Blog Islas Canarias BLOG OFICIAL DE TURISMO
DE LAS ISLAS CANARIAS
www.holaislascanarias.com
Blog Islas Canarias BLOG OFICIAL DE TURISMO
DE LAS ISLAS CANARIAS
www.holaislascanarias.com

Castillos de Lanzarote: historias de piratas, corsarios y conquistadores


Destacamos
Mucho más que papagayos en Loro Parque
Redescubriendo las Dunas de Maspalomas en Gran Canaria
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Isla de Lobos: viaje dentro de un viaje
La Gomera en un fin de semana con peques
Lanzarote: isla de los colores, isla de contrastes
Las Cabocas: el agua siempre gana
La vieja en las Islas Canarias
El Médano, en Tenerife: cuna del deporte acuático
Agaete, mucho más que uno de los pueblos más divertidos de España
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
El Cotillo y el peor surfista de la historia
Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos
Puente de las Bolas, la historia escrita en piedra
Los Indianos y el barniz de la felicidad
Un día recorriendo el Valle de Güímar con peques
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
El Hierro a bocados
Fuerteventura y sus playas
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Siguiendo las chácaras y tambores de Chipude
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Garachico, un viaje en el tiempo
Un día completo en Mesa y López
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Fuerteventura en (es) Música
Cinco lugares que ver en Lanzarote con peques
La Gomera, la isla tranquila
5 motivos por los que visitar Fuerteventura con peques
Playas, ¿para qué las quiero?
El Charco del Palo, desnudos en las cristalinas aguas del Atlántico
Un paseo (y una boda) por Santa Cruz de La Palma
Descubriendo la ruta norte de La Gomera
Playa de Las Canteras: calidad de vida
Echentive: el pacto entre fuego y agua
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Una excursión entre islas
El Hierro: vinos Edición Limitada
Betancuria, el tiempo detenido
Viajamos a La Palma con nuestra peque, ¿nos acompañas?
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Volveremos a Alojera, en La Gomera
La Laguna en un día
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Castillos de Lanzarote: historias de piratas, corsarios y conquistadores
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Dunas de Corralejo, un encuentro con los cuatro elementos
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Punta Mujeres, un pequeño pueblo costero de Lanzarote
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Mirador de Abrante en La Gomera, una ventana al Atlántico
5 espacios naturales únicos en Tenerife
Ruta de brunch por Las Palmas de Gran Canaria, ¿te apuntas?
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
5 curiosidades sobre Fuerteventura que no podrás perderte
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
La Orotava, en Tenerife, ruta por la villa histórica
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
La antigua capital de Lanzarote, la Villa de Teguise
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
www.holaislascanarias.com
anterior artículo
16 Ene 2017

La historia está viva, podemos caminar por ella y hasta tocarla. Visitar los castillos de Lanzarote es una experiencia memorable que nos traslada en el tiempo hacia épocas en que la población sufrió las invasiones de saqueadores procedentes de África y Europa.

La primera impresión que nos causa saber del origen y la utilidad de las fortalezas de piedra erigidas tiempo atrás es que Lanzarote no era un lugar seguro. En aquellos primeros años de la conquista de Canarias fue menester levantar atalayas, torres y castillos con propósito defensivo pues estas islas eran muy apetecibles para los piratas y corsarios que navegaban entre sus mares. Esclavos, tesoros escondidos, secuestros, razzias en las costas de África, botines y todo el imaginario al que podamos recurrir se encuentran repartidos en las fortalezas de piedra construidas en las costas o en el interior de la isla. Portugueses, franceses, ingleses, holandeses, moriscos o argelinos fueron dejando su huella en esta tierra rodeada de mar desde mediados del siglo XV hasta las erupciones volcánicas de Timanfaya en el siglo XVIII.

Castillo de Guanapay o Santa Bárbara

La construcción más antigua la encontramos en el centro de la isla, en Teguise. El castillo de Guanapay (o de Santa Bárbara), ubicado en el volcán del mismo nombre, fue construido en el siglo XVI aprovechando una torre de vigilancia levantada en el siglo anterior por Agustín de Herrera y Rojas, señor de la isla, con el fin de dar cobijo y protección a los habitantes de la Villa de Teguise ante los frecuentes ataques que sufría la población. Atacado en varias ocasiones y dañado, fue reformado por el ingeniero italiano Leonardo Torriani en 1590. Algunos estudios recientes indican que, en el lado opuesto del mismo volcán, el navegante genovés Lancelotto Malocello construyó una torre a principios del siglo XIV, aprovechando la existencia de una mareta natural en el cráter. El castillo no solo tuvo la misión de ser atalaya desde la que avistaban los peligros piráticos venidos del mar, sino que sus dependencias sirvieron de refugio a la población, mazmorra de reclusos y hasta palomar militar.

Castillo de Guanapay o Santa Bárbara

Desestimado su uso militar, en la actualidad acoge con gran éxito, sobre todo por parte del público infantil al que realmente fascina, el Museo de la Piratería. Siendo Lanzarote la isla más amenazada por la piratería, el Museo está conformado en dos bloques históricos: el estudio de la piratería en Teguise y la piratería internacional en Canarias. Piratas berberiscos como Morato Arráez, Tabac Arráez y Soliman o los piratas europeos como John Hawkins, Francis Drake o Robert Blake nos despiertan la curiosidad por conocer una etapa de la historia plagada de aventuras, enfrentamientos bélicos o correrías de invasores. Imposible resistirnos a conocer a personajes tan novelescos como Cachidiablo o Pata de Palo. Y además, desde lo alto de esta emblemática fortaleza contemplamos una vista de Lanzarote realmente impresionante. 

