Blog Islas Canarias BLOG OFICIAL DE TURISMO
DE LAS ISLAS CANARIAS
www.holaislascanarias.com
Blog Islas Canarias BLOG OFICIAL DE TURISMO
DE LAS ISLAS CANARIAS
www.holaislascanarias.com

El Hierro: vinos Edición Limitada


Destacamos
Mucho más que papagayos en Loro Parque
Redescubriendo las Dunas de Maspalomas en Gran Canaria
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Isla de Lobos: viaje dentro de un viaje
La Gomera en un fin de semana con peques
Lanzarote: isla de los colores, isla de contrastes
Las Cabocas: el agua siempre gana
La vieja en las Islas Canarias
El Médano, en Tenerife: cuna del deporte acuático
Agaete, mucho más que uno de los pueblos más divertidos de España
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
El Cotillo y el peor surfista de la historia
Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos
Puente de las Bolas, la historia escrita en piedra
Los Indianos y el barniz de la felicidad
Un día recorriendo el Valle de Güímar con peques
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
El Hierro a bocados
Fuerteventura y sus playas
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Siguiendo las chácaras y tambores de Chipude
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Garachico, un viaje en el tiempo
Un día completo en Mesa y López
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Fuerteventura en (es) Música
Cinco lugares que ver en Lanzarote con peques
La Gomera, la isla tranquila
5 motivos por los que visitar Fuerteventura con peques
Playas, ¿para qué las quiero?
El Charco del Palo, desnudos en las cristalinas aguas del Atlántico
Un paseo (y una boda) por Santa Cruz de La Palma
Descubriendo la ruta norte de La Gomera
Playa de Las Canteras: calidad de vida
Echentive: el pacto entre fuego y agua
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Una excursión entre islas
El Hierro: vinos Edición Limitada
Betancuria, el tiempo detenido
Viajamos a La Palma con nuestra peque, ¿nos acompañas?
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Volveremos a Alojera, en La Gomera
La Laguna en un día
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Castillos de Lanzarote: historias de piratas, corsarios y conquistadores
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Dunas de Corralejo, un encuentro con los cuatro elementos
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Punta Mujeres, un pequeño pueblo costero de Lanzarote
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Mirador de Abrante en La Gomera, una ventana al Atlántico
5 espacios naturales únicos en Tenerife
Ruta de brunch por Las Palmas de Gran Canaria, ¿te apuntas?
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
5 curiosidades sobre Fuerteventura que no podrás perderte
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
La Orotava, en Tenerife, ruta por la villa histórica
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
La antigua capital de Lanzarote, la Villa de Teguise
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
Viaje galáctico al techo de La Palma
Observatorio de Temisas, un paseo por el cielo canario
El Hierro, ruta de la cumbre a la costa
La Gomera infinita: del cielo a la marea
El Cotillo, las calas mágicas de Fuerteventura
Misterio y traición en el Valle del Riachuelo
5 fotografías de El Hierro con las que triunfarás en tus redes sociales
Tenerife por tierra, mar y aire: 3 experiencias inolvidables
Las Palmas de Gran Canaria a pedales
Palmas, budas y otros tesoros de La Gomera
Famara, en Lanzarote, el hogar del viento
La naturaleza virgen de Cofete y su misteriosa villa Winter
Qué hacer en El Hierro durante un fin de semana
Caldera de Taburiente, senderismo al corazón de La Palma
Las otras “playas” de Tenerife
Un día visitando los museos de Las Palmas de Gran Canaria
Tres propuestas para visitar San Sebastián de La Gomera
Parque Natural de Jandía, planeta perdido en Fuerteventura
10 razones para enamorarte del Charco de San Ginés, en Lanzarote
No te puedes ir de El Hierro sin…
Ruta por el corazón de Gran Canaria
La ruta del plátano en Tenerife
La leyenda de LagOmar en Lanzarote
Roque de los Muchachos, tocando el cielo palmero
La península de Jandía, la Fuerteventura más salvaje
En las entrañas del volcán de San Juan en La Palma
Lo mejor de La Gomera en un día
5 razones por las que visitar Lanzarote
Gran Canaria de interior. Paisajes llenos de historia
Paseando por uno de los mejores jardines botánicos de Canarias
Las 5 claves del “Acro Paraíso” herreño
Montaña sagrada de Tindaya, un lugar mágico en Fuerteventura
Playas de Lanzarote en invierno
Rambla de Castro: vergel norteño en Tenerife
10 curiosidades sobre el mirador de La Peña, en El Hierro
El Porís de Tijarafe: una terraza oculta sobre el Atlántico
Visitando los museos de Fuerteventura
Sabores de La Gomera, un recorrido gastronómico
Una ruta en bicicleta por La Graciosa
Maspalomas, en Gran Canaria, paisaje mágico y ocio inagotable
Paseo por Anaga, caminos con historia en Tenerife
De cero a mil en cinco kilómetros en El Hierro
Sinfonía de café y jardines en Los Llanos de Aridane
Cuatro platos imprescindibles si visitas Fuerteventura
La Gomera: isla de fiestas y tradiciones
Running en Lanzarote
Fataga y Las Tirajanas, en Gran Canaria, un paisaje de película
Historias, mitos y leyendas de los parques y jardines de Tenerife
10 razones para viajar a El Hierro
Echentive, la playa que surgió del calor
www.holaislascanarias.com
anterior artículo
28 Nov 2016

