Blog Islas Canarias BLOG OFICIAL DE TURISMO
DE LAS ISLAS CANARIAS
www.holaislascanarias.com
Blog Islas Canarias BLOG OFICIAL DE TURISMO
DE LAS ISLAS CANARIAS
www.holaislascanarias.com

5 motivos por los que visitar Fuerteventura con peques


Destacamos
Mucho más que papagayos en Loro Parque
Redescubriendo las Dunas de Maspalomas en Gran Canaria
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Isla de Lobos: viaje dentro de un viaje
La Gomera en un fin de semana con peques
Lanzarote: isla de los colores, isla de contrastes
Las Cabocas: el agua siempre gana
La vieja en las Islas Canarias
El Médano, en Tenerife: cuna del deporte acuático
Agaete, mucho más que uno de los pueblos más divertidos de España
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
El Cotillo y el peor surfista de la historia
Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos
Puente de las Bolas, la historia escrita en piedra
Los Indianos y el barniz de la felicidad
Un día recorriendo el Valle de Güímar con peques
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
El Hierro a bocados
Fuerteventura y sus playas
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Siguiendo las chácaras y tambores de Chipude
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Garachico, un viaje en el tiempo
Un día completo en Mesa y López
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Fuerteventura en (es) Música
Cinco lugares que ver en Lanzarote con peques
La Gomera, la isla tranquila
5 motivos por los que visitar Fuerteventura con peques
Playas, ¿para qué las quiero?
El Charco del Palo, desnudos en las cristalinas aguas del Atlántico
Un paseo (y una boda) por Santa Cruz de La Palma
Descubriendo la ruta norte de La Gomera
Playa de Las Canteras: calidad de vida
Echentive: el pacto entre fuego y agua
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Una excursión entre islas
El Hierro: vinos Edición Limitada
Betancuria, el tiempo detenido
Viajamos a La Palma con nuestra peque, ¿nos acompañas?
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Volveremos a Alojera, en La Gomera
La Laguna en un día
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Castillos de Lanzarote: historias de piratas, corsarios y conquistadores
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Dunas de Corralejo, un encuentro con los cuatro elementos
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Punta Mujeres, un pequeño pueblo costero de Lanzarote
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Mirador de Abrante en La Gomera, una ventana al Atlántico
5 espacios naturales únicos en Tenerife
Ruta de brunch por Las Palmas de Gran Canaria, ¿te apuntas?
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
5 curiosidades sobre Fuerteventura que no podrás perderte
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
La Orotava, en Tenerife, ruta por la villa histórica
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
La antigua capital de Lanzarote, la Villa de Teguise
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
Viaje galáctico al techo de La Palma
Observatorio de Temisas, un paseo por el cielo canario
El Hierro, ruta de la cumbre a la costa
La Gomera infinita: del cielo a la marea
El Cotillo, las calas mágicas de Fuerteventura
Misterio y traición en el Valle del Riachuelo
5 fotografías de El Hierro con las que triunfarás en tus redes sociales
Tenerife por tierra, mar y aire: 3 experiencias inolvidables
Las Palmas de Gran Canaria a pedales
Palmas, budas y otros tesoros de La Gomera
Famara, en Lanzarote, el hogar del viento
La naturaleza virgen de Cofete y su misteriosa villa Winter
Qué hacer en El Hierro durante un fin de semana
Caldera de Taburiente, senderismo al corazón de La Palma
Las otras “playas” de Tenerife
Un día visitando los museos de Las Palmas de Gran Canaria
Tres propuestas para visitar San Sebastián de La Gomera
Parque Natural de Jandía, planeta perdido en Fuerteventura
10 razones para enamorarte del Charco de San Ginés, en Lanzarote
No te puedes ir de El Hierro sin…
Ruta por el corazón de Gran Canaria
La ruta del plátano en Tenerife
La leyenda de LagOmar en Lanzarote
Roque de los Muchachos, tocando el cielo palmero
La península de Jandía, la Fuerteventura más salvaje
En las entrañas del volcán de San Juan en La Palma
Lo mejor de La Gomera en un día
5 razones por las que visitar Lanzarote
Gran Canaria de interior. Paisajes llenos de historia
Paseando por uno de los mejores jardines botánicos de Canarias
Las 5 claves del “Acro Paraíso” herreño
Montaña sagrada de Tindaya, un lugar mágico en Fuerteventura
Playas de Lanzarote en invierno
www.holaislascanarias.com
anterior artículo
26 Sep 2016

Visitar Fuerteventura es una experiencia única. Es casi como estar de viaje en el paraíso del descanso y las vacaciones. No obstante, hacerlo con peques quizá despierte alguna duda entre aquellos quienes creen que, para viajar con sus hijos, deben hacerlo obligatoriamente a lugares con parques de atracciones y estímulos visuales altamente potentes, evitando el aburrimiento a toda costa.

