Blog Islas Canarias BLOG OFICIAL DE TURISMO
DE LAS ISLAS CANARIAS
www.holaislascanarias.com
Blog Islas Canarias BLOG OFICIAL DE TURISMO
DE LAS ISLAS CANARIAS
www.holaislascanarias.com

Un día visitando los museos de Las Palmas de Gran Canaria


Destacamos
Mucho más que papagayos en Loro Parque
Redescubriendo las Dunas de Maspalomas en Gran Canaria
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Isla de Lobos: viaje dentro de un viaje
La Gomera en un fin de semana con peques
Lanzarote: isla de los colores, isla de contrastes
Las Cabocas: el agua siempre gana
La vieja en las Islas Canarias
El Médano, en Tenerife: cuna del deporte acuático
Agaete, mucho más que uno de los pueblos más divertidos de España
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
El Cotillo y el peor surfista de la historia
Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos
Puente de las Bolas, la historia escrita en piedra
Los Indianos y el barniz de la felicidad
Un día recorriendo el Valle de Güímar con peques
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
El Hierro a bocados
Fuerteventura y sus playas
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Siguiendo las chácaras y tambores de Chipude
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Garachico, un viaje en el tiempo
Un día completo en Mesa y López
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Fuerteventura en (es) Música
Cinco lugares que ver en Lanzarote con peques
La Gomera, la isla tranquila
5 motivos por los que visitar Fuerteventura con peques
Playas, ¿para qué las quiero?
El Charco del Palo, desnudos en las cristalinas aguas del Atlántico
Un paseo (y una boda) por Santa Cruz de La Palma
Descubriendo la ruta norte de La Gomera
Playa de Las Canteras: calidad de vida
Echentive: el pacto entre fuego y agua
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Una excursión entre islas
El Hierro: vinos Edición Limitada
Betancuria, el tiempo detenido
Viajamos a La Palma con nuestra peque, ¿nos acompañas?
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Volveremos a Alojera, en La Gomera
La Laguna en un día
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Castillos de Lanzarote: historias de piratas, corsarios y conquistadores
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Dunas de Corralejo, un encuentro con los cuatro elementos
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Punta Mujeres, un pequeño pueblo costero de Lanzarote
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Mirador de Abrante en La Gomera, una ventana al Atlántico
5 espacios naturales únicos en Tenerife
Ruta de brunch por Las Palmas de Gran Canaria, ¿te apuntas?
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
5 curiosidades sobre Fuerteventura que no podrás perderte
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
La Orotava, en Tenerife, ruta por la villa histórica
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
La antigua capital de Lanzarote, la Villa de Teguise
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
Viaje galáctico al techo de La Palma
Observatorio de Temisas, un paseo por el cielo canario
El Hierro, ruta de la cumbre a la costa
La Gomera infinita: del cielo a la marea
El Cotillo, las calas mágicas de Fuerteventura
Misterio y traición en el Valle del Riachuelo
5 fotografías de El Hierro con las que triunfarás en tus redes sociales
Tenerife por tierra, mar y aire: 3 experiencias inolvidables
Las Palmas de Gran Canaria a pedales
Palmas, budas y otros tesoros de La Gomera
Famara, en Lanzarote, el hogar del viento
La naturaleza virgen de Cofete y su misteriosa villa Winter
Qué hacer en El Hierro durante un fin de semana
Caldera de Taburiente, senderismo al corazón de La Palma
Las otras “playas” de Tenerife
Un día visitando los museos de Las Palmas de Gran Canaria
Tres propuestas para visitar San Sebastián de La Gomera
