Blog Islas Canarias BLOG OFICIAL DE TURISMO
DE LAS ISLAS CANARIAS
www.holaislascanarias.com
Blog Islas Canarias BLOG OFICIAL DE TURISMO
DE LAS ISLAS CANARIAS
www.holaislascanarias.com

El Cotillo y el peor surfista de la historia


Destacamos
Mucho más que papagayos en Loro Parque
Redescubriendo las Dunas de Maspalomas en Gran Canaria
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Isla de Lobos: viaje dentro de un viaje
La Gomera en un fin de semana con peques
Lanzarote: isla de los colores, isla de contrastes
Las Cabocas: el agua siempre gana
La vieja en las Islas Canarias
El Médano, en Tenerife: cuna del deporte acuático
Agaete, mucho más que uno de los pueblos más divertidos de España
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
El Cotillo y el peor surfista de la historia
Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos
Puente de las Bolas, la historia escrita en piedra
Los Indianos y el barniz de la felicidad
Un día recorriendo el Valle de Güímar con peques
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
El Hierro a bocados
Fuerteventura y sus playas
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Siguiendo las chácaras y tambores de Chipude
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Garachico, un viaje en el tiempo
Un día completo en Mesa y López
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Fuerteventura en (es) Música
Cinco lugares que ver en Lanzarote con peques
La Gomera, la isla tranquila
5 motivos por los que visitar Fuerteventura con peques
Playas, ¿para qué las quiero?
El Charco del Palo, desnudos en las cristalinas aguas del Atlántico
Un paseo (y una boda) por Santa Cruz de La Palma
Descubriendo la ruta norte de La Gomera
Playa de Las Canteras: calidad de vida
Echentive: el pacto entre fuego y agua
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Una excursión entre islas
El Hierro: vinos Edición Limitada
Betancuria, el tiempo detenido
Viajamos a La Palma con nuestra peque, ¿nos acompañas?
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Volveremos a Alojera, en La Gomera
La Laguna en un día
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Castillos de Lanzarote: historias de piratas, corsarios y conquistadores
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Dunas de Corralejo, un encuentro con los cuatro elementos
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Punta Mujeres, un pequeño pueblo costero de Lanzarote
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Mirador de Abrante en La Gomera, una ventana al Atlántico
5 espacios naturales únicos en Tenerife
Ruta de brunch por Las Palmas de Gran Canaria, ¿te apuntas?
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
5 curiosidades sobre Fuerteventura que no podrás perderte
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
La Orotava, en Tenerife, ruta por la villa histórica
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
La antigua capital de Lanzarote, la Villa de Teguise
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
Viaje galáctico al techo de La Palma
Observatorio de Temisas, un paseo por el cielo canario
El Hierro, ruta de la cumbre a la costa
La Gomera infinita: del cielo a la marea
El Cotillo, las calas mágicas de Fuerteventura
Misterio y traición en el Valle del Riachuelo
5 fotografías de El Hierro con las que triunfarás en tus redes sociales
Tenerife por tierra, mar y aire: 3 experiencias inolvidables
Las Palmas de Gran Canaria a pedales
Palmas, budas y otros tesoros de La Gomera
Famara, en Lanzarote, el hogar del viento
La naturaleza virgen de Cofete y su misteriosa villa Winter
Qué hacer en El Hierro durante un fin de semana
Caldera de Taburiente, senderismo al corazón de La Palma
Las otras “playas” de Tenerife
Un día visitando los museos de Las Palmas de Gran Canaria
Tres propuestas para visitar San Sebastián de La Gomera
Parque Natural de Jandía, planeta perdido en Fuerteventura
10 razones para enamorarte del Charco de San Ginés, en Lanzarote
No te puedes ir de El Hierro sin…
Ruta por el corazón de Gran Canaria
La ruta del plátano en Tenerife
La leyenda de LagOmar en Lanzarote
Roque de los Muchachos, tocando el cielo palmero
La península de Jandía, la Fuerteventura más salvaje
En las entrañas del volcán de San Juan en La Palma
Lo mejor de La Gomera en un día
5 razones por las que visitar Lanzarote
Gran Canaria de interior. Paisajes llenos de historia
Paseando por uno de los mejores jardines botánicos de Canarias
Las 5 claves del “Acro Paraíso” herreño
Montaña sagrada de Tindaya, un lugar mágico en Fuerteventura
Playas de Lanzarote en invierno
www.holaislascanarias.com
anterior artículo
23 May 2016

Hacer surf en Fuerteventura. Tenía clarísimo que quería hacer surf en Fuerteventura. Había tomado la decisión hacía algún tiempo, conocedor, eso sí, del riesgo al que me exponía. Me refiero, por supuesto, al ridículo que con seguridad iba a protagonizar.