Castillo de Guanapay o Santa Bárbara

Acercándonos hacia el litoral entendemos que la facilidad de acceso a la isla por mar desde la costa que hoy es capital de la isla fue la clave para levantar una de las dos fortalezas que podemos visitar en Arrecife. 

Para acceder al castillo de San Gabriel construido en 1572 en el Islote del Castillo o del Quemado podemos hacerlo a través del Puente de las Bolas, que junto al castillo forman un conjunto de altísimo valor histórico y arquitectónico. Los imponentes cañones que jalonan su entrada llegaron en 1989 cuando la Guerra Hispano-Estadounidense. En su origen fue una fortaleza de madera que resultó insuficiente para las tareas defensivas, siendo incendiada por piratas berberiscos. En el siglo XVI se reemplazó por un castillo de piedra, y cumplió con su misión en la protección del puerto y de la ciudad. Hoy alberga el Museo de Historia de Arrecife, centrándose en el origen volcánico de la isla, sus primeros pobladores y la conquista española y la lucha del hombre con el territorio hostil. Desde su plaza de armas podemos contemplar y disfrutar la espectacular panorámica de la marina de Arrecife, una de las bahías de mayor y más variada biodiversidad del archipiélago.

Castillo de San Gabriel

La otra fortaleza que gobierna la costa de Arrecife es el castillo de San José, levantado en 1776 para proteger Puerto de Naos y dar trabajo a los habitantes de la isla y de esa manera aliviar la miseria reinante en aquellos años del monarca Carlos III. Conocido por muchos como el castillo del hambre, hoy día es la sede del MIAC, Museo Internacional de Arte Contemporáneo, tras la intervención del artista César Manrique, convirtiéndolo no sólo en museo sino también en restaurante desde donde, disfrutando de la cocina creativa de los Centros Turísticos, podemos contemplar la actividad portuaria de los puertos comerciales y deportivos de la ciudad desde su privilegiado ventanal. El artista lanzaroteño puso en marcha el I Certamen Internacional de Artes Plásticas con obras de Picasso, Tàpies, Miró, Mompó, Millares, Zóbel, entre otros, lo que dio origen a una colección de arte abstracto que ahora podemos conocer y contemplar en un espacio tan inusitado como este.

Castillo de San José

Por último, en el sur de la isla, en la localidad de Playa Blanca del municipio de Yaiza, podemos acercarnos a la torre o castillo del Águila, construido en 1741, invadido e incendiado y posteriormente reconstruido. En 1749, siete años después de su construcción, dos jabeques argelinos con una tripulación de unas cuatrocientas personas atacaron la torre, y después de rendir la guarnición redujeron a cenizas el maderamen interior del edificio, quedando con ello la fortaleza totalmente inhabilitada para realizar su función militar. De planta circular y con espadaña en la parte superior, el acceso se cerraba con un puente levadizo. En su interior, dos salas superpuestas daban cobijo a la tropa en la planta superior y servía de almacén y calabozo la planta inferior. 

Torre o Castillo del Águila

Desde este lugar privilegiado podemos contemplar, como antaño hicieran los soldados destacados en él para proteger la isla de los piratas, la cercana costa de Fuerteventura y la Isla de Lobos. Y ahí sigue, en pie, 300 años más tarde, testigo mudo de otras conquistas, de otros visitantes que también van dejando huella en la historia de la isla. ¿Hasta la próxima erupción?

Deja tu comentario

comentarios

Destacamos
Mucho más que papagayos en Loro Parque
Redescubriendo las Dunas de Maspalomas en Gran Canaria
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Isla de Lobos: viaje dentro de un viaje
La Gomera en un fin de semana con peques
Lanzarote: isla de los colores, isla de contrastes
Las Cabocas: el agua siempre gana
La vieja en las Islas Canarias
El Médano, en Tenerife: cuna del deporte acuático
Agaete, mucho más que uno de los pueblos más divertidos de España
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
El Cotillo y el peor surfista de la historia
Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos
Puente de las Bolas, la historia escrita en piedra
Los Indianos y el barniz de la felicidad
Un día recorriendo el Valle de Güímar con peques
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
El Hierro a bocados
Fuerteventura y sus playas
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Siguiendo las chácaras y tambores de Chipude
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Garachico, un viaje en el tiempo
Un día completo en Mesa y López
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Fuerteventura en (es) Música
Cinco lugares que ver en Lanzarote con peques
La Gomera, la isla tranquila
5 motivos por los que visitar Fuerteventura con peques
Playas, ¿para qué las quiero?
El Charco del Palo, desnudos en las cristalinas aguas del Atlántico
Un paseo (y una boda) por Santa Cruz de La Palma
Descubriendo la ruta norte de La Gomera
Playa de Las Canteras: calidad de vida
Echentive: el pacto entre fuego y agua
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Una excursión entre islas
El Hierro: vinos Edición Limitada
Betancuria, el tiempo detenido
Viajamos a La Palma con nuestra peque, ¿nos acompañas?
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Volveremos a Alojera, en La Gomera
La Laguna en un día
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Castillos de Lanzarote: historias de piratas, corsarios y conquistadores
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Dunas de Corralejo, un encuentro con los cuatro elementos
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Punta Mujeres, un pequeño pueblo costero de Lanzarote
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Mirador de Abrante en La Gomera, una ventana al Atlántico
5 espacios naturales únicos en Tenerife
Ruta de brunch por Las Palmas de Gran Canaria, ¿te apuntas?
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
5 curiosidades sobre Fuerteventura que no podrás perderte
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
La Orotava, en Tenerife, ruta por la villa histórica
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
La antigua capital de Lanzarote, la Villa de Teguise
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
www.holaislascanarias.com