Blog Islas Canarias BLOG OFICIAL DE TURISMO
DE LAS ISLAS CANARIAS
www.holaislascanarias.com
Blog Islas Canarias BLOG OFICIAL DE TURISMO
DE LAS ISLAS CANARIAS
www.holaislascanarias.com

La Gomera en un fin de semana con peques


Destacamos
Mucho más que papagayos en Loro Parque
Redescubriendo las Dunas de Maspalomas en Gran Canaria
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Isla de Lobos: viaje dentro de un viaje
La Gomera en un fin de semana con peques
Lanzarote: isla de los colores, isla de contrastes
Las Cabocas: el agua siempre gana
La vieja en las Islas Canarias
El Médano, en Tenerife: cuna del deporte acuático
Agaete, mucho más que uno de los pueblos más divertidos de España
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
El Cotillo y el peor surfista de la historia
Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos
Puente de las Bolas, la historia escrita en piedra
Los Indianos y el barniz de la felicidad
Un día recorriendo el Valle de Güímar con peques
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
El Hierro a bocados
Fuerteventura y sus playas
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Siguiendo las chácaras y tambores de Chipude
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Garachico, un viaje en el tiempo
Un día completo en Mesa y López
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Fuerteventura en (es) Música
Cinco lugares que ver en Lanzarote con peques
La Gomera, la isla tranquila
5 motivos por los que visitar Fuerteventura con peques
Playas, ¿para qué las quiero?
El Charco del Palo, desnudos en las cristalinas aguas del Atlántico
Un paseo (y una boda) por Santa Cruz de La Palma
Descubriendo la ruta norte de La Gomera
Playa de Las Canteras: calidad de vida
Echentive: el pacto entre fuego y agua
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Una excursión entre islas
El Hierro: vinos Edición Limitada
Betancuria, el tiempo detenido
Viajamos a La Palma con nuestra peque, ¿nos acompañas?
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Volveremos a Alojera, en La Gomera
La Laguna en un día
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Castillos de Lanzarote: historias de piratas, corsarios y conquistadores
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Dunas de Corralejo, un encuentro con los cuatro elementos
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Punta Mujeres, un pequeño pueblo costero de Lanzarote
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Mirador de Abrante en La Gomera, una ventana al Atlántico
5 espacios naturales únicos en Tenerife
Ruta de brunch por Las Palmas de Gran Canaria, ¿te apuntas?
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
5 curiosidades sobre Fuerteventura que no podrás perderte
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
La Orotava, en Tenerife, ruta por la villa histórica
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
La antigua capital de Lanzarote, la Villa de Teguise
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
Viaje galáctico al techo de La Palma
Observatorio de Temisas, un paseo por el cielo canario
El Hierro, ruta de la cumbre a la costa
La Gomera infinita: del cielo a la marea
El Cotillo, las calas mágicas de Fuerteventura
Misterio y traición en el Valle del Riachuelo
5 fotografías de El Hierro con las que triunfarás en tus redes sociales
Tenerife por tierra, mar y aire: 3 experiencias inolvidables
Las Palmas de Gran Canaria a pedales
Palmas, budas y otros tesoros de La Gomera
Famara, en Lanzarote, el hogar del viento
La naturaleza virgen de Cofete y su misteriosa villa Winter
Qué hacer en El Hierro durante un fin de semana
Caldera de Taburiente, senderismo al corazón de La Palma
Las otras “playas” de Tenerife
Un día visitando los museos de Las Palmas de Gran Canaria
Tres propuestas para visitar San Sebastián de La Gomera
Parque Natural de Jandía, planeta perdido en Fuerteventura
10 razones para enamorarte del Charco de San Ginés, en Lanzarote
No te puedes ir de El Hierro sin…
Ruta por el corazón de Gran Canaria
La ruta del plátano en Tenerife
La leyenda de LagOmar en Lanzarote
Roque de los Muchachos, tocando el cielo palmero
La península de Jandía, la Fuerteventura más salvaje
En las entrañas del volcán de San Juan en La Palma
Lo mejor de La Gomera en un día
5 razones por las que visitar Lanzarote
Gran Canaria de interior. Paisajes llenos de historia
Paseando por uno de los mejores jardines botánicos de Canarias
Las 5 claves del “Acro Paraíso” herreño
Montaña sagrada de Tindaya, un lugar mágico en Fuerteventura
Playas de Lanzarote en invierno
www.holaislascanarias.com
04 Abr 2016