Nosotros hemos visitado Fuerteventura con nuestra peque este verano, y te cuento aquí los 5 motivos más importantes por los que hay que visitar la isla con niños al menos una vez en la vida, despejando así esas posibles dudas.

PRIMER MOTIVO: por sus playas interminables donde hacer castillos de arena infinitos.

Fuerteventura tiene una longitud de costa de casi 326 kilómetros, de los cuales 77 son de playa. Puedes encontrar playas de todo tipo: con o sin olas, urbanas y concurridas, desérticas, pequeñas calitas, grandes playas, con equipamiento y comodidades, vírgenes y escondidas, etc., pero la característica común de todas ellas es que puedes pasar un día estupendo. No hay niño/a que se resista a un día de playa jugando en la arena. Te recomiendo especialmente la playa de la Concha en El Cotillo. A nosotros nos pareció preciosa, tranquila y jugamos de lo lindo, no solo a hacer castillos en la arena sino a pescar, correr, hacer la croqueta y mil cosas más. Nos sirvió mucho esta guía de todas las playas de la isla.

Playa de la Concha, Fuerteventura

SEGUNDO MOTIVO: por la tranquilidad de sus pueblos para visitar y sus calles para pasear.

La isla es realmente un sitio tranquilo, donde no hay grandes aglomeraciones y sus habitantes son gente amable. En todos los pueblos se respira verdadera calma. Nosotros visitamos La Oliva, Betancuria y Antigua, paseamos por sus callejuelas y entramos a algunos patios típicos canarios donde corre el fresco. El paisaje que recorre la isla es realmente sorprendente por su aridez. Durante el camino jugamos a encontrar formas en las montañas que se perfilaban a lo lejos. Las carreteras están muy bien y aunque hay que ir con cuidado con la velocidad, es realmente cómodo llegar a todos los rincones de la isla; además, es probable que te encuentres con rebaños de cabras, lo que añade un plus de emoción a la carretera.

TERCER MOTIVO: por sus dunas espectaculares únicas en las Islas.

Si le preguntas a mi peque qué fue lo que más le gustó de la isla, te contesta sin dudar: ¡¡las dunas!! Es verdaderamente un espectáculo de la naturaleza encontrarse con este gigante de la arena amarilla junto al mar, las olas y la inmensidad del espacio donde se pierde la vista.

Allí rodamos por las cuestas, descansamos, corrimos, nos escondimos, merendamos, volvimos a correr y disfrutamos de la sensación de caminar descalzos por la arena.

Dunas de Corralejo, Fuerteventura

CUARTO MOTIVO: por todos los deportes acuáticos y playeros que puedes practicar.

Con tantos kilómetros de playa no es raro que la oferta de actividades acuáticas sea infinita. En la mayoría de las zonas turísticas se puede alquilar un barco para dar una vuelta y hacer algún avistamiento, o alquilar motos acuáticas, pero también se puede viajar en submarino, nadar junto a leones marinos, practicar padelsurf, iniciarte en el windsurf o bien optar por algo más relajado como pescar. Nosotros nos acercamos a la playa de Sotavento, famosa por sus escuelas de windsurf y famosa además por el efecto de la marea que provoca lagos en medio de la zona de arena, digno de ver.

Si tus peques son amantes de los deportes acuáticos no dudes de que esta es tu isla. Además de deportes acuáticos a nosotros nos encantó ver la convención de cometas profesionales que se concentraban en las grandes playas de Corralejo, disfrutamos de unos estupendos días jugando al golf y paseamos en bicicleta por la avenida marítima cercana a nuestro hotel, sin contar las posibilidades que hay para hacer boleyplaya,  jugar al frisby, a las palas, etc.

Playa de Sotavento, deportes acuáticos, Fuerteventura

QUINTO MOTIVO: por su oferta hotelera “family friendly”.

La oferta hotelera y alojativa de Fuerteventura es muy amplia, tanto en hoteles de playa como en alojamientos rurales y la verdad es que el estado de los hoteles es realmente bueno. Aunque evidentemente no conocemos la mayoría de los hoteles de la isla, los que hemos probado han sido estupendos.

En esta ocasión me sorprendió gratamente lo bien adaptados que estaban a las familias con niños, tanto en sus servicios como en sus actividades y ofertas. Por ejemplo, nuestro hotel contaba con un aparcamiento de carritos a la entrada del comedor. Me pareció muy chula la idea, pero además menús especiales, servicio de canguro, parques y actividades infantiles y, por supuesto, habitaciones familiares bien equipadas.

