Blog Islas Canarias BLOG OFICIAL DE TURISMO
DE LAS ISLAS CANARIAS
www.holaislascanarias.com
Blog Islas Canarias BLOG OFICIAL DE TURISMO
DE LAS ISLAS CANARIAS
www.holaislascanarias.com

Ruta Teguise - Famara: Los años no pasan


Destacamos
Mucho más que papagayos en Loro Parque
Redescubriendo las Dunas de Maspalomas en Gran Canaria
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Isla de Lobos: viaje dentro de un viaje
La Gomera en un fin de semana con peques
Lanzarote: isla de los colores, isla de contrastes
Las Cabocas: el agua siempre gana
La vieja en las Islas Canarias
El Médano, en Tenerife: cuna del deporte acuático
Agaete, mucho más que uno de los pueblos más divertidos de España
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
El Cotillo y el peor surfista de la historia
Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos
Puente de las Bolas, la historia escrita en piedra
Los Indianos y el barniz de la felicidad
Un día recorriendo el Valle de Güímar con peques
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
El Hierro a bocados
Fuerteventura y sus playas
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Siguiendo las chácaras y tambores de Chipude
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Garachico, un viaje en el tiempo
Un día completo en Mesa y López
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Fuerteventura en (es) Música
Cinco lugares que ver en Lanzarote con peques
La Gomera, la isla tranquila
5 motivos por los que visitar Fuerteventura con peques
Playas, ¿para qué las quiero?
El Charco del Palo, desnudos en las cristalinas aguas del Atlántico
Un paseo (y una boda) por Santa Cruz de La Palma
Descubriendo la ruta norte de La Gomera
Playa de Las Canteras: calidad de vida
Echentive: el pacto entre fuego y agua
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Una excursión entre islas
El Hierro: vinos Edición Limitada
Betancuria, el tiempo detenido
Viajamos a La Palma con nuestra peque, ¿nos acompañas?
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Volveremos a Alojera, en La Gomera
La Laguna en un día
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Castillos de Lanzarote: historias de piratas, corsarios y conquistadores
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Dunas de Corralejo, un encuentro con los cuatro elementos
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Punta Mujeres, un pequeño pueblo costero de Lanzarote
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Mirador de Abrante en La Gomera, una ventana al Atlántico
5 espacios naturales únicos en Tenerife
Ruta de brunch por Las Palmas de Gran Canaria, ¿te apuntas?
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
5 curiosidades sobre Fuerteventura que no podrás perderte
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
La Orotava, en Tenerife, ruta por la villa histórica
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
La antigua capital de Lanzarote, la Villa de Teguise
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
Viaje galáctico al techo de La Palma
Observatorio de Temisas, un paseo por el cielo canario
El Hierro, ruta de la cumbre a la costa
La Gomera infinita: del cielo a la marea
El Cotillo, las calas mágicas de Fuerteventura
Misterio y traición en el Valle del Riachuelo
5 fotografías de El Hierro con las que triunfarás en tus redes sociales
Tenerife por tierra, mar y aire: 3 experiencias inolvidables
Las Palmas de Gran Canaria a pedales
Palmas, budas y otros tesoros de La Gomera
Famara, en Lanzarote, el hogar del viento
La naturaleza virgen de Cofete y su misteriosa villa Winter
Qué hacer en El Hierro durante un fin de semana
Caldera de Taburiente, senderismo al corazón de La Palma
Las otras “playas” de Tenerife