Lo mío con los vinos de El Hierro fue un flechazo tardío, un “amor a segunda vista”. Si bien he de reconocer que no me atrajeron demasiado los denominados “vinos de pata” que había probado en algunos locales de la isla en los días posteriores a mi llegada, diré que “caí rendida a los pies” de los que tardé algún tiempo más en conocer. De esos vinos de El Hierro Edición Limitada que fui descubriendo al pasar de los años.

Esta historia de amor comenzó en una charla de un curso de verano, en la que un gran conocedor de los Vinos del Atlántico (vinos de la Macaronesia) nos habló de la Viticultura Heroica. Heroica desde el principio de los tiempos hasta hoy en día. Heroica porque nunca padeció la invasión de la filoxera. Heroica porque nace en terrenos de lava, volcánicos, que se diría que niegan cualquier tipo de colonización vegetal. Heroica porque ha de plantarse en bancales, lo que obliga además a que todas las labores a realizar (poda, azufrado y vendimia) supongan un trabajo de artesanía. No pude resistirme, fue inevitable: me rendí ante esas cepas heroicas.

Uvas comenzando a salir, El HIerro

Llegó después el descubrimiento de las varietales de El Hierro: Verijadiego, Baboso Negro, Bremajuelo… Y al llegar las catas de todos estos vinos, me di cuenta de que nada tenían que ver con aquellas primeras cuartas que había probado. Aquel mes de agosto cambió radicalmente mi percepción de los vinos de El Hierro.

Tras los pasos del vino

Desde el año 1994 existe en la isla elConsejo de Regulador de Denominación de Origen El Hierro, y en la actualidad hay nueve bodegas adscritas. Hay vinos tintos, blancos y rosados. También dos vinos dulces que en varias ocasiones han sido galardonados con premios: uno tinto y otro blanco. Recuerdo la primera vez que probé el Gran Salmor dulce, con aquel cuidado de quien prueba algo que supone que no le va a gustar (no soy yo de vinos dulces), y… ¡sorpresa de nuevo! Es de esos vinos de los que te puedes beber, copita a copita, más del que debieras…

Hojas de la vid a contraluz, El HIerro

Una vez conocidos los vinos D.O. El Hierro, seguí buscando, seguí aprendiendo. Y llegué a las bodegas tradicionales. De nuevo me asaltó la duda al ir a probar la primera copa, volvió el recuerdo de aquella primera cuarta de vino en un bar… ¡¡nada que ver!! Nada que ver tampoco la denominación del vino, y es que los productores de vino que no embotellan para venta, aquellos que no están adscritos a D.O. El Hierro, y que han heredado las bodegas de tatarabuelos, bisabuelos, abuelos y padres, no hablan de “vino de pata”, e insisten: el vino tradicional de las bodegas de siempre, ese se llama “vino”, simplemente, “… lo de vino de pata es importado de los guachinches de Tenerife, eso aquí en El Hierro no se decía, aquí se le llamaba vino…”.

