Blog Islas Canarias BLOG OFICIAL DE TURISMO
DE LAS ISLAS CANARIAS
www.holaislascanarias.com
Blog Islas Canarias BLOG OFICIAL DE TURISMO
DE LAS ISLAS CANARIAS
www.holaislascanarias.com

Mirador de Abrante en La Gomera, una ventana al Atlántico


Destacamos
Mucho más que papagayos en Loro Parque
Redescubriendo las Dunas de Maspalomas en Gran Canaria
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Isla de Lobos: viaje dentro de un viaje
La Gomera en un fin de semana con peques
Lanzarote: isla de los colores, isla de contrastes
Las Cabocas: el agua siempre gana
La vieja en las Islas Canarias
El Médano, en Tenerife: cuna del deporte acuático
Agaete, mucho más que uno de los pueblos más divertidos de España
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
El Cotillo y el peor surfista de la historia
Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos
Puente de las Bolas, la historia escrita en piedra
Los Indianos y el barniz de la felicidad
Un día recorriendo el Valle de Güímar con peques
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
El Hierro a bocados
Fuerteventura y sus playas
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Siguiendo las chácaras y tambores de Chipude
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Garachico, un viaje en el tiempo
Un día completo en Mesa y López
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Fuerteventura en (es) Música
Cinco lugares que ver en Lanzarote con peques
La Gomera, la isla tranquila
5 motivos por los que visitar Fuerteventura con peques
Playas, ¿para qué las quiero?
El Charco del Palo, desnudos en las cristalinas aguas del Atlántico
Un paseo (y una boda) por Santa Cruz de La Palma
Descubriendo la ruta norte de La Gomera
Playa de Las Canteras: calidad de vida
Echentive: el pacto entre fuego y agua
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Una excursión entre islas
El Hierro: vinos Edición Limitada
Betancuria, el tiempo detenido
Viajamos a La Palma con nuestra peque, ¿nos acompañas?
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Volveremos a Alojera, en La Gomera
La Laguna en un día
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Castillos de Lanzarote: historias de piratas, corsarios y conquistadores
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Dunas de Corralejo, un encuentro con los cuatro elementos
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Punta Mujeres, un pequeño pueblo costero de Lanzarote
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Mirador de Abrante en La Gomera, una ventana al Atlántico
5 espacios naturales únicos en Tenerife
Ruta de brunch por Las Palmas de Gran Canaria, ¿te apuntas?
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
5 curiosidades sobre Fuerteventura que no podrás perderte
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
La Orotava, en Tenerife, ruta por la villa histórica
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
La antigua capital de Lanzarote, la Villa de Teguise
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
Viaje galáctico al techo de La Palma
Observatorio de Temisas, un paseo por el cielo canario
El Hierro, ruta de la cumbre a la costa
La Gomera infinita: del cielo a la marea
El Cotillo, las calas mágicas de Fuerteventura
www.holaislascanarias.com
anterior artículo
27 Feb 2017

La Gomera, último territorio que pisó Cristóbal Colón allá por el año 1492 antes de perderse en las inmensidades del Atlántico para encontrar el Nuevo Mundo, es hoy una de las islas más bonitas y vírgenes de las Islas Canarias. Una isla surcada por profundos barrancos y declarada Reserva de la Biosfera. Diversos son los atractivos de la isla colombina, entre los que destaca indudablemente el Parque Nacional de Garajonay, un espacio natural único que además ostenta el galardón de Patrimonio de la Humanidad.

Señales en carretera, La Gomera

El lugar que hoy visitaremos no es tan conocido como su Parque Nacional, pero se encuentra muy cerca. Partiendo del Centro de Visitantes Juego de Bolas accedemos a uno de los más impresionantes miradores de cuantos hay en las Islas Canarias.

El mirador de Abrante, donde cielo y mar se funden

Este magnífico mirador está en los límites del municipio de Agulo, y desde aquí se obtienen las mejores vistas del pueblo. Aun resultando ser encantadora esta pequeña localidad de La Gomera, no he venido hasta aquí únicamente por eso. Unas voces me invitan a descubrir esta zona del norte de la isla.

Agulo, La Gomera

El camino desde el Centro de Visitantes hasta el mirador sirve de antesala perfecta para el espectáculo que espero ver. Una estrecha carretera me recuerda que La Gomera es eso, curvas y recovecos en los que se esconden maravillas, como el fantástico bosque de laurisilva, palmeras canarias, cedros y demás endemismos vegetales.

Nada más llegar, algo llama mi atención aún sentada en el coche: solo veo azul. ¿Será que cielo y el mar se han unido en algún punto? Sí, ya sé, la perspectiva es caprichosa, pero esta isla es tan mágica que todo es posible.

A 50 metros ya lo veo todo más claro, pero no tanto como cuando llego al exterior del mirador de Abrante. En ese momento me alegro de haber decidido venir hasta aquí. Las vistas son impresionantes, el sol brilla en todo su esplendor, el cielo azul se funde con el Atlántico y, de fondo, la isla de Tenerife coronada por “papá” Teide… ¿qué puede ser más inspirador? Si esto no es el paraíso, poco le falta.