Un día visitando los museos de Las Palmas de Gran Canaria
Tres propuestas para visitar San Sebastián de La Gomera
Parque Natural de Jandía, planeta perdido en Fuerteventura
10 razones para enamorarte del Charco de San Ginés, en Lanzarote
No te puedes ir de El Hierro sin…
Ruta por el corazón de Gran Canaria
La ruta del plátano en Tenerife
La leyenda de LagOmar en Lanzarote
Roque de los Muchachos, tocando el cielo palmero
La península de Jandía, la Fuerteventura más salvaje
En las entrañas del volcán de San Juan en La Palma
Lo mejor de La Gomera en un día
5 razones por las que visitar Lanzarote
Gran Canaria de interior. Paisajes llenos de historia
Paseando por uno de los mejores jardines botánicos de Canarias
Las 5 claves del “Acro Paraíso” herreño
Montaña sagrada de Tindaya, un lugar mágico en Fuerteventura
Playas de Lanzarote en invierno
Rambla de Castro: vergel norteño en Tenerife
10 curiosidades sobre el mirador de La Peña, en El Hierro
El Porís de Tijarafe: una terraza oculta sobre el Atlántico
Visitando los museos de Fuerteventura
Sabores de La Gomera, un recorrido gastronómico
Una ruta en bicicleta por La Graciosa
Maspalomas, en Gran Canaria, paisaje mágico y ocio inagotable
Paseo por Anaga, caminos con historia en Tenerife
De cero a mil en cinco kilómetros en El Hierro
Sinfonía de café y jardines en Los Llanos de Aridane
Cuatro platos imprescindibles si visitas Fuerteventura
La Gomera: isla de fiestas y tradiciones
Running en Lanzarote
Fataga y Las Tirajanas, en Gran Canaria, un paisaje de película
Historias, mitos y leyendas de los parques y jardines de Tenerife
10 razones para viajar a El Hierro
Echentive, la playa que surgió del calor
Playa del Viejo Rey, en Fuerteventura, un lugar para conectar con la naturaleza
La Gomera, isla de caminos
La presa de Mala, de camino al norte de Lanzarote
Agaete, una joya en el noroeste de Gran Canaria
Miradores del Teide, en Tenerife
La aplastante lógica del plátano
Dunas de Corralejo, colores y sensaciones únicas
El Cedro, corazón de La Gomera
Una visita al mercado artesanal de Haría, en Lanzarote
Oeste de Gran Canaria, viaje a la costa perdida
El dulce encanto de la Isla Baja en Tenerife
Petroglifos de El Julan, El Hierro desconocido
Bejenao, el guardián sur de la Caldera de Taburiente
Ruta Betancuria, en Fuerteventura: donde todo comenzó
La Gomera, oro verde.
Las dunas de sal de las Salinas de Janubio en Lanzarote
Tejeda y Artenara, el corazón verde de Gran Canaria
Un día romántico en el Valle de La Orotava
Ruta por el nordeste de La Palma
Desde el Balcón de Femés
Ruta por la Costa de Acentejo en Tenerife: un paisaje protegido y casi desconocido
Tazacorte, Villa y Puerto de colores e historia de La Palma
Ruta entre volcanes en Lanzarote
Cinco atardeceres que no deberías perderte en El Hierro
De la cumbre a la costa en La Gomera
Los petroglifos mágicos de La Zarza
El paisaje lunar de Tenerife
Isla de Lobos: La piscina del Atlántico
Ruta por las cervezas artesanales de Lanzarote
Arucas, una joya al norte de Gran Canaria
Un día en San Juan de la Rambla en Tenerife
El Hierro en todas las estaciones. “Primavera”
Avistamiento de cetáceos en el mar de La Gomera
El Time, al encuentro del mar
Agüimes y Guayadeque, entrando al corazón de Gran Canaria
La magia de las alfombras de La Orotava en Tenerife
Ruta por los faros de Fuerteventura
La Graciosa; di hola a la despreocupación
Ruta costa oeste de Gran Canaria. Esa gran desconocida
Senderos de El Hierro. “Ruta del Agua”
De Playa Nueva a El Charcón
Historias que cuentan los nombres de La Gomera
Los 7 faros de Tenerife
Museos de Lanzarote
Nogales, playa de vértigo y magia en La Palma
Ruta Teguise - Famara: Los años no pasan
Un paseo por Puerto del Rosario
www.holaislascanarias.com
anterior artículo
12 Ago 2019

