A la
pesca
del gran
sueño
La captura del blue marlin supone un reto de grandes dimensiones:
la búsqueda, la espera, la fortuna... y de repente, ¡ahí está! La caña
se comba, el sedal se tensa. Es el blue marlin. Comienza la lucha,
un duelo de poder entre dos fuerzas. El hombre contra el mar,
el único
elemento de la naturaleza al que el ser humano no ha conseguido doblegar.
El gran desafío. Un estallido de adrenalina y sensaciones que solo los que han
conseguido realizar el sueño pueden explicar
/NEAL
dice:
“La PESCA
conlleva mucha espera,
mucha paciencia
y de repente
un BANG
y todo cambia,
todo cobra sentido:
es el Marlin"
/
Un océano de
especies
Gracias a una temperatura suave y a las corrientes marinas que generan los vientos alisios, las aguas de las Islas Canarias cuentan con una vida marina rica y repleta de especies tanto sedentarias como migratorias.
Durante todo el año habitan el mar canario tintoreras, barracudas,
cornudas marrajos, petos, bonitos, peces espada...
variedades a las que hay que sumarle la presencia de otras nómadas como el codiciado marlín azul, gran objetivo de todo pescador de altura, el atún rojo o el marlín blanco.
/
Un festín para el
picudo
La presencia del marlín azul es más propicia en los meses de mayo a septiembre, cuando el picudo acude a las Islas Canarias atraído por un fondo marino tibio y repleto de alimento: túnidos, calamares, doradas...
/
Aguas
profundamente
propicias
El origen volcánico de las islas ha provocado que a muy pocos minutos de la costa puedan encontrarse profundidades superiores a los mil metros, zonas donde se congregan los grandes bancos de pasto para el marlín azul y otras grandes especies.
Las zonas más profundas y nutridas de las islas pueden encontrarse en la costa oeste de Lanzarote y Fuerteventura, con hasta 3.700m de profundidad y, sobre todo, las costas que rodean a las islas de La Gomera, Gran Canaria y Tenerife donde es muy habitual la pesca de altura.