tenerife
De cero a mil en cinco kilómetros en El Hierro
Sinfonía de café y jardines en Los Llanos de Aridane
Cuatro platos imprescindibles si visitas Fuerteventura
La Gomera: isla de fiestas y tradiciones
Running en Lanzarote
Fataga y Las Tirajanas, en Gran Canaria, un paisaje de película
Historias, mitos y leyendas de los parques y jardines de Tenerife
10 razones para viajar a El Hierro
Echentive, la playa que surgió del calor
www.holaislascanarias.com