Para todos menos para estas dos joyas de Lanzarote. No tienen prácticamente nada en común. Una es de altura (Villa de Teguise) y la otra (Playa Famara) siempre ha sido de costa. En la primera, predomina la arquitectura tradicional canaria, y en la segunda, una forma de vida con el mar de telón de fondo. Siempre que vengo a Lanzarote, hago esta ruta. Esa una buena manera de entender dónde estás y cuáles son las reglas de juego. Da igual que la hagas nuevamente dentro de cinco, diez o quince años. Estará igual que la dejaste. Hay muchos lugares en esta isla que han hecho un pacto con el diablo, y estos dos, han decidido parar el tiempo.

Villa de Teguise

Villa de Teguise, Lanzarote, Islas Canarias

La antigua capital de Lanzarote, se ubica en la zona central de la isla. Zona estratégica que permitía tener una buena visión del litoral. Los saqueos y las invasiones fueron una constante en la época. De ahí, a la construcción del Castillo de Santa Bárbara, que se puede divisar desde casi cualquier punto del pueblo. La Plaza de San Miguel, el Palacio de Spínola, la Iglesia de Nuestra Señora de Guadalupe son  algunas de las riquezas que te encuentras nada más empiezas a caminar por Teguise. La perfecta ordenación urbanística nos va llevando de un lugar a otro de manera natural.

Siempre que vengo tengo una sensación de orden que estoy seguro que anhelarían muchas ciudades para configurar su plan urbanístico. Hay una uniformidad en el color de las casas. El blanco de César Manrique es el que se asienta como imposición. Las casas respetan en todo momento la altura. No veremos construcciones más allá de las dos alturas. Apenas se ven coches. Si se quiere abrir un comercio o banco, las empresas deben seguir las estrictas normas de conservación de las fachadas. No vale cualquier cartel que se le venga en gana al dueño. Es un lugar que huye completamente de la ostentación. Y es ahí, en la simpleza y el minimalismo, donde radica su belleza.

Villa de Teguise, Lanzarote, Islas Canarias

Si se quiere disfrutar de la Villa, recomiendo ir cualquier domingo. Su mercadillo (9:00 a 14:00 horas) es uno de los más famosos de Canarias. El silencio que impera durante toda la semana, da paso a un bullicio de puestos de todo tipo: artesanía, cerámica, marroquinería, quesos, vinos y piezas de arte. Es un buen lugar para comprar esos detalles para familiares y amigos que te esperan a la vuelta.

Playa de Famara

Son apenas quince minutos los que separan la Villa de Teguise de Famara. Lanzarote es un auténtico paraíso para disfrutar de la conducción. Rectas kilométricas que se funden con el entorno. La LZ-402 es una de ellas. Nada más salir de Teguise empiezas a bajar a la costa mientras observas en todo momento el Macizo de Famara, el mar, y La Graciosa a la izquierda. Es de esas carreteras que huelen a vacaciones. Muy poco tráfico, nada de ruido y ninguna edificación alrededor. Lo único que vas viendo, es como el mar cada vez está más cerca de ti. Y eso es sinónimo de felicidad. Una estampa que me trae reminiscencias de cuando era pequeño e iba con mis padres a la playa. Afortunadamente, la sensación de libertad y felicidad no la he perdido con el paso de los años.

Playa de Famara, Lanzarote, Islas Canarias

Un entorno inigualable y casi seis kilómetros de playa tienen la culpa. Es verdad que suele ser ventosa, pero no le quita un gramo de la magia que posee. De arena fina y dorada la hace accesible para todo el mundo. Tanto para que los más pequeños puedan jugar en la arena, como para los que quieran practicar surf, windsurf o kitesurf. La playa es tan grande que en todo momento sentirás privacidad para disfrutar de ti, de tus amigos, o de tu familia. Y es algo por lo que pagarían muchos lugares del Mediterráneo en verano.

Comer en Famara

Para no estar todo el día en la playa, recomiendo siempre una parada gastronómica en la Caleta de Famara. El restaurante El Risco bien lo merece: pescado fresco y vino de la tierra con vistas a la playa y al Macizo. Si el día lo permite, comer en la terraza es un auténtico lujo. Además, esta zona, gracias a los alisios, tiene una temperatura algo más templada que en otras zonas de la isla. Aquí he comido pescados y arroces, y todo es de primera calidad. Es conveniente reservar con antelación, porque suele llenarse en los meses de verano.

