Blog Islas Canarias BLOG OFICIAL DE TURISMO
DE LAS ISLAS CANARIAS
www.holaislascanarias.com
Blog Islas Canarias BLOG OFICIAL DE TURISMO
DE LAS ISLAS CANARIAS
www.holaislascanarias.com

Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen


Destacamos
Mucho más que papagayos en Loro Parque
Redescubriendo las Dunas de Maspalomas en Gran Canaria
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Isla de Lobos: viaje dentro de un viaje
La Gomera en un fin de semana con peques
Lanzarote: isla de los colores, isla de contrastes
Las Cabocas: el agua siempre gana
La vieja en las Islas Canarias
El Médano, en Tenerife: cuna del deporte acuático
Agaete, mucho más que uno de los pueblos más divertidos de España
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
El Cotillo y el peor surfista de la historia
Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos
Puente de las Bolas, la historia escrita en piedra
Los Indianos y el barniz de la felicidad
Un día recorriendo el Valle de Güímar con peques
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
El Hierro a bocados
Fuerteventura y sus playas
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Siguiendo las chácaras y tambores de Chipude
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Garachico, un viaje en el tiempo
Un día completo en Mesa y López
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Fuerteventura en (es) Música
Cinco lugares que ver en Lanzarote con peques
La Gomera, la isla tranquila
5 motivos por los que visitar Fuerteventura con peques
Playas, ¿para qué las quiero?
El Charco del Palo, desnudos en las cristalinas aguas del Atlántico
Un paseo (y una boda) por Santa Cruz de La Palma
Descubriendo la ruta norte de La Gomera
Playa de Las Canteras: calidad de vida
Echentive: el pacto entre fuego y agua
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Una excursión entre islas
El Hierro: vinos Edición Limitada
Betancuria, el tiempo detenido
Viajamos a La Palma con nuestra peque, ¿nos acompañas?
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Volveremos a Alojera, en La Gomera
La Laguna en un día
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Castillos de Lanzarote: historias de piratas, corsarios y conquistadores
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Dunas de Corralejo, un encuentro con los cuatro elementos
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Punta Mujeres, un pequeño pueblo costero de Lanzarote
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Mirador de Abrante en La Gomera, una ventana al Atlántico
5 espacios naturales únicos en Tenerife
Ruta de brunch por Las Palmas de Gran Canaria, ¿te apuntas?
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
5 curiosidades sobre Fuerteventura que no podrás perderte
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
La Orotava, en Tenerife, ruta por la villa histórica
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
La antigua capital de Lanzarote, la Villa de Teguise
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
Viaje galáctico al techo de La Palma
Observatorio de Temisas, un paseo por el cielo canario
El Hierro, ruta de la cumbre a la costa
La Gomera infinita: del cielo a la marea
El Cotillo, las calas mágicas de Fuerteventura
www.holaislascanarias.com
anterior artículo
19 Dic 2016

 

“Hace muchos años que no venía por Lanzarote, mis padres me trajeron cuando tenía apenas 13 años, pero recordaba perfectamente esos colores tan intensos que ahora veo. No ha cambiado nada, sigue igual. Es una maravilla”. Me comentaba Jorge, un madrileño que había traído a su familia para que sus hijos descubrieran el valor de lo natural. Aquello que un día le atrapó y prometió volver. “En los libros no se ve como aquí”, decía uno sus hijos mientras miraba fijamente con cara de asombro las hectáreas de lava que tenía frente a él.

Carretera Parque nacional de Timanfaya, Lanzarote

Hay pocos lugares en el mundo en los que la naturaleza y el paisaje hayan cambiado tan poco como en este. Bienvenido al Parque Nacional de Timanfaya, bienvenido al origen.

Parque Nacional de Timanfaya

Situado en la parte centro-occidental de Lanzarote, este paraíso volcánico, declarado Parque Nacional, tiene una extensión de 5.100 hectáreas. Un campo silencioso, salvaje, contundente y envolvente. Aquí no tienen cabida ni viñedos, ni población, ni las coquetas casitas blancas típicas que visten la isla. Aquí es el color el que vive. Duerme y se levanta con la misma cara, no envejece. Naranjas, ocres, negros, pardos y rojos hacen de Timanfaya una estampa tan variopinta como impresionante a ojos de cualquiera.

Vistas del Parque nacional de Timanfaya

Son más de 25 volcanes los que visten este árido lugar, siendo algunos emblemáticos como las Montañas del Fuego, Montaña Rajada o la Caldera del Corazoncillo. Resplandecientes por fuera y bravos en su interior.

Rutas

La Ruta de los Volcanes es una de las más famosas. Con un recorrido de unos 14 kilómetros te adentrarás en el paisaje de las Montañas del Fuego (precio incluido en la entrada del Parque). Partiremos del Islote de Hilario. La guagua te enseñará este caprichoso entorno volcánico por un recorrido único. Un camino circular de unos cuarenta y cinco minutos.

Vista desde el Islote de Hilario

Aquí coincidí nuevamente con Jorge y su familia. En este caso, todos se suelen pedir ventanilla. “¡Papá, mira!” decían repetidamente sus dos hijos casi a la vez. “No muchas veces consigo que mis hijos estén tan atentos con este tipo de excursiones, pero sin duda esta es especial”. Y tanto que lo es, los colores y las formas es lo que te atrapa de este lugar. Se podría pensar que al ser un gran campo de lava debería ser todo igual, pero no hay mejor jurado que los ojos de un niño para hacerte entender que lo que tienes ante ti es algo único.