Interior de bodega, El Hierro

Los lagares tradicionales son otro mundo: un mundo donde las mujeres no podían entrar en las bodegas porque se decía que estropeaban el vino, donde toda la familia y amigos se juntaban para las vendimias y las aprovechaban también para montar comidas y reuniones como las de las fiestas. Y es que la vendimia no dejaba de ser una fiesta. Aún hoy en día lo es, se lo aseguro. Un investigador y gran conocedor de los vinos y su historia, en su primera visita a El Hierro hace aproximadamente cuatro años dijo: “… Estoy viendo sobre el terreno lo que en Europa sólo puede verse ya en los libros…”.

Hay que mirar mucho más atrás para comprender la importancia del vino en El Hierro. Ya en el siglo XIX se llegaba a producir cerca de un millón trescientos mil litros de vino en esta pequeña isla del Meridiano, de los que la mitad se destinaba a la producción de aguardiente que después exportaban a La Habana (Cuba), donde se dice que era muy cotizado.

Viñas de El Pinar, El HIerro

Hoy en día se producen muchos menos litros, pero aún se ven los restos de lo que fueron aquellas producciones. De este modo, en La Frontera, aún perviven las viñas “del monte”, entre 300 y 400 metros de altitud, siendo esta la última viña que madura, lo que significa que en este municipio la vendimia en la costa puede empezar a finales de agosto y la del monte se alarga hasta principios de octubre. Al hablar con los mayores de la zona, aún recuerdan la viña metida en el monte, o más bien, dicen ellos, el monte que se ha metido en la viña... Es curioso cómo cada generación lo percibe de modo diferente, dependiendo de la forma en que hemos conocido el paisaje.

También es la viña la que marca el paso de las estaciones más claramente en El Hierro. En invierno, en febrero, es la poda. La primavera trae los primeros racimos y las labores de azufrado. En verano toca recolección. El paisaje otoñal lo marcan las hojas de parra teñidas de rojo, y también el otoño trae la Tafeña, el 31 de octubre. Justo ahora, en tiempo de Tafeña, escribo este post. Esperando estoy a probar las castañas (aunque este año la producción ha sido más bien escasa) y los vinos jóvenes, los que conformarán la cosecha de 2016. Las expectativas en cuanto a litros no son buenas, no solo aquí, sino en Canarias en general, pero estoy segura de que los vinos de El Hierro no defraudarán. Ni los que se comercializan ni los de pequeños productores, los más tradicionales.

El día de la poda, El HIerro

Un año más tendremos esa Edición Limitada de “vinos heroicos” con sabor a terruño y a volcán, con recuerdos de lava, unos vinos que recomiendo que no dejen de probar cuando nos visiten. ¿Se atreverían a dejar pasar la oportunidad de disfrutar de uvas cepas antiguas, de variedades únicas que crecen en terrenos impensables, recolectadas a mano, mimadas durante todo un año? Todo esto es lo que hace que cada botella, cada copa de vino de El Hierro, sea una oportunidad de degustar un caldo de auténtica Edición Limitada. ¿Se apuntan a una copa de auténtico lujo?

 

 

 

 