Famara, Lanzarote, Islas Canarias

Caleta de Famara

Calera de Famara, Lanzarote, Islas Canarias

Ya que el restaurante se ubica en la Caleta de Famara, recomiendo aprovechar y bajar la comida dando un paseo por el pueblo. Es pequeño pero genuino. La gente local se asienta en este territorio. Los niños juegan en calles que están sin asfaltar, y las personas mayores aprovechan los bancos del pueblo para hablar de esto y aquello, tal y como sucede casi en cualquier parte del mundo. Pero cuando ves el marco que les rodea, te das cuenta de que todo lo que viven sabe diferente.

Villa de Teguise y Famara. Léase en el orden que quiera. Dos núcleos antagónicos que viven y habitan en el mismo municipio (Teguise). El primero es más frío debido a su altitud y más tranquilo. El segundo, más ruidoso debido al viento y más canalla porque convive con más afluencia de visitantes. Pero las dos guardan su esencia. Una esencia que ha perdurado con el paso de los años. Ha sabido llevar la popularidad con humildad, y es por ello, por lo que se han convertido en uno de los mejores tesoros de Lanzarote.

 

Deja tu comentario

comentarios

Destacamos
Mucho más que papagayos en Loro Parque
Redescubriendo las Dunas de Maspalomas en Gran Canaria
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Isla de Lobos: viaje dentro de un viaje
La Gomera en un fin de semana con peques
Lanzarote: isla de los colores, isla de contrastes
Las Cabocas: el agua siempre gana
La vieja en las Islas Canarias
El Médano, en Tenerife: cuna del deporte acuático
Agaete, mucho más que uno de los pueblos más divertidos de España
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
El Cotillo y el peor surfista de la historia
Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos
Puente de las Bolas, la historia escrita en piedra
Los Indianos y el barniz de la felicidad
Un día recorriendo el Valle de Güímar con peques
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
El Hierro a bocados
Fuerteventura y sus playas
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Siguiendo las chácaras y tambores de Chipude
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Garachico, un viaje en el tiempo
Un día completo en Mesa y López
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Fuerteventura en (es) Música
Cinco lugares que ver en Lanzarote con peques
La Gomera, la isla tranquila
5 motivos por los que visitar Fuerteventura con peques
Playas, ¿para qué las quiero?
El Charco del Palo, desnudos en las cristalinas aguas del Atlántico
Un paseo (y una boda) por Santa Cruz de La Palma
Descubriendo la ruta norte de La Gomera
Playa de Las Canteras: calidad de vida
Echentive: el pacto entre fuego y agua
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Una excursión entre islas
El Hierro: vinos Edición Limitada
Betancuria, el tiempo detenido
Viajamos a La Palma con nuestra peque, ¿nos acompañas?
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Volveremos a Alojera, en La Gomera
La Laguna en un día
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Castillos de Lanzarote: historias de piratas, corsarios y conquistadores
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Dunas de Corralejo, un encuentro con los cuatro elementos
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Punta Mujeres, un pequeño pueblo costero de Lanzarote
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Mirador de Abrante en La Gomera, una ventana al Atlántico
5 espacios naturales únicos en Tenerife
Ruta de brunch por Las Palmas de Gran Canaria, ¿te apuntas?
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
5 curiosidades sobre Fuerteventura que no podrás perderte
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
La Orotava, en Tenerife, ruta por la villa histórica
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
La antigua capital de Lanzarote, la Villa de Teguise
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
Viaje galáctico al techo de La Palma
Observatorio de Temisas, un paseo por el cielo canario
El Hierro, ruta de la cumbre a la costa
La Gomera infinita: del cielo a la marea
El Cotillo, las calas mágicas de Fuerteventura
Misterio y traición en el Valle del Riachuelo