Parque Natural de Jandía, planeta perdido en Fuerteventura
10 razones para enamorarte del Charco de San Ginés, en Lanzarote
No te puedes ir de El Hierro sin…
Ruta por el corazón de Gran Canaria
La ruta del plátano en Tenerife
La leyenda de LagOmar en Lanzarote
Roque de los Muchachos, tocando el cielo palmero
La península de Jandía, la Fuerteventura más salvaje
En las entrañas del volcán de San Juan en La Palma
Lo mejor de La Gomera en un día
5 razones por las que visitar Lanzarote
Gran Canaria de interior. Paisajes llenos de historia
Paseando por uno de los mejores jardines botánicos de Canarias
Las 5 claves del “Acro Paraíso” herreño
Montaña sagrada de Tindaya, un lugar mágico en Fuerteventura
Playas de Lanzarote en invierno
Rambla de Castro: vergel norteño en Tenerife
10 curiosidades sobre el mirador de La Peña, en El Hierro
El Porís de Tijarafe: una terraza oculta sobre el Atlántico
Visitando los museos de Fuerteventura
Sabores de La Gomera, un recorrido gastronómico
Una ruta en bicicleta por La Graciosa
Maspalomas, en Gran Canaria, paisaje mágico y ocio inagotable
Paseo por Anaga, caminos con historia en Tenerife
De cero a mil en cinco kilómetros en El Hierro
Sinfonía de café y jardines en Los Llanos de Aridane
Cuatro platos imprescindibles si visitas Fuerteventura
La Gomera: isla de fiestas y tradiciones
Running en Lanzarote
Fataga y Las Tirajanas, en Gran Canaria, un paisaje de película
Historias, mitos y leyendas de los parques y jardines de Tenerife
10 razones para viajar a El Hierro
Echentive, la playa que surgió del calor
Playa del Viejo Rey, en Fuerteventura, un lugar para conectar con la naturaleza
La Gomera, isla de caminos
La presa de Mala, de camino al norte de Lanzarote
Agaete, una joya en el noroeste de Gran Canaria
Miradores del Teide, en Tenerife
La aplastante lógica del plátano
Dunas de Corralejo, colores y sensaciones únicas
El Cedro, corazón de La Gomera
Una visita al mercado artesanal de Haría, en Lanzarote
Oeste de Gran Canaria, viaje a la costa perdida
El dulce encanto de la Isla Baja en Tenerife
Petroglifos de El Julan, El Hierro desconocido
Artículos
relacionados
La Gomera en un fin de semana con peques
Lanzarote: isla de los colores, isla de contrastes
Puente de las Bolas, la historia escrita en piedra
El Hierro a bocados
Garachico, un viaje en el tiempo
Cinco lugares que ver en Lanzarote con peques
La Gomera, la isla tranquila
5 motivos por los que visitar Fuerteventura con peques
Un paseo (y una boda) por Santa Cruz de La Palma
Descubriendo la ruta norte de La Gomera
Una excursión entre islas
Viajamos a La Palma con nuestra peque, ¿nos acompañas?
Volveremos a Alojera, en La Gomera
La Laguna en un día
Mirador de Abrante en La Gomera, una ventana al Atlántico
5 espacios naturales únicos en Tenerife
Ruta de brunch por Las Palmas de Gran Canaria, ¿te apuntas?
Teguise, en Lanzarote, 600 años de historias
La Orotava, en Tenerife, ruta por la villa histórica
La antigua capital de Lanzarote, la Villa de Teguise
5 fotografías de El Hierro con las que triunfarás en tus redes sociales
Tenerife por tierra, mar y aire: 3 experiencias inolvidables
Las Palmas de Gran Canaria a pedales
Qué hacer en El Hierro durante un fin de semana
Tres propuestas para visitar San Sebastián de La Gomera
La leyenda de LagOmar en Lanzarote
5 razones por las que visitar Lanzarote
Paseando por uno de los mejores jardines botánicos de Canarias
Sinfonía de café y jardines en Los Llanos de Aridane
Historias, mitos y leyendas de los parques y jardines de Tenerife
Agaete, una joya en el noroeste de Gran Canaria
P&P: Piña y Plátano de El Hierro
Una visita al mercado artesanal de Haría, en Lanzarote
Oeste de Gran Canaria, viaje a la costa perdida
El dulce encanto de la Isla Baja en Tenerife
www.holaislascanarias.com
anterior artículo
06 Nov 2017

No hay mejor forma para conocer el pasado de Gran Canaria que visitar sus museos.

