Blog Islas Canarias BLOG OFICIAL DE TURISMO
DE LAS ISLAS CANARIAS
www.holaislascanarias.com
Blog Islas Canarias BLOG OFICIAL DE TURISMO
DE LAS ISLAS CANARIAS
www.holaislascanarias.com

Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones


Destacamos
Mucho más que papagayos en Loro Parque
Redescubriendo las Dunas de Maspalomas en Gran Canaria
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Isla de Lobos: viaje dentro de un viaje
La Gomera en un fin de semana con peques
Lanzarote: isla de los colores, isla de contrastes
Las Cabocas: el agua siempre gana
La vieja en las Islas Canarias
El Médano, en Tenerife: cuna del deporte acuático
Agaete, mucho más que uno de los pueblos más divertidos de España
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
El Cotillo y el peor surfista de la historia
Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos
Puente de las Bolas, la historia escrita en piedra
Los Indianos y el barniz de la felicidad
Un día recorriendo el Valle de Güímar con peques
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
El Hierro a bocados
Fuerteventura y sus playas
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Siguiendo las chácaras y tambores de Chipude
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Garachico, un viaje en el tiempo
Un día completo en Mesa y López
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Fuerteventura en (es) Música
Cinco lugares que ver en Lanzarote con peques
La Gomera, la isla tranquila
5 motivos por los que visitar Fuerteventura con peques
Playas, ¿para qué las quiero?
El Charco del Palo, desnudos en las cristalinas aguas del Atlántico
Un paseo (y una boda) por Santa Cruz de La Palma
Descubriendo la ruta norte de La Gomera
Playa de Las Canteras: calidad de vida
Echentive: el pacto entre fuego y agua
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Una excursión entre islas
El Hierro: vinos Edición Limitada
Betancuria, el tiempo detenido
Viajamos a La Palma con nuestra peque, ¿nos acompañas?
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Volveremos a Alojera, en La Gomera
La Laguna en un día
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Castillos de Lanzarote: historias de piratas, corsarios y conquistadores
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Dunas de Corralejo, un encuentro con los cuatro elementos
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Punta Mujeres, un pequeño pueblo costero de Lanzarote
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Mirador de Abrante en La Gomera, una ventana al Atlántico
5 espacios naturales únicos en Tenerife
Ruta de brunch por Las Palmas de Gran Canaria, ¿te apuntas?
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
5 curiosidades sobre Fuerteventura que no podrás perderte
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
La Orotava, en Tenerife, ruta por la villa histórica
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
La antigua capital de Lanzarote, la Villa de Teguise
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
Viaje galáctico al techo de La Palma
Observatorio de Temisas, un paseo por el cielo canario
El Hierro, ruta de la cumbre a la costa
www.holaislascanarias.com
anterior artículo
09 Ene 2017

A diferencia de muchos lugares de la península ibérica, Canarias, por su origen volcánico, está repleta de barrancos. Muchas veces no nos damos cuenta, simplemente vamos por la carretera atravesando montañas y creemos que son eso, montañas y riscos, pero estamos atravesando un barranco tras otro. Por muchos de ellos se puede caminar. Hacer senderismo y estar en contacto con la naturaleza es una de las mejores sensaciones que existen.

Hoy quiero hablar de un barranco muy especial, el de Guayadeque, en la isla de Gran Canaria. Podemos llegar hasta aquí por carretera desde el pueblo de Ingenio o desde Agüimes, ya que este espacio hace las veces de división natural de ambas villas.

Acceso desde Ingenio

Si decidimos acceder desde Ingenio, sin lugar a dudas tenemos que hacer parada obligatoria en este pueblecito. Pasear por su tranquilo casco histórico, sentarse en la Plaza Mayor junto a la iglesia a tomar un café, observar cómo los niños juegan en la calle, escuchar a los lugareños contar las anécdotas del día a día, cerrar los ojos, respirar profundo y sentir el sol y la brisa en la cara... Sin darte cuenta has regresado a tu infancia y sonríes.

Ingenio, Gran Canaria

Tras despertar de nuestro sueño, continuamos nuestro camino hacia Guayadeque. ¡No, un momento! Antes de ir al barranco, vamos a volver a serpentear por las calles de Ingenio para toparnos con el horno de pan artesanal más antiguo de Canarias, fundado hace más de 250 años, que hoy aún continúa abierto y ofreciendo uno de los mejores panes de la isla: Panadería Artesanal Amaro.

Callejeando por Ingenio

Compramos nuestro pan y, ahora sí, ponemos rumbo hacia Guayadeque. Siguiendo las indicaciones de la carretera principal que atraviesa el pueblo, encontraremos una bifurcación que indica a mano izquierda nuestro destino. Tomamos este desvío y seguimos unos kilómetros hasta llegar al barranco. Ya estamos totalmente sumergidos en este capricho de la naturaleza,  nos encontramos ante el Monumento Natural del Barranco de Guayadeque.

Barranco de Guayadeque

Curiosamente, se puede recorrer parte del barranco en coche y contemplar sus bellos paisajes, llenos de fauna y flora endémica canaria y de la región de la Macaronesia en su conjunto. Si lo prefieres, puedes realizar una caminata, hay senderos bien señalizados recogidos dentro de la Red de Senderos de Gran Canaria.

A medida que avanzas, verás innumerables cuevas en las paredes de las montañas, muchas de ellas son primitivos asentamientos de población de los antiguos canarios, también denominada población prehispánica. Ahora, viendo la altitud de las cuevas y la dificultad para llegar a ellas, imaginemos por un momento cómo sería la vida de esta población hace cientos de años. Impresionante ¿verdad?