5 fotografías de El Hierro con las que triunfarás en tus redes sociales
Tenerife por tierra, mar y aire: 3 experiencias inolvidables
Las Palmas de Gran Canaria a pedales
Palmas, budas y otros tesoros de La Gomera
Famara, en Lanzarote, el hogar del viento
La naturaleza virgen de Cofete y su misteriosa villa Winter
Qué hacer en El Hierro durante un fin de semana
Caldera de Taburiente, senderismo al corazón de La Palma
Las otras “playas” de Tenerife
Un día visitando los museos de Las Palmas de Gran Canaria
Tres propuestas para visitar San Sebastián de La Gomera
Parque Natural de Jandía, planeta perdido en Fuerteventura
10 razones para enamorarte del Charco de San Ginés, en Lanzarote
No te puedes ir de El Hierro sin…
Ruta por el corazón de Gran Canaria
La ruta del plátano en Tenerife
La leyenda de LagOmar en Lanzarote
Roque de los Muchachos, tocando el cielo palmero
La península de Jandía, la Fuerteventura más salvaje
En las entrañas del volcán de San Juan en La Palma
Lo mejor de La Gomera en un día
5 razones por las que visitar Lanzarote
Gran Canaria de interior. Paisajes llenos de historia
Paseando por uno de los mejores jardines botánicos de Canarias
Las 5 claves del “Acro Paraíso” herreño
Montaña sagrada de Tindaya, un lugar mágico en Fuerteventura
Playas de Lanzarote en invierno
Rambla de Castro: vergel norteño en Tenerife
10 curiosidades sobre el mirador de La Peña, en El Hierro
El Porís de Tijarafe: una terraza oculta sobre el Atlántico
Visitando los museos de Fuerteventura
Sabores de La Gomera, un recorrido gastronómico
Una ruta en bicicleta por La Graciosa
Maspalomas, en Gran Canaria, paisaje mágico y ocio inagotable
Paseo por Anaga, caminos con historia en Tenerife
De cero a mil en cinco kilómetros en El Hierro
Sinfonía de café y jardines en Los Llanos de Aridane
Cuatro platos imprescindibles si visitas Fuerteventura
La Gomera: isla de fiestas y tradiciones
Running en Lanzarote
Fataga y Las Tirajanas, en Gran Canaria, un paisaje de película
Historias, mitos y leyendas de los parques y jardines de Tenerife
10 razones para viajar a El Hierro
Echentive, la playa que surgió del calor
Playa del Viejo Rey, en Fuerteventura, un lugar para conectar con la naturaleza
La Gomera, isla de caminos
La presa de Mala, de camino al norte de Lanzarote
Agaete, una joya en el noroeste de Gran Canaria
Miradores del Teide, en Tenerife
La aplastante lógica del plátano
Dunas de Corralejo, colores y sensaciones únicas
El Cedro, corazón de La Gomera
Una visita al mercado artesanal de Haría, en Lanzarote
Oeste de Gran Canaria, viaje a la costa perdida
El dulce encanto de la Isla Baja en Tenerife
Petroglifos de El Julan, El Hierro desconocido
Bejenao, el guardián sur de la Caldera de Taburiente
Ruta Betancuria, en Fuerteventura: donde todo comenzó
La Gomera, oro verde.
Las dunas de sal de las Salinas de Janubio en Lanzarote
Tejeda y Artenara, el corazón verde de Gran Canaria
Un día romántico en el Valle de La Orotava
Ruta por el nordeste de La Palma
Desde el Balcón de Femés
Ruta por la Costa de Acentejo en Tenerife: un paisaje protegido y casi desconocido
Tazacorte, Villa y Puerto de colores e historia de La Palma
Ruta entre volcanes en Lanzarote
Cinco atardeceres que no deberías perderte en El Hierro
De la cumbre a la costa en La Gomera
Los petroglifos mágicos de La Zarza
El paisaje lunar de Tenerife
Isla de Lobos: La piscina del Atlántico
Ruta por las cervezas artesanales de Lanzarote
Arucas, una joya al norte de Gran Canaria
Un día en San Juan de la Rambla en Tenerife
El Hierro en todas las estaciones. “Primavera”
Avistamiento de cetáceos en el mar de La Gomera
El Time, al encuentro del mar
Agüimes y Guayadeque, entrando al corazón de Gran Canaria
La magia de las alfombras de La Orotava en Tenerife
Ruta por los faros de Fuerteventura
La Graciosa; di hola a la despreocupación
Ruta costa oeste de Gran Canaria. Esa gran desconocida
Senderos de El Hierro. “Ruta del Agua”
De Playa Nueva a El Charcón
Historias que cuentan los nombres de La Gomera
Los 7 faros de Tenerife
Museos de Lanzarote
Nogales, playa de vértigo y magia en La Palma
Ruta Teguise - Famara: Los años no pasan
Un paseo por Puerto del Rosario
www.holaislascanarias.com