El recorrido se pasa rápido, todos nos bajamos con algo de pena porque cuando disfrutamos de algo nos gustaría que durara para siempre. La guagua nos deja en el punto desde el que partimos, a orillas del restaurante del Diablo. Parece que en la superficie está todo en calma, pero son los operarios del lugar los que te hacen ver qué está sucediendo bajo nuestros pies. A trece metros de profundidad el calor supera los 600 grados. Les vale con meter matorrales a unos pocos metros para enseñarte cómo el calor hace que ardan rápidamente. Aunque la demostración estrella son los géiseres de vapor. Basta con un echar un cubo de agua para que, tanto a grandes como a pequeños, se nos refleje una sonrisa de estar viendo algo maravilloso. El propio restaurante utiliza el calor que emerge de las profundidades de la tierra para asar sus carnes.

En el Echadero de los Camellos podremos realizar un recorrido por la ladera sur del volcán de Timanfaya. El recorrido, de una duración aproximada de 20 minutos, es ideal para sacarle el polvo a la cámara de fotos. Esta actividad junto con la anterior es idónea para familias con niños menores de 16 años. La Ruta de Termesana y la Ruta del Litoral son algo más exigentes por su duración y porque son a pie.

Echadero de los camellos, Tiimanfaya

Paisaje lunar

Además de las rutas que he comentado anteriormente, Timanfaya tiene otra manera de ser disfrutada. Las kilométricas alfombras negras que hacen de carretera y que cruzan este impresionante paisaje es ya en sí una completa experiencia. Da igual que conduzcas o vayas de copiloto, que estés a la derecha o izquierda, los dos tendrán la mejor vista. El silencio adoptará el rol protagonista de ese pequeño viaje cruzando este majestuoso Parque. Sin miedo a equivocarme, puedo decir que es uno de los lugares más bonitos para disfrutar de la conducción. Eso sí, el que vaya de copiloto estará obligado a preparar la cámara porque hay muy pocos apartaderos donde poder dejar el coche.

Carretera Parque nacional de Timanfaya

Es el único lugar de Lanzarote donde unas pocas especies de fauna y flora luchan por hacerse un pequeño hueco en este salvaje paraíso de lava. Todos los visitantes pasan sus horas pero nadie duerme, no hay lugares para pernoctar. No se puede. 

 La naturaleza ha querido que este rincón se quede así, virgen. Es por ello por lo que su encanto permanecerá para siempre. Él, “sigue estando como la última vez que vine”, será el mayor tesoro del que pueda presumir cualquier lugar. Y será eso lo que digan los hijos de Jorge el día que decidan volver.

 

 

 

 

 

 

 

Deja tu comentario

comentarios

Destacamos
Mucho más que papagayos en Loro Parque
Redescubriendo las Dunas de Maspalomas en Gran Canaria
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Isla de Lobos: viaje dentro de un viaje
La Gomera en un fin de semana con peques
Lanzarote: isla de los colores, isla de contrastes
Las Cabocas: el agua siempre gana
La vieja en las Islas Canarias
El Médano, en Tenerife: cuna del deporte acuático
Agaete, mucho más que uno de los pueblos más divertidos de España
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
El Cotillo y el peor surfista de la historia
Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos
Puente de las Bolas, la historia escrita en piedra
Los Indianos y el barniz de la felicidad
Un día recorriendo el Valle de Güímar con peques
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
El Hierro a bocados
Fuerteventura y sus playas
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Siguiendo las chácaras y tambores de Chipude
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Garachico, un viaje en el tiempo
Un día completo en Mesa y López
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Fuerteventura en (es) Música
Cinco lugares que ver en Lanzarote con peques
La Gomera, la isla tranquila
5 motivos por los que visitar Fuerteventura con peques
Playas, ¿para qué las quiero?
El Charco del Palo, desnudos en las cristalinas aguas del Atlántico
Un paseo (y una boda) por Santa Cruz de La Palma
Descubriendo la ruta norte de La Gomera
Playa de Las Canteras: calidad de vida
Echentive: el pacto entre fuego y agua
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Una excursión entre islas
El Hierro: vinos Edición Limitada
Betancuria, el tiempo detenido
Viajamos a La Palma con nuestra peque, ¿nos acompañas?
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Volveremos a Alojera, en La Gomera
La Laguna en un día
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Castillos de Lanzarote: historias de piratas, corsarios y conquistadores
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Dunas de Corralejo, un encuentro con los cuatro elementos
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Punta Mujeres, un pequeño pueblo costero de Lanzarote
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Mirador de Abrante en La Gomera, una ventana al Atlántico
5 espacios naturales únicos en Tenerife
Ruta de brunch por Las Palmas de Gran Canaria, ¿te apuntas?
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
5 curiosidades sobre Fuerteventura que no podrás perderte
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
La Orotava, en Tenerife, ruta por la villa histórica
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
La antigua capital de Lanzarote, la Villa de Teguise
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
Viaje galáctico al techo de La Palma
Observatorio de Temisas, un paseo por el cielo canario
El Hierro, ruta de la cumbre a la costa
La Gomera infinita: del cielo a la marea
El Cotillo, las calas mágicas de Fuerteventura
www.holaislascanarias.com