Había elegido el lugar. Las playas de El Cotillo. Situadas en la costa oeste de Fuerteventura, encontrarás tres playas. De norte a sur, La Concha, Los Lagos y El Aljibe de la Cueva.

El Cotillo te regala uno de esos enclaves en los que logras estar solo incluso compartiendo arena y mar con centenares de personas. No en vano, las playas de El Cotillo han sido elegidas por los usuarios de TripADvisor como la cuarta mejor playa de Europa y segunda de España.

Aquella tarde, formaba parte de un numeroso grupo de amigos que tenían la misma inquietud que yo. Habíamos acordado con un amigo majorero una suerte de masterclass. Mis compañeros mostraron mayor destreza en su batalla contra las olas. Ahora bien, en una hipotética competición de alegría, me temo yo era el líder destacado.

Surf en El Cotillo - Fuerteventura

Almorzar en El Cotillo

Llegamos en torno al mediodía. Desde Corralejo -donde pernoctábamos- debes tomar la FV 101 y desviarte hacia Lajares por la FV 109, hasta enlazar la FV 10 en sentido El Cotillo, que te lleva directamente a nuestro destino.

Recomiendo ir a las playas de El Cotillo a pasar la tarde. Al menos es cuando yo más lo disfruto. Pero como somos amantes del slow travel, optamos por ir con todo el margen posible. Nos permitiría disfrutar de un aperitivo, pasear por las estrechas calles y por el muellito, en el que es raro no ver a un grupo de niños haciendo piruetas antes de caer al agua. Fuimos también a reservar las tablas en las que, horas más tarde, trataríamos de no hacer demasiado el ridículo.

El Cotillo es un núcleo pesquero, con todo lo que ello comporta. Una evidente calma visible en los rostros, en los atuendos. En las conversaciones, café o cerveza mediante. En los niños del puerto. Hay una alta probabilidad de encontrar un día despejado. Con poco que pongas de tu parte, recordarás El Cotillo largo tiempo.

La propuesta gastronómica, con buen abanico para elegir, está presidida por el pescado. Eso hicimos tras el paseo, dar buena cuenta de un mero a la espalda acompañado de entrantes con aroma a mar y un buen vino blanco con acento local. Con moderación, por supuesto.

Playas de El Cotillo

Tras el correspondiente descanso, nos dirigimos en coche hacia el sur, rumbo al Aljibe de la Cueva. Es la elección obligada si quieres practicar surf en El Cotillo. Previamente habíamos alquilado en el mismo pueblo tablas de surf para cada uno. Las hay de todo tipo. Si eres aprendiz, como yo, no te preocupes, también te tienen en cuenta.

Rodeamos el Castillo de El Tostón, que si en su día tuvo una función de protección frente a piratas, hoy parece más una torre que admira la frenética actividad surfera que se vive en las playas. Avanzamos por un camino de tierra, sin pérdida posible. Apenas 500 o 800 metros.

Playas de El Cotillo - Fuerteventura

Una vez aparcas -no tendrás problema- debes descender un pequeño lomo. Con cuidado, por dos razones. Primero, porque no hay un camino especialmente habilitado. Segundo, porque es probable que la mirada se dirija hacia un horizonte plagado de pequeñas manchitas de colores. Practicantes de surf y kitesurf, noveles y experimentados surfistas encuentran un espacio común para disfrutar.

Cosquillas de arena

Al principio repetí la rutina de cualquiera que llega a la playa. Toalla a la arena, sentarse sobre ella y dejar que los ojos vayan donde quieran. Enseguida notas que la arena comienza a hacerte cosquillas. Es condición sine qua non en una playa de estas características.

Pasados unos minutos, no había más tiempo que perder. Estaba dispuesto a que mi tabla y yo se mimetizaran con el mar y formar parte de aquel coro de surfistas y kitesurfistas que pintaban de colores el cielo de las playas de El Cotillo.