Viajar desde Tenerife hasta La Gomera en un fin de semana se convirtió en una aventura estupenda que nos permitió visitar la isla, descubrir nuevos rincones y aprender muchas cosas nuevas. ¿Quieres saber cómo se lo pasó nuestra niña?

Un viernes por la mañana salimos temprano de Tenerife para aprovechar bien el día y nos encaminamos hacia el puerto de Los Cristianos desde el que parte el barco. Actualmente, operan las compañías marítimas de Fred Olsen y Naviera Armas. Ambas parten diariamente desde el puerto de Los Cristianos en Tenerife Sur hasta el puerto de San Sebastián de La Gomera, en un trayecto cómodo y agradable que no supera los 60 minutos.

El trayecto en barco es en sí mismo ya toda una aventura pues supone una gran novedad para los peques. En el barco hay un pequeño parque infantil que facilita el trayecto y además a medio camino, una vez en alta mar, es normal ver algún banco de delfines, así que tenemos entretenimiento asegurado. A mitad de trayecto comimos, vimos los delfines, paseamos por la cubierta y hasta tomamos un poco el sol. Una de las cosas que más le sorprendió fue entrar con el coche hasta las bodegas y aparcar allí dentro de la “barriga” del barco.

Llegamos a San Sebastián de La Gomera y nuestro alojamiento era un pequeño y cómodo apartamento en pleno centro. La capital es muy pequeña y muy fácil para recorrer caminando y jugando. Entre las calles se encuentra el Museo Arqueológico de La Gomera. Entramos para ver los secretos de los aborígenes canarios y los grabados rupestres. A la niña le encantó la recreación a escala real de un altar de sacrificios además de las piezas arqueológicas que muestran el modo de vida de los antiguos pobladores de la isla.

La visita a este museo la hicimos en menos de una hora y aunque nos saltamos algunos paneles informativos, pudimos enseñar a la peque aspectos tan variados como los tipos de cosechas, las costumbres aborígenes, etc.

A la salida del museo nos dedicamos a corretear por el gran parque de la Torre del Conde que se presta para hacer un picnic, jugar en los columpios, subirse a la torre o tirarse en el césped.

Torre del Conde

Al día siguiente hicimos ruta por la isla. Como habíamos llevado nuestro coche, nos movimos cómodos y comenzamos a visitar pueblos saliendo desde San Sebastián.

Nuestra primera parada fue en la zona recreativa de Laguna Grande, situada en el interior del Parque Nacional de Garajonay.

El sitio es precioso y un lugar ideal para pasar un rato disfrutando de la naturaleza. Consta de una explanada descubierta de vegetación, pero rodeada de los bosques tupidos de laurisilva, cerca del alto de Garajonay (punto más alto de la isla, con 1.487 metros).

Lo que más nos gustó fue el parque infantil ya que cuenta además con aseos, aparcamientos y merendero con mesas, bancos y fogones. Cerca hay un sendero circular de 900 metros de longitud y baja dificultad que recorre los bosques circundantes. No hicimos el sendero entero pero sí un poco adentrándonos entre los árboles y ramas de la laurisilva, haciéndonos una idea de lo espectacular que es el Parque Nacional de Garajonay.