Casa cueva Barranco de Guayadeque

En esta área demás se han hallado restos arqueológicos de notable importancia y que actualmente muchos de ellos se pueden visitar en el Museo Canario.

Hoy día existen en el barranco algunas casas-cueva aún en uso y, sin duda, merece la pena asomarse con discreción a alguna de ellas para comprender el estilo de vida tan particular.

Todo es llamativo: antiguas cuevas, cuevas habitadas, flora y fauna muy particular… Pero, ¿sabéis que hay más cosas? Sí, Guayadeque es un sinfín de sorpresas. El barranco alberga una ermita, es la de San Juan Bautista que, por supuesto, merece una visita.

Barranco de Guayadeque

Hay también varios restaurantes excavados en las rocas, siendo la especialidad de alguno el “cochino a la sal”, que no querrás perderte. Si accedes por algún lugar más recóndito verás pequeñas granjas con burros, gallinas e incluso baifos (es el nombre canario para las cabras).

¿Interesante? ¡Sin duda! En pocos minutos nos hemos trasladado a la Gran Canaria más rural, más natural y más auténtica.

Barranco de Guayadeque

Visita a la Villa de Agüimes

Nos subimos de nuevo al coche y ponemos rumbo a Agüimes, el otro pueblecito pintoresco solamente separado de Ingenio por el barranco.

De nuevo, paramos nuestro coche cerca del casco histórico y comenzamos a perdernos por sus calles estrechas, empedradas, con colores blancos y amarillos suaves, donde las tonalidades se mezclan con las rocas y la madera. Sin duda, debes sentirte un privilegiado por estar aquí.

Visitamos la iglesia de San Sebastián, con la arquitectura y el estilo tan típico de Canarias, combinando de nuevo el llamativo blanco con la roca ¡es fantástico!

Detalle Iglesia de San Sebastián, Agüimes

Y después nos hicimos algunas fotos con sus divertidas estatuas que hay repartidas por todo el pueblo. Cuando estés perdido por sus calles, seguro que te toparás con alguna pequeña y acogedora plaza con algún bar o terraza donde no podrás resistirte a tomar una tapa de ropa vieja o papas “arrugás” que servirá como antesala de la comida.

No puedo cerrar este capítulo sin una última curiosidad. Dicen que los olores y sabores nos recuerdan a personas, lugares, situaciones. Te animo por tanto a que degustes el aceite de la zona, sí, has oído bien, aceite en Gran Canaria y es exquisito. En alguna parte del camino, si te fijas bien, verás olivos.

Casco antiguo de Agüimes, Gran Canaria

Ha sido un día repleto de sensaciones, colores, naturaleza, fauna, flora, comida, paseos... Cierra de nuevo los ojos, respira profundo y siéntelo como si estuvieras aquí mismo ¿verdad que te apetece una visita a Guayadeque?

Deja tu comentario

comentarios

Destacamos
Mucho más que papagayos en Loro Parque
Redescubriendo las Dunas de Maspalomas en Gran Canaria
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Isla de Lobos: viaje dentro de un viaje
La Gomera en un fin de semana con peques
Lanzarote: isla de los colores, isla de contrastes
Las Cabocas: el agua siempre gana
La vieja en las Islas Canarias
El Médano, en Tenerife: cuna del deporte acuático
Agaete, mucho más que uno de los pueblos más divertidos de España
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
El Cotillo y el peor surfista de la historia
Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos
Puente de las Bolas, la historia escrita en piedra
Los Indianos y el barniz de la felicidad
Un día recorriendo el Valle de Güímar con peques
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
El Hierro a bocados
Fuerteventura y sus playas
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Siguiendo las chácaras y tambores de Chipude
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Garachico, un viaje en el tiempo
Un día completo en Mesa y López
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Fuerteventura en (es) Música
Cinco lugares que ver en Lanzarote con peques
La Gomera, la isla tranquila
5 motivos por los que visitar Fuerteventura con peques
Playas, ¿para qué las quiero?
El Charco del Palo, desnudos en las cristalinas aguas del Atlántico
Un paseo (y una boda) por Santa Cruz de La Palma
Descubriendo la ruta norte de La Gomera
Playa de Las Canteras: calidad de vida
Echentive: el pacto entre fuego y agua
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Una excursión entre islas
El Hierro: vinos Edición Limitada
Betancuria, el tiempo detenido
Viajamos a La Palma con nuestra peque, ¿nos acompañas?
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Volveremos a Alojera, en La Gomera
La Laguna en un día
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Castillos de Lanzarote: historias de piratas, corsarios y conquistadores
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Dunas de Corralejo, un encuentro con los cuatro elementos
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Punta Mujeres, un pequeño pueblo costero de Lanzarote
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Mirador de Abrante en La Gomera, una ventana al Atlántico
5 espacios naturales únicos en Tenerife
Ruta de brunch por Las Palmas de Gran Canaria, ¿te apuntas?
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
5 curiosidades sobre Fuerteventura que no podrás perderte
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
La Orotava, en Tenerife, ruta por la villa histórica
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
La antigua capital de Lanzarote, la Villa de Teguise
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
Viaje galáctico al techo de La Palma
Observatorio de Temisas, un paseo por el cielo canario
El Hierro, ruta de la cumbre a la costa
www.holaislascanarias.com