Sin embargo, el viento pronto me hizo saber que primero hay que domarlo a él. Al llevar una tabla más grande y pesada para facilitar la estabilidad de quien empieza a practicar surf, golpeaba en ella haciendo difícil el propio manejo de la tabla. Lo que vino después ya te lo puedes imaginar. Una vez logré poner la tabla sobre el mar, no sé si aquello que hice sobre ella puede llamarse surf. Pero desde luego, lo pasamos en grande durante horas bajo el sol de El Cotillo.

Hacer surf en El Cotillo - Fuerteventura

Deja tu comentario

comentarios

Destacamos
Mucho más que papagayos en Loro Parque
Redescubriendo las Dunas de Maspalomas en Gran Canaria
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Isla de Lobos: viaje dentro de un viaje
La Gomera en un fin de semana con peques
Lanzarote: isla de los colores, isla de contrastes
Las Cabocas: el agua siempre gana
La vieja en las Islas Canarias
El Médano, en Tenerife: cuna del deporte acuático
Agaete, mucho más que uno de los pueblos más divertidos de España
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
El Cotillo y el peor surfista de la historia
Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos
Puente de las Bolas, la historia escrita en piedra
Los Indianos y el barniz de la felicidad
Un día recorriendo el Valle de Güímar con peques
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
El Hierro a bocados
Fuerteventura y sus playas
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Siguiendo las chácaras y tambores de Chipude
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Garachico, un viaje en el tiempo
Un día completo en Mesa y López
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Fuerteventura en (es) Música
Cinco lugares que ver en Lanzarote con peques
La Gomera, la isla tranquila
5 motivos por los que visitar Fuerteventura con peques
Playas, ¿para qué las quiero?
El Charco del Palo, desnudos en las cristalinas aguas del Atlántico
Un paseo (y una boda) por Santa Cruz de La Palma
Descubriendo la ruta norte de La Gomera
Playa de Las Canteras: calidad de vida
Echentive: el pacto entre fuego y agua
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Una excursión entre islas
El Hierro: vinos Edición Limitada
Betancuria, el tiempo detenido
Viajamos a La Palma con nuestra peque, ¿nos acompañas?
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Volveremos a Alojera, en La Gomera
La Laguna en un día
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Castillos de Lanzarote: historias de piratas, corsarios y conquistadores
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Dunas de Corralejo, un encuentro con los cuatro elementos
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Punta Mujeres, un pequeño pueblo costero de Lanzarote
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Mirador de Abrante en La Gomera, una ventana al Atlántico
5 espacios naturales únicos en Tenerife
Ruta de brunch por Las Palmas de Gran Canaria, ¿te apuntas?
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
5 curiosidades sobre Fuerteventura que no podrás perderte
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
La Orotava, en Tenerife, ruta por la villa histórica
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
La antigua capital de Lanzarote, la Villa de Teguise
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
Viaje galáctico al techo de La Palma
Observatorio de Temisas, un paseo por el cielo canario
El Hierro, ruta de la cumbre a la costa
La Gomera infinita: del cielo a la marea
El Cotillo, las calas mágicas de Fuerteventura
Misterio y traición en el Valle del Riachuelo
5 fotografías de El Hierro con las que triunfarás en tus redes sociales
Tenerife por tierra, mar y aire: 3 experiencias inolvidables
Las Palmas de Gran Canaria a pedales
Palmas, budas y otros tesoros de La Gomera
Famara, en Lanzarote, el hogar del viento
La naturaleza virgen de Cofete y su misteriosa villa Winter
Qué hacer en El Hierro durante un fin de semana
Caldera de Taburiente, senderismo al corazón de La Palma
Las otras “playas” de Tenerife
Un día visitando los museos de Las Palmas de Gran Canaria
Tres propuestas para visitar San Sebastián de La Gomera
Parque Natural de Jandía, planeta perdido en Fuerteventura
10 razones para enamorarte del Charco de San Ginés, en Lanzarote
No te puedes ir de El Hierro sin…
Ruta por el corazón de Gran Canaria
La ruta del plátano en Tenerife
La leyenda de LagOmar en Lanzarote
Roque de los Muchachos, tocando el cielo palmero
La península de Jandía, la Fuerteventura más salvaje
En las entrañas del volcán de San Juan en La Palma
Lo mejor de La Gomera en un día
5 razones por las que visitar Lanzarote
Gran Canaria de interior. Paisajes llenos de historia
Paseando por uno de los mejores jardines botánicos de Canarias
Las 5 claves del “Acro Paraíso” herreño
Montaña sagrada de Tindaya, un lugar mágico en Fuerteventura
Playas de Lanzarote en invierno
www.holaislascanarias.com