Oferta hotelera “family friendly", Fuerteventura

Por último, además de repetirte que este es un lugar ideal para viajar con tus niños, en el que se lo pueden pasar realmente bien, más allá de los típicos viajes a grandes parques de aventuras, para mí, Fuerteventura es un lugar para desconectar y descansar, dejar el tiempo correr, disfrutar de lo que la naturaleza y el mar me ofrece y dejarme llevar por los largos paseos y ratos frente a una playa llena de opciones.

Fuerteventura, un lugar para descansar y desconectar

Deja tu comentario

comentarios

Destacamos
Mucho más que papagayos en Loro Parque
Redescubriendo las Dunas de Maspalomas en Gran Canaria
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Isla de Lobos: viaje dentro de un viaje
La Gomera en un fin de semana con peques
Lanzarote: isla de los colores, isla de contrastes
Las Cabocas: el agua siempre gana
La vieja en las Islas Canarias
El Médano, en Tenerife: cuna del deporte acuático
Agaete, mucho más que uno de los pueblos más divertidos de España
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
El Cotillo y el peor surfista de la historia
Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos
Puente de las Bolas, la historia escrita en piedra
Los Indianos y el barniz de la felicidad
Un día recorriendo el Valle de Güímar con peques
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
El Hierro a bocados
Fuerteventura y sus playas
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Siguiendo las chácaras y tambores de Chipude
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Garachico, un viaje en el tiempo
Un día completo en Mesa y López
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Fuerteventura en (es) Música
Cinco lugares que ver en Lanzarote con peques
La Gomera, la isla tranquila
5 motivos por los que visitar Fuerteventura con peques
Playas, ¿para qué las quiero?
El Charco del Palo, desnudos en las cristalinas aguas del Atlántico
Un paseo (y una boda) por Santa Cruz de La Palma
Descubriendo la ruta norte de La Gomera
Playa de Las Canteras: calidad de vida
Echentive: el pacto entre fuego y agua
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Una excursión entre islas
El Hierro: vinos Edición Limitada
Betancuria, el tiempo detenido
Viajamos a La Palma con nuestra peque, ¿nos acompañas?
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Volveremos a Alojera, en La Gomera
La Laguna en un día
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Castillos de Lanzarote: historias de piratas, corsarios y conquistadores
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Dunas de Corralejo, un encuentro con los cuatro elementos
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Punta Mujeres, un pequeño pueblo costero de Lanzarote
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Mirador de Abrante en La Gomera, una ventana al Atlántico
5 espacios naturales únicos en Tenerife
Ruta de brunch por Las Palmas de Gran Canaria, ¿te apuntas?
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
5 curiosidades sobre Fuerteventura que no podrás perderte
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
La Orotava, en Tenerife, ruta por la villa histórica
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
La antigua capital de Lanzarote, la Villa de Teguise
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
Viaje galáctico al techo de La Palma
Observatorio de Temisas, un paseo por el cielo canario
El Hierro, ruta de la cumbre a la costa
La Gomera infinita: del cielo a la marea
El Cotillo, las calas mágicas de Fuerteventura
Misterio y traición en el Valle del Riachuelo
5 fotografías de El Hierro con las que triunfarás en tus redes sociales
Tenerife por tierra, mar y aire: 3 experiencias inolvidables
Las Palmas de Gran Canaria a pedales
Palmas, budas y otros tesoros de La Gomera
Famara, en Lanzarote, el hogar del viento
La naturaleza virgen de Cofete y su misteriosa villa Winter
Qué hacer en El Hierro durante un fin de semana
Caldera de Taburiente, senderismo al corazón de La Palma
Las otras “playas” de Tenerife
Un día visitando los museos de Las Palmas de Gran Canaria
Tres propuestas para visitar San Sebastián de La Gomera
Parque Natural de Jandía, planeta perdido en Fuerteventura
10 razones para enamorarte del Charco de San Ginés, en Lanzarote
No te puedes ir de El Hierro sin…
Ruta por el corazón de Gran Canaria
La ruta del plátano en Tenerife
La leyenda de LagOmar en Lanzarote
Roque de los Muchachos, tocando el cielo palmero
La península de Jandía, la Fuerteventura más salvaje
En las entrañas del volcán de San Juan en La Palma
Lo mejor de La Gomera en un día
5 razones por las que visitar Lanzarote
Gran Canaria de interior. Paisajes llenos de historia
Paseando por uno de los mejores jardines botánicos de Canarias
Las 5 claves del “Acro Paraíso” herreño
Montaña sagrada de Tindaya, un lugar mágico en Fuerteventura
Playas de Lanzarote en invierno
www.holaislascanarias.com