Terraza Mirador de Abrante

Caminar sobre el vacío

El acceso al mirador de Abrante se hace a través del restaurante. La emoción por dar los primeros pasos sobre la espectacular estructura de cristal queda por unos instantes relegada a un segundo plano. Los olores que emanan desde la cocina inundando todo el local me han despertado el apetito. Con disimulo veo algún turista probando el típico potaje de berros acompañado de un plato con varios quesos locales y prometo volver en un rato. Pero antes, el Atlántico me espera.

Seré sincera, los primeros pasos sobre el suelo acristalado imponen mucho respeto. No lo he dicho antes pero el mirador se prolonga cielo adentro, suspendido casi sobre las nubes, con una estructura metálica sobre la que se han colocado cristales de manera que, a cada paso que das, sientes como si estuvieras caminando sobre el vacío. Es una sensación increíble.

Mirador de Abrante

Poco a poco voy ganando confianza y lo que inicialmente eran unos pasos torpes ahora fluyen, con seguridad. Llego al final de la pasarela. Todo lo que me rodea es cristal, es lo único que me separa de Agulo, del Atlántico, de Tenerife. Por un momento me hubiera gustado que el mirador fuera abierto para sentir la brisa del océano, pero ya sería pedir demasiado.

Y cómo no, un lugar tan fotogénico y abierto a tantas composiciones visuales invita a no descansar un segundo. La afluencia de turistas es escasa, así que es el momento de regocijarme y tomármelo con calma.

Mirador de cristal

Este lugar evoca vida, es una sensación tan intensa que me atrevo a decir que lo que se disfruta en el mirador de Abrante de La Gomera no es comparable a ningún otro de los miradores que he visitado en las islas.

Mirador de Abrante

Ahora sí que han llegado algunos visitantes más, por lo que he de compartir con ellos la serenidad que me produce este lugar, pero no me importa; al fin y al cabo eso es lo que quiero, compartir, pues la vida es mejor así. Llegados a este punto, el estómago comienza a rugir recordándome que le había prometido un poco de las delicias culinarias de La Gomera y ¿qué mejor lugar para comer?

Si antes había disfrutado de un festival sensorial, aún me faltaba el de los sabores. Con un estupendo potaje, queso de cabra, una vieja acompañada de papas con mojo y un barraquito (bebida a base de café, leche condensada, leche, canela, limón y licor), sacié el paladar poniendo punto y final a este rato tan especial en el mirador de Abrante.

 Barraquito

 

 

 

 

 

 

 

  

Deja tu comentario

comentarios

Destacamos
Mucho más que papagayos en Loro Parque
Redescubriendo las Dunas de Maspalomas en Gran Canaria
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Isla de Lobos: viaje dentro de un viaje
La Gomera en un fin de semana con peques
Lanzarote: isla de los colores, isla de contrastes
Las Cabocas: el agua siempre gana
La vieja en las Islas Canarias
El Médano, en Tenerife: cuna del deporte acuático
Agaete, mucho más que uno de los pueblos más divertidos de España
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
El Cotillo y el peor surfista de la historia
Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos
Puente de las Bolas, la historia escrita en piedra
Los Indianos y el barniz de la felicidad
Un día recorriendo el Valle de Güímar con peques
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
El Hierro a bocados
Fuerteventura y sus playas
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Siguiendo las chácaras y tambores de Chipude
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Garachico, un viaje en el tiempo
Un día completo en Mesa y López
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Fuerteventura en (es) Música
Cinco lugares que ver en Lanzarote con peques
La Gomera, la isla tranquila
5 motivos por los que visitar Fuerteventura con peques
Playas, ¿para qué las quiero?
El Charco del Palo, desnudos en las cristalinas aguas del Atlántico
Un paseo (y una boda) por Santa Cruz de La Palma
Descubriendo la ruta norte de La Gomera
Playa de Las Canteras: calidad de vida
Echentive: el pacto entre fuego y agua
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Una excursión entre islas
El Hierro: vinos Edición Limitada
Betancuria, el tiempo detenido
Viajamos a La Palma con nuestra peque, ¿nos acompañas?
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Volveremos a Alojera, en La Gomera
La Laguna en un día
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Castillos de Lanzarote: historias de piratas, corsarios y conquistadores
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Dunas de Corralejo, un encuentro con los cuatro elementos
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Punta Mujeres, un pequeño pueblo costero de Lanzarote
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Mirador de Abrante en La Gomera, una ventana al Atlántico
5 espacios naturales únicos en Tenerife
Ruta de brunch por Las Palmas de Gran Canaria, ¿te apuntas?
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
5 curiosidades sobre Fuerteventura que no podrás perderte
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
La Orotava, en Tenerife, ruta por la villa histórica
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
La antigua capital de Lanzarote, la Villa de Teguise
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
Viaje galáctico al techo de La Palma
Observatorio de Temisas, un paseo por el cielo canario
El Hierro, ruta de la cumbre a la costa
La Gomera infinita: del cielo a la marea
El Cotillo, las calas mágicas de Fuerteventura
www.holaislascanarias.com