Si se quiere hacer un recorrido por la historia de la isla, recomiendo adentrarse en algunos de los más importantes como El Museo Canario, la Casa de Colón o la Casa-Museo Pérez Galdós. Los tres se encuentran en el casco histórico de la capital de la isla, Las Palmas de Gran Canaria, a pocos minutos a pie entre ellos, en una agradable zona monumental de calles peatonales que invitan a pasear tranquilamente y descubrir sus rincones más atractivos.

El modo de vida de los antiguos canarios, el paso de Cristóbal Colón por la isla y las aficiones de uno de los mejores representantes de la novela realista del siglo XIX son sólo algunos de los datos interesantes que se pueden descubrir a través de esta ruta de museos.

El Museo Canario

Para conocerlos de manera cronológica lo mejor es comenzar por El Museo Canario. En él descubrí la cultura prehispánica, la forma de vida y costumbres de los canarios (aborígenes de Gran Canaria) que poblaban la isla antes de la conquista del archipiélago por parte de la Corona de Castilla en 1483.

Entrada del Museo Canario, Las Palmas de Gran Canaria, Islas Canarias

El museo está dividido en diferentes salas. Cada una de ellas está dedicada a un tema principal, ideal para ir poco a poco absorbiendo parte de todo el conocimiento que custodia. En esta visita recordé y aprendí muchos conceptos sobre nuestros antepasados.

Los antiguos aborígenes provienen de los africanos bereberes, que poblaron unas islas vírgenes, y sorprendentemente no mantenían comunicación entre ellas, sino que funcionaban de manera autónoma sin contacto con el exterior. Se trataba de una sociedad muy jerarquizada, con divisiones y diferencias sociales en función de la categoría familiar y del trabajo que desempeñaban. Muestra de esta organización se puede ver en una de las salas más enigmáticas del museo, la dedicada al mundo mágico religioso.

¿Sabías que los muertos eran momificados con mayor o menor número de capas y lienzos en función de la categoría social que ostentaran?

Momias aborígenes, Museo Canario, Las Palmas de Gran Canaria, Islas Canarias

Era una población fundamentalmente agrícola, cuya base alimentaria era trigo, cebada, higos, habas, lentejas y arvejas, tal y como se muestra en la sala 3 del museo. Los poblados marítimos se dedicaban a la pesca y marisqueo, pero sólo cerca de la costa ya que, paradójicamente, no practicaban la navegación.

Salas 1 y 5 de El Museo Canario, Las Palmas de Gran Canaria, Islas Canarias

Los únicos animales que trajeron de África fueron la cabra, la oveja, el cerdo y el perro. Vivían en cuevas o en casas construidas en piedra, cuyas reproducciones se pueden ver al inicio del museo. Trabajaban la piedra con esmero (hay, por ejemplo, muestras de obsidiana tratada expuestas en la segunda sala del museo), ya que era su materia prima fundamental. Curiosamente no desarrollaron metalurgia pero sí elementos funcionales de cerámica decorados con figuras geométricas, que pude admirar en la última sala.

La Casa de Colón

El siguiente museo a visitar es la Casa de Colón, en honor al navegante que pasó por Gran Canaria en su primer viaje a América en 1492 para reparar el timón de La Pinta y cambiar la vela de La Niña, y en dos ocasiones más de los cuatro viajes que realizó al Nuevo Mundo.

Casa de Colón, Las Palmas de Gran Canaria, Islas Canarias

En ella, en primer lugar se explican de manera muy didáctica los viajes de Colón, y pude experimentar cómo era su vida a bordo a través de la recreación de la Cámara del Almirante de La Niña, contemplar las maquetas de los tres navíos, observar y comparar la evolución de los mapas mundiales anteriores y posteriores al descubrimiento de América.