Área recreativa de Laguna Grande

Los bosques de laurisilva son el gran tesoro natural de La Gomera. Se trata de árboles frondosos y de un verde intenso. El paseo es como si te trasladaras a un auténtico bosque de cuento de hadas, lleno de barrancos con arroyos y lomos escarpados. Jugamos largo rato a buscar duendes, escuchar aleteos de las hadas, a inventar historias de bosques y a escondernos para que las hadas no nos vieran y así descubrirlas.

Se puede entrar desde varios accesos y las carreteras están bien acondicionadas. No podemos olvidar que la laurisilva, abundante hace millones de años, se encuentra ahora en muy pocos lugares del mundo y uno de ellos es La Gomera.

También pasamos por el centro de visitantes de Juego de Bolas y pudimos enseñar a la peque la importancia de cuidar este tipo de vegetación, jugamos a descubrir cada uno de los árboles y matorrales que conforman la laurisilva y por supuesto le contamos la leyenda de “Gara y Jonay” que da nombre al Parque, leyenda que te invito a leer antes de llegar para llenar la visita de cuentos y misterios.

Bosque de laurisilva. El Cedro

El domingo hicimos otra ruta saliendo temprano de San Sebastián, pues no queríamos perdernos las bonitas vistas de barrancos, palmeras y terrazas de cultivo que se ven desde el Parque Rural de Valle Gran Rey.

A medida que nos íbamos acercando al Valle nos fuimos encontrando con profundos barrancos salpicados de palmeras. Disfrutamos del paisaje de escalonadas terrazas de cultivo. El Parque cuenta con varios senderos que lo atraviesan y desde los que es posible descubrir otros parajes naturales, que no nos dio tiempo de hacer y a los que prometimos volver para disfrutarlos.

Al llegar a Valle Gran Rey buscamos un sitio donde comer buen pescado, un helado en la pequeña avenida junto a la playa y, cómo no, de nuevo jugamos en la arena de la playa de la Calera. Nuevamente hicimos la promesa de volver en verano.

La vuelta fue rápida porque salía nuestro barco de regreso a Tenerife y teníamos que llegar a San Sebastián a tiempo. Aún así nos sobraron unos minutos para admirar las vistas desde la playa de la capital antes de partir y contarle a la peque cómo Cristóbal Colón paró en esa misma playa a descansar cuando viajaba rumbo a las Indias.

La verdad es que fue un fin de semana intenso lleno de paisajes, cuentos, aventuras en barco y de historia.

Playa de La Calera

 

