Blog Islas Canarias BLOG OFICIAL DE TURISMO
DE LAS ISLAS CANARIAS
www.holaislascanarias.com
Blog Islas Canarias BLOG OFICIAL DE TURISMO
DE LAS ISLAS CANARIAS
www.holaislascanarias.com

Dunas de Corralejo, un encuentro con los cuatro elementos


Destacamos
Mucho más que papagayos en Loro Parque
Redescubriendo las Dunas de Maspalomas en Gran Canaria
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Isla de Lobos: viaje dentro de un viaje
La Gomera en un fin de semana con peques
Lanzarote: isla de los colores, isla de contrastes
Las Cabocas: el agua siempre gana
La vieja en las Islas Canarias
El Médano, en Tenerife: cuna del deporte acuático
Agaete, mucho más que uno de los pueblos más divertidos de España
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
El Cotillo y el peor surfista de la historia
Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos
Puente de las Bolas, la historia escrita en piedra
Los Indianos y el barniz de la felicidad
Un día recorriendo el Valle de Güímar con peques
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
El Hierro a bocados
Fuerteventura y sus playas
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Siguiendo las chácaras y tambores de Chipude
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Garachico, un viaje en el tiempo
Un día completo en Mesa y López
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Fuerteventura en (es) Música
Cinco lugares que ver en Lanzarote con peques
La Gomera, la isla tranquila
5 motivos por los que visitar Fuerteventura con peques
Playas, ¿para qué las quiero?
El Charco del Palo, desnudos en las cristalinas aguas del Atlántico
Un paseo (y una boda) por Santa Cruz de La Palma
Descubriendo la ruta norte de La Gomera
Playa de Las Canteras: calidad de vida
Echentive: el pacto entre fuego y agua
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Una excursión entre islas
El Hierro: vinos Edición Limitada
Betancuria, el tiempo detenido
Viajamos a La Palma con nuestra peque, ¿nos acompañas?
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Volveremos a Alojera, en La Gomera
La Laguna en un día
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Castillos de Lanzarote: historias de piratas, corsarios y conquistadores
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Dunas de Corralejo, un encuentro con los cuatro elementos
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Punta Mujeres, un pequeño pueblo costero de Lanzarote
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Mirador de Abrante en La Gomera, una ventana al Atlántico
5 espacios naturales únicos en Tenerife
Ruta de brunch por Las Palmas de Gran Canaria, ¿te apuntas?
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
5 curiosidades sobre Fuerteventura que no podrás perderte
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
La Orotava, en Tenerife, ruta por la villa histórica
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
La antigua capital de Lanzarote, la Villa de Teguise
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
www.holaislascanarias.com
anterior artículo
30 Ene 2017

Que las mejores playas de Canarias están en Fuerteventura no lo discute nadie… y si lo hace es que, lamentablemente, no ha experimentado la sensación de entregarse en cuerpo y alma a las refrescantes aguas del Atlántico en la costa majorera de Corralejo.

El enorme y cimbreante arenal que bordea la costa noreste de Fuerteventura es un regalo de los dioses para los sentidos de los hombres. Desde las magníficas vistas del cercano islote de Lobos o las turquesas aguas de olas espumantes al rumor del viento y el sabor de la sal, pasando por el tacto de las doradas arenas de las dunas hasta llegar al inconfundible aroma del océano, su privilegiada posición geográfica la convierte, sin duda alguna, en una de las mejores playas de Europa.

Playas de Corralejo

Visita obligada en Fuerteventura, las playas de Corralejo se encuentran al borde de una carretera sinuosa y ondulante que nos permite ver el lugar donde sucede el encuentro entre la arena y el mar, donde ambos se dan la mano bajo la brillante luz del sol y la caricia fresca de los vientos alisios, vigilados de lejos por los imponentes volcanes. El diálogo incesante entre la tierra y el mar proporcionan sonido y color a un espectáculo de la naturaleza de la que podemos y debemos formar parte para conectar calladamente con nuestro interior.

Las volanderas arenas serpentean por la carretera atravesando el paraje e invitándonos con sus bailarines movimientos a detenernos. Es aconsejable que recordemos bien el lugar donde hemos dejado nuestro vehículo porque corremos el riesgo de perdernos distraídos por las atractivas dunas y las aguas turquesas de sus interminables playas. Pero también nos da la oportunidad y el regalo de dejar atrás las “comodidades” de nuestro siglo y caminar un poco para adentrarnos lentamente y en silencio en un paraje que nos hará sentir privilegiados.

Serpenteantes carreteras entre las Dunas de Corralejo

El Parque Natural de las Dunas de Corralejo ocupa una franja de algo más de ocho kilómetros de largo y tres de ancho, un oasis de naturaleza de más de 2.600 hectáreas que albergan un paisaje espectacular, acompañado de aguas azul cristalinas y dunas resplandecientes que lo convierten en un lugar magnífico donde poder alcanzar una tranquilidad absoluta. Ideal para desconectar.