Pero no sólo eso... El museo también guarda otros tesoros, como por ejemplo un astrolabio fechado entre 1500 y 1520, uno de los más antiguos que se conocen. Resulta increíble cómo los marineros de la época eran capaces de llegar a buen puerto y saber orientarse con un instrumento tan sencillo.

Astrolabio fechado entre 1500 y 1520, Casa de Colón, Las Palmas de Gran Canaria, Islas Canarias

Visitando la cripta pude conocer restos arqueológicos de la América de antes del descubrimiento. ¡Algunas piezas son del 500 a. C.!

Y de nuevo en la primera planta comprobé la importancia de Canarias como punto estratégico. Era escala de exploradores y conquistadores en las relaciones comerciales con América y punto de partida de familias canarias que cruzaban el Atlántico para fundar y poblar nuevas ciudades, algunas tan importantes como Montevideo, capital de Uruguay.

Subiendo otra planta llegamos a la sala dedicada a Gran Canaria, donde una detallada maqueta me permitió observar su forma redonda y la gran cantidad de barrancos y montañas que posee y que, debido a la influencia de los alisios, provocan que la isla tenga tanta variedad de microclimas. Aquí también conocí la evolución de la cartografía canaria de los siglos XVI al XVIII.

En la sala contigua, a través de otras magníficas maquetas realizadas de la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria del año 1686 y del castillo de La Luz de finales del siglo XV y con los grabados expuestos, me pude hacer una idea de cómo era la ciudad o cómo fue el ataque del almirante holandés Pieter van der Does en 1599.

Para terminar la visita no deberías perderte la colección de pintura de la Casa de Colón con obras procedentes del Museo del Prado, entre las que destacan las pinturas flamencas, herencia de los holandeses que comerciaban con la caña de azúcar.

Colección de pintura flamenca, Casa de Colón, Las Palmas de Gran Canaria, Islas Canarias

La Casa-Museo Pérez Galdós

Y por último, pero no menos importante, recomiendo concluir este recorrido museístico visitando la casa de arquitectura canaria del siglo XIX donde nació Benito Pérez Galdós, uno de los mejores novelistas de la literatura universal.

Casa-Museo Pérez Galdós, Las Palmas de Gran Canaria, Islas Canarias

En ella vivió hasta que cumplió 19 años y se trasladó primero a Tenerife para hacer el Bachiller en Artes y después a Madrid para estudiar Leyes.

Nada más entrar se da uno cuenta de que la casa del novelistapertenecía a una clase social alta, pues era hijo de un teniente coronel. Esto le permitió tener muchas aficiones y ser muy polifacético. La fotografía, la pintura, la música, el dibujo, la política o los viajes eran sólo algunas de ellas, tal y como muestran los objetos que se exponen.

Tras atravesar dos patios tradicionales y ver uno de los bancos que diseñó (¡sí, también diseñó muebles!) pasamos a la pequeña habitación donde nació el 10 de mayo de 1843 y la cuna donde durmió.

Patio típico canario y uno de los muebles que diseñó Galdós, Casa-Museo Pérez Galdós, Las Palmas de Gran Canaria, Islas Canarias

Una de las joyas del museo es el retrato de Pérez Galdós pintado por Sorolla, prueba de que se relacionó con los artistas e intelectuales más influyentes de la época. Y en la misma sala podemos ver una muestra de las traducciones de sus obras.

Retrato pintado por Sorolla, Casa-Museo Pérez Galdós, Las Palmas de Gran Canaria, Islas Canarias

Galdós tuvo la suerte de conocer el éxito y reunir el suficiente dinero para comprarse una casa. En el museo podemos ver una recreación del dormitorio que tuvo en su residencia de verano en Santander y del salón-despacho, así como una selección de su biblioteca personal, un piano y un armonium entre otros objetos de gran valor.

El dormitorio de Madrid reproduce la habitación donde murió en 1920, ciudad en la que desarrolló su gran carrera literaria en novela y teatro: fue nombrado académico por la Real Academia y nominado al Premio Nobel de Literatura.