Deja tu comentario

comentarios

Destacamos
Mucho más que papagayos en Loro Parque
Redescubriendo las Dunas de Maspalomas en Gran Canaria
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Isla de Lobos: viaje dentro de un viaje
La Gomera en un fin de semana con peques
Lanzarote: isla de los colores, isla de contrastes
Las Cabocas: el agua siempre gana
La vieja en las Islas Canarias
El Médano, en Tenerife: cuna del deporte acuático
Agaete, mucho más que uno de los pueblos más divertidos de España
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
El Cotillo y el peor surfista de la historia
Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos
Puente de las Bolas, la historia escrita en piedra
Los Indianos y el barniz de la felicidad
Un día recorriendo el Valle de Güímar con peques
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
El Hierro a bocados
Fuerteventura y sus playas
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Siguiendo las chácaras y tambores de Chipude
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Garachico, un viaje en el tiempo
Un día completo en Mesa y López
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Fuerteventura en (es) Música
Cinco lugares que ver en Lanzarote con peques
La Gomera, la isla tranquila
5 motivos por los que visitar Fuerteventura con peques
Playas, ¿para qué las quiero?
El Charco del Palo, desnudos en las cristalinas aguas del Atlántico
Un paseo (y una boda) por Santa Cruz de La Palma
Descubriendo la ruta norte de La Gomera
Playa de Las Canteras: calidad de vida
Echentive: el pacto entre fuego y agua
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Una excursión entre islas
El Hierro: vinos Edición Limitada
Betancuria, el tiempo detenido
Viajamos a La Palma con nuestra peque, ¿nos acompañas?
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Volveremos a Alojera, en La Gomera
La Laguna en un día
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Castillos de Lanzarote: historias de piratas, corsarios y conquistadores
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Dunas de Corralejo, un encuentro con los cuatro elementos
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Punta Mujeres, un pequeño pueblo costero de Lanzarote
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Mirador de Abrante en La Gomera, una ventana al Atlántico
5 espacios naturales únicos en Tenerife
Ruta de brunch por Las Palmas de Gran Canaria, ¿te apuntas?
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
5 curiosidades sobre Fuerteventura que no podrás perderte
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
La Orotava, en Tenerife, ruta por la villa histórica
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
La antigua capital de Lanzarote, la Villa de Teguise
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
Viaje galáctico al techo de La Palma
Observatorio de Temisas, un paseo por el cielo canario
El Hierro, ruta de la cumbre a la costa
La Gomera infinita: del cielo a la marea
El Cotillo, las calas mágicas de Fuerteventura
Misterio y traición en el Valle del Riachuelo
5 fotografías de El Hierro con las que triunfarás en tus redes sociales
Tenerife por tierra, mar y aire: 3 experiencias inolvidables
Las Palmas de Gran Canaria a pedales
Palmas, budas y otros tesoros de La Gomera
Famara, en Lanzarote, el hogar del viento
La naturaleza virgen de Cofete y su misteriosa villa Winter
Qué hacer en El Hierro durante un fin de semana
Caldera de Taburiente, senderismo al corazón de La Palma
Las otras “playas” de Tenerife
Un día visitando los museos de Las Palmas de Gran Canaria
Tres propuestas para visitar San Sebastián de La Gomera
Parque Natural de Jandía, planeta perdido en Fuerteventura
10 razones para enamorarte del Charco de San Ginés, en Lanzarote
No te puedes ir de El Hierro sin…
Ruta por el corazón de Gran Canaria
La ruta del plátano en Tenerife
La leyenda de LagOmar en Lanzarote
Roque de los Muchachos, tocando el cielo palmero
La península de Jandía, la Fuerteventura más salvaje
En las entrañas del volcán de San Juan en La Palma
Lo mejor de La Gomera en un día
5 razones por las que visitar Lanzarote
Gran Canaria de interior. Paisajes llenos de historia
Paseando por uno de los mejores jardines botánicos de Canarias
Las 5 claves del “Acro Paraíso” herreño
Montaña sagrada de Tindaya, un lugar mágico en Fuerteventura
Playas de Lanzarote en invierno
Rambla de Castro: vergel norteño en Tenerife
10 curiosidades sobre el mirador de La Peña, en El Hierro
El Porís de Tijarafe: una terraza oculta sobre el Atlántico
Visitando los museos de Fuerteventura
Sabores de La Gomera, un recorrido gastronómico
Una ruta en bicicleta por La Graciosa
Maspalomas, en Gran Canaria, paisaje mágico y ocio inagotable
Paseo por Anaga, caminos con historia en Tenerife
De cero a mil en cinco kilómetros en El Hierro
Sinfonía de café y jardines en Los Llanos de Aridane
Cuatro platos imprescindibles si visitas Fuerteventura
La Gomera: isla de fiestas y tradiciones
Running en Lanzarote
Fataga y Las Tirajanas, en Gran Canaria, un paisaje de película
Historias, mitos y leyendas de los parques y jardines de Tenerife
10 razones para viajar a El Hierro
Echentive, la playa que surgió del calor
www.holaislascanarias.com