Dunas de Corralejo

Especialmente indicada para los amantes del windsurf o kitesurf, ya que el viento está siempre presente para refrescarnos y para mover las imponentes dunas que conforman el lugar, pero también para familias con niños o visitantes solitarios, porque bañarse en estas aguas es algo sencillamente espectacular que nadie debería perderse si visita la isla. En estas playas tan grandes, de increíbles arenas doradas y aguas transparentes, puedes dejar atrás todos los agobios y disfrutar de una experiencia única, de un contacto extremo con la naturaleza en sus cuatro elementos: tierra, agua, aire y fuego. Tostarnos al sol mientras nos acaricia la brisa del mar, bañarnos en sus refrescantes aguas y descansar relajados sobre sus vibrantes arenas nos convierten en parte de la naturaleza, la parte humana, el quinto elemento que es protagonista y testigo de una experiencia inolvidable para los sentidos.

Playas de Corralejo

Si logramos superar el embrujo de la costa, en el interior del Parque Natural, en las zonas próximas al volcán de Montaña Roja, las coladas volcánicas en su camino hacia el mar han creado un paisaje inhóspito e irreal pero atractivo en grado máximo. El valor medioambiental más importante de este enclave son los campos de dunas móviles y los fósiles de origen orgánico (restos óseos y conchas de millones de animales marinos) que cubren gran parte de este espacio natural por el que podemos andar y experimentar la soledad. Por el sur, este paisaje se interrumpe súbitamente y de manera impactante por las piedras rojizas del malpaís de Montaña Roja, uno de los escasos ejemplos de volcanismo reciente en Fuerteventura. El valor paisajístico quedará de manifiesto inmortalizado en las miles de fotos que a diario disparan los visitantes para conservar en la memoria la visita y la emoción.

Montaña Roja

El conjunto de las grandes playas de Corralejo, al norte de la isla, en el municipio de La Oliva, hará las delicias del viajero más exigente y la cercana localidad turística de Corralejo le puede ofrecer todo tipo de establecimientos, alojamientos y servicios, lo que la convierten en uno de los lugares predilectos de los visitantes pese a que muchas cosas han cambiado en esta antigua aldea de pescadores. Hace apenas tres décadas, Corralejo era un pequeño pueblo de casas bajas y blancas que empezaba a despuntar como centro turístico con la construcción de pequeños hoteles familiares. Hoy dispone de un paseo marítimo que serpentea entre pequeñas calas y las escasas edificaciones anteriores al boom turístico que aún quedan en pie, una avenida peatonal en la que se encuentran algunos de los mejores restaurantes de pescado fresco de la isla y un puerto en el que se localizan varias empresas especializadas en deportes náuticos, los embarcaderos desde donde parten los barcos que hacen excursiones diarias a la isla de Lobos o el muelle que conecta por ferry con la vecina isla de Lanzarote, siempre visible, siempre cercana.

Vistas de Islote de lobos desde las playas de Corralejo

Precisamente desde Lanzarote llegan multitud de visitantes a diario atraídos por la singular belleza de las dunas y las playas de Corralejo. Y tú ¿te lo vas a perder?

Deja tu comentario

comentarios

Destacamos
Mucho más que papagayos en Loro Parque
Redescubriendo las Dunas de Maspalomas en Gran Canaria
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Isla de Lobos: viaje dentro de un viaje
La Gomera en un fin de semana con peques
Lanzarote: isla de los colores, isla de contrastes
Las Cabocas: el agua siempre gana
La vieja en las Islas Canarias
El Médano, en Tenerife: cuna del deporte acuático
Agaete, mucho más que uno de los pueblos más divertidos de España
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
El Cotillo y el peor surfista de la historia
Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos
Puente de las Bolas, la historia escrita en piedra
Los Indianos y el barniz de la felicidad
Un día recorriendo el Valle de Güímar con peques
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
El Hierro a bocados
Fuerteventura y sus playas
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Siguiendo las chácaras y tambores de Chipude
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Garachico, un viaje en el tiempo
Un día completo en Mesa y López
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Fuerteventura en (es) Música
Cinco lugares que ver en Lanzarote con peques
La Gomera, la isla tranquila
5 motivos por los que visitar Fuerteventura con peques
Playas, ¿para qué las quiero?
El Charco del Palo, desnudos en las cristalinas aguas del Atlántico
Un paseo (y una boda) por Santa Cruz de La Palma
Descubriendo la ruta norte de La Gomera
Playa de Las Canteras: calidad de vida
Echentive: el pacto entre fuego y agua
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Una excursión entre islas
El Hierro: vinos Edición Limitada
Betancuria, el tiempo detenido
Viajamos a La Palma con nuestra peque, ¿nos acompañas?
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Volveremos a Alojera, en La Gomera
La Laguna en un día
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Castillos de Lanzarote: historias de piratas, corsarios y conquistadores
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Dunas de Corralejo, un encuentro con los cuatro elementos
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Punta Mujeres, un pequeño pueblo costero de Lanzarote
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Mirador de Abrante en La Gomera, una ventana al Atlántico
5 espacios naturales únicos en Tenerife
Ruta de brunch por Las Palmas de Gran Canaria, ¿te apuntas?
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
5 curiosidades sobre Fuerteventura que no podrás perderte
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
La Orotava, en Tenerife, ruta por la villa histórica
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
La antigua capital de Lanzarote, la Villa de Teguise
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
www.holaislascanarias.com