Deja tu comentario

comentarios

Destacamos
Mucho más que papagayos en Loro Parque
Redescubriendo las Dunas de Maspalomas en Gran Canaria
Orchilla, el Faro del Fin del Mundo
Isla de Lobos: viaje dentro de un viaje
La Gomera en un fin de semana con peques
Lanzarote: isla de los colores, isla de contrastes
Las Cabocas: el agua siempre gana
La vieja en las Islas Canarias
El Médano, en Tenerife: cuna del deporte acuático
Agaete, mucho más que uno de los pueblos más divertidos de España
“Imprescindibles olvidados” en las guías turísticas de El Hierro
El Cotillo y el peor surfista de la historia
Parque Nacional de Garajonay: despierta tus sentidos
Puente de las Bolas, la historia escrita en piedra
Los Indianos y el barniz de la felicidad
Un día recorriendo el Valle de Güímar con peques
La magia de una puesta de sol en el Roque Nublo
El Hierro a bocados
Fuerteventura y sus playas
La Geria Wine Run, maridaje perfecto entre vino y deporte
Siguiendo las chácaras y tambores de Chipude
Roque de los Muchachos, el infinito hecho cuento
Garachico, un viaje en el tiempo
Un día completo en Mesa y López
Camino de Jinama: sobre los pasos de la historia de El Hierro
Fuerteventura en (es) Música
Cinco lugares que ver en Lanzarote con peques
La Gomera, la isla tranquila
5 motivos por los que visitar Fuerteventura con peques
Playas, ¿para qué las quiero?
El Charco del Palo, desnudos en las cristalinas aguas del Atlántico
Un paseo (y una boda) por Santa Cruz de La Palma
Descubriendo la ruta norte de La Gomera
Playa de Las Canteras: calidad de vida
Echentive: el pacto entre fuego y agua
Descubriendo el Drago Milenario con peques
Una excursión entre islas
El Hierro: vinos Edición Limitada
Betancuria, el tiempo detenido
Viajamos a La Palma con nuestra peque, ¿nos acompañas?
Parque Nacional de Timanfaya: bienvenido al origen
Volveremos a Alojera, en La Gomera
La Laguna en un día
Barranco de Guayadeque, respirando sensaciones
Castillos de Lanzarote: historias de piratas, corsarios y conquistadores
Respirando olor a café del Valle de Agaete
Dunas de Corralejo, un encuentro con los cuatro elementos
Las Tricias, el jardín de los dragos de La Palma
Punta Mujeres, un pequeño pueblo costero de Lanzarote
Conquistando volcanes, subir hasta el pico del Teide
Mirador de Abrante en La Gomera, una ventana al Atlántico
5 espacios naturales únicos en Tenerife
Ruta de brunch por Las Palmas de Gran Canaria, ¿te apuntas?
Un paseo de ron, historia y plátanos en La Palma
Caldera Blanca en Lanzarote, un paseo entre lava
Seima: un secreto por descubrir en La Gomera
5 curiosidades sobre Fuerteventura que no podrás perderte
Volcanes de Fuencaliente, senderismo entre la lava
5 motivos para enamorarte de El Hierro
Escapada para dos, sorprendente Hermigua en La Gomera
La Orotava, en Tenerife, ruta por la villa histórica
Ruta arqueológica por Gran Canaria, una forma diferente de entender la isla
De vinos por Fuencaliente de La Palma
La antigua capital de Lanzarote, la Villa de Teguise
Senderos de agua y "miel" en La Gomera
5 lugares de El Hierro casi desconocidos
Fuerteventura rural, entre palmeras y montañas
Viaje galáctico al techo de La Palma
Observatorio de Temisas, un paseo por el cielo canario
El Hierro, ruta de la cumbre a la costa
La Gomera infinita: del cielo a la marea
El Cotillo, las calas mágicas de Fuerteventura
Misterio y traición en el Valle del Riachuelo
5 fotografías de El Hierro con las que triunfarás en tus redes sociales
Tenerife por tierra, mar y aire: 3 experiencias inolvidables
Las Palmas de Gran Canaria a pedales
Palmas, budas y otros tesoros de La Gomera
Famara, en Lanzarote, el hogar del viento
La naturaleza virgen de Cofete y su misteriosa villa Winter
Qué hacer en El Hierro durante un fin de semana
Caldera de Taburiente, senderismo al corazón de La Palma
Las otras “playas” de Tenerife
Un día visitando los museos de Las Palmas de Gran Canaria
Tres propuestas para visitar San Sebastián de La Gomera
Parque Natural de Jandía, planeta perdido en Fuerteventura
10 razones para enamorarte del Charco de San Ginés, en Lanzarote
No te puedes ir de El Hierro sin…
Ruta por el corazón de Gran Canaria
La ruta del plátano en Tenerife
La leyenda de LagOmar en Lanzarote
Roque de los Muchachos, tocando el cielo palmero
La península de Jandía, la Fuerteventura más salvaje
En las entrañas del volcán de San Juan en La Palma
Lo mejor de La Gomera en un día
5 razones por las que visitar Lanzarote
Gran Canaria de interior. Paisajes llenos de historia
Paseando por uno de los mejores jardines botánicos de Canarias
Las 5 claves del “Acro Paraíso” herreño
Montaña sagrada de Tindaya, un lugar mágico en Fuerteventura
Playas de Lanzarote en invierno
www.holaislascanarias.com