Tras recorrer estos interesantes museos, solo me queda recomendarte que, en tu viaje a Gran Canaria, reserves unas horas para descubrir su historia completa y menos conocida.

Deja tu comentario

comentarios

Destacamos
Mucho más que papagayos en Loro Parque
Redescubriendo las Dunas de Maspalomas en Gran Canaria
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Isla de Lobos: viaje dentro de un viaje
La Gomera en un fin de semana con peques
Lanzarote: isla de los colores, isla de contrastes
Las Cabocas: el agua siempre gana
La vieja en las Islas Canarias
El Médano, en Tenerife: cuna del deporte acuático
Agaete, mucho más que uno de los pueblos más divertidos de España
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
El Cotillo y el peor surfista de la historia
Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos
Puente de las Bolas, la historia escrita en piedra
Los Indianos y el barniz de la felicidad
Un día recorriendo el Valle de Güímar con peques
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
El Hierro a bocados
Fuerteventura y sus playas
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Siguiendo las chácaras y tambores de Chipude
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Garachico, un viaje en el tiempo
Un día completo en Mesa y López
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Fuerteventura en (es) Música
Cinco lugares que ver en Lanzarote con peques
La Gomera, la isla tranquila
5 motivos por los que visitar Fuerteventura con peques
Playas, ¿para qué las quiero?
El Charco del Palo, desnudos en las cristalinas aguas del Atlántico
Un paseo (y una boda) por Santa Cruz de La Palma
Descubriendo la ruta norte de La Gomera
Playa de Las Canteras: calidad de vida
Echentive: el pacto entre fuego y agua
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Una excursión entre islas
El Hierro: vinos Edición Limitada
Betancuria, el tiempo detenido
Viajamos a La Palma con nuestra peque, ¿nos acompañas?
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Volveremos a Alojera, en La Gomera
La Laguna en un día
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Castillos de Lanzarote: historias de piratas, corsarios y conquistadores
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Dunas de Corralejo, un encuentro con los cuatro elementos
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Punta Mujeres, un pequeño pueblo costero de Lanzarote
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Mirador de Abrante en La Gomera, una ventana al Atlántico
5 espacios naturales únicos en Tenerife
Ruta de brunch por Las Palmas de Gran Canaria, ¿te apuntas?
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
5 curiosidades sobre Fuerteventura que no podrás perderte
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
La Orotava, en Tenerife, ruta por la villa histórica
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
La antigua capital de Lanzarote, la Villa de Teguise
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
Viaje galáctico al techo de La Palma
Observatorio de Temisas, un paseo por el cielo canario
El Hierro, ruta de la cumbre a la costa
La Gomera infinita: del cielo a la marea
El Cotillo, las calas mágicas de Fuerteventura
Misterio y traición en el Valle del Riachuelo
5 fotografías de El Hierro con las que triunfarás en tus redes sociales
Tenerife por tierra, mar y aire: 3 experiencias inolvidables
Las Palmas de Gran Canaria a pedales
Palmas, budas y otros tesoros de La Gomera
Famara, en Lanzarote, el hogar del viento
La naturaleza virgen de Cofete y su misteriosa villa Winter
Qué hacer en El Hierro durante un fin de semana
Caldera de Taburiente, senderismo al corazón de La Palma
Las otras “playas” de Tenerife
Un día visitando los museos de Las Palmas de Gran Canaria
Tres propuestas para visitar San Sebastián de La Gomera
Parque Natural de Jandía, planeta perdido en Fuerteventura
10 razones para enamorarte del Charco de San Ginés, en Lanzarote
No te puedes ir de El Hierro sin…
Ruta por el corazón de Gran Canaria
La ruta del plátano en Tenerife
La leyenda de LagOmar en Lanzarote
Roque de los Muchachos, tocando el cielo palmero
La península de Jandía, la Fuerteventura más salvaje
En las entrañas del volcán de San Juan en La Palma
Lo mejor de La Gomera en un día
5 razones por las que visitar Lanzarote
Gran Canaria de interior. Paisajes llenos de historia
Paseando por uno de los mejores jardines botánicos de Canarias
Las 5 claves del “Acro Paraíso” herreño
Montaña sagrada de Tindaya, un lugar mágico en Fuerteventura
Playas de Lanzarote en invierno
Rambla de Castro: vergel norteño en Tenerife
10 curiosidades sobre el mirador de La Peña, en El Hierro
El Porís de Tijarafe: una terraza oculta sobre el Atlántico
Visitando los museos de Fuerteventura
Sabores de La Gomera, un recorrido gastronómico
Una ruta en bicicleta por La Graciosa
Maspalomas, en Gran Canaria, paisaje mágico y ocio inagotable
Paseo por Anaga, caminos con historia en Tenerife
De cero a mil en cinco kilómetros en El Hierro
Sinfonía de café y jardines en Los Llanos de Aridane
Cuatro platos imprescindibles si visitas Fuerteventura
La Gomera: isla de fiestas y tradiciones
Running en Lanzarote
Fataga y Las Tirajanas, en Gran Canaria, un paisaje de película
Historias, mitos y leyendas de los parques y jardines de Tenerife
10 razones para viajar a El Hierro
Echentive, la playa que surgió del calor
Playa del Viejo Rey, en Fuerteventura, un lugar para conectar con la naturaleza
La Gomera, isla de caminos
La presa de Mala, de camino al norte de Lanzarote
Agaete, una joya en el noroeste de Gran Canaria
Miradores del Teide, en Tenerife
La aplastante lógica del plátano
Dunas de Corralejo, colores y sensaciones únicas
El Cedro, corazón de La Gomera
Una visita al mercado artesanal de Haría, en Lanzarote
Oeste de Gran Canaria, viaje a la costa perdida
El dulce encanto de la Isla Baja en Tenerife
Petroglifos de El Julan, El Hierro desconocido
Artículos
relacionados
La Gomera en un fin de semana con peques
Lanzarote: isla de los colores, isla de contrastes
Puente de las Bolas, la historia escrita en piedra
El Hierro a bocados
Garachico, un viaje en el tiempo
Cinco lugares que ver en Lanzarote con peques
La Gomera, la isla tranquila
5 motivos por los que visitar Fuerteventura con peques
Un paseo (y una boda) por Santa Cruz de La Palma
Descubriendo la ruta norte de La Gomera
Una excursión entre islas
Viajamos a La Palma con nuestra peque, ¿nos acompañas?
Volveremos a Alojera, en La Gomera
La Laguna en un día
Mirador de Abrante en La Gomera, una ventana al Atlántico
5 espacios naturales únicos en Tenerife
Ruta de brunch por Las Palmas de Gran Canaria, ¿te apuntas?
Teguise, en Lanzarote, 600 años de historias
La Orotava, en Tenerife, ruta por la villa histórica
La antigua capital de Lanzarote, la Villa de Teguise
5 fotografías de El Hierro con las que triunfarás en tus redes sociales
Tenerife por tierra, mar y aire: 3 experiencias inolvidables
Las Palmas de Gran Canaria a pedales
Qué hacer en El Hierro durante un fin de semana
Tres propuestas para visitar San Sebastián de La Gomera
La leyenda de LagOmar en Lanzarote
5 razones por las que visitar Lanzarote
Paseando por uno de los mejores jardines botánicos de Canarias
Sinfonía de café y jardines en Los Llanos de Aridane
Historias, mitos y leyendas de los parques y jardines de Tenerife
Agaete, una joya en el noroeste de Gran Canaria
P&P: Piña y Plátano de El Hierro
Una visita al mercado artesanal de Haría, en Lanzarote
Oeste de Gran Canaria, viaje a la costa perdida
El dulce encanto de la Isla Baja en Tenerife
www